Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Mi amor secreto siempre fuiste tu. por vejitaprince1054

[Reviews - 33]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Todos los personajes usados en esta historia son propiedad de Akira Toriyama y Toei Animation creadores de Dragon ball z y Dragon Ball super.

Notas del capitulo:

Todo se realiza en el planeta sayayin, el cual nunca fueron exterminados del universo, incluso en el lugar habitan razas de diferentes planetas ya que el Rey les ha dado refugio debido a Freezer que ha destruido sus hogares.

Vegeta siente algo por una persona que siempre fue especial para el pero el destino no le da mucha ayuda para que este se de cuenta de esos sentimientos tan ocultos. Pero la malicia de algunas personas  hara que todo de una vuelta total en la vida del sayayin.

Mira esos ojos celestes, mira ese cuerpo, amo su forma de pelear, lo amo demasiado, quiero que me tome de una vez y ser suyo, quiero besarlo y que nadie nos interrumpa. Te amo con delirio Kakaroto. ¿Por qué me enamore precisamente de ti?, existen otros sayayines de familias nobles y de gran poder de pelea, porque precisamente de ti, tú que solo me ves como tu mejor amigo, cuando te miro mi corazón se acelera y espera algo más  de ti. Nos conocemos desde pequeños, mi padre nombro al tuyo comandante supremo, siempre hemos estado juntos en todo, en entrenos, en guerras, en grandes batallas, tu sonrisa me hipnotiza cada vez que la veo pero tú solo lo haces por cariño, has tenido a los chicos que has querido, pero jamás pensaste en tu príncipe como el único que puede hacerte feliz, ¡Maldición, porque!

¡Rayos!, ahora te diste cuenta que te estoy viendo, me has dado otra de tus sonrisas y mas con tu transformación Blue, te ves muy atractivo.

Kakaroto: ¡Oye Vegeta!, ¿Por qué no vienes a entrenar con nosotros?

Vegeta: ¡No digas tonterías!, tengo que hacer algo más importante que hacer, ¡Nos vemos luego!

¡Rayos!, tengo que disimular para que no piense que solo lo veo a él.

El príncipe sayayin sin darse cuenta, por inercia o por las ganas inmensas que tenía de verlo, pasó a las salas de entrenamiento y allí el sayayin de cabellos alborotados entrenaba con Picoro, un namekusei que desde pequeño vino con sus padres a buscar refugio a ese planeta y ahora es su hogar. Pero al verlo combatir, su mente se fue por un momento y fue allí cuando su amigo lo vio pensativo aprovecho para invitarlo con ellos. Pero el príncipe decidió irse, no quería perder su orgullo y mucho menos estar tan cerca del amor de su vida.

Lo amaba en secreto, toda su vida fue así, tuvo muchos pretendientes pero a ninguno hizo caso solo por esperar un sí de Kakaroto, pero era algo que jamás recibiría de sus labios y eso lo mortificaba mucho.

Picoro: Oye Kakaroto, parece que Vegeta siente algo por ti, ¿Por qué no le haces caso?, es un gran guerrero y es nuestro príncipe. Mira que te haga caso es inimaginable, muchos han querido estar con él, pero por algún motivo los rechaza.

Kakaroto: No digas tonterías Picoro, solo somos amigos, solo puedo verlo de esa manera, además el nunca me ha dicho nada.

Picoro: Sabes que es orgulloso y jamás te lo dirá a menos que lo presiones.

Kakaroto: No digas tonterías, mejor continuemos con el entrenamiento.

Por su parte el príncipe seguía con su obligaciones, ya que además de su padre el Rey, también se encargaba de recibir la visita de diplomáticos de otros planetas, formar alianzas e iniciar nuevas conquistas, además se encargaba de supervisar las nuevas tropas que eran entrenados por sus mejore guerreros elites, siendo uno de ellos, su entrañable amor.

Raditz: ¡Príncipe!

Vegeta: ¿Qué pasa Raditz?

Raditz: Su padre lo manda a llamar.

Vegeta: Ahhhhh…ahora que quiere, bueno dile que iré después que termine de firmar estos tratados.

Raditz: Me ha dicho que debe ir inmediatamente.

Vegeta: ¡Esta bien!

Mientras tanto:

Un joven de piel verde claro y cabellos blancos era tirado a la cama con mucha fuerza, un sayayin de cabellos alborotados lo besaba con posesión, le encantaba aprisionar a sus amantes y doblegarlos a su voluntad.

Zamas: Mmmm…por favor no, me duele.

El sayayin seguía a la vez que lo besaba lo penetraba con mucha fuerza, su mente era perversidad pura y su mirada de maldad y malicia  le daban la razón. No quería parar, cada vez aumentaba su ki para penetrarlo más duro y  Zamas siguiera con sus gritos desgarradores.

Después de varias venidas en el interior de Zamas, este expulso toda su esencia final para dejar al sujeto muy cansado y casi desmayado. Mientras él como un sayayin con buena resistencia, eso no era nada, solo otra forma de entrenar su cuerpo. Satisfecho con lo que acaba de pasar tomo su ropa y salió del lugar como si nada, pero dejando claro que tendrían otro encuentro.

En el palacio:

Rey: Ya tienes la suficiente edad para conseguir pareja, puedes escoger un hombre o una mujer, tienes ese privilegio que muchos no tienen en nuestro planeta.

Vegeta: De nuevo con esto, te he dicho que no quiero a nadie, además puedo reinar solo.

Rey: Es cierto, pero no es igual como cuando tienes una pareja que te apoye, no estarías solo. ¿Qué te parece Kakaroto?

Vegeta: No digas tonterías, solo somos buenos amigos.

Rey: Hmm…la forma como lo ves, no me parece que solo sean amigos.

Vegeta: ¡No quiero hablar del tema jamás!, tengo que entrenar y hacer cosas más importantes que hablar de parejas tontas.

El príncipe cerro con mucha fuerza las puertas del gran salón donde se encontraba con su padre, dejándolo solo y pensando en quien más podría llamarle la atención a su hijo.

Rey: Pero si no es Kakaroto,  podría ser…. ¡Ya se!

Mientras Vegeta salía de allí con cara de pocos amigos, que olvido saludar a los que le dirigían la palabra al pasar por los pasillos.

Su padre siempre obsesionado con conseguirle pareja, lo logro con su hermano Tarble, que lo emparejo con el desequilibrado de Broly, pero él jamás dejaría que alguien más eligiera a su futura pareja si en caso él quisiera tenerla.

Además la única pareja que consideraba capaz de estar en su altura, era alguien que solo lo miraba como su amigo, era un sentimiento terrible, amar a alguien que nunca te corresponderá, muchas veces pensó en declararle su amor pero luego lo medito y se negó hacerlo, con el simple hecho que si Kakaroto lo amara hace mucho se lo hubiera dicho y hasta la fecha no ha pasado nada.

Muchas veces quería decírselo, su cuerpo lo gritaba, pero no quería se rechazado por lo que lo único que lo hacía calmar su dolor era entrenar hasta el amanecer, pero incluso ni así podía calmar sus deseos de ser amado por Kakaroto, su cuerpo cedía que incluso al tocarse su cuerpo imaginaba que lo hacia el otro sayayin, pero cuando terminaba, sentía culpa y vergüenza ya que era la única manera de calmar esa sed insaciable de su ser.

Vegeta no dejaba de pensar que no se dio cuenta que choco con Kakaroto, ambos caminaban por el pasillo pero en sentido contrario. El sayayin de cabellos alborotados se sobo la cabeza mientras que Vegeta se quejaba de la cabeza dura de su amigo.

Kakaroto: ¡Mi cabeza!

Vegeta: ¿Por qué no ves cuando caminas?

Kakaroto: Sabes que soy muy distraído, pero tú, ¿En qué pensabas?

Vegeta: En nada que te importe, ¡Suéltame, que puedo solo!

El príncipe se levanto tirando la mano del otro sayayin a un lado, no quería su ayuda, bastante tenía con verlo y que no lo amara.

Kakaroto no le importo y se acerco mas a él, esto puso nervioso a Vegeta, que tuvo que retroceder para que no invadieran su espacio personal.

Vegeta: ¿Pero qué te pasa?

Kakaroto: Dímelo tu, llevas un buen tiempo así, no comprendo, pero algo te pasa.

Vegeta: ¡No me pasa nada!

Kakaroto: Esta bien, ya no te preguntare más.

Vegeta: ¡Como quieras!

Kakaroto: ¡Espera!

Vegeta ¿Ahora qué quieres?

Kakaroto: Solo quería saber si ¿Puedes entrenar conmigo mañana?

Vegeta: Como quieras

Kakaroto: Esta bien, mañana paso por ti.

Vegeta: Hmm

Continuara….

Notas finales:

Primer capitulo de mi historia que surgio de mi mente perturbadora, espero que les guste. Por otra parte estoy triste ya casi termina Dragon ball super y me pone mal, que sera de mi vida forever alone :(, bueno asi es la vida humana muy triste, por cierto saludos :)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: