Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

McDanos' One shot

Autor: Liss83

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

UN INTRUSO EN CASA

 

Había sido un día inmensamente largo para Danny. Solo quería llegar a casa, darle un beso a Ethan, tomar un baño y dormir. Extrañaba a su amado troglodita que estaba en una misión en no sabía dónde.
Llego a casa y cuando iba entrar, noto que estaba entreabierta y unas pisadas de barro ya secas que no correspondían al pie de la niñera de Ethan. Al parecer el intruso estaba descalzo. Hace poco habían tenido un caso donde el asaltante entraba a las casas solo con calcetines para no dejar rastros.

 

Charlie y Grace ese día dormiría en casa de sus abuelos. Así que puso todos sus sentidos alerta. Desenfundo su arma y con un movimiento inspecciono la planta baja de la casa. Estaba vacía. Lo más sigilosamente subió con el corazón a mil. ¿Dónde estaba la niñera? ¿Por qué había tanto silencio? ¿Por qué no escuchaba a su pequeño McGarrett gruñón? ¡Ethan! – grito su corazón. Si algo le pasaba a su bebe, no sabía de lo que sería capaz. Subió al segundo piso y sin bajar el arma se dirigió a la habitación de Grace y luego a la de Charlie, pero ambas estaban intactas. Su terror llego a niveles inusitados cuando vio que había rastro de barro que venía de su habitación. De una patada abrió la puerta sin bajar el arma. No sabía si reír o llorar. Gritar de emoción o quedarse apoyado en la puerta contemplando el espectáculo. Sentado en su mecedora estaba Steve con Ethan en brazos

 

- Hola – dijo el marine sonriendo –. Se está durmiendo
- ¿Cuándo llegaste? – dijo Danny guardando su arma
- Hace un rato – dijo Steve poniéndose de pie –. En cuanto me vio empezó a llorar para que lo alce. Así termine aquí.
- ¿Y Angie? – dijo Danny guardando su arma mientras Steve acostaba a su hijo
- Le dije que se podía ir – dijo Steve después de besar la frente de su hijo
- ¿Porque hay barro por toda la casa? – dijo Danny
- Me saque las botas, no quería ensuciar, pero… – dijo Steve abrazándolo por la cintura – lo siento
- ¿Por qué no me atacaste cuando llegue? – dijo Danny abrazándose al cuello del hombre
- Te escuche llegar – dijo Steve besándole el cuello
- ¿Por qué no me avisaste que habías llegado? – dijo el rubio
- Quería sorprenderte – dijo Steve besándolo suavemente

 

Danny decidió que después seguiría ese interrogatorio, ahora tenía una sesión de tortura dedicada a su ninja loco como bienvenida antes que sus hijos llegaran

 


CASTIGO


Steve estaba en una reunión importante en Washington, cuando su celular sonó. Disimuladamente abrió el mensaje ya que era de Danny y podría ser una emergencia, pero por poco se le salen sus ojos. Al pie al de la foto había un mensaje que no podía pasar por alto: “Odio Hawaii. Hace mucho calor. ¿Qué me recomiendas para refrescarme? por cierto Feliz San Valentín”


- Teniente McGarrett – dijo el coronel que precedía la reunión – ¿se siente bien?
- Yo… – dijo Steve antes de pasar saliva – si… no… creo que algo me sentó mal. Necesito ir al baño. Permiso – con un rápido movimiento se puso de pie y salió casi corriendo

 

Al llegar al baño se encerró en un cubículo y se ocupó de su pequeño problema. Una vez termino reviso su bandeja de mensajes en su celular, tenía uno nuevo. “estoy molesto porque ya paso diez minutos y no me contestas. Adiós. Ya no me importa si no te das prisa”. Steve marco el número del rubio pero este estaba apagado. Llamo a su casa pero el teléfono estaba desconectado

 

- Steve – dijo la voz de Catherine al otro lado de la puerta – ¿necesitas ayuda?
- No, gracia – dijo este con voz estrangulada – estoy de maravilla – mientras mentalmente gritaba “DANNO”. Jamás creyó que haber enojado al rubio antes de salir de casa le iba resultar tan complicado

 


TERAPIA DE PAREJA


- Dime Danny – dijo la terapeuta – ¿Qué es lo que más te molesta?
- Todo – dijo este
- Se mas especifico – pidió la mujer
- ¡Hace unas semanas quería tener sexo hasta en la oficina! ¡la sala! ¡la cocina! ¡el supermercado! – decía a mil por hora moviendo las manos – y ahora solo me ignora y ya
- Steve – dijo la especialista
- No puedo – dijo este
- ¿Cómo que no puedes? – dijo la especialista intrigada
- Yo también quiero saber eso – dijo Danny cruzando los brazos – ¿Cómo que no puedes?
- No puedo – dijo Steve mirando a su esposo – y es tu culpa
- ¿ahora es mi culpa? – dijo el rubio sonriendo sorprendido
- Si – dijo Steve
- ¿Por qué culpas a Danny? – dijo la especialista
- Siempre usa pantalones entallados – dijo Steve – se le aprecian perfectamente sus lindas piernas y su… ya sabe. Ahora usa todo ancho
- Creí que no te gustaba que nadie me mire – dijo Danny sorprendido
- Amo que todos te miren – dijo Steve – pero que solo yo te pueda tocar
- Cariño... – dijo Danny besándolo desesperadamente
- Me haces falta – dijo Steve abrazándolo mientras mete su mano bajo la camisa
- Chicos… – decía la terapeuta aclarándose la garganta – Aloha. Estoy aquí. ¿Me ven? Danny no le quites la camisa. Steve saca las manos de pantalón… chicos – pero era totalmente ignorada – ok. Volveré en media hora y los quiero perfectamente vestidos

 

YING YANG

 

La persecución había terminado hacia unos minutos. Steve estaba cansado y se apoyó en el Camaro para respira hondo y reponer fuerzas. Definitivamente agradecía que Danny estuviese allí porque no se sentía capaz de conducir a casa

 

- ¡Sal de ahí en este momento! – dijo la voz del rubio sobresaltándolo
- ¿Qué te pasa? – dijo Steve sorprendido – ¿Por qué gritas?
- No te subirás a mi auto después de arrastrarte por un kilómetro de alcantarilla – dijo Danny sonriendo
- Estoy cansado – dijo Steve –. No me siento capaz de manejar
- Y yo no me siento capaz de estar contigo en un lugar cerrado – sentencio Danny
- Hola chicos – Chin llegando en la camioneta de Steve quien se la había prestado como apoyo para el caso –. Hermano, necesitas un baño – dijo tapándose la nariz
- Lindo auto – dijo una rubia que se acercó el Camaro – ¿es tuyo? – le pregunto a Steve
- No, la mía es la camioneta – dijo Steve sonriendo – te invitaría a dar una vuelta, pero… vengo saliendo del alcantarillado
- Para mí no es ningún problema – dijo la rubia –. En mi casa tengo una tina enorme y muy cómoda
- ¿En serio? – dijo este mientras miraba a Danny – no me vendría mal algo de ayuda. Creo que no alcanzo una parte de mi espalda y tengo…
- Muchas gracias – dijo Danny tomando a Steve por la camisa – pero en casa también tenemos una tina. Camina animal – y se alejaron dejando al rubia sin palabras
- Dijiste que… – tartamudeo Steve
- Cállate y entra a la camioneta – ordeno Danny
- ¿Vas a conducir mi camioneta? – dijo Steve sorprendido
- Te voy a enseñar como yo conduzco lo autos grandes – dijo Danny sonriendo
- A puesto que no también como yo lo hago con los autos chicos – dijo Steve

 

Kono tenía razón, pensó Steve. Tal vez después de todo ser el polo opuesto de ese hobbitt gruñón no era tan malo

 

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: