Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un amor entre un zorro y la sombra por kurolovers

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:


El primer fic de naruto, bueno espero que les guste y si hay errores lo siento, al ser primera vez no se como habra quedado y mas una pareja como esta que es una de mis favoritas c:

Un amor entre un zorro y la sombra


Había pasado lo inevitable. Aun en su segundo intento de regresar a Sasuke a la aldea había perdido, en el regreso a Konoha el nuevo equipo 7 no hablaban, metidos en sus pensamientos aunque el rubio estaba desanimado pero a la vez serio en si seguir buscando desesperadamente a su amigo, pero tampoco quería romper la promesa que le había hecho a Sakura, después de pensarlo un poco y descansar de su trayecto se acercó a su amiga.

-Sakura-chan ¿Podemos hablar a solas?.-le pidió mirándola a los ojos.

La nombrada solo asistió para levantarse de su puesto para seguir a un lugar un tanto alejado del equipo, en ello comenzaron una conversación, Sakura solo pudo sonreírle y abrazarlo, no podía culparlo, ella misma le había impuesto toda la carga, pero esta vez lo harían juntos, con un peso menos en su espalda los dos chicos volvieron hacia su nuevo equipo, durmieron y los días restantes solo fueron hacia la aldea. 

Aun cuando ya no había tanto problema en que su mejor amiga se enojada por dejar de lado un poco la búsqueda de Sasuke, tenía que comprender lo que sentía con Shikamaru Nara, a veces se sentía tan tímido, se sonrojaba al sentir su mirada en él. Estaba en sus pensamientos que no se dio cuenta que habían llegado y en la entrada estaba el equipo de Asuma para partir en una misión, sin detenerse ni oír los gritos de Sakura, choco con el pelinegro que al verlo tan de cerca se quedó estático, cuando de repente sintió que estaba en el suelo con un peso sobre él, "Esto es problemático" pensó para si mismo, aunque también estaba contento al sentir una presión en sus labios, eran tan suaves y deliciosos, quería profundizar el beso accidental pero ya era tarde, Naruto se había levantado rápidamente con su rostro por completo rojo.

-Y..yo yo lo siento Shikamaru.-dijo avergonzado sin atreverse a mirarlo.

Suspira-No importa, rubio problemático.-se levantó y sacudió sus ropas.-¿Estas bien?.

Asistió-Si....yo ya me iba.-suspiro avergonzado-Suerte en su misión.-dijo antes de saltar para irse del lugar aun con su sonrojo.

Todos los presentes no salían de la sorpresa, aunque eso les recordaba cuando paso el beso con Sasuke, Ino sabia los sentimientos de su perezoso amigo, estaba feliz por dentro al ver la discreta sonrisa que posaba en los labios del Nara.

-Oh.-salió de la boca de Sakura  antes de reírse-¿Cómo estuvo el beso Shikamaru?

Se sonrojo sutilmente el nombrada-Mujer problemática.-murmuró.-Es mejor irnos Ino, Choji.

Los nombrados asistieron para irse a comenzar a ser su misión, el equipo 7 fue a dar su reporte a la quinta Hokage, mientras Naruto estaba en su departamento avergonzado.

"Estas enamorado cachorro"

Le habló una voz conocida para él. Frunció el ceño un tanto molestó.

-Solo lo dices para molestarme Kurama.-susurro acostándose en su cama.

"¿En serio crees que lo hago para confundirte?.-le preguntó indignado el zorro.-Te estoy ayudando cachorro, aun no comprendes lo que sientes por ese perezoso chico, has madurado pero en el amor no tanto.-ríe divertido.-Solo diré que al parecer le gustas"

Se quedó pensando en las palabras de su mejor amigo y casi padre, sentía una agradable sensación en pensar que Shikamaru le amará.

-¿Eso estaría bien?.-preguntó cerrando sus ojos sintiendo que en el sueño.-En amarlo, Kurama me da miedo....

Sin poder seguir más en la conversación se quedó dormido, dejando al buuji mirándolo con leve preocupación.

-Si algo pasara no dejaría que sufrieras Naruto.-se prometió  antes de dormirse aun estando alerta a su alrededor, no dejaría que su cachorro volviera a sufrir como cuando era un niño, se arrepiente no haberlo ayudado en su momento.


*°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~°~*


Había pasado una semana después del beso que había tenido con la persona que amaba, después de todo ya no podía engañarse a sí mismo pero tampoco tenía el valor para confesarse a Shikamaru haciendo que lo empezara a evitar cuando supo que regreso. El pelinegro notaba la ausencia del rubio haciendo que no pudiera dormir sus relajantes siestas que siempre tomaba, siempre sus pensamientos volvían hacia el rubio problemático que lo tenía muy marcado en su corazón.

-¡¡Shikamaru!!.-el nombrado se sobresaltó al ver a su amiga.

-¿Que pasa Ino?.

-Andas muy distraído.-le miraba preocupada.

-Porque no le dices lo que sientes.-hablo Choji mientras comía carne.

-¿Y si no le gusto?.-suspiro cansado-No me gustaría perder su amistad,....todo es tan problemático.

-Pero si no te esfuerzas podrías perderlo Shika.... Si no lo intentas no sabrías si en verdad valió la pena intentarlo.-aconsejo la única chica del equipo.

El vago lo pensó un poco, cuando se trataba de Naruto no podía pensar con lógica, suspiro antes de levantarse y despedirse de su equipo para buscar al rubio.

-Kurama....¿Qué haces?.-Naruto murmuraba al ser sus piernas controladas por el zorro.

"Solo te estoy ayudando-le comento sonriendo divertido"

Naruto era observado por el Nara que lo había encontrado, se extrañó un poco por la forma en que hablaba el rubio pero no había nadie hasta que recordó que él era el contenedor del zorro de nueve colas.

-Naruto.-le habla al estar cerca.-Tenemos que hablar.-le dijo con seriedad sorprendiendo al contrario.

-S..si claro.-el rubio se sonrojo avergonzado al recordar el beso.

Los dos en silencio caminaron hasta el lugar favorito del Nara donde siempre tomaba sus siestas o solo se acostaba a observar las nubes, en todo momento hubo unas miradas discretas por parte d los dos.

Se sentaron en una distancia cómoda, estuvieron unos minutos sin decir nada hasta que Shikamaru suspiro con cansancio.

-Naruto....-levanto la mirada para ver al contrario que lo miraba a los ojos.-Es problemático todo esto pero ya no puedo ocultarlo más.-habla con sinceridad en el mismo momento en que se levantaba para acercarse a su rubio.

-¿Q..qué cosa Shikamaru?.-tartamudeo sin alejarse.

Sonríe-Que.-le tomo con sus manos las mejillas acariciándolas  lentamente-Me gustas.-murmuró antes de besarle con lentitud temiendo ser rechazado pero no se alejó queriendo probar más de esos deliciosos besos.

Por otra parte Naruto estaba sorprendido y feliz al sentir nuevamente aquellos labios de la persona que amaba, llevo sus manos tras el cuello del mayor para acercarlo concentrado en el beso que logro accidentalmente hacer caer a Shikamaru sobre él. Luego de unos minutos se separaron lentamente sin querer separarse.

-¿Entonces?.-lo miro sonriendo al ver como estaba las mejillas rojas de su rubio problemático.

-También me gustas Shikamaru.-le sonrió, esa sonrisa que iluminaba al Nara.

Sin más lo abrazo siendo correspondido, le dio otro beso más pequeño antes de mirarlo a los ojos.

-Desde ahora eres solo mío Naruto.-le susurro en el oído haciéndolo estremecer.-Ven, te invito a comer ramen.

Los dos se levantaron y sacudieron sus ropas para luego comenzar a caminar tomados de las manos hacia las calles de Konoha, la gente los quedaba mirando a los chicos al verlos tomados de las manos, las parejas del mismo sexo no era extraño, no en el mundo en que vivían, habían visto desde lejos algunos de sus amigos pero querían disfrutar de la compañía de los otros, al llegar a su destino pidieron lo de siempre, conversaban mientras comían, Naruto estaba mas emocionado por pasar tiempo con su ahora novio que comer tan voraz su ramen, luego de tres ramen por parte del rubio y uno de Shikamaru se fueron del lugar tomados de la mano, el azabache sonreía como bobo por tanta felicidad, en su camino se encontraron con el equipo de Shikamaru.


-Oh! Se ven tan lindos.-hablo Ino encantada al ver a sus amigos felices, además Naruto se veía adorable sonrojado, Choji comía una papitas pero sonreía.


-Gracias Ino.-hablo el rubio contento, veía las bellas flores que cargaba la mujer.-¿Vas de encargo?.


-Buen ojo.-ríe divertida.-Le pedi a Choji ayuda son muchas.-miro a su amigo, le entrego una rosa roja, le guiño a Shikamaru antes de despedirse e irse junto con su otro compañero dejando a los novios solos.

 

El  azabache sonrojado sabiendo lo que había hecho su amiga vio a su rubio problemático antes de entregarle la rosa avergonzado, los dos chicos rojos caminaron un rato más antes de despedirse ya que Naruto debía ir a entrenar con Kakashi, sin antes besarse en los labios unos segundos. El pequeño zorro estaba completamente feliz jamás espero que fuera comprendido, no le importaba mucho los regaños de su sensei, nada podía quitarlo de ese sueño o alegría que era completamente notorio para todos, Sakura y Sai veían el entrenamiento de su rubio amigo, Kakashi cansado detuvo los ataques.

-Naruto.-grito acercándose.-¿Por qué andas tan distraído hoy? Es raro en ti y más cuando entrenamos estas bastante emocionado y concentrado.

El rubio los miro sonrojándose al ser tan obvio.-B..bueno, hoy paso algo….especial.-desvio la mirada ante las miradas de su equipo, suspiro avergonzado.-Empecé a salir con Shikamaru..

-¿Eh? ¿Con el vago de shikamaru?.-dijo sorprendida la pelirosa, luego de un segundo le abrazo.-Felicidades Naruto.

-Me alegro Naruto.

-Gracias Sakura, Sai.-les sonrió, sintió como su sensei despeinaba su cabello, rio contento por lo apoyos de las personas que tenía mucho aprecio.

Fue obligado por Kakashi y Sakura de contar de cómo fue la confesión y terminaron saliendo, no pudo escapar como haya querido, resignado les conto, después de eso el entrenamiento fue suspendido ya se había hecho muy tarde, así que todos se fueron a sus casas. Iba conversando con Kurama sobre el día, aunque el zorro de las nueve colas lo sabía, ya que podía verlo pero prefirió no decir nada y dejar que le dijera, no viendo como estaba Naruto estaba tan feliz que no podía quejarse.

Al día siguiente Naruto practicaba haciendo su régimen de entrenamiento que le ayudaba el Kyubi, pasaron por las residencias de los clanes, lo pensó unos segundos deteniéndose.

-¿Kurama?.-murmuro.

“¿Qué? ¿Por qué te detienes?.-le pregunto molesto.”

-¿No te importaría si voy a saludar a Shikamaru?.

“¿No son las 9? Deberá estar durmiendo como siempre los Nara son así, va a despertar tarde a menos que no tenga una misión.-bufo.”

-Lo se.-suspiro, miro los alrededores aun pensativo, antes de sonreír con malicia.-Pero eso no quita que puede despertar más temprano…..-ríe caminando hacia la casa principal de los Nara.

“Tú solo quieres ir ver a tu novio.-reclamo Kurama.-Pero se da algo divertido ver como despiertas a ese vago que tienes como novio.”

Sin escuchar más palabras de su fiel amigo, toco la puerta tratando de no molestar tanto, se comenzó a poner nervioso ya que no sabía si Shikamaru les habría dicho algo a sus padres sobre su nueva relación, estaba arrepintiéndose completamente, cuando ya pensaba irse, la puerta se abrió mostrando a si la madre de Shikamaru, al verlo la mujer le sonrió leve.

-Oh Naruto, es un gusto verte tan temprano.-dijo risueña la mujer haciendo sonrojar al rubio.

-Es un gusto verla señora Yoshino.-le sonrió con timidez.

-Ayer Shikamaru volvió a casa bastante contento, él nos contó sobre su relación.-dijo viéndole sonrojar, le abrazo sorprendiendo al ninja.-Gracias por ser feliz a mi hijo Naruto, ahora eres parte de la familia.-le sonrió de forma maternal.-¿Viniste a ver a shikamaru?.

-Si…. Pero conociéndolo debe estar durmiendo.

-Muy cierto, él y su padre son iguales.-suspiro.-Pero ven, entra, no te quedes ahí parado.

-Con permiso.-murmuro pasando, viendo el lugar con curiosidad, siguió a la mujer hasta la cocina.

Comenzó a ayudar a la mujer con el aseo y el desayuno, tras algunos largos minutos la mesa estaba servida, Yoshino estaba sorprendido por los platillos en la mesa, nunca pensó que el rubio supiera cocinar y por lo que veía bastante bien, cuando iba a hacer las cosas, escucho la petición tímida del novio de su hijo que le dejara hacer el desayuno él, curiosa solo asistió aunque se sentó en la mesa viendo que tuviera cuidado o si necesitaba ayuda, solo lo observo y le preguntaba pequeñas cosas.

-¿Por qué no vas a buscar a Shikamaru?.-le sugirió sonriendo Yoshino.-Yo iré a buscar a mi esposo que estaba en el bosque, quizás está tomando sus siestas, el cuarto de mi hijo es la segunda a la derecha.-le dijo antes de irse.

Con nerviosismo Naruto iba hacia el cuarto de su novio, toco la puerta un par de veces esperando así despertar al azabache, pero al ver que eso no funcionaba, tomo saliva antes de sonrojarse en el mismo momento que abría la puerta, vio el cuarto muy bien organizado, algunos pergaminos tirados por ahí, una piezas de shoji en la mesa, camino con cuidado y vio cómo su vago dormía tan cómodamente en la cama, sonrió al ver la expresión tranquila del chico, lo movió un poco tratando de despertarlo, suspiro al notar que el contrario era de sueño pesado o lo era en casa.

-Shika.-se quejó moviéndolo más.-Vamos despierta.-empezó a hacer pucheros.

Tras unos segundos de forma repentina el rubio ya no estaba parado, se encontraba sobre la cama teniendo a su pareja sobre él, comenzó a sentirse nervioso y avergonzado, no pensó que las cosas podrían terminar de esa manera. Tan distraído estaba en sus pensamientos que no noto como el contrario aprovecho para besarlo, un beso lento que comenzó a ser correspondido, cuando les empezó a faltar el aire se separaron.

-¿Qué haces aquí?, aunque no me malinterpretes me has sorprendido  pero me alegra verte a primera hora del día.-le sonrío levemente.

-Uhm bueno, hacia mi entrenamiento matutino y pase por las residencias de los clanes y pensé que sería bueno poder ir a verte aunque sé que es muy temprano.-le explico mirándole.-También he venido a decirte que el desayuno está listo…..lo hice todo yo.-murmuro por lo bajo a la vez que desviaba la mirada.

-¿Cocinaste?...espera….¿Sabes cocinar?.-pregunto sorprendido mientras se levantaba para comenzar a buscar su ropa, escuchando como su pareja también se levantaba.

-Vivir solo por años uno termina cocinando…-desvió la mirada, no le gustaba hablar muchas veces de como vivía en ese pequeño departamento, después de todo nunca tuvo buenos productos así que le era más fácil cocinarlos y duraban un poco más.

Shikamaru no pregunto más del asunto, al ponerse ya su ropa tomo con delicadeza las manos de su adorable kitsune, lo miro antes de besarle en los labios.

-Ya vamos rubio problemático.-le dijo caminando hacia la cocina, escuchando la risita del rubio, al llegar se sorprendió al ver los platillos.-Wow, no me esperaba que cocinaras….tan bien.

-¿Lo hizo Naruto?.-hablo Shikaku mirando al rubio, poniéndole nervioso.

-Espero que le guste Señor Shikaku.-dijo tímido, se sentaron y comenzaron a comer, Yoshino lo alabo por completo ante lo delicioso de la comida, teniendo asistimientos por parte los otros dos integrantes avergonzándolo más.

Al terminar fueron hacia afuera tomados de las manos, se sentaron viendo el paisaje que les ofrecía el territorio de los Nara,  el Jinchūriki sonreía encantado por el lugar hasta que sintió un peso en sus piernas, bajo la mirada teniendo a Shikamaru usando sus piernas como almohada, rio un poco antes de acariciar el cabello del contrario, logrando que sacara su peinado, teniendo el pelo suelto, era tan suave.

-Rubio problemático.-murmuro Shikamaru al sentir las caricias, abrió sus ojos con perezas.

Sonríe.-Bueno, soy tu rubio problemático.

-Completamente cierto.-suspiro antes de volver a cerrar los ojos.-Tomare una siesta, despiértame en 15 minutos.-aviso antes de quedarse dormido.

-Que vago.-hizo un puchero pero sin dejar de enredar sus dedos en el sedoso cabello de su novio, comenzó a tener una conversación con Kurama, sobre futuro planes y el cambio de sello, al pasar los minutos, se aburrió y comenzó a despertar al azabache que con pereza se levantó.

-Que molesto.-dijo haciendo su peinado, miro al contrario, miro a sus alrededores y se acercó besándole tomando por sorpresa al contrario que comenzó a corresponderle el beso, comenzó a subir de tono, estremeciendo al Jinchūriki, al separarse lo miro a los ojos le encantaba el color de Naruto, un azul cielo, tanto que podía verlos para siempre y no se cansaría, siempre los miraba, antes eran vacíos, sin brillo, pero cuando comenzó a interesarse por ese chico problemático había notado que siempre tenía su vista en él. Le ponía celoso pensar que Naruto le gustaba Sasuke, pensaba que no era correspondido, pero siempre su ahora pareja era alguien que uno no sabe cómo actuara o que piensa, siempre llevando a sus enemigos a ser amigos, se prometió a si mismo cuidar ese ser que era simplemente un pecado, no podía actuar de forma lógica tratando de él, era imposible no preocuparse sabiendo de ante mano que el contrario siempre se metía en problemas o los problemas iban a él.

-¿Quieres hacer algo?.-le pregunto después de salir de sus pensamientos.

-Uh, podrías enseñarme a jugar Shoji.-propuso avergonzado.

-Entonces espera aquí.-se levantó y se fue en busca de su tablero.

Al estar solo, se acomodó esperando que no demorara el contrario, no le gustaba estar solo, escucho unos paso y levanto la mirada encontrándose con el líder y padre de Shikamaru.

-Oh! Naruto, y ¿mi hijo?.-le pregunto deteniéndose.

-Fue por el tablero de Shoji, me va a enseñar a jugar.-explico.

-Ya veo, no había visto a Shikamaru tan animado desde que pudo hacer su jutsu de sombras y jugar shoji.-dijo sonriéndole.-Espero que sean felices Naruto.

-Mucha gracias señor Shikaku.-sonrío levemente tímido, el contrario asistió.

-No hay de que, mi esposa está muy animada también, feliz por ambos, puedes venir las veces que quieras, esta es tu casa y ahora eres parte de la familia.-luego de eso se fue dejando solo al rubio.

Solo fueron unos segundos más cuando el azabache volvió y vio a su novio distraído.

-¿Naruto?.-le llamo sentando a su lado.-¿Sucedió algo?

-No, nada.-le negó con la cabeza antes de sonreírle.-¿Comenzamos?.-pregunto animado.

Luego de explicarle como eran las reglas más de una vez, jugaron a la vez que Shikamaru le explicaba a veces, disfruto viendo como Naruto se concentraba en recordar las cosas o pensar una estrategia, las primera fue un juego de práctica, estuvieron toda la mañana hasta que apareció Yoshino con una bandeja con bocadillos, les sonrío a ambos antes de irse, después de un rato Naruto hizo un puchero frustrado no podía ganarle a Shikamaru ninguna vez, el contrario al ver su expresión rio divertido.

-Con práctica y pensar un poco más quizás puedas ganarme algún día.-dijo con un tono de voz burlón disfrutando del momento.

-Eso es injusto!.-se quejó cruzándose de brazos.

Sin que lo notara el joven Nara se había levantado de su lugar para quedarse detrás del menor estatura y de forma inmediata lo abraza, sonrío notando como Naruto se acurruca en sus brazos, se quedaron así en silencio, en un silencio cómodo.

-Te amo rubio problemático.-le susurro en el oído.

-También te amo vago.-sonrío sonrojado, sintió pequeños besos en su mejilla haciendo que soltara una pequeña risita.

Pasaron todo el día juntos, aunque Shikamaru estaba acostumbrado  a tomar muchas siestas cuando tiene sus días libre, pero no quería desperdiciar este día, no cuando tenía a su novio para el mismo, cuando fue atardeciendo lo acompaño hasta su departamento junto con algunos bocadillos que le había preparado la madre de Shikamaru. Desde ese día, cuando tenían tiempo salían a citas, ya todos sus conocidos sabían de su relación, con todo el apoyo de ellos les alegraba, cuando tenían misiones, se despedían con muchos besos y algunos subidos de tono que el azabache haciendo sonrojar al rubio junto de fondo risas y burlas por parte de sus amigos por la vergüenza del kitsune. Desde entonces el azabache mostraba algunas veces lo celoso que era, dejando a un avergonzado y feliz rubio que ya acostumbrándose a las muestras de afecto lo abrazaba o besaba con cariño. Aquel día, estaban en uno de los días libres que concedían estaban en la residencia de los Nara, estaban abrazados conversando de sus misiones o pensando en que hacer en la próxima cita, Shikamaru  quería ser egoísta y tener para el mismo a Naruto, la tarde llena de risas y besos, el rubio estuvo hasta la cena cuando pensé en irse y ya era tarde, además debía irse ya que mañana tenia entrenamiento con su equipo.

Se iba a despedir de la madre de su novio cuando, lo miro preocupada, por lo tarde que ya era, en ese momento llego Shikaku los miro unos segundos.

-¿Por qué no te quedas a dormir?.-dijo mirándolo.-Eso sería más fácil, aun cuando las noches están tranquilas, es el perfecto momento de que alguien pueda dañarte.-le hizo una señal al rubio al ver que iba a replicar.-Sé que eres ninja y eres capaz de defenderte, pero aun así eres parte de la familia y estaré preocupados si te pasara algo….además creo que Shikamaru estaría muy alterado.-sonrío ante lo último haciendo sonrojar  al nombrado.

-Que problemático, pero ellos tienen razón amor.-le suplico con la mirada.

Naruto asistió al ver a los Nara tan preocupados, comió la cena, mientras ayudaba a la señora Yoshino a lavar los platos, Shikamaru buscaba un pergamino que necesita leer, ayudaría al rubio con una técnica que pensaba que le serviría.

Al encontrar lo que buscaba, se acomodó en su lugar esperando que llegara su invitado, quiso ser nuevamente egoísta y dormirían juntos, pensó en su rubio y lo felices momentos que tenían,  suspiro en el mismo momento que entraba su pareja, el Uzumaki traía una bandeja con té y pequeños bocadillos.

-¿Pasa algo Shika?.-pregunto sentándose a su lado después de dejar la bandeja en la mesa pequeña que había.

-Nada, ten rubio problemático.-le paso el pergamino.-Podríamos ver un poco la teoría y mañana le preguntas a Kakashi-sensei si te puede ayudar, es mejor hacerlo con alguien supervisándote.

-Gracias amor.-le sonrío encantado, le abrazo besándole la mejilla con cariño, leyeron y dieron sus opiniones al respecto de lo que trataría de hacer el rubio mañana, luego de un rato conversaron de cosas triviales y uno que otro beso.

Al estar unas horas conversando, prefirieron dormir, después de todo, los dos tenían cosas que hacer mañana, Naruto prefirió dormir con solo su camisa y pantalones, le avergonzaba quedarse con bóxer y lo viera su novio, después de acomodarse los dos, el joven Nara abrazaba de la cintura a su pareja y este se acurrucaba disfrutando del abrazo, los dos se dieron un pequeño beso de buenas noches antes de caer rendidos en el sueño.

Durmieron cómodos y abrazados hasta la mañana siguiente, que al escuchar el grito de advertencia de Yoshino, comenzaron a despertar, el primero en hacerlo fue Naruto al tener un sueño más ligero, bostezo no queriendo levantarse, per debía, había visto varias veces a la madre de su pareja enojarse y no quería que esa furia cayera en él. Al levantarse busco su ropa, quería cambiarse la camisa, no le gustaba usarla, ya acostumbrado en estar en el cuarto del mas inteligente y vago chico, tomo una camisa y se la puso, miro a su novio antes de moverlo.

-Oye Shika.-le llamo hasta despertarlo.

-¿Qué sucede?.-murmuro adormilado.

-¿No te importa si uso una de tus camisas? La mía no quiero usarla después que la use como pijama, me sentiré algo incómodo.

Shikamaru miro de reojo al rubio y sonrío leve antes de asistir.-No te preocupes, e queda muy bien por cierto.

-¿En serio lo crees?.-sus ojos brillaron de la emoción, beso al azabache antes de irse a la cocina.-Por cierto, levántate ¿No dijiste que hoy tienen una misión?

Bufo molesto.-Que molestia.-dijo levantándose con pereza.

El Uzumaki saludo a la señora Yoshino que al verlo sonrío encantada.

-Oh! Naru-chan te queda de maravilla.-dijo viéndolo haciendo sonrojar al nombrado.

-Gracias señora Yoshino.

-Ya te he dicho que puedes decirme suegra.-le guiño antes de seguir sirviendo el desayuno.

En ese  momento apareció Shikaku y al ver al rubio unos segundos para luego sonreír divertido.

-Vaya, es esa una camisa de Shikamaru.

Lo miro sonrojándose.-Si….se la pedí prestada, ¿No le molesta?.

-Nah, así está bien, además te queda bien.-dijo quitándole importancia.

Cuando el único hijo de la familia apareció todos comenzaron a comer el desayuno, aun siendo temprano Naruto tuvo que partir, no sin antes llevarse de forma ya acostumbrara un bento echo por la única mujer presente, aunque su chaqueta la dejara allí al estar descosía en una parte luego de una mision y su suegra le había dicho que podía venir más tarde que ella podía lavarla junto con su camisa y cocer la chaqueta, asistió encantado y agradecido, al despedirse de la familia de su novio partió hacia el campo de entrenamiento, al estar lejos de los Nara, Shikaku sonrío burlón.

-¿Marcando territorio?.-pregunto divertido, rio al ver el sonrojo de su hijo.

-Solo me aseguro.-se encogió de hombros a la vez que desviaba la mirada.

-aww mi niño es un celoso.-sonrío la mujer antes de irse por los pasillos.

Ignorando el comentario, miro por donde había ido su pareja-Aunque no importa mucho, si después de todo Naruto en un tiempo será un Nara……ya hay que mostrarle a los demás que tienen que hacerse la idea que Naruto Uzumaki es mío.

Los padres del joven se miraron y sonrieron, su hijo mostraba tanta determinación cuando se trataba del rubio, siguieron con sus cosas, Shikamaru después de un rato, se fue ha buscar a su equipo para la próxima misión, mientras tanto Naruto al llegar a su destino, había notado que en todo su camino mucha gente lo miraba bastante sintiéndose avergonzado un poco al no estar acostumbrado, la primera persona que vio fue a Sakura, que al verlo le sonrío.

-Oh nuevo look….-dijo al ver la camisa color azul marina, aunque cuando el rubio se dio vuelta al sentir la presencia de Sai la pelirosa sonrío al notar el símbolo de los Nara en la espalda del rubio que al parecer no se había dado cuenta, al llegar Kakashi como Sai se habían dado cuenta de lo que significaban “Nadie pensaría que ese vago de Shikamaru sería tan celoso y posesivo, aunque la estrategia le funciona, teniendo a Naruto como pareja” era el pensamiento grupal del equipo.

Fin

Notas finales:

espero que les haya gustado c:

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: