Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Animal Spirit

Autor: Shana A

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Esta es mi nueva historia original de chicos magicos, y no no sera una historia de temas oscuros, sera el tipo maho shojo, magical girl...boys... si magical boy(?) Espero que lo disfruten :D 

Notas del capitulo:

Aqui con otra historia original, esta se me ocurrio mientras tomaba un baño, asi es! la inspiración para escribir chicos magicos gays esta en todos lados (lol) En si aun no lo iba a subir, pero mi laptop caso muere (o.ó) y en varias oportunidades y no tenia esta historia en mi usb, asi que casi me da un paro (x¬x) asi que aquí les traigo el primer capitulo (owo/) tengo un par avanzado asi que los subire con cierta frecuencia....hasta que se me acaben los que tenga escritos (XD)

Desde hace mucho se dice que los animales poseen propiedades que los humanos no podemos comprender, es por eso que desde tiempo inmemorables en diferentes culturas han sido adorados como dioses, ya sea porque creían que tenían habilidades que les brindaban prosperidad o por temor a que si no les rendían homenaje una maldición pudiera caer sobre ellos.

Es así que en la actualidad se venden diferentes amuletos con temática animal, desde tiendas de moda hasta de recuerdos en los aeropuertos o incluso en zoológicos, muchas veces alegando a que cada uno poseía una característica para ayudar a quien lo tuviera, así fue como llego a mis manos un pequeño tótem, cuando era apenas un niño de primaria, un llavero con un búho de madera perfectamente tallado, sus ojos de un rojo brillante llamaron mi atención, convenciendo a mi madre de comprarlo cuando pasábamos el día en el zoológico, nunca espere que aquel objeto marcara algún significado en mi vida. Hasta ahora.

El cielo despejado de la mañana, el sol brillante, las hojas de los arboles meciéndose suavemente con la cálida brisa. Una calurosa mañana de primavera.

Sus pasos en la acera eran tranquilos, no tenía prisa alguna, había salido minutos antes para evitar el retraso, como era habitual en él. No le extrañaba la poca cantidad de transeúntes por la calle, al ser cercano a los condominios era inusual ver gente ajena a la que vive allí. Él era una excepción, descubrió que ese camino llevaba a su escuela, aun si los buses no pasaban por allí, prefería caminar, le gustaba la atmosfera llena de árboles que daban sombra y la tranquilidad en las mañanas.

Un extraño ruido llamo su atención, una mezcla entre risas de infantes y golpes, quizás los niños estarían jugando desde temprano, eso es lo que cualquiera pensaría pero grande fue sorpresa al darse cuenta con que jugaban.

– ¡Déjenlo en paz! – grito logrando ahuyentar a los niños pequeños, se agacho para ver al aquello que golpeaban, un búho de plumaje marrón – Pobrecito – intento revisar si seguía con vida, el animal agito sus alas al sentir el tacto humano, se agito un poco para alejarse y verlo fijamente.

– Esto está mal – se escuchó otra voz masculina – No se supone que fuera así – la voz sonaba irritada. El búho comenzó a brillar, su forma se volvió irregular hasta hacerse más grande que el otro, ante él ahora estaba otro hombre – ¡Pequeño bastardo! ¿Qué no ves anime? – le tomo del cuello con fuerza.

– ¿Qué rayos? ¿Esta es alguna clase de broma? ¿Qué paso con el búho? – se mostraba sorprendido al ver al más alto.

– ¡Lo has arruinado todo! – sus ojos rojos lo veían con molestia, lo soltó de improviso al punto de tirarlo – Aquí está, niño será mejor que te vayas – ordeno. Él otro aun no podía salir de su sorpresa, seguía sentado en el suelo, su cuerpo tembló al ver a la extrañara criatura frente a ellos. Tan grande como un árbol, su tórax largo sostenido por ocho patas peludas, sus patas delanteras con forma de cuchilla, con múltiples ojos cada uno mirando a diferentes direcciones hasta centrarse en ambos, las antenas sobre su cabeza se movieron con ligereza antes de abrir su mandíbula para mostrar sus fauces repletas de baba y centenares de colmillos.

Él que antes era un búho sabía de la fuerza de la criatura, sabía que no tenía otra opción en ese momento, corrió hacia el menor, lo tomo del cuello de la camisa nuevamente, pero no fue para reclamarle o gritarle que se fuera, unió sus labios en un beso, un beso tosco pero que desato una sensación que hizo estremecer todo el cuerpo de ambos.

Sus cuerpos brillaron, cegando brevemente a la criatura monstruosa, ahora frente a esta no había dos, si no uno. Sus ojos rojos se clavaron en el extraño ser primero, luego examinaron su alrededor, notando que estaba solo. Su cuerpo se sentía más ligero, miro sus manos ahora cubiertas por guantes blancos, al mirar hacia abajo, noto que su atuendo ya no era su uniforme escolar, si no había cambiado aun traje de tonos rojizos, el pantalón de un tono oscuro, el saco de cola larga de un tono claro, el pañuelo en el cuello y sus zapatos de un tono casi negruzco y los guantes cortos blancos.

“No te distraigas, esa cosa te atacara”



La voz resonó en su cabeza segundos antes de que sucediera, pero logro esquivarlo dando un salto hacia atrás. Él buscaba una forma de escapar no obstante en su interior sabía que no debía dejarle libre, dada la zona, podía causar un gran daño.
La criatura seguía atacando con sus cuchillas, acorralándolo cada vez más contra el final de aquella calle, comenzaban a acercarse a la zona concurrida.

“¡Acaba de una vez con esa cosa!”



Le reclamo la voz en su cabeza.

– No sé ni que está pasando aquí – se quejaba mientras esquivaba otro golpe, este impacto directo contra el concreto, atrapando a la criatura. La voz en su cabeza le ordeno atacar, pero él no sabía qué hacer.

“Usa el arco y la flecha, están en tu espalda”



Con dificultad logro tomar el arco y una de las flechas que estaba dentro de la funda que usaba cruzada. Aun si nunca había usado esas armas antes, su cuerpo se movió por sí solo, tenso la cuerda, apuntando fijamente antes de disparar. Tres flechas consecutivas se necesitaron antes de que comenzara a quebrarse, como una figurilla de cristal, las rajaduras brillaron antes de volverse polvo.

La calma volvió a la calle, los daños seguían allí, sin embargo nadie se había acercado para verificar el barullo de hace minutos.

– ¿Qué fue lo que paso? ¿Qué fue lo que me paso? – busco rápido su mochila, para su suerte aún seguía en el suelo en el lugar de antes, saco con prisa su celular, activo la cámara frontal, no reconoció su propio rostro. Se vía más maduro, su cabello aún era corto pero paso de ser azabache a ser marrón, sus orbes ahora rojizas se encontraban sorprendidos al ver su tez clara.

Su cuerpo brillo segundos antes de cambiar de forma, volvieron a ser dos seres en lugar de uno.

Se dio cuenta que su apariencia volvió a ser la de un estudiante al verificar nuevamente con la cámara del celular.

El otro farfullo quejas entre dientes mientras revolvía su cabello largo color marrón, como si se culpara a sí mismo. Su mirada rojiza se clavó en el de menor estatura, quien retrocedió hasta toparse con una pared.

– ¡Lo has arruinado todo! – le culpo – No se supone que tú me rescataras, se suponía que una chica linda y pechugona viniera en mi rescate, ahora estoy atado a ti, un chico simplón.

No pudo evitar mostrar sorpresa al oír la razón de la queja, estaba aún más confundido que antes, lo único que sabía en ese momento era que llegaría tarde a clases.

Notas finales:

Espero que les haya gustado el primer capitulo sobre los chicos magicos que si seran gays (?) (:v)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: