Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La memoria del corazón

Autor: IlusionnaCM

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Advertencia: Está historia contiene drama, drama y mucho drama. 


Pareja: SasukexNeji/NejixSasuke


Disclaimer: Todo los personajes nombrados son propiedad de Masashi Kishimoto, los usamos sin fines de lucro. A nosotras solo nos pertenece la historia.


Obra por: NonaCM e IlusionGris

«El tiempo pasa, los recuerdos se desvanecen, los sentimientos cambian, la gente se va, pero el corazón nunca olvida los buenos momentos.»


︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿︿


Frío, antipático, decidido, muy orgulloso y algo prepotente. Así es Uchiha Sasuke. No muestra sus emociones gracias al estricto comportamiento que le dio su padre, aunque con su hermano mayor es más fácil de desenvolverse. Cuando se convirtió en un adulto ante la sociedad, abandonó la casa de sus padres para vivir por su cuenta pero como todo buen hijo, en sus días de descanso procuraba ir a visitarlos.


Pero hoy tenía que ir sin ser un día de descanso, ya que para ellos es una fecha muy importante. El aniversario de bodas. Tenía que ir, su hermano se molestaría con él si faltaba, aparte ya tenía el regalo, un pijama para cada uno. Eran apenas las cuatro de la tarde, ya sabía que se pondría (unos jeans con una camisa de manga larga azul cielo junto con un saco azul marino), la reservación en el restaurante era a las ocho; pasaría por sus padres a las 7:30 y vería a Itachi (su hermano), en el lugar.


Sí, así de perfeccionista llegaba a ser, aunque ahora no sabía cómo desperdiciar su tiempo ya que faltaban tres horas y ni para hablarle a su mejor amigo ya que él se encontraba en el trabajo. No le quedó otra más que salir a dar un pequeño paseo.


Estaba en el parque que quedaba a unas cuadras del departamento donde vive, se lamentó minutos después el no haber sacado un libro para leer mientras esperaba. Se sentó en una banca resguardada por la sombra de un árbol. Era verano, finales, para ser más exactos; se sentía en el aire que pronto entraría el otoño. Cerró un momento los ojos. Era algo relajante escuchar como los árboles hacían un tenue sonido por el viento que soplaba, aunque también escuchaba los pequeños (pero nada escandalosos) gritos de los niños. Todo eso eran momentos de paz que él disfrutaba.


Pasaron treinta minutos y se levantó para ir hacia su casa, sin percatarse que una persona iba pasando justo enfrente hasta que chocó con ella. Los dos terminaron en el suelo.


— ¡Auch! —Se quejó la otra persona—. Deberías tener más cuidado.


—Lo mismo digo —se levantó Sasuke—, debes tener más cuidado, idiota.


—¿Qué diji... —no terminó su frase y continuó con otra—. Espera, espera, espera —Sasuke lo miró como un loco—. No tengo mi lente de contacto.


—¿Y qué con eso? —Estaba a punto de irse cuando sintió el agarre del otro en su muñeca—. ¿Y ahora que quieres?


—Ayúdame, por tu culpa se me cayó.


Fue ahí cuando se dio cuenta que sus ojos eran diferentes, de un color extraño, color perla.


—No es mi problema —se deshizo del agarre y se fue.


— ¡Maldito! —alcanzó a escuchar.


Cuando regresó a su casa apenas había pasado una hora. Se estaba desesperando, no era bueno salir temprano del trabajo. Lo mejor que hizo fue ir a su recámara y dormir un rato no sin antes conectar su móvil para cargarlo.


Su celular, estaba sonando y él apenas despertaba. Vio la hora, 6:48 y él aún seguía sin estar listo. Se levantó lo más rápido y checo porqué sonaba tanto su celular, llamadas y mensajes por parte de sus padres. Se bañó lo más rápido que pudo, suerte que había dejado en la tarde su ropa puesta. En 15 minutos ya estaba listo. Apenas eran las siete pero la casa de sus padres quedaba al otro lado de la ciudad de donde vivía, fácil era media hora, por eso le gustaba tener un tiempo controlado para no tener que hacer cosas a las prisas. Contestó uno que otro mensaje de sus progenitores mientras les decía que iba para allá.


7:34, no era la hora que había pensado en ir por sus padres pero lo importante es que llegó a tiempo, lo que faltaba era ir al restaurante. Otros quince minutos más. Realmente ese no era su día.


Llegaron casi a tiempo e Itachi ya los esperaba adentro.


Entraron y los pasaron a su mesa; no era un gran restaurante pero era algo que se merecían sus padres, ya que la cena iba por parte de Itachi y él. Su sueldo no era tanto como para darse muchos lujos pero sí lo suficiente como para disfrutar una gran noche en compañía de su familia.


Placentera, agradable y sobretodo cálida, era aquella velada. Anécdotas, risas, chistes y uno que otro sermón (por parte de su madre) era lo que los acompañaba. Los veintiséis años de casados, de Mikoto (su madre) y Fugaku (su padre) eran tan nostálgicos.


Al final, en el postre Itachi pidió champán y dio un pequeño discurso para sus padres por todo lo que han hecho por su hermano y sobretodo por él; lo mismo hizo Sasuke acompañado de una leve pero significativa sonrisa. Sasuke le entregó sus regalos mientras Itachi pedía la cuenta.


Dos horas conviviendo era poco, pero fueron muy significativas. A Sasuke le gustaba estar en compañía de su familia aunque no lo dijera en voz alta.


El momento de irse llegó, tenía que madrugar el día siguiente, y sus padres y hermano también.


Su hermano y él se quedarían a dormir en casa de sus padres ya que las suyas quedaban algo retiradas de donde se encontraban, no era tan tarde pero por precaución era conveniente quedarse allá.


Pagaron la cuenta, se levantaron para retirarse. Es de noche y la temperatura a bajado, el estacionamiento no es la excepción; se acomodaron en el coche de su padre ya que ninguno de los dos contaba con automóvil propio. Sus padres se sentaron en la parte trasera mientras que ellos fueron enfrente, Itachi en el piloto y Sasuke en el copiloto.


Faltaba menos de cinco minutos para llegar a su destino, pasaron a la gasolinera a cargar el auto, salieron de ella. Seguían hablando de cómo iba todo, más que nada Mikoto, ya que hablaba de los recuerdos que tiene con ellos y como han pasado los años; un semáforo en rojo se hizo presente, momento que Sasuke aprovechó para quitarse el cinturón de seguridad para limpiar el vidrio del piloto ya que por la temperatura que se encontraba afuera el auto estaba más cálido y con ello se empañaron con más facilidad los vidrios y quería evitar el riesgo de tener un accidente.


Accidente.


El semáforo se puso en verde, momento que Sasuke se acomodaba pero no se llega a colocar el cinturón, Itachi pone en marcha el auto. Una velocidad estable, risas por parte de su madre y una que otra de su padre, Sasuke apenas sonríe e Itachi no habla mucho ya que está más concentrado en el camino.


Calidez.


Último semáforo en rojo, vuelta a la derecha y llegaban a su destino. Calles seguras. Personas disfrutando la comodidad de su casa.


Casa.


A Sasuke algo lo mantenía inquieto, sentía todo muy calmado, tanto que asustaba. No quería pensar en nada más que en la compañía que tenía con su familia así que hizo caso omiso.


Itachi volvió a poner en marcha el carro hasta que se sintió un golpe proveniente de la parte trasera, el carro avanzó sin que pudiera controlarlo. Se escuchó un grito por parte de sus padres, Itachi se golpeó en el volante mientras un ruido sordo hizo eco cuando sus padres se golpearon en los asientos que se encontraban enfrente de ellos.


Sasuke.


Por otro lado Sasuke no pudo hacer movimiento alguno cuando sintió el golpe. Trató de cubrirse la cabeza con sus brazos pero resultó inútil ya que el impacto fue tan duro que salió directo por el parabrisas. Muy lamentable al no haberse puesto su cinturón pero en esos momentos ya no podía hacer algo. Lo último que vio fue que empezaba a caer nieve.


Extraño.


La nieve caía en invierno y apenas era verano.


De repente, lo último que recordó en ese momento fueron esos ojos perlados que vio en la tarde.

Notas finales:

IlusionGris: Comenzamos esta historia hace más de un año, de solo recordar lo mucho que nos emocionamos escribiendo y aportando ideas me pongo nostálgica, ya una vez se publicó en la cuenta de Nona, pero decidimos mejor crear una cuenta para ambas y así crear más historias juntas porque nos amamos (?) Es que ella es una chica especial y escribe precioso, me siento afortunada de poder continuar el fanfic que llegué a pensar que quedaría en el olvido, y de compartirlo con ustedes. ¡Gracias por leer y espero disfruten tanto como nosotras al escribir! 


NonaCM: ¡Ah! ¿Un año? Dios, tanto y no hemos publicado, tantas cosas pasaron (en mayoría mi culpa, lo siento). Como dice Ilusión, en esta cuenta deseamos publicar más historias, tenemos varias en mente así que habrá para rato. Espero que les guste y disfruten de ella, Ilusión escribe maravilloso, aunque diga lo contrario, pero ustedes lo verán en el transcurso de este fanfic y también en sus obras de su perfil. ¡Gracias por leer!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: