Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El vuelo II: La última vez. por erickkbaj

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

http://amor-yaoi.com/viewstory.php?sid=168822#sthash.OOBZ4O97.dpbs

 

Link de la primera parte....

Capítulo I: En el ritmo

La música estaba por encima de lo común, todos en el lugar se frotaban los unos con los otros al ritmo que emitían las bocinas. Ji Won atravesaba el lugar mientras los demás cuerpos se lanzaban entre sí, apretando partes de cuerpos de los cuales no sabía en exactitud cuál era. Su vida había cambiado y apenas era un adolescente sin nada de experiencia, pero ya empezaba a ser cotizado gracias a sus amistades entre ellas Song MinHo y los hermanos Kwon.

***Hoy***

—Pareces cansado…. —HanBin abría las cortinas mientras colocaba en su celular música donde un piana de teclas lentas inundaba la habitación.

Había pasado alrededor de un año desde que se había ido a vivir con Ji Won y dos desde que se conocieron, el asunto entre ellos había quedado en el pasado y empezando desde cero decidieron volver a intentarlo, tenían sus roces en ocasiones, las cicatrices aún permanecían en ambos corazones, más en el de HanBin, aunque éste hiciera todo lo posible por cubrirlo, desde que prácticamente había sido abusado por Ji Won le costaba permanecer tan cercano al mayor y eso empezaba a ser un problema, el mayor comprendía y aunque no hablaban más del tema siempre estaba esa atmosfera tensa cuando quería intentar hacer algo más que solo besos.

—Solo son sueños…No lo recuerdo. —Bostezó un poco mientras se cubría con las sábanas, hacía algo de frío y era sábado por la mañana, pero HanBin siempre tenía la casa lista, no era que fuera un loco de la limpieza, solo eran hábitos.

—¿Quieres salir a dar un paseo? —Cuestionó terminando de peinar sus revueltos cabellos, colocándose un suéter enorme.

—Te ves hermoso. —Ji Won susurró desde su lugar, viendo al menor a lo lejos, las palabras simplemente escaparon y sin quererlo HanBin se incomodó, debía de superar esta situación, nadie tenía la culpa pero no podía evitar sentirse de aquella manera.

Ji Won abrió sus ojos cuando HanBin se acercó al lado de su cama quitándose sus pantalones, Ji Won se sentó sobre la cama, era un sueño lo que estaría pasando pero no lo fue. Las piernas descubiertas del menor temblaban, intentando descubrir su torso con manos temblorosas, sus ojos comenzaron a aguarse un poco mientras su mente luchaba contra su cuerpo, él quería hacerlo, superar esos sentimientos de miedo y ansiedad que tenía cada vez Ji Won quería algo más.

—Solo dejálo así, no importa. —Ji Won tomó sus manos, apartándolas del borde de su ropa, acariciando su muslo mientras le acercaba para hacerle sentarse sobre su regazo, besando sus labios con suavidad, tratando de contenerse, después de mucho tiempo podría poseer el cuerpo del menor que tanto había extrañado.

El menor rodeó sus hombros dejando que el mayor guiara el beso, se sentía inexperto, tonto, con miedo pero quería hacerlo. Ji Won bajó su ropa interior dejándole descubierto al hacer que se recostara sobre la cama, él pasaba sus manos debajo de suéter, apretando y jugando con sus pezones por debajo de la tela, el miedo comenzaba a desaparecer, la ansiedad tal vez no, pero una vez el mayor comenzó a frotarse contra él su cuerpo se puso algo rígido, cerró sus ojos y pensó en que sería algo bueno, algo que disfrutaría pero los recuerdos hicieron que su mente cayera.

Ji Won entraba y salía con fuerza, volteando al menor haciendo que quedara boca abajo sobre la cama, sumergido en el placer que era profanar el cuerpo de su ser amado, pero HanBin volvía a sentirse como aquellas veces, el placer que sentía le hacía gemir, excitarse pero su mente sufría, se cubría el rostro ocultando sus lágrimas hasta sentir al mayor acabar, a él le tomó más tiempo pero solo se levantó de la cama y se fue al baño a ducharse. Ji Won no entendió lo que había pasado, pensaba que era algo extraño y ni siquiera le había hablado o mirado, se sintió un poco triste, debería de hablar con HanBin.

***

—¿Ya te vas? —

—¿Te preocupas? —Mino se miraba en el espejo después de limpiarse el rostro, arreglando sus ropas y regresando a la habitación para tomar su abrigo sacándolo debajo de las piernas de la mujer que aún dormía sobre la cama apenas y cubierta por una delgada sábana, mirando al chico de cabellos rubios tomar un cigarrillo y darle una calada.

—Se supone debería. —Respondió lanzando hacia el techo el humo.

—Desde hace tiempo ya no pasa. —Terminó de arreglarse y pretendió salir.

—¿A dónde irás? —Cuestionó cruzando sus brazos mientras cerraba sus ojos, la mujer se despertaba y comenzaba a vestirse, Mino solo se giró para verle, sonriendo de medio lado para después salir por la puerta.

Había conocido a Nam TaeHyun en una noche descontrolado al ritmo de la música, pasaba aquellas noches con sus amigos y éste chico se coló entre ellos, en su corazón, era como una dulce rosa que se había consumido y ahora se aferraba a él con sus espinas. Había perdido la razón, el tiempo se volvió oscuro y ahora seguía así. Tenía que seguir y simplemente había decidido huir, como antes sus amigos habían hecho.

Después de vagar un tiempo por Londres había decidido regresar a casa, a Seúl, desde que sus padres lo mandaron a ese internado en Londres su vida había empeorado pero solo se querían deshacer de él, ahora lo único bueno de regresar a casa es que viviría lejos de sus padres, a ellos les daba igual, nunca estaban con él. Había dejado todas sus pertenencias en diferentes lugares, no le importaba no recuperar nada así que cuando llegó al aeropuerto de la ciudad solo llegó con la ropa de la noche anterior y una mochila de mano, con un libro y sus documentos personales para salir de aquel país que lo había consumido.

—Es muy poco equipaje. —Murmuraba una mujer ya con canas en sus cabellos a otro chico que suponía era su hijo, llevaba varias maletas y aun así la mujer pensaba que no era suficiente, aquella conversación le llamó la atención. ¿Cómo era una madre?

—Las demás maletas se las llevará papá para cuando lleguen. —Examinó su rostro, facciones delicadas y finas, cuerpo delgado y no muy alto, parecía una chica en ciertos ángulos.

Cuando se anunció su vuelo poco le importó perder de vista aquel chico, con algo de pereza se formó para ingresar al avión y al poco tiempo de sentarse escuchó aquella misma voz de hace rato, al abrir sus ojos vio al mismo chico con madre exagerada acercarse, le saludó o eso supuso, no escuchaba por sus audífonos pero se movió un poco para darle el paso y dejar que se sentara a su lado.

—¿También vas a Seúl? —Habló aquel chico, Mino solo se quitó sus audífonos, sonriendo ante la pregunta absurda.

—Yo creo que sí. —Dijo sarcástico haciendo que el chico se encogiera de hombros, examinándole más de cerca.

—Pareces muy chico ¿Por qué tu madre no viaja contigo? Algunos viejos rabo verdes podrían propasarse contigo. —Le miró fingiendo preocupación sonriendo con burla después ante la reacción del otro.

—Tengo 28 y no es como si no supiera defenderme de sujetos como tú. —Sonrió de la misma forma, Mino en cambio borró su sonrisa. Tenía el aspecto de un niño y aun así era mayor que él.

***

—HanBin… —El chico nuevamente le ignoraba, buscaba algunos papeles y después se colocaba un chaleco. —HanBin debemos de hablar… —

—Se me hace tarde, no puedo faltar… —Le interrumpió el mayor.

—Estan evaluándolos ya lo sé pero… —

—Soy el más joven, debo de hacerlo bien. —HanBin se acomodó sus zapatos en la salida de la casa, Ji Won se acercó a él y le jaló de su mano, apretándola con más fuerza de lo usual.

—Llevas ignorándome desde el sábado, esto no puede seguir así. —HanBin le miró con enojo pero después suavizó sus expresiones, encogiéndose de hombros, sus piernas empezaron a temblar sin querer.

—Hablaremos de esto cuando regrese. Se me hace tarde Ji Won. —Murmuró con un tono triste, fue entonces que se dio cuenta que apretaba su mano con demasiada fuerza.

HanBin se dio la vuelta y prácticamente se fue corriendo del lugar, con la cabeza hecha un tornado de pensamientos inició su jornada laboral. No quería regresar a casa y regresar con Ji Won, así que llamó a su amiga Chae Rin que estaba en la ciudad para salir a comer, avisándole al mayor que llegaría hasta la cena. Cuando llegó al lugar la chica estaba acompañada por otra y otro chico muy parecido a su ex novio Young Don. Había cortado con él desde hace más de un año y desde entonces no lo había visto por la ciudad.

—HanBin, ella es HaYi y él es Deuk…el gemelo de Don así que no te espantes. —Bromeó un poco la chica de cabellos negros ahora, HanBin también lo hizo y comenzó a charlar con ella como de costumbre.

—No quiero regresar a casa. —Murmuraba al acabar de comer.

—¿Problemas en el paraíso? —Cuestionó su amiga.

—Nunca hay paraísos Chae Rin. —Respondió algo frío.

—Tiene la razón. —Se entrometió Deuk y Hayi asintió.

—Podremos ir por unos tragos. —Propuso el otro chico.

—No, tengo que regresar a casa… —Hayi le interrumpió.

—Dijiste que no, no será mucho tiempo, solo unos tragos, nosotros les acompañamos, claro, no interrumpiremos. —Bromeó Hayi, Deuk se puso de pie al igual que Hayi y ChaeRin solo les siguió la corriente animando a HanBin, era solo el paso que necesitaba, solo sería un rato y podría regresar antes de las diez.

—HanBin tienes que hablar con él, es un serio problema y si quieres que esto funcione es lo mejor, ya nada es igual, ambos cambiaron, más Ji Won y en cambio tú parece que no lo quieres, es lo mejor para los dos y desde luego que para ti. —Hablaba Chae Rin mientras tomaba su vaso y bebía, la música ahora sonaba más fuerte que antes y Deuk jaló al chico para que bailara con ellos, Hayi sujetó a ChaeRin y pronto en medio de la pista se encontraban bailando, Deuk le pasaba más y más tragos a sus amigos, habían perdido la cuenta y la noción del tiempo dejando soltar sus cuerpo al ritmo de la música del lugar.

***

—¿Y cual es el mejor lugar para divertirse? —Cuestionó Mino.

—Full House Bar, está de moda. —Mino había llegado a Seúl junto a ese chico lindo de nombre JinWoo, habían caminado por entre las calles de la ciudad después de desempacar, Mino quería divertirse, no podía evitarlo y sus viejos hábitos se lo ordenaban.

—Vamos entonces. —

Al llegar el lugar hacía honor a su nombre, está completamente lleno y el ambiente era muy bueno, como los que recordaba de Londres junto a sus amigos.

—¡YoungDeuk! —Gritó Mino al chico, quién volteó y sonrió alegre, abrazándole con fuerza, los demás alrededor se extrañaron pero siguieron bailando, Deuk los acercó y presento.

—ChaeRin, Hayi y HanBin…él es Mino, viejo amigo. —Murmuró mientras señalaba a cada uno, Mino se presentó y presentó a Jin Woo.

—Falta Bobby y Dony. —Murmuró Mino a Deuk.

—¿Bobby? —Cuestionó, Deuk ya estaba ebrio.

—Ji Woo, Kim…Olvídalo. —Reía Mino.

—¡Ji Woo! Cierto, pues hagamos que venga. —Deuk sacó su celular, HanBin había escuchado todo pero estaba confundido y desde luego mareado ¿Qué estaba pasando? Estaba tan concentrado en la conversación y el ritmo que no sentía su celular vibrar a cada rato con las llamadas de Ji Woo.

— ¿Ji Woo? Somos nosotros. —Gritaban contentos por la bocina.

Notas finales:

Espero les guste tanto como la primera parte, quería intentarlo ya desde hace tiempo así que lo hice, estaré actualizando cada miércoles, además de que comenzaré a publicar nuevas historias cada día y sus respectivas actualizaciones hasta agotar existencias xD espero se den una vuelta por ahí y no olviden esta segunda parte, Gracias por leer.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: