Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Crazy afternoon

Autor: Vivaldi

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Nada me pertenece, todo los personajes les pertenece a Marvel. 
One-shot concurso de corazones de Hierro de San Valentín organizado por  la pagina Crazy Stoners en conjunto con el grupo Multiverse Stony

Notas del capitulo: Nada me pertenece, todo los personajes les pertenece a Marvel. 
One-shot concurso de corazones de Hierro de San Valentín organizado por  la pagina Crazy Stoners en conjunto con el grupo Multiverse Stony

Autora: Neko613

Fandom: Marvel AU

Título: Crazy afternoon

 

 

El impacto fue inminente, alzando una columna de polvo por todo el perímetro donde se desentrañaba la pelea. Fue tan vertiginoso y asombroso para todos los Vengadores, ver caer a uno de sus líderes y sin poder haber hecho algo para evitarlo. Sacando un grito de agonía por parte del ídolo Americano viendo la escena con impotencia y temor.

– ¡TONY!

En un pestañeo Iron Man había sido sorprendido con la guardia baja por el Dios de las travesuras mientras él cubría las espaldas a Hulk, que en ese momento estaba siendo atacado por los secuaces de Loki.

Una neblina verdosa cubrió al hombre de hierro para luego simplemente caer desde lo alto del cielo, como un muñeco inerte impactando en el suelo donde aún se libraba la batalla.

–Jarvis, dime el estado de Iron Man- Hablo por el comunicador Steve, casi gritando mientras corría al lugar de la colisión, pero al no recibir una respuesta de la inteligencia artificial su desesperación creció más

– ¡Maldición!–

–Capitán, yo te cubro, ve a ver a ese idiota- respondió Clint por el comunicador, intentando bromear para aligerar el ambiente pero su voz sonó preocupada y forzada.

Sin responder el Capitán continuó corriendo exasperado para llegar a su objetivo. Pero al divisarlo dentro de un cráter con la armadura repartida y fragmentada por todo el agujero, corrió con más desesperación temiendo lo peor.

Sin embargo al estar frente al genio, Steve se da cuenta para su incredulidad que Tony está intacto, sin su armadura, inconsciente pero intacto. Era algo imposible de creer, que se quedó pasmado hasta que recibe un ruido en su oreja.

– ¿Cap? ¿Cap? ¿Me escuchas? ¿Cómo está?– pregunto preocupada Natasha al no obtener respuesta por el comunicador.

–El...él está, está bien, desmayado pero sin lesiones– pudo formular una respuesta para tranquilizar a su equipo mientras cargaba al castaño entre sus brazos y procurando no herirlo mientras tanteaba sus costillas buscando algún signo de fractura o alguna lección que estuviera pasando por alto.

–Capitán, nosotros ya capturamos a Loki y sus secuaces- informo Sam para tranquilidad de Steve– Es hora de ir a S.H.I.E.L.D para que los encierren y de paso revisen a Iron Man.

Y sin esperar más partieron en silencio con Tony resguardado sobre la camilla.

Del ataque a Nueva York por parte del Dios Nórdico habían pasado una cuantas horas. Todos los Vengadores estaban en la enfermería de S.H.I.E.L.D esperando que su amigo despertara. Los médicos les informaron para tranquilidad de Steve, que el castaño no tenía nada de qué alarmarse, solo heridas menores por la caída y una contusión craneal leve.

Estaba inconsciente por el impacto. Solo había que esperar que despertara para que todos se pudieran ir a su hogar.

–Steve, él está bien no fue tu culpa– menciono la viuda mientras posaba una mano en su hombro a lo que el aludido simplemente negó con la cabeza. Tony siempre solía actuar de forma temeraria, nadie podía cambiar eso.

Pero eso no hacía sentir bien a Steve. Después de todo él era el líder.

–Debí estar más atento, por mi descuido él salió herido–

–No te culpes Cap, a Tony no le gustara que te culpes– respondió Clint uniéndose a la conversación– más enzima tuviste la suerte de poder manosearlo mientras estaba inconsciente–

El arquero se burló mostrando una sonrisa llena de dientes, ruborizando al Capitán. Al menos ahora estaban todos relajados, Tony iba despertar en cualquier momento y todo estaría bien.

– ¡Por Dios Clint! Te das cuenta en la situación que estamos– grito indignado el ídolo americano.

–Steve tranquilízate, sabemos cómo te pones cuando hablamos de tu Julieta– aludió con picardía Natasha.

–Es verdad amigo Steve, fuiste como todo un guerrero Asgardiano en defender tu tesoro– hablo alegremente Thor mientras golpeaba la espalda de su camarada, felicitando su acto heroico causando la risa de todo sus amigos para la indignación de Steve.

Bueno ya era un secreto a voces que el ídolo Americano estaba locamente enamorado del dueño de industrias Stark. Todos lo sabían menos el ingeniero que era ajeno a los sentimientos que profesaba el Capitán, para su frustración ocasionando que sus compañeros lo molesten en cualquier oportunidad que tuvieran, que cabe mencionar son muchas.

–Pero Steve porque no solo se lo dices. Todos sabemos que para Tony eres muy importante. Me aventuraría a decir que él también te ama– Hablo tranquilamente Bruce mientras se acomodaba los lentes.

– ¿Tú también Bruce? –pregunto colérico el rubio, ganándose nuevamente la risa de los demás.

–Disculpen por interrumpirlos, pero el paciente ya ha despertado y se encuentra estable. Pueden llevárselo a casa– hablo el doctor del establecimiento mientras firmaba unos papeles.

– ¡En serio!– grito con alegría Steve.

–Eso dije, ahora váyanse– alegó el Doctor con molestia a los demás Vengadores. Pero eso poco importo al rubio. Tony estaba bien y eso era todo lo que él quería escuchar.

Ya en la Torre, Tony estaba descansando en el sofá, según él se sentía bien y no necesitaba nada pero denotaba cansancio que apenas podría mantenerse despierto pero aún se reusaba a ir a su cuarto. El castaño estaba sosteniéndose la cabeza con lo seguro era un fuerte dolor de cabeza, tal vez se sentía extraño; parecía que no quería dormir.

Todos sus compañeros lo notaron pero prefirieron callar. Sabían lo terco que puede llegar a ser él castaño con algunas cosas, especialmente Steve, así que prefirieron esperar hasta que él mecánico cayera dormido para dejarlo en su cuarto y pudiera descansar adecuadamente. Pero cuando el castaño cerró los ojos para dormir, paso algo totalmente diferente.

–Oh amor mío, estoy tan sola ¿No me quieres acompañar?– hablo con una voz melosa y levemente femenina Tony mientras se acercaba a Bruce.

¿Bruce?

–To... To, Tony ¿Qué haces?– pregunto un nervioso doctor mientras intentaba apartarse del genio, entre tanto este se aferraba a él subiéndose a su regazo. Los demás observaban la situación sin comprender que estaba pasando y preguntándose porque Tony adquiría una posición más sugerente hacia el doctor.

–Estoy tan sola y hace tiempo nadie me toca– expresó Tony nuevamente con esa voz femenina mientras tocaba la entrepierna de su hermano de ciencia.

Algo crujió y se rompió en la cocina. Los demás asustados giraron hacia el sonido, encontrando a un Capitán enojado mirando a Bruce con odio puro.

Si las miradas mataran ya estarían presenciando un funeral.

Con pasos firmes Steve tiro de la mano de Tony para alejarlo del científico, haciendo que este último hullera para esconderse tras él arquero.

Pero Tony no pareció haberle importado, porque en un rápido movimiento abrazo al rubio por las caderas ocasionando un sobresalto de él.

–Pero tú no estás nada de mal primor–señaló el genio ronroneando mientras bajaba las manos hacia los muslos del Capitán apretando y manoseando sin pudor.

– ¿¡Tony!?– chillo Steve por la osadía de su colega. Ganándose una carcajada de sus compañeros ante la intrepidez del genio.

–Soy Vanesa, primor–respondió Tony apretando más fuerte si se pudiera.

– ¿Vanesa? Pero Tony que te pasa– hablo sonrojado el rubio mientras lo alejaba y sacudía de los hombros haciendo que de la nada se durmiera.

– ¿Qué carajo fue eso Cap?– Hablo entre risa Clint a lo que el rubio no pudo o mejor dicho no supo responder. Steve negó con la cabeza preocupado al ver el cuerpo del millonario tan laxo entre sus brazos. Pero tan repentino como se había dormido Tony volvió a despertar.

– ¿Qué paso? ¿Por qué el Capi me está abrazando?– pregunto exaltado y confundido el genio mientras veía a los demás interrogantes.

– ¿No recuerdas?– inquiero una incrédula Natasha a lo que la cara de confusión del genio fue más que suficiente.

– ¿Recordar que?–Pregunto el mecánico a lo que se suelta para su pesar de los brazos del fortachón que lo estaba aprisionando y sentarse en el suelo. De pronto los ojos de Tony se aguaron y se volvieron más grandes. Como si hubiera cambiado de parecer. Levanto la inquieta vista hacia Steve y nuevamente se aferraba a sus piernas pero esta vez no lo hacía con el afán de tocar.

–Papa, quiero un helado por favor– Hablo el genio con voz infantil mientras arrugaba los pantalones del Capitán.

Steve solo lo queda mirando como si de la nada a Tony le salieran dos cabezas. Los demás quedaron atónitos por el cambio tan abrupto del genio. Tony seguía extendiendo los brazos hacia Steve pidiendo helado como si fuera su Papá.

–Helado– lloro con los ojos aún más grandes y acuosos posibles.

– ¿Vainilla?– pregunto Clint. Entre preocupación y risa.

–¡¡¡Sí!!!–

Después que al genio le dieron su helado. Steve vigilaba todas las conductas de su colega, alertando a los otros si se producía un cambio. Los demás sacaban sus conclusiones por el comportamiento tan extraño del Tony, era como si fuera otra persona y no su amigo.

Clint de repente sin que nadie se diera cuenta se acercó al genio, aprovechando que Steve entraba en el debate interno de lo que estaba pasando.

Pero lo que noto es que él mecánico estaba mordiendo un cojín.

– ¿Tony que haces?– curioseo el arquero, haciendo que Tony se irguiera soltando el cojín y se lanzara a los brazos del arquero.

– ¡Guau!– ladro el genio. El arquero no esperaba esa respuesta, iba a decirles a los demás soltándose dándole la espalda al genio. Grave error.

–¡¡¡Guau!!!–Ladro Tony mientras se ponía a morder la camisa de Clint.

–¡¡¡Socorro, Stark se volvió loco!!!–Grito asustado ojo de halcón atrayendo la atención de todos.

Presenciando la huida de Clint tras un furioso castaño corriendo en cuatro patas, dispuesto a atacar al arquero como si este fuera un enemigo mortal. Pero fue impedido por Steve. Tony al detenerse un instante observa al rubio para luego correr hasta él tirándose encima, cayendo ambos en una posición comprometedora.

–Tony para– trataba de decir un avergonzado Steve mientras era lengüeteado por el genio.

Natacha mientras grababa todo con su celular por el espectáculo montado llego a la conclusión de que el culpable podría ser Loki. Él le había tirado un humo verdoso antes en la batalla antes que Tony cayera. Seguramente ese era problema principal de estas conductas extrañas.

Expreso su conclusión con sus demás compañeros llegando a la misma terminación que ellos.

–Romanoff iré a hablar con ese maldito. Algo debe saber para revertir, sea lo que sea que tenga Tony– Hablo enojado Steve mientras se intentaba separarse del castaño pero no pudo dar ni dos pasos cuando Tony lo retuvo una vez más.

–Hermano juguemos– tironeo Tony del uniforme del rubio mientras lo miraba con anhelo.

–Steve mejor quédate, sea lo que sea que Tony tenga no se aparta de ti. Yo iré con Thor y Sam para averiguar que paso. Tú, Natasha y Clint vigílenlo mientras tanto– Hablo Bruce mientras los demás salían. Dejando a los "niñeros"

–Juguemos– insistió Tony y Steve se sobo la sien donde sentía que comenzaba a palpitar de dolor.

–No Tony, has comido mucho helado debes reposar–respondió por inercia el Capitán ocasionando que el menor comenzara a llorar– si te sientas un rato, jugaremos– él menor seguía negando con la cabeza y de la nada se desmallo para felicidad de Steve.

Natasha se comunicó con Fury informándole de lo ocurrido mientras Clint se sentaba lo más alejado del castaño. Steve lo acomodo en el sofá. Sin poder hacer algo más decidió ir a prepararse un sándwich, esto lo había agotado más que una batalla con Cráneo rojo.

Tiempo después al volver a la sala más descansado y verificar si Tony seguía durmiendo, entro en pánico cuando no lo vio en el sofá pero fue detenido por la risa de Clint.

–Mira– le menciono Clint apuntando con el dedo hacia el comedor.

Y justamente eso hizo encontrando al castaño bailando vals.

El Capitán estaba en un dilema sea lo que sea que está pasando, Tony le estaba ofreciendo su mano, para bailar un vals, con él. Y para qué negarlo él se moría de las ganas de aprovechar esas circunstancias para bailar con su querido castaño pero se sentía mal en utilizarlo, dudando si aceptaba la invitación o no.

Cuando por fin se decidió por bailar, Natasha ya le había ganado tomando al castaño entre sus brazos danzando con él en la habitación.

–Maldición–Murmuro con frustración él rubio por perder su oportunidad.

–Un dos tres, un dos tres, un dos tres– se escuchaba hablar al castaño mientras danzaba con la viuda negra.

Bruce y su pandilla volvió con unas noticias no tan alentadora. Resulta que lo que sea que le haya arrojado Loki al genio hacia que su alma fuera débil y cualquier espíritu lo poseyera por loco que sonara eso. Si se lo hubieran contado no lo creería pero viendo a Tony comportándose tan extraño era ya una afirmación. Lo bueno es que el hechizo no era cien por ciento certero ya que la armadura lo protegió en su gran mayoría pero aun con ella recibió aquel humo verdoso.

Solo había que esperar a que Iron Man lo botara de su cuerpo. El doctor dio un rango de 12 horas para ello.

Los demás Vengadores al final se cansaron y decidieron dejar a Steve con Tony, ya que según lo que observaban ellos, los espíritus que “entraban” en Tony tenían un fetiche con él rubio Patriota, ya que casi siempre lo buscaban a él, asique los demás se marcharon decidiendo que él Capitán tenía que hacerse cargo, para su desgracia.

Ya sentado en el sofá  resignado con un libro a mano, Steve noto un nuevo cambio en el genio. Estaba silencioso y lo miraba atentamente encima de la cabecera del sofá.

–Tony ¿Quién o que eres ahora? Viendo en la pose que estas sentado supongo que no eres un perro ahora– comento comenzando a analizar la postura del mecánico llegando a una conclusión.

– ¿Miau?–pregunto inseguro.

–Miau–cantó enseguida Tony.

–Ya Tony bájate– hablo cansado Steve. Pero en vez de recibir un maulló obtuvo un bufido y un arañazo del minino.

–Ven gatito, gatito– Steve acorralo al "gato" mientras le tiraba una manta y lo tapaba haciendo que Tony luchara con la manta gruñendo en el proceso.

Steve encontró que si no se negaba a los espíritus a sus caprichos o los hacia enojar, se iban del cuerpo de Tony más rápido así que simplemente se dejaba llevar hasta que paso algo curioso con Tony. Adopto una postura formal con una mirada cálida hacia el cuerpo del menor para luego sonreírle al rubio.

–Buenas tardes Señor Rogers–

– ¿Buenas tardes? ¿Quién eres?– pregunto intrigado.

–Mis disculpas Señor. Me presento, soy Edwin Jarvis mayordomo, confidente de la familia Stark.

Bueno Steve no esperaba eso, El mayordomo que tanto aprecio Tony y sintió tanto su perdida que por ello le hizo un homenaje creando la Inteligencia artificial que hoy maneja la torre. Y estaba frente a él.

–Quería agradecerle el cuidado que ha tenido con el amo Anthony. Usted y por su puesto mi predecesor –Menciono alegre Jarvis mientras miraba hacia el techo.

–Señor Jarvis mi programa dicta siempre mantener el bienestar del joven Stark. Pero estoy honrado por sus palabras– menciono la inteligencia artificial.

–Gracias por seguir mis paso en cuidarlo, eres un magnifico mayordomo– Felicito él mayordomos.

Esa conversación si fue la más extraña a los oídos de Steve que haya tenido en su ridículamente larga vida, contemplando ambos Jarvis interactuando.

–Señor Rogers, le confió al joven Anthony para que lo haga feliz–

–No se preocupe. Yo lo cuidare– respondió enseguida. Recibiendo una inclinación de cabeza del mayor mientras se despedía.

A los pocos minutos el genio se encontró dormido en el sofá con Steve a su lado. Ya no quedaba mucho tiempo para que se cumpliera la hora prometida y la cantidad de espíritu había disminuido considerablemente.

A este punto el rubio ya estaba más tranquilo dibujando al castaño hasta que escucha una voz, que no pensó escuchar hace mucho tiempo.

–Soldado usted me debe un baile– menciono el cuerpo de Tony con voz decidida pero delicada mientras le extendía una mano.

–Pe, Peggy–

–Vamos, tenemos un baile pendiente–

Pero noto el poco interés que tenía el rubio por su propuesta haciendo que la agente suelte una pequeña risa.

–Steve, lose, no tienes nada que decir, quiero que seas feliz y sé que lo aras con mi niño– indico la castaña mientras posaba una mano en la cara de Steve.

–Pero si lo lastimas vendré por ti y nadie me detendrá, comprende soldado–

–Si Señora–Sonrió el Capitán.

–Steve no tengas miedo–menciono suspicaz deteniendo las preocupaciones amontonadas del héroe.

–Pero, pero y si no soy suficientemente bueno para él– confeso frustrado Rogers.

–Él te ama a ti, por quien eres, no por el héroe si no porque eres Steve–

–Gracias Peggy–menciono feliz mientras abrazaba a la castaña. Por un momento el brillo en los ojos de Tony menguo y Steve ya no sabía si este era miss Carter o Anthony Stark. Lo único que sabía es que debía besar esos labios. Y lo hizo como siempre imagino, que tenía que hacerlo. Rosando los labios húmedos e inclinando la cabeza hacia un lado para profundizar el beso.

Tony tenía sus ojos cerrados y los de Steve se estaban cerrando también disfrutando del beso. Se sentía tan correcto.

Pero en un momento a otro la atmosfera se volvió más fría y Steve tuvo miedo, separándose del castaño de inmediato. No sabía por qué pero temía por su vida. El agarre en sus brazos se afianzo más, y salió una voz gélida de los labios de Tony.

–Rogers que haces besando a mi hijo– Esa voz estremeció al Capitán, de todos los espíritus que pasaron tenía que aparecer Howard.

– How, Howard te lo puedo explicar si me dejas– Steve quería explicar pero Sr. Stark le corto escupiendo las palabras.

–Que, que estabas prácticamente violándolo–

– ¿Qué? no, nunca haría eso... yo lo amo– afirmo Rogers, al principio con miedo pero luego con determinación. Causando la confusión en Howard.

– ¡¿Qué?!–

–Si, como lo oyes yo amo a tu hijo y solo quiero lo mejor para él–Hablo firme Steve cerrando los ojos, estaba esperando más gritos, insultos por parte de su amigo hasta los golpes pero nada llego, al abrir los ojos se dio cuenta que la postura de Tony había cambiado a una más relajada, irradiando una aura maternal.

–Perdón por mi esposo es un poco protector con nuestro querido bambino– hablo una cálida voz femenina.

–Señora Stark–certifico Steve recibiendo una aceptación silenciosa de la mujer.

–Howard aunque nunca lo demostró siempre lo amo, lo amamos mucho Steve y queremos lo mejor. No lo dudes mi hijo te ama, no es capaz de decirlo por sí mismo, porque piensa q eres inalcanzable pero la verdad es que son tal para cual. Cuídalo y amalo tienes nuestra bendición–A lo que María se despide, Tony cae en los brazos de Steve entrando en un profundo sueño. Y dejando a un rubio con muchas cosas por pensar.

Al día siguiente él genio despierta un poco adolorido, al intentar estirarse se da cuenta que no puede ya que tiene unos brazos firmes en su cintura al subir la vista se topa con el rostro de su rubio soñado.

– ¿Steve?– pregunto un somnoliento y extrañado genio ya que no recordaba nada, solo la batalla contra Loki. El aludido despierta contemplando a Tony extrañado entre sus brazos.

– ¿Que paso capipaleta?–pregunto un extrañado Tony.

Como respuesta recibe unos cálidos labios del rubio con un beso cargado de muchos sentimientos.

–Te amo– Hablo Steve sonriendo a un sonrojado Tony.

–Es, estoy muerto cierto, delirando, debo estar inconsciente aun– murmuro el castaño,

–Tony, perdón por ser tan lento pero te amo y tuve que pasar por unos espíritus para tener la aprobación de tus Padres, Jarvis y Peggy para darme valor y confesarme–

–Ok Capi estás hablando cosas sin sentidos–

–Te amo– repitió con una sonrisa por la falta de memoria del genio. Estaba seguro que Natasha y Clint se encargarían después de explicarle todo–Eso es lo único que debes saber, de momento–

Tony le miro dudoso, enarcando una ceja. Después de un momento suspiro acercándose más a Steve.

–Y Yo también te amo vejestorio–

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: