Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

5 Kisses of Hyung's Day

Autor: SrMomo

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

 

Fluff y (mucha) azúcar.

 

5 capítulos cortos.

 

También en Wattpad

Notas del capitulo:

 

Disfruten de este fluff corto hecho con azúcar y muchas ganas de vivir.

 

Inspirado en el deseo de una de mis niñas por ver a YoonGi siendo mimado por Jimin.


Un beso.


La noche anterior había llegado temprano a su casa después de un largo día de trabajo. Jimin, su pareja y con quien vivía, le había preparado la cena con antelación y escuchó todo lo que le tuvo que contar sobre su día laboral. 

Jimin no dejó de insistir hasta que YoonGi aceptó que le preparara un baño relajante con sales, el cual tuvo que admitir que le quitó un gran peso de estrés acumulado.

Luego de una noche donde se acurrucaron en la cama a oscuras y sonriendo como dos niños pequeños, el sueño los venció y para cuando el menor de ambos abrió los ojos temprano en la mañana, el sol ya reclamaba el despertar de cualquier espacio oscuro. 

El de cabello rubio, después de desperezarse un poco, miró hacia su costado. Aún sentado en su lado de la cama, observó como YoonGi descansaba brotando en el mundo de los sueños. Y eso no le pudo parecer más perfecto para llevar a cabo su plan.

Jimin sonrió con alegría luego de descubrirse el cuerpo y bajar de la cama de un salto, siendo cuidadoso para no despertar al otro. Aunque, como lo conocía, tendría que usar más que eso para poder despegarlo de su sueño. 

Con ánimos y una excelente coordinación consigo mismo, logró conseguir un desayuno perfecto. Había preparado la comida suya y del mayor; la última planeaba llevársela a la cama como comienzo de su plan.

Pensó detenidamente en cómo debía ejecutar el mismo sin arruinarlo, y estuvo alerta de que el mayor pudiera despertar en cualquier momento. Desayunó rápidamente mientras preparaba lo que creyó necesario para sorprender a YoonGi en el transcurso del día.

Con una bandeja volvió a la habitación cuando escuchó que el otro había despertado, pues solía hacer gruñidos roncos mientras se desperezaba y reclamaba su presencia al no encontrarlo junto a él. El silencio de la casa contribuía en gran parte a la perfecta audición de Jimin, y la intuición de conocer al mayor por más de tres años. 

—Buenos días. —Canturreó Jimin con una voz suave, portando la bandeja anteriormente mencionada en las manos, mientras cruzaba la puerta de la habitación. YoonGi observó la pequeña sonrisa del menor y miró el detalle sorpresa de la mañana, sonrió gustoso y confundido ante la acción.

—Buenos días —correspondió a la bandeja que se le fue colocada en las piernas, en ello buscó una respuesta en los ojos de Jimin pero éste sólo se dedicaba a sonreír y arreglar su comodidad para que pudiera disfrutar la comida a gusto, así que decidió preguntar:—. ¿Y esto?

—Sorpresa —una sonrisa más grande se dibujó en su rostro, sus ojos cerrándose en un encanto característico de él—, pensé que no está mal consentirte de vez en cuando. Has estado trabajando tan duro, que pensé que hoy sería un buen día para regalarte tratos “especiales”.

—No era necesario que te molestaras en hacerlo —YoonGi sonrió enternecido por la dedicación del menor al arreglar de manera inmaculada la bandeja, de la cual obtenía una perfecta vista—. Pero gracias, la comida se ve deliciosa.

YoonGi era quien solía preparar el desayuno para ambos en las mañanas. Ya que trabajaba, tenía que levantarse más temprano. Por ello, la mayoría de las veces despertaba antes que Jimin; y para cuando éste lo hacía, la comida ya esperaba por él.

Sin embargo, eso no significaba que Jimin no supiera cocinar. Podía hacerlo perfectamente, y probar su comida, para YoonGi, siempre fue un gran placer para su paladar. 

Desayunó tranquilamente oyendo lo que le contaba Jimin sobre su trabajo. Este último se dedicó a mirar al mayor cada vez que tenía algo que decirle, se había sentado a su lado en la cama para tan sólo darle algunos bocados de comida en la boca.

—Puedo comer solo, Minie. —Se quejó frunciendo el ceño ante el primer intento del menor para darle de comer en la boca.
—Pero hyung~ —Jimin puchereó como solía hacer para persuadirlo, algo que funcionaba demasiado bien.
YoonGi abrió la boca y dejó que Jimin le diera de comer, no sin antes ver la sonrisa de satisfacción que le dedicó.

Notas finales:

Esperen la siguiente parte, gracias por leer.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: