Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No me dejes amor

Autor: YurikoRose

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Aun recordaba aquellos brazos que le abrazaban por la espalda, las suaves caricias que recibíasobre su piel, nunca pensó que llegaría el momento en que las extrañaría, nunca pensó que todo lo bueno  que tenía podía terminar.
Ahora se encontraba recargado en el balcón, pensando en que sería de su vida, que era lo que debía hacer de ahora en adelante, ¿Debía continuar con su vida? O ¿Debía morir e ir al lado de su gran amor?
Preguntas como esas albergaban su mente, no podía pensar en otra cosa, sentía un gran dolor en el pecho.
Su delgada figura se traslucía a través de la cortina blanca, su cabello de rizos largos se movían con el viento, algunas lágrimascorrían por sus mejillas, su mirada estaba dirigida al cielo, observaba la luna y su corazón se llenaba de más nostalgia.
Por su pensamiento pasaba vagamente una canción, le veía perfecta para el momento.

                                                 Puedo oír tu voz diciendo el adiós
                                                        destruyendo toda la ilusión
                                              Ya no quiero hablar ni quiero pensar
                                                  ni siquiera puedo imaginar

Bajaba la mirada  mientras se aferraba al balcón con las manos, tenía grandes intenciones de saltar pero no tenía el valor suficiente.


Ya nada queda se fue nuestro amor
las calles desiertas sin luz sin sol
                                                se fue el calor de amarte
                                          ya nada queda de nuestro amor


Sentía un gran nudo en la garganta, tenía ganas de gritar pero ningún sonido salía de sus labios.

                                     Miro y ya no estas, nadie a quien hablar
                                          cae la lluvia y no queda más.
                                        Puedo recordar en aquel lugar,
                                       cuando nos miramos al pasar
.

Saco de su bolsillo una pequeña fotografía, la miro por unos momentos para después llevársela al pecho.

                                               Sin ti no hay más solo el final,
                                           sin ti no hay mas solo quiero llorar

                                                           Y es que...


Le dio una última mirada a la fotografía y volvió a guardarla solo que ahora en el bolsillo de su camisa, dio una última mirada hacia la luna y sonrió una vez más.

                                         Ya nada queda se fue nuestro amor
                                            las calles desiertas in luz sin sol
se fue calor de amarte 
ya nada queda de nuestro amor.

Tomo todo el valor necesario y paso del otro lado del balcón, sus manos quedaban detrás de su espalda, sus pies en el borde del balcón no le sostendrían por mucho tiempo, cerró los ojos y en ese mismo momento soltó sus manos, al sentir como empezaba a caer sonrió, ignorando los gritos de las personas que se asomaban de su balcón, en cuestión de segundos su cuerpo choco contra la acera.

-Nooo –decía entre lágrimas un joven peliplata-
-Hizaki –susurro llevándose las manos a los labios-

Se quedaron sin palabras al verledesde el balcón, aun podían ver como la sangrecubría sus rizos rubios, no necesitabanconfirmar nada, su migo había muerto, habían llegado demasiado tarde. Ahora ya se había marchado con al lado de la persona que más amaba.

Horas antes…

-Aun no creo que sea cierto lo que me están diciendo
-Lo entendemos por eso te trajimos para que lo veas tú mismo
-Estamos diciendo la verdad, Kamijo sufrió un accidente, solo debes ir a identificar su cuerpo
-Ya basta de esta absurda broma –decía al bajarse de auto-


Entraron los tres juntos al hospital, preguntaron en la recepción y les llevaron directamente a la morgue.
Al llegar solo dejaron entrar al rubio, aquellos delicados rizos desaparecieron detrás de la puerta.
Le indicaron que se acercara a la mesa y así lo hizo, la persona que le acompañaba descubrió el rostro del  fallecido. No podía creer lo que sus ojos estaban viendo, observo detenidamente aquel cabello rubio unos cuantos mechones cubriéndole la frente, aquella piel clara ahora se había vuelto máspálida, detuvo su mirada en aquellos labios que tanto había besado hora estaban pálidos sin vida.
Cuando le preguntaron si le conocía, asintió con los ojos llenos de lágrimas.

-Es mi pareja… Kamijou –se llevó una mano a os labios, ya no podía hablar más-

Le dieron unos minutos a solas, antes de que la funeraria llegara.
Volvió la mirada tímidamente hacia el rostro de su pareja, aun no podía creer lo que sus ojos estaban viendo, paso su mano por su rostro pero no pudo más, las lágrimas que tanto se forzaba en contener ahora caían por si solas, recargo la cabeza sobre su pecho, siempre había sido cálido y reconfortante ahora solo estaba frio.

-Por qué… Dijiste que estaríamos juntos… Por siempre… -sus lágrimas caían sobre su pecho- No quiero quedarme solo… No me dejes mi amor…

Escucho como alguien le toco la puerta, anunciándole que el tiempo se había terminado, trato de recuperar la compostura lo mas que pudo.

-En un momento salgo… -miro de nuevo a su pareja y le dio un suave beso en los labios- pronto estaremos de nuevo juntos… Te lo prometo amor mío…

Se marchó del hospital dejando a sus amigos para que ellos le ayudaran con lo de la funeraria, él ya había firmado los papeles necesarios, sus amigos algo preocupados no le querían dejar ir solo, pero les aseguro que estaba bien, que solo iría a cambiarse de ropa e iría de inmediato con ellos.
Sus amigos confiaron en su palabra y le dejaron marcharse, nadie sabía que sucedería después.

Minutos antes de la tragedia…

Los amigos del rubio se dirigían a su casa, ya había tardado demasiado así que iban a recogerle.
Al llegar subieron al elevador para ir al cuarto piso, pues ahí estaba el departamento del otro.
Cuando por fin llegaron, llamaron a la perta pro no recibieron respuesta alguna, se dieron cuenta de que algoestaba mal, así que uno de ellos corrió a buscar al casero para que les abriera la puerta.

El rubio podía escuchar los golpes en la puerta, pero estaba claro que no saldría en ese momento ya estaba dispuesto a ir junto a su amor.

Cuando por fin pudieron abrir la puerta corrieron a la habitación de su amigo, pero ya habían llegado demasiado tarde.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: