Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

When I saw You por Sarek-Shiroyama

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Continuacion de That Day

Notas del capitulo:

Mi corazón ha cambiado

CAPITULO 1

—Debes apagar las velas y pedir un deseo.

Fueron las palabras con las que Akira me animo a apagar las velas sobre mi pastel de cumpleaños con el numero 26 sobre él. Ambos estábamos a oscuras en su apartamento en el centro de la ciudad, luego de pensar en mi deseo el mismo encendió las luces y aplaudió fuerte por última vez, luego camino a mí y me abrazo con la fuerza de sus almohadillados y fuertes brazos y tras un suave frotar de sus manos contra mi espalda me dejo libre para que mi madre me abrazara con su calor único y especial… Ella esbozo una suave sonrisa al separarse de mí y extendiendo sus manos ofreció una cajita de color negro.

—Tu padre lamenta no estar, pero envió esto para ti —Dijo ya más animada ante el tema de mi padre que sin duda en un pasado me hubiera puesto de un terrible humor. La tome y agradecí, pero deje sobre la mesa donde estaba el pastel, Akira por su parte venía con una caja que le ocupaba los brazos y dejo en la mesa al lado de la cajita de mi madre…

—Esto es tradición así que aprovechando la llegada de la nueva temporada tengo esto para ti — Podía imaginar lo que era, tenía mi closet lleno de esto, pero jamás dejaba de agradecer y de vestir con ellas. Los regalos de Akira de cada año era una chaqueta deportiva con su nombre, aunque la de este año tenía mi apellido y eso lo hizo más especial. Finalmente había logrado su sueño de ser una estrella por sus medios y rendimiento y no había una sola persona que en el país o alrededor no supiera quien era Akira Suzuki. 

Akira sirvió vino en la copa de los tres presentes dijo una bonitas palabras, mi madre luego de beber aquella se retiró para poder viajar en el último tren a nuestra antigua ciudad, por mi parte serví un poco más a mi copa y cuando Akira se posiciono sobre el abultado sofá frente al ventanal principal que daba a las luces de todas las ciudad me fui a su lado no sin antes volver a apagar las luces y con la botella en la mano bebiendo directamente de ella… Akira suspiro sin quitar la mirada del brillo mínimo pero majestuoso de las luces de la ciudad, giro a mí y sonrió a medias, aquella sonrisa era fácil de ver.

—¿Eres feliz? — Cuestiono por millonésima vez en aquella semana en la que había aceptado por primera vez en los últimos 7 años pasar mi cumpleaños con ellos. Nuevamente como las anteriores veces afirme alzando por completo la botella para beber todo de un solo trago, finalmente no le mentía, era feliz, estaba en paz y podía sentir que, mi vida finalmente empezaba a tener buenos resultados.

Akira no pareció muy convencido, pero se conformó con ello, paso uno de sus brazos por mi cuello y acerco a mi tomando la botella con su diestra y ubicándola en el piso, con su brazo libre me acomodo entre sus piernas como un pequeño niño y abrazo apoyando su cabeza en mi pecho.

—Nunca jamás en tu maldita vida me vuelvas a dejar solo… ¡Joder! No sabes como te odie… 
pero eres tú, nadie en este mundo…—Dijo y luego guardo silencio para levantar su rostro y verme — Puede jamás odiar a Kouyou Takashima.
Dijo mi nombre suave y cariñoso, volvo a apoyar su frete en mi pecho y por aquella ternera que emanaba lo abrace por el cuello por largo rato. De todos los días que había estado con él era la primera vez que me decía eso, tal vez era el agotamiento que sufría a diario o las múltiples molestias de su vida, pero tenerlo de aquella manera abierto a mi como antes me hacía finalmente sentir en casa. 

Pasada la media noche tambaleante se levantó del sofá y fue a su habitación, vigile desde allí que llegara sin problema alguno y solo cuando escuche el sonido hueco de su musculoso cuerpo cayendo sobre la cama me gire nuevamente al ventanal, suspire suave y me levante para ir a la cocina por una segunda botella, destape y senté en el piso apoyando mi cuerpo de una de las paredes y las piernas en flor de loto, bebía de sorbos largos o cortos pero jamás sin dejar de ver las luces, algunas se encendían otras simplemente se apagaban… Pensé en las palabras de Akira y su insistente pregunta, solo en ese momento en el que mi estado de conciencia estaba por dejarme me pude preguntar si su insistencia se debía a mi ausencia, a mi presencia, a la mirada que él decía podía ver en mi o algo más, algo… Mucho mas pasado y olvidado o solo paranoia de borracho.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: