Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Miedo a la Oscuridad por Kuroyami Mirai

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola! Este es mi primer Fic de este Fandom, normalmente escribo de Naruto, mi especialidad es el SasuNaru. Simplemente me inspiré para escribir un poco sobre Boku no Hero Academia y este es el resultado. Puede que los personajes me salgan un poco OOC, pero entiendan que esto es una especie de prueba. Si puedo manejar a los hermosos chicos de este Fandom, tal vez haga más Fics.

Espero que lo disfruten n.n

No puedo parar de correr, mi pecho duele, siento mi corazón galopando sin control. Estoy seguro de que escuché un grito. Alguien pide ayuda, alguien me necesita, es la voz de…

 

—Todoroki-kun—mi respiración es un caos, pero no puedo dejar de correr. No hay nadie a mi alrededor, el colegio está vacío. Atravieso los pasillos como una exhalación, debo llegar a la planta baja, debo encontrar el almacén. Estoy seguro que la voz de Todoroki salió de allí.

 

Me detengo en la entrada sólo para tomar una profunda respiración. El olor de cosas quemadas y calcinadas invade mis fosas nasales, me satura al punto que quiero toser. Los portones están cerrados, pero sale humo de las salientes. ¡Es fuego! Me apresuro a abrir las puertas, el metal pesado rechina cuando lo arrastro por el suelo.

 

—¡Todoroki-kun! —grito tan fuerte como puedo una vez he entrado en el almacén. Hay menos humo del que esperaba, mi visión es nublosa, sin embargo. Muevo mi mano delante de mis ojos para apartar la humarada, no sé dónde debo pisar, el humo es espeso, mas escucho algo y camino en esa dirección—. ¡Todoroki-kun!

 

—¿Deku? —en el instante que atravieso la cortina de humo, lo primero que ven mis ojos es a Bakugo, sentado en el suelo con Todoroki inconsciente sobre su regazo.

 

—¡Kac-chan! ¿Qué pasó? —pregunto mientras me lanzo a su lado en el suelo. Él no está herido, pero Todoroki está en pésimas condiciones. Hay una lesión horrible en su cara.

 

—Ayúdame a sacarlo de aquí —ordena, levantándose con el brazo de Todoroki sobre su hombro. Su expresión es indescifrable, no tengo idea de lo que ha pasado, pero ahora la prioridad es sacar de aquí a Todoroki y llevarlo a un hospital.

 

Atravesamos la humarasca lentamente, haciendo lo posible por no aspirar demasiado. Una vez salimos al exterior, aspiro todo el oxígeno que puedo. Los maestros llegaron de inmediato, no mucho después llegó la ambulancia. Nos examinaron a Kac-chan y a mí y a Todoroki se lo llevaron en una camilla.

 

Mientras nos interrogan sobre lo que pasó, mis ojos viajan a Bakugo. Él se encuentra tranquilo respondiendo las preguntas de las autoridades y los maestros. Alega que fue un accidente. Admite que había estado fumando a escondidas y que todo empezó por la colilla. Los bomberos ya habían apagado el incendio, al parecer era un fuego pequeño. Ellos confirmaron la historia de Kac-chan luego de unos minutos.

 

—¿Estás bien, chico Midoriya?

 

Volteo hacia mi maestro de deporte, AllMight. Tiene una verdadera cara de preocupación, su ceño frunciéndose al tiempo que me sostiene para verificar con sus propios ojos que no tengo ninguna herida. Él es una especie de padre para mí, así que hago un gesto desdeñoso para restar importancia a la situación y lo tranquilizo con una sonrisa.

 

—Estoy bien. Llegué justo al final. En realidad, quien me preocupa es Todoroki-kun.

 

—Él ya fue llevado a un hospital. Sigue inconsciente, pero pronto despertará y sabremos en realidad qué pasó —dice esto hacia mí, pero sus ojos están clavados en Kac-chan. Su mirada es acusadora, pero Bakugo lo ignora magistralmente.

 

—¿AllMight? —lo llamo, porque noto que sus manos sobre mis hombros tienen un agarre tenso. De pronto me mira a la vez que afloja su expresión con una sonrisa.

 

—No te preocupes, llegaremos al fondo de esto. Por ahora descansa. Llamaré a tu madre para que venga a recogerte.

 

—De acuerdo —asiento y lo observo marcharse. Puedo ver que le lanza una última mirada a Bakugo antes de unirse a los otros profesores y las autoridades. Puedo escuchar con claridad que pretenden castigar a Kac-chan. Tal vez estará un par de semanas suspendido. Esto me inquieta, por lo que me acerco hasta él para levantarle el ánimo, pero en el momento que veo sus ojos, me paralizo.

 

Kac-chan no está arrepentido en lo absoluto. Su mirada impertérrita me saca de balance cuando pasa por mi lado en silencio, con las manos en los bolsillos. Ni siquiera me ha mirado, es como si me atravesara como un ente incorpóreo y me horroriza imaginar que no le importa en lo absoluto lo que ha provocado, o haber enviado a Todoroki con una lesión seria al hospital.

 

Él siempre ha sido intimidante, desde que éramos pequeños. Sin embargo, este nuevo Bakugo, frío, estoico, está rodeado de una oscuridad que me aterra.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: