Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

115. Corazón de un Lobo (06) por dayanstyle2

[Reviews - 6]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

DEBIDO A LA RECIENTE CONTROVERSIA DE LOS PERSONAJES PRINCIPALES DE ESTA HISTORIA, ME VI EN LA OBLIGACION DE ELIMINARLA Y RESUBIRLA CON CAMBIOS EN SUS PROTAGONISTAS, TAMBIEN QUIERO ACLARAR QUE TODA LA SERIE DESIRE FUE CORREGIDA POR LOS PERTINENTES DETALLES EN CUANTO A PERSONAJES, SIN EMBARGO SOLO PRESENTAROS CAMBIO DRASTICOS EN ESTE LIBRO LOS DEMAS SE LE CORRIGIERON POCOS DETALLES...

 

Bullet no estaba muy contento de haber sido enviado con Tae Yang para rescatar a algún humano, pero tan pronto como él y Tae Yang atravesaron la puerta de la tienda de mascotas, supo que algo andaba mal. Aparte del nauseabundo olor a mascota que tenía Bullet asqueado, él también olfateo sangre. Los perros confinados comenzaron a ladrar mientras él y Tae Yang pasaban  junto a ellos. Bullet  soltó  un  gruñido  y  los  animales se calmaron.

El uso de las señales manuales de Tae Yang era innecesario. Bullet ya sabía de dónde venía el olor de sangre. Mientras se dirigía hacia la parte de atrás de la tienda, sus garras descendieron y se preparó para una pelea. Tae Yang le había contado lo que había pasado cuando él y Hwi Young visitaron la tienda de mascotas hace una semana, y Bullet esperaba que Hyung Moon estuviera todavía en la tienda.

Bullet necesitaba una buena pelea. Sus frustraciones reprimidas y la rabia constante que se arremolinaba dentro de él lo mantuvieron en el borde. Siguió corriendo en su forma de lobo todo el tiempo, tratando desesperadamente de olvidar, desesperado por librarse de los recuerdos que lo roían, que no sólo lo plagaron en su sueño, sino que lo persiguió incluso cuando estaba despierto.

Tae Yang y Bullet se deslizaron por la puerta que conducía a la habitación de atrás. Bullet rápidamente evaluó su entorno y vio que sólo había un hombre allí, y él estaba tumbado sin vida en el suelo.

Tae Yang maldijo mientras se arrodillaba al lado del maldito hombre. – Llama una ambulancia.

–¿Qué tan malo? – Bullet sacó el teléfono del bolsillo y empezó a marcar, su mirada rebotando por todas partes mientras buscaba problemas.

 

–Apenas reconozco la cara de Xin. – Tae Yang pasó su mano por el cabello de Xin. La sangre se mezclaba con las hebras rubias. –Tiene una herida en la cabeza, pero no estoy seguro de qué haya otros daños que Hyung Moon ha hecho. – Tae Yang controló el pulso de Xin. –Está apenas allí, Bullet.

Bullet rápidamente le dio la dirección a la operadora del 911 y le dijo que necesitaban no sólo una ambulancia, sino la policía.

–¿Sabes el apellido de Hyung Moon? –preguntó Bullet mientras colgaba. El operador quería que él permaneciera en la línea, pero Bullet no vio una razón para hacerlo. Él ya le había dicho lo que estaba mal y lo que necesitaban, y no lo hacía demasiado bien con extraños, aunque sólo estuvieran en el teléfono.

–Nunca he cogido su apellido –dijo Tae Yang. –Quédate con Xin mientras compruebo si Hyung Moon todavía está en la zona.

–Puedo hacer eso mientras esperas a los paramédicos. –Bullet no quería quedarse con el humano inconsciente.

–No sabes cómo es Hyung Moon–, argumentó Tae Yang. –Quédate aquí con él.

 

Tae Yang se puso en pie y salió por la puerta trasera. Bullet miró a su alrededor, sin saber qué hacer. Su mirada viajó por la habitación de atrás, y luego aterrizó en Xin. La sangre y los moretones arrojaron a Bullet en el tiempo, recordándole su tiempo en cautiverio. El dolor. La tortura. La sangre y los huesos rotos.

Bullet apretó los ojos mientras movía la cabeza, tratando de disipar los recuerdos. El latido de su corazón aceleró, y su estómago se estremeció. Bullet se balanceó ligeramente al oír el lamento de una ambulancia a lo lejos. Respiró lentamente, y sopló a medida que el sonido se acercaba.

Xin gimió, giró levemente y gritó. El instinto trajo a Bullet de rodillas, y él pasó las manos sobre el cuerpo boca abajo. –Intenta no moverte. La ayuda está llegando.

 

Xin murmuró, y Bullet tuvo que arrodillarse más cerca para oír lo que el humano dijo. –Por favor, no dejes que me haga daño.

La ira se abrió paso a través de Bullet ante la desesperada súplica. – Nadie va a hacerte daño de nuevo–, prometió. No estaba seguro de por qué había dicho eso. Bullet no pensaba seguir adelante cuando los policías y los médicos se mostraran. Sin embargo, una parte de él recordaba su temor paralizante a manos de aquellos que tenían la capacidad de hacerle daño, y esa misma parte quería proteger a Xin de más daño. Bullet quería encontrar a Hyung Moon y despedazarlo.

Xin agarró el brazo de Bullet con los dedos ensangrentados, y Bullet cubrió la mano de Xin con la suya. –Trata de no moverte.

Bajo el olor intenso de la sangre y el fuerte olor de los animales que habían seguido a Bullet hacia la habitación de atrás, olía lilas. Con un ceño fruncido, Bullet se inclinó más cerca y olisqueó. Su lobo aulló cuando Bullet cayó sobre su culo y retrocedió, con los ojos muy abiertos y el latido de su corazón martillando detrás de sus costillas. Algo se desplegó dentro de su pecho cuando dos polis uniformados entraron en la habitación.

Bullet se esforzó por respirar mientras señalaba a Xin. –Necesita tu ayuda.

–¿Qué pasó? –preguntó uno de los policías cuando los paramedicos entraron detrás de ellos e inmediatamente comenzaron a trabajar en Xin.

–No estoy seguro. – Bullet miró a Xin mientras los paramédicos comenzaban una Intravenosa y le colocaban un collar alrededor del cuello. Bullet trató de decirle a la policía sobre la llamada telefónica, sobre cómo él y Tae Yang acababan de encontrar a Xin así, pero su voz se le clavó en la garganta.

El policía comenzó a hacer una serie de preguntas, pero Bullet no pudo pensar. Apenas podía respirar.

Tae Yang entró por la puerta trasera y comenzó a hablar con los oficiales. Bullet se puso en pie mientras los médicos colocaban a Xin en una camilla. Su mente se aceleró y su garganta se secó mientras ataban a Xin.

Cuando empezaron a alejar a Xin, Bullet los siguió. Se sentía como si estuviera caminando en un extraño sueño. Su cuerpo parecía moverse por sí solo mientras su cerebro intentaba procesar la situación.

–Bullet. – Tae Yang puso una mano en su hombro.

 

Bullet saltó y miró a Tae Yang. Parpadeó unas cuantas veces y se volvió hacia Xin. –Tengo que ir con él.

–Podemos seguir la  ambulancia.

 

Bullet sacudió la cabeza. –No, tengo que ir con él.

 

–¿Por qué? – Tae Yang parecía realmente confundido. Los policías también miraron a Bullet.

Bullet se volvió y salió de la habitación y siguió la camilla mientras los paramédicos llevaban a Xin al fondo de la ambulancia.

–Bullet. – Tae Yang agarró su brazo de nuevo. –Háblame.

 

Uno de los médicos levantó la mano, deteniendo a Bullet de entrar en la parte trasera del camión. Bullet soltó un gruñido y la mano del médico cayó a su lado.

–¿Bullet? – Tae Yang se movió frente a él esta vez. –¿Qué está pasando?

 

En un solo paso, Bullet subió a la ambulancia. Encontró un sitio para sentarse, luego miró a Tae Yang. –Xin es mi pareja.

–¿Está seguro?

 

–Sí. – Parecía que había visto un fantasma. Tae Yang se metió en su camioneta y siguió detrás de la ambulancia. –¿Qué quieres que haga?

–Quédate con él –dijo Young Jae.

 

–¿Crees que él lastimaría a Xin? –Ese pensamiento perturbó a Tae Yang cuando se detuvo ante la luz roja. Sabía a qué hospital estaban llevando a Xin, así que no había necesidad de encender la luz. Escudriñó las calles, buscando cualquier señal de Hyung Moon mientras esperaba que la luz se volviera verde.

–No creo que lo hiciera. – Young Jae suspiró. –Pero todos sabemos lo jodido que es Bullet. Xin podría necesitarte como un amortiguador. Bullet está en estado de shock en este momento, pero no se sabe lo que podría decir o hacer una vez que se acabe.

–Me quedaré con él. – La luz se puso verde y Tae Yang continuó, preguntándose qué haría Bullet una vez que todo el peso de la situación se hundiera.

–Mantenme actualizado–, dijo Young Jae antes de colgar.

 

Tae Yang se pasó la mano por la cara y rezó para que Bullet no saliera. Cuando finalmente llegó a la Sala de Emergencias, Tae Yang entró en el caos. Tenía que agarrar a Bullet y tirar de su hermano. Bullet estaba amenazando a la gente que estaba de pie frente a las puertas dobles que obviamente llevaban atrás.

–Déjame ir, Tae Yang. – Bullet entrecerró sus ojos como un gruñido bajo retumbó en su pecho. Su mirada feroz disparó a los hombres que le impedían quedarse con Xin. Bullet parecía como si fuera a asesinar a todos en el hospital si no atravesaba esas puertas.

 

–Ahora mismo no puedes hacer nada por Xin –se atrevió a razonar Tae Yang. –Déjalos hacer su trabajo, Bullet. Nos harán saber lo que está pasando.

Bullet frunció el labio contra los hombres que bloqueaban la puerta antes de dirigirse a las filas de sillas. En lugar de sentarse, comenzó a caminar, recordando a Tae Yang como un animal enjaulado. Sus hombros estaban encorvados, sus movimientos frenéticos, y su mirada seguía disparando a la puerta a la que se le había negado el acceso. Tae Yang sabía que no había nada que pudiera decir que pudiera calmar a Bullet, así que ni siquiera lo intentó. Estaba allí para asegurar que Bullet no matara a todos para llegar a su compañero.

Cuarenta minutos después, Dae Hwi y Seong Wu  atravesaron las puertas corredizas de cristal.

–¿Cómo está? –preguntó Dae Hwi.

 

–Él ha estado así desde que Xin fue traído–, dijo Tae Yang.

 

–Young Jae nos envió para que puedas ir a casa por Hwi Young–, dijo Seong Wu. –Tu compañero no tiene nada de que preocuparse –frunció las cejas–. Hwi Young sigue hablando de un Hombre en la Luna y va a buscar el arma de su abuela para que pueda disparar a Hyung Moon. Creo que tienes que ir a calmarlo.

Tae Yang sabía exactamente de qué estaba hablando Hwi Young. Su compañero estaba estresado y lo último que necesitaba era que su pequeño zorro tuviera un colapso nervioso.

–Mantengan un ojo en él. – Él les dijo sobre la reacción de Bullet en la tienda de mascotas, y en ser negado a su compañero.

Dae Hwi miró tristemente a Bullet, que seguía paseando.

 

Mientras salía, Tae Yang esperaba que las cosas salieran bien. Si alguien merecía encontrar la felicidad y la paz interior, era Bullet.

 

Bullet estalló de sudor cuando el doctor entró en la sala de espera. - ¿ Kim Xin?

 

–Aquí –dijo Dae Hwi mientras se levantaba.

 

Bullet se metió las manos en los bolsillos delanteros, con los nervios estirados. –¿Qué pasa con mi pa-Xin?

El médico les hizo un gesto para que se sentaran. Bullet no quería sentarse. Estaba lleno de energía nerviosa, pero se sentó independientemente, aunque su pierna rebotó todo el tiempo.

–Las lesiones del Señor Kim no son tan malas como pensamos por primera vez–, dijo el médico. –Él fue golpeado muy mal, pero afortunadamente sus heridas no son mortales. Su cara sufrió más, y tiene una conmoción cerebral. Lo vamos a vigilar por la noche para observarlo.

El lobo de Bullet gruñó. Aunque Xin estaría bien, Bullet todavía quería cazar a Hyung Moon y eviscerar al bastardo. Xin era ligero, casi frágil. Bullet se sintió eviscerado al saber que alguien haría daño a un hombre tan pequeño.

–Gracias, Doc –dijo Dae Hwi.

 

Bullet se levantó. –¿Puedo verlo?

 

–Se está trasladando a una habitación de arriba. Tan pronto como se establezca, se le permitirá visitas. – El médico le dio unas palmaditas en el brazo de Bullet. Bullet se tragó el gruñido al ser tocado. No le gustaban los extraños que lo tocaban, y mucho menos un hombre con una bata de laboratorio blanca.

Seong Wu se interpuso entre Bullet y el doctor y le estrechó la mano.

–Aprecio todo lo que hizo.

 

–Recoge tu mierda antes de que te echen a patadas –le susurró Dae Hwi al oído de Bullet.

Le gustaría verlos probar. Mientras Xin estuviera en este hospital, Bullet no iría a ninguna parte. Su lobo gruñó y se quebró para llegar al ser humano, pero Bullet no estaba seguro de estar listo para enfrentar a su compañero. Estaba jodido de siete maneras. ¿Realmente quería someter a Xin a sus maneras cerradas y su incapacidad para confiar?

Una hora más tarde les dijeron que podían visitar a Xin. Bullet luchó entre salir del hospital e ir a ver a su compañero. Al final, siguió al empleado, que los llevo a Dae Hwi, Seong Wu y a él al quinto piso.

–Esperaremos aquí por ti, – dijo Dae Hwi mientras salían del ascensor a una pequeña sala de espera.

–¿Estás seguro de que puedes ir solo? –preguntó Seong Wu.

 

Bullet frunció el labio. –¿Qué crees, que le meteré una almohada en la cara?

Con un gruñido irritado, giró sobre sus talones y se dirigió a Xin. La habitación estaba oscura y las persianas se cerraron cuando la puerta se cerró detrás de él. Bullet no intentó avanzar más hacia la habitación. Sólo se quedó mirando a Xin, que yacía en su cama con los ojos cerrados.

Bullet contuvo la respiración cuando Xin giró la cabeza para mirarlo fijamente. –¿Es usted uno de mis médicos?

–¿Necesitas a tu médico? – Bullet se obligó a dar un paso, luego otro. El rostro de Xin estaba bastante desordenado, pero esos ojos azules

 

Lo atrajeron. Ahora que Bullet no estaba inundado por los olores de la tienda, la sangre de Xin y el olor a lilas, podía oler que Xin era humano.

–¿Eres amigo de Tae Yang? – Xin intentó sentarse y se estremeció.

 

Bullet se movió rápidamente al lado de Xin y comenzó a apoyar una mano en el hombro de Xin, pero se retiró y dejó que su brazo cayera a su lado. –No debes intentar moverte.

–Estoy muy dolorido–, dijo Xin. –¿Puedes ayudarme a sentarme?

 

Eso significaba tocar a Xin. Bullet dio un paso atrás y sacudió la cabeza, agarrando los puños bajo las axilas. –Deberías quedarte quieto.

Xin miró hacia la puerta. –Necesito irme. Si Hyung Moon me encuentra... Bullet gruñó. –No te hará nada. Nunca más.

–No puedes garantizar eso. – Xin se esforzó por levantarse. – Tengo que salir de aquí.

Bullet se mordió el labio inferior, sudando a lo largo de su espalda mientras tocaba el brazo de Xin. –No puedes irte. Tienes que curarte.

Él sacudió su mano cuando una sacudida eléctrica corrió por su brazo. Bullet frunció el ceño ante la sensación de hormigueo. Nunca había sentido eso antes. Por lo general, el tacto provocaba malos recuerdos, por lo que Bullet mantuvo sus manos consigo mismo. Pero no con Xin. La sacudida había sido poderosa y se había sentido... agradable.

Xin parpadeó mirando a Bullet mientras se frotaba el brazo.

–¿Qué fue eso?

 

Bullet se acercó a la puerta. Una vez que estaba en el pasillo, aspiró aire a sus pulmones. La puerta detrás de él se abrió, y Bullet se volvió para encontrar a Xin mirándolo.

–¿Me estas dejando?

 

–Sólo... quería hablar con el doctor. – Bullet dio un paso atrás y casi se encontró con una enfermera.

Xin bajó la cabeza. –Sé que me parezco un monstruo con mi cara tan desordenada. Entiendo por qué no quieres estar cerca de mí.

Xin entró de nuevo en su habitación. Bullet maldijo. Dios, estaba tan retorcido por dentro. Quería decirle a Xin que nada de esto era su culpa, pero eso significaba volver a la habitación. ¿Y si su compañero lo tocaba? ¿Qué pasaría si Xin le hiciera preguntas que Bullet no estaba preparado para responder?

Sé un jodido hombre por esto. Al cuadrar los hombros, Bullet regresó al cuarto de Xin.

 

Continuara...

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: