Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

AMOR ESCLAVO por Tsukimorikan

[Reviews - 34]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Holis mis amores esclavizados ¿como los trata la vida?

Este es mi segundo fic, espero que como con mis bellos reyes de Egipto ete fic los atrape desde el principio

Sin más comenzamos :) :) 

 

Agradecimientos a Rumiko Takahashi sensei por este bello manga

Notas del capitulo:

Como saben en todo fic el primer cap es necesario para enganchar a los lectores y por sobre es el que los llevará al AU que quiero crear para ustedes...

Aclaro busque hasta que me dolieron los ojos sobre algun reporte de esclavitud en Japón pero nada :) :) 

En Japón del siglo XVIII una época marcada por una gran diferenciación económica y cultural, los esclavos eran quienes al servicio de sus señores trabajaban durante largas jornadas, mal pagadas sometidos a cruentos castigos, pero ¿Qué puede suceder cuando un esclavo se enamora de su señor? Sesshomaru Taisho hijo único del hacendado Inu no Taisho, va a descubrir que romper el corazón de quien te ama de verdad va a ser algo tortuoso y muy doloroso…

En la hacienda perla de Shikón a la afueras de Kioto, un joven se encuentra enterrando a su padre Sesshomaru ha llegado de Francia al saber de la muerte de su padre y al saberse heredero de toda su fortuna, en realidad Sesshomaru no va porque este triste es más esperaba la muerte de su padre para poder heredar, este hermoso joven de largo cabello plateado, ojos dorados y rostro angelical, en realidad oculta una personalidad fría y cruel carente de sentimiento alguno, al llegar a la hacienda es recibido por el capataz Muso y por un joven esclavo de dieciocho años, de cabellera larga y plateada y ojos dorados como los suyos

Muso: Señor Sesshomaru (haciendo una reverencia) es un placer volver a tenerlo en la hacienda

Sesshomaru: (Bajando del coche) ¿en dónde está el cuerpo?

Muso: El cuerpo de su señor padre está en el comedor mi señor, está siendo velado en este momento

Sesshomaru: Bien iré a cambiarme y me reuniré con todos los demás (se queda observando al joven que mantiene la reverencia) ¿Quién eres?

Muso: Inuyasha te hablan

Inuyasha: Soy Inuyasha señor Taisho (manteniendo la reverencia) es un placer que haya regresado, pero son tristes las circunstancias

Sesshomaru: “¿Eres tú Inuyasha?” vaya me había olvidado de ti, te recuerdo de pequeño

Inuyasha: Si señor Taisho, yo también recuerdo que usted me permitía jugar con sus juguetes y también con usted

Sesshomaru: Si lo recuerdo bien (sonriendo) pero ¿Por qué no levantas la mirada?

Inuyasha: Porque usted ahora es el señor de esta hacienda, considero que verle a los ojos es una falta de respeto (temblando)

Sesshomaru: En eso tienes razón (se acerca a Inuyasha) pero tú sabes que soy diferente a mi padre, así que levanta la mirada

Inuyasha: Si…si señor (levanta la mirada y al ver a Sesshomaru a los ojos se sonroja en el acto) “es tan atractivo, pero ¿Por qué estoy pensando eso?” ¿desea algo más señor?

Sesshomaru: Si lleva mis cosas a la que era la habitación de mi padre, desde este momento yo la voy a ocupar, y Muso

Muso: Si señor

Sesshomaru: Lleva a los caballos al establo

Sesshomaru llega y se dirige a la habitación de su padre y ordena que le preparen un baño ya sus cosas están en la enorme cama, mientras Inuyasha y los otros esclavos por orden de Muso se acomodan lo mejor que puede para despedir al difunto dueño de la hacienda, al bajar Sesshomaru se encuentra con su amigo de toda la vida Naraku, y con varios conocidos…

Naraku: Vaya, Vaya ¿Qué tenemos acá? ¿te cansaste de ser un irresponsable? (sonriendo)

Sesshomaru: Esperaba que me dieras el pésame por la muerte de mi padre (arqueando una ceja)

Naraku: Sabes que lo siento, pero enserio te pregunto ¿te cansaste de las fiestas y los placeres mundanos que te dan las parisinas?

Sesshomaru: (Suspirando) no puedo contigo Nara, la verdad es que si ya me cansé de todo eso, quise regresar a Japón y tomar las riendas de mi hacienda

Naraku: Sessh sabes que soy así (sonriendo) bien ¿Qué piensas hacer?

Sesshomaru: ¿De qué hablas?

Naraku: Bien te explico, Inu no Taisho como sabes te ha dejado como su heredero, pero hay una pequeña cláusula del testamento que debes cumplir para tomar tu herencia

Sesshomaru: ¿Qué clausula?

Naraku: Tienes que casarte (Sesshomaru abre sus ojos como platos)

Sesshomaru: ¡¿Qué demonios estás diciendo?!

Naraku: Si como lo oyes, no olvides que mi padre era el abogado del tuyo, él me dejo ver el testamento antes de su lectura

Sesshomaru: ¡Maldito sea mi padre! (todos voltean a verlo y Sesshomaru sale de la sala seguido por Naraku) ¡¿Cómo es posible que me exija semejante estupidez?!

Naraku: Bueno Sessh no es mi culpa es una de la voluntades de tu padre, además bueno sabiendo como eres yo debo suponer que lo hizo para que sentaras cabeza

Sesshomaru: ¡Es un infeliz! (molesto) entonces ¿no puedo tomar mi herencia?

Naraku: Si, si puedes tomarla, pero no en su totalidad (Sesshomaru se queda mirándolo) te explico Sessh, puedes tomar la hacienda y manejarla, pero no puedes disponer del dinero en las cuentas que dejo tu padre, es decir ¿quieres tener fortuna? Debes hacerla con tus propias manos

Sesshomaru: Entonces ¿para tener el dinero de las cuentas…?

Naraku: Tienes que casarte…

Sesshomaru: Puedo vivir sin ese dinero, además no te creas pero estuve tomando clases de contaduría y administración sabré generar mi propia fortuna, para eso tengo los esclavos

Naraku: Bien en eso tienes razón (sonriendo) encuentras solución a todo

Sesshomaru: Bien volvamos al comedor tengo que velar a mi padre

Durante la noche, Sesshomaru se encuentra al lado del ataúd de su padre recibiendo muestras de respeto y recibiendo consuelo, en las barracas los esclavos han ido a descansar, pero Inuyasha no puede conciliar el sueño, hasta que decide salir y contemplar el firmamento, quiere buscar en las estrellas algo de consuelo, él es un pequeño huérfano su madre murió al año de haber nacido él y su padre murió víctima de un castigo propinado por el capataz de la hacienda quien lo azoto hasta la muerte por haberse robado una hogaza de pan para Inuyasha, Inuyasha sabe que no debe retar al capataz puesto que es un hombre cruel. Cuando llega al jardín de la hacienda no nota, pero Sesshomaru también está allá

Sesshomaru: Inuyasha (este se da la vuelta y está temblando) ¿Qué haces despierto a esta hora?

Inuyasha: Lo…lo siento señor Taisho, no quise ser inoportuno (haciendo una reverencia) con su permiso

Sesshomaru: Espera Inuyasha (Inuyasha se queda quieto) ¿Por qué no me acompañas? Como cuando éramos niños ¿recuerdas?

Inuyasha: Si…si lo recuerdo señor Taisho “tengo que irme no quiero problemas con Muso” pero ya no somos niños usted es el señor y yo…yo solamente soy su esclavo

Sesshomaru: “Creo que me va a gustar tener a este esclavo como mi entretenimiento particular” (sonriendo para sí mismo) es verdad Inuyasha me lo dijiste en el día, pero ¿Por qué me temes? ¿Por qué quieres olvidar todos los buenos momentos que pasamos de niños?

Inuyasha: Po…porque son solo eso mi señor momentos, por favor no quiero problemas con Muso (temblando)

Sesshomaru: ¿Por qué le temes a Muso?

Inuyasha: Porque él es un hombre cruel… “no puedo decir lo que le hizo a mi padre” usted debe recordar lo que me hizo cuando tenía diez años

Sesshomaru: La verdad es que no recuerdo (Inuyasha se queda pasmado) ¿Qué te hizo?

Inuyasha: ¿En verdad quiere saber mi señor? (Sesshomaru asienta con la cabeza) esta bien (le da la espalda y se quita la camisa que cubre su pecho y Sesshomaru ve una marca en su hombro derecho) me hizo esto por tirar unos sacos de té

Sesshomaru: Te marcó como si fueras ganado (mirando el símbolo de su hacienda la luna menguante) pero eras un niño, ¿mi padre no hizo nada?

Inuyasha: Mi señor debe recordar que por esa época su señora madre estaba muy enferma, así que su señor padre no pudo hacer mucho es más creo que nunca se entero de lo que ocurrió (vuelve a colocarse la camisa) por favor no le reclame nada a Muso, si se entera que yo le dije algo me puede ir mal (temblando se abraza a si mismo)

Sesshomaru: (Se acerca y toma el mentón de Inuyasha) no te preocupes no diré nada, no quiero que tan bonita cara sufra algún castigo

Inuyasha: Eh señor Taisho ¿Por qué dice eso? (sonrojado hasta las orejitas)

Sesshomaru: Porque desde niño me has parecido un esclavo muy lindo “este tonto niño tiene que caer ante mí, tiene que ser mi entretenimiento” así que no debes preocuparte, hablare con Muso y le diré que desde este momento serás mi sirviente particular (Inuyasha abre los ojos como platos) te encargaras de preparar mi caballo, acomodar mi habitación, y también me acompañaras por la hacienda ¿Qué te parece?

Inuyasha: Pe…pero señor Taisho la casa grande tiene bastante servidumbre que lo puede atender, yo solo sirvo para cargar costales de té, y para ayudar a Muso a controlar el ganado (sonrojado)

Sesshomaru: Inuyasha, puedes aprender (guiñando el ojo) además tener a mí lado a quien de niño fue mi mejor amigo ¿Qué tiene de malo? Soy el señor una palabra mía en esta hacienda y será un mandato

Inuyasha: Pe..pero…

Sesshomaru: Sin peros Inuyasha, ya te dije hablaré con Muso y después de que entierre a mi padre, serás mi sirviente particular es más si haces bien tus funciones puedo darte tu carta de libertad (los ojitos de Inuyasha brillan cual luceros) “si claro darle la libertad a un esclavo, veamos a ver si cae con este engaño” ¿Qué me dices?

Inuyasha: “Ser libre, ¿en verdad podré ser libre?” ¿está hablando enserio señor Taisho?

Sesshomaru: Muy enserio Inuyasha (sonriendo) vamos tengo que volver a la casa, necesito una respuesta

Inuyasha: Si…si señor Taisho, acepto ser su sirviente particular (baja su cabecita)

Sesshomaru: Bien Inuyasha entonces dile a Muso que necito hablar con él, si te dice que dónde me viste solo dile que estabas revisando el jardín de mi madre, no he olvidado que siempre venias a este lugar a cuidar de las flores (sonriendo) “bien una parte hecha, ahora tengo que hacer que este imbécil se enamore de mí” bien nos vemos dentro de un rato (suelta el mentón de Inuyasha y acaricia sutilmente su mejilla) cuídate Inu (se aleja caminando y entra en la casa)

Al llegar el nuevo día Sesshomaru precedía el cortejo fúnebre hasta la tumba familiar dónde descansaba sus abuelos y su madre, a lo lejos Inuyasha observaba todo él tiene buenos recuerdos de Sesshomaru y su padre puesto que el anterior señor siempre lo defendía y procuraba su bienestar. Al terminar el sepelio Inuyasha se acerca a Muso para hablar con él.

Inuyasha: Muso (el capataz al terminar de impartir órdenes se voltea y se queda mirando a Inuyasha) el señor Taisho quiere hablar con usted

Muso: ¿Y acaso dónde viste al señor? (arqueando una ceja)

Inuyasha: (Temblando) fui al jardín de la señora Irasue, usted sabe que a mi me gusta cuidar de las flores desde niño y pues me topé con el señor

Muso: Eso quiere decir que saliste de las barracas sin permiso ¿verdad?

Inuyasha: Fue poco antes de que amaneciera, por favor Muso no me castigue (temblando de miedo)

Muso: Bien estas con suerte, yo no he olvidado que eras el juguete favorito del señor Sesshomaru, si algo te pasa me puede ir mal, no le has mostrado lo que te hice en la espalda ¿verdad?

Inuyasha: La única persona que sabe de mi cicatriz aparte de usted era mi padre (bajando la cabeza)

Muso: Bien iré a ver al señor, por el momento encárgate de guiar el ganado hasta el pozo de agua (le da la espalda y se aleja)

Inuyasha: Si señor (haciendo una reverencia) “este día va a ser agotador”

Mientras Inuyasha recorre a pie los enormes campos de la hacienda en busca del ganado, Muso llega a la casa grande y entra, solicita hablar con el señor quien se encuentra en el despacho de la casa grande revisando algunos libros contables y transacciones comerciales de su padre

Muso: Señor Taisho (haciendo una reverencia)

Sesshomaru: Muso, llegas temprano pasa tengo algo importarte que decirte

Muso: ¿Qué desea señor Taisho?

Sesshomaru: ¿Dónde está Inuyasha?

Muso: Inuyasha se encuentra llevando el ganado hasta el pozo de agua mi señor, ¿para qué lo necesita?

Sesshomaru: Cuando regrese, has que se dé un buen baño, dale mejores ropas y tráelo ante mí desde este momento Inuyasha es mi sirviente particular

Muso: Si señor Taisho como ordene, señor tengo que hacerle una pregunta

Sesshomaru: Hazla rápido tengo varias cosas que hacer

Muso: Inuyasha es el único capaz de guiar a las bestias hasta el pozo de agua ¿Qué puedo hacer en ese caso?

Sesshomaru: Bien, que Inuyasha antes de venir a atenderme atienda a los animales, y como sé que el pozo queda muy lejos de la casa grande dale un caballo

Muso: Como ordene señor (hace una reverencia y sale)

Sesshomaru: Veamos si con mis atenciones logro que ese tonto de Inuyasha caiga, bueno le he prometido su estúpida libertad ¿pero quién dijo que se la voy a dar? Tarde o temprano se dará cuenta de que su libertad solo vive en sus sueños, es en verdad un tonto, pero en estos momentos volverá a ser mi tonto juguete (sonriendo con mucha malicia)

Muso se dirige en su caballo a buscar a Inuyasha al pozo, cuando llega a este encuentra a los animales bebiendo el agua, pero no ve a Inuyasha por ninguna parte

Muso: ¡Inuyasha ¿Dónde demonios estás?!

Inuyasha: (Saliendo de entre los matorrales con un ternero en sus brazos) perdón Muso, pero este ternero se alejó del grupo y se lastimo la pata

Muso: ¿Es grave la herida? Que no se te olvide que estos animales son valiosos para el señor

Inuyasha: Solo fue un rasguño ya le vende la pata con un trozo de mi camisa (sonriendo baja al ternero y acaricia la cabecita del animal) ahora ve con mamá y no vuelvas a alejarte ¿de acuerdo?

Muso: Bien Inuyasha regresa a la hacienda, date un baño, y colócate las ropas que se te van a dar, a partir de hoy eres el sirviente particular del señor (Inuyasha finge sorpresa)

Inuyasha: Pero Muso

Muso: ¿Qué quieres?

Inuyasha: ¿Quién va a traer a los animales al pozo?

Muso: El señor ha ordenado que te den un caballo (Inuyasha abre sus ojos como platos) espero que no se te haya olvidado montar

Inuyasha: No claro que no se me ha olvidado “recuerdo que el señor Inu no Taisho fue quien me enseñó a montar”

Muso: Bien entonces antes de ir a atender al señor, debes traer a los animales al pozo, ahora vete y acomódate no querrás llegar oliendo a ganado a la casa grande

Inuyasha se dirige hacia las barracas donde tienen preparado un lugar para que se de un buen baño, se esmera en dejar totalmente limpio su cuerpo y para ello usa un jabón perfumado que una de las esclavas le ha dado, luego procede a vestirse con mejores ropas, peina su largo cabello y lo ata con una cinta, cuando está listo se dirige a la casa grande donde una de las sirvientas lo anuncia a Sesshomaru

Notas finales:

Bien espero que gusten de este fic, creo que sin son sensibles como yo al menos los ojitos se cristalizarán :) :) 

Buenas noches, y ya saben cumplan sus promesas

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: