Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

The Ragnarök

Autor: Sigyn

[Reviews - 45]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

¡Hola! Soy nueva aquí. Nunca me había atrevido a publicar alguno de los fanfics que he escrito, pero hoy es el día.


Espero que sea de su agrado este AU sobre una pareja que amo con locura. Una historia que sera un intento de comedia romántica (esperando que no se vuelva un drama) dónde los protagonitas se conoceran y viviran experiencias bonitas Jajajaja.


Gracias a ti por pasarte por aquí y darle una oportunidad a esta historia, espero yo no hacerla muy larga (pero ya veremos).


Les recuerdo que no me lucro con ninguna de estas historias. Los personajes les pertenecen al mundo cinematográfico de Marvel y a la mitología Nórdica. Solo la historia es de mi autoría.


Muchas gracias y disfruta la lectura!!!!! 


 

   Los gritos de la fanaticada se oían a lo lejos dentro del camerino. Ese sonido lo satisfacía, se escuchaba resonar su nombre y el nombre de la banda. La desesperación y la emoción de que ya salieran a cantar. 

   Se miró detenidamente en el espejo, reafirmando que todo estaba perfecto. Se acomodó un mechón rebelde de negro cabello detrás de su oreja y repasó el delineador negro para así enmarcar sus grandes ojos verdes. Una ladina sonrisa surcó sus labios, estaba listo.   

   Tocaron y abrieron la puerta de su camerino, un rubio le señaló con las baquetas indicándole que saliera. Tomó su guitarra del aparador y siguió al baterista por el largo pasillo hacía el escenario. El productor los detuvo para darles las últimas indicaciones y salir a presentarse.

   La multitud gritó muy fuerte cuando salieron al escenario y su corazón se aceleró. El estadio estaba abarrotado de fans, miles de personas habían ido a verlos tocar. Se posó frente al micrófono con el cosquilleo acostumbrado que le recorría el cuerpo y se atoraba en la boca de su estómago, posó sus manos en los acordes de la guitarra, tomó una bocanada de aíre y esperó que el baterista diera inicio a esa noche.   

 

**  

 

—Thor apúrate que luego se crea una fila infernal.

—Voy. No es mi culpa que cierta señorita se tardara una eternidad en el baño —salió mientras se amarraba el cabello en una coleta baja. —¿Por qué te acomodas tanto para un concierto?  —preguntó mientras veía como su compañera terminaba de pintarse los labios rojo carmín.

—Porque quiero que él se fije en mí —Sonrió mientras evaluaba que su persona estaba en perfecto orden.

—Sif, él se fijará en ti, créeme —sonrió a su amiga y ésta le agradeció. Y es que no era de menos, su mejor amiga era hermosa, de cabellos largos y achocolatados, tez blanca y ojos rasgados color avellana, alta y con un cuerpo torneado —A menos que sea gay —se burló parándose a su lado.   

—¡No digas eso! —le reclamó mientras le propinaba un golpe suave en el hombro de su amigo. —Él es sexy —le dijo mientras el otro le sacaba la lengua. —No como otros. 

—Una cosa no tiene nada que ver con la otra —se burló y Sif rodó los oj­­os, el otro le sonrió.   

—Es un encanto —comentó ilusionada y Thor la vio a través del espejo. —Puede que hasta tú te vuelvas homosexual —Una risa salió de la boca del rubio.   

—No lo creo —sacudió su cabeza en negativa. —Vamos, ya tengo curiosidad de ver a ese "Sexy Boy" —tomó las llaves del auto y se dirigió a la puerta de la pequeña casa.  

—¡Ya verás! No hay quién se le resista —Sif se dirigió a la puerta del copiloto. —Pero te prohíbo enamorarte de él, ¡Es mío! —sonrió mientras se sentaba en el cómodo asiento de cuero.   

—Tranquila, soy más de mujeres —sonrió. —me gustan más los senos, son suaves y cálidos —dijo mientras hacía con sus manos como si apretara el aire. Metió las llaves y encendió el BMW.   

—Ya lo creo, tu fama te procede —se burló Sif y Thor le miró divertido antes de comenzar a conducir —Cambiando el tema, ¿Cómo está tu madre?

 

**  

 

—¡Te lo dije! Esto está infernal —se quejó Sif al llegar y ver esa gran fila en la entrada del estadio. 

—Tranquila, igual aún faltan 3 horas para que comience el concierto —miró su reloj de muñeca. —¿A qué hora llegó esta gente?

—Temprano, así tienes más oportunidades de estar al frente del escenario —comentó con emoción contenida.   

—Ya. Que locura —miró la cantidad de personas de aquel sitio, no estaba acostumbrado a ello. —Tengo hambre, iré por algo de comer. ¿Quieres algo? —dirigió su mirada a su amiga esperando una respuesta.   

—Una Coca-Cola Zero, por favor —le sonrió y este le devolvió la sonrisa; comenzó a caminar buscando un local donde satisfacer su estómago.   

   Todos estaban emocionados, chicos y chicas iban y venían con carteles y pancartas donde expresaban sus sentimientos y admiración por la banda, las hormonas se sentían en el aire. Todos iban vestidos de negro, con tatuajes y cadenas, se sentía un poco fuera de lugar en lo que vestimenta se trataba. Llevaba una camisa blanca y unos vaqueros para ser un poco más informal, con una chaqueta azul marino con rojo. Destacaba un poco de la multitud, todo era gracias a Sif; había insistido en vestir como para una fiesta, ella se había decidido por un vestido corto amarillo con blanco. Estaba demente, pero realmente quería destacar.   

   The Ragnarök es una banda de rock progresivo muy famosa a nivel internacional, todo gracias a sus composiciones y melodías vikingas, interpretadas por un grupo de jóvenes "andrógenos". Alcanzando la fama desde su primer sencillo. La banda está integrada por cuatro chicos: Fandral el bajista, un rubio con dedos largos; Peter el segundo guitarrista, el menor y más carismático de los cuatro; Steve el baterista, nada andrógeno puro músculo, muy severo gracias a su educación y a que sirvió en la milicia; y Loki el vocalista y primer guitarrista, el más amado de los cuatro. Tan querido y travieso que lo denominaron el Dios de las travesuras, gracias a su personalidad juguetona y embaucadora, y a una belleza encantadora.     

   Thor no se percató en que momento termino en aquel mini market 24 horas, pero se sorprendió al verse tan alejado de aquel desorden de personas todas emocionadas por el evento de esta noche. Se dirigió a las neveras tomando un Red Bull y la aclamada Coca-Cola Zero de su amiga, paseo por los pasillos buscando algunos bocadillos con que matar el hambre y aguantar el resto de las horas que seguramente pasaría en el susodicho concierto. Se acercó a la zona de golosinas para comprar algunas y llevarle algo dulce a Sif.   

—Las de banana y sandía son las mejores, además que las sandías se vuelven gomas de mascar —le comentó al joven encapuchado que estaba decidiendo entre las gominolas de banana y sandía o las ácidas de gusanitos. —No soy comedor de dulces, pero esos me encantan —le sonrió.   

—Soy más de ácidos —dijo mientras regresaba la bolsa de bananitas a su sitio. —De todas maneras, muchas gracias por el consejo- sonrió y volteó a ver a su espontáneo consejero. Se encontró con un hombre un poco más alto que él, con facciones definidas y masculinas, rubio y con unos ojos tan perfectamente azules que sintió que se ahogaba en ellos.

—De nada —le sonrió al chico que lucía aquel par gigante de lentes oscuros. —Pero estás rechazando la sorpresa que llevan dentro estos pedacitos de cielo —tomó la bolsa de bananitos que había dejado el chico anteriormente y la balanceo en sus manos. —Venga, los compro yo y te doy a probar.

—¿Sería usted tan benevolente que me dejaría probar ese pedacito de cielo? —comentó a su vez que se quitaba los lentes y miraba fijamente aquellos ojos azules que le estaban comenzando a gustar, sonrió de manera traviesa.   

—Éste y todos los que quieras —contestó un atontado Thor ante aquellos ojos esmeraldas. Era la primera vez que veía un par de ojos tan perfectos como los que tenía al frente. Aquellos ojos grandes, verdes, enmarcados con las pestañas rizadas y negras, contrastaban con aquella pálida piel. Le sonrió con coquetería.   

   Se quedaron un par de minutos mirándose en silencio, ambos con una sonrisa en los labios. Loki sintió por primera vez que su corazón se desbocaba fuera del escenario, aquél cosquilleo que le recorría y aquel color que seguramente se alojaba en sus mejillas. El silencio fue interrumpido por el sonido de su celular, su bolsillo vibraba con la melodía, Loki extrajo el aparato y brillando en la pantalla apareció el nombre de "Tony", deslizó el botón verde y atendió la llamada.   

—¿Sí? —Preguntó mientras subía el dedo indicándole al desconocido que le esperara un momento.   

—¿Dónde estás? —la pregunta vino cargada de rabia.   

—Salí a comprar unos cigarrillos —ladeo la cabeza. —Y tomar un poco de aire, en 5 minutos estoy allí.

—Me importa una mierda, te quito la vista de encima y desapareces. Loki te quiero aquí en 10 minutos, el ensayo va a comenzar —dijo tajante para luego cortar. Un suspiro salió de sus labios.  

—Disculpa, me tengo que ir —se despidió Loki, mientras tomaba las gominolas y le sonreía al desconocido.   

—Te acompaño a pagar —se adelantó Thor. —Permítame pagar esto de aquí —señaló las tres cosas que llevaba en la mano Loki.   

—Descuida, yo puedo solo —soltó el billete y se encaminó a la puerta de salida. Thor se apresuró para poder alcanzarlo, lo tomó del brazo para detenerlo.   

—Ten —Thor depositó en aquella pálida y fina mano un caramelo de sandía. —Para que no digas que no probaste el cielo —Le sonrió.   

—Gracias —respondió mientras se llevaba el caramelo a su boca, cuando el mismo hizo contacto con sus papilas gustativas arrugo la nariz. —Sigue sin gustarme mucho este sabor. 

—¿Cuál es tu nombre? —se aventuró a preguntar el rubio, mientras tomaba un caramelo y lo colocaba en su boca.   

—Secreto —contestó el moreno, ambos sonrieron y el mayor levantó una ceja. —Me debo ir, un placer —volvió a colocarse los lentes oscuros, le brindó una última sonrisa y se encaminó a su moto para encenderla y marcharse entre la multitud.  

—El placer ha sido todo mío —Respondió Thor atontado por ese cosquilleo que le recorría y percatándose que acababa de coquetear con un chico.      

     

 

 

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: