Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Enloquéceme por fliss__lete

[Reviews - 13]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

fic dedicado a dos personas

lizzetevanessa la mayor amante de esta pareja que nunca existio xD hace como 15 años que no escribo de ellos

cristalwall por que tiene a su personaje favorito de hecho me lo tuvo que prestar y me estuvo ayudando a no dejarlo a medias como es mi costumbre 

(agradescanle xD tengo un fic terminado)

 

ambas enfermedades existen no las invente y ya saben me la fumo xD

 

Notas del capitulo:

un fic bastante extraño, las enfermedades aqui descritas asi como sus tratamientos estan un poco exagerados para beneficio del fic leer con discrecion 

no consumir si se esta enbarazada o lactando

no exeda las dosis recomendadas no se automedique y ante cualquier signo de alarma acuda a su medico.

Los pasillos blancos más que tranquilizar a los pacientes solo lograban hundirlos en un ambiente depresivo y desesperante, era algo que quería cambiar pero no le escuchaban, optaban por la sensación de limpieza y orden.

-          Solo los locos querrían vivir en un lugar así- negó con lo patético de su pensamiento después de todo…era un manicomio.

-          Si te escuchan te corren Aioros- el director del hospital le miro divertido, él sabía a qué locos se refería Aioros, pero eso no hacía que el resto de la gente lo supiera.

-          Esto está bien para una cocina Donko no para aquí, al menos deberían permitir que pusiéramos algunas líneas de color en las habitaciones… es deprimente, podríamos dar un poco de personalidad, un verde para la serenidad o un amarillo para alegría, incluso nuestros muchachos deben tener un color favorito.

-          ya hablamos de esto, tenemos que seguir las normas.

-          Esas normas están bien para lugares donde están una semana un mes… estos chicos no saldrán nunca de aquí ¿no crees que deberíamos hacer su estancia más agradable?, ni en una cárcel estarían así.

-          ¿Y qué harás? ¿Le dejaras poner fotos a Seiya? ¿Un espejo a Shyriu? Le preguntaras a Shun ¿cuál es su color favorito?

-          Sabes que no me refiero a eso… ellos.

-          Ellos tienen una prisión propia y está en su mente, te aseguro que en lo último que piensan es que todas sus paredes son blancas.

-          Son tan jóvenes… a su edad mi hermano tenía su pared llena de afiches de alguna banda que nunca escuche.

-          Si  es tu referencia de por qué debemos pintar menos te van a permitir cambiar algo- se rio sonoramente los hermanos locos como podía decirse trabajaban en saint Joseph un centro de rehabilitación mental, manicomio para el resto del mundo, el purgatorio para los que trabajaban ahí casos sin remedio imposibles de lograr una funcionalidad social peligrosos para ellos mismos casos de uno en un millón cuna de estudiantes buscando temas para sus tesis

-          Oye no me salió tan mal para haberlo criado sin padres- se rio y negó- solo me salió un poco mujeriego pero… eso no es del todo su culpa

-          Lo sé, pero al menos no deja que le afecte todo esto escuche que pedirá su transferencia ¿es verdad?

-          Si lo hará, está muy ilusionado con su novia y creo que estar aquí le está afectando para dar el siguiente paso, ve a esos muchachos y teme que su hijo este así o que le pase algo así

-          No es fácil Aioros pero el estará bien, ya ha pasado por mucho y lo ha superado

-          Si… no se lo digas pero estoy orgulloso de el

-          Será mejor que vaya a revisar las rondas casi es la hora de cenar y sabes que los chicos se alteran con los cambios en sus rutinas- el pasillo largo tenía 10 celdas-cuartos cinco en cada lado todas marcadas por un numero tomo la carpeta en la puerta con el 001 Seiya hyuga… 15 años tenía ya un año con ellos toco el botón del interfon y la voz mecánica se escuchó dentro- Seiya la cena esta lista, sé que te gustara hicieron pudin en la cocina

-          Yai pudin!- una voz aun infantil le respondió desde dentro- doc. le hice un dibujo a Seika puede dárselo por mí?- Aioros sonrió

-          Sabes que si Seiya, déjalo en la bandeja cuando te traiga la cena me lo llevare seguro ella llamara mañana y le diré que esté atenta a su correo

-          Si gracias- la ventanita de esa puerta estaba esmerilada no permitía ver hacia afuera pero el si veía hacia dentro el muchacho sentado en el piso terminaba su trabajo en esa hoja de papel por donde lo vieran parecía un chico normal, mientras estuviera solo… y encerrado era triste que un chico tan alegre estuviera confinado a no poder vivir en el mundo normal, su hermano era quien había recibido a ese chico cuando llego y quien llevaba su caso se forzaba a recordarse que dentro de ese chico normal había una falla, un problema en su mente que no sabían si podía arreglar

 -------------------------------

001- Seiya…. El día que alguien robo mi vida

La ambulancia llego a la entrada del edificio y Aiora se apresuró a acercarse, apenas había tenido el tiempo de leer la ficha de internamiento del muchacho, que seguramente venia sedado como todos, preferían dormirlos que lidiar con ellos, abrió la carpeta en sus manos encontrándose con la foto de un chico castaño que miraba a la nada, con una gota de miedo en sus ojos que se podía sentir hasta ahí

Síndrome de Frégoli.

¿Alguna vez has sentido esa sensación incomoda de que alguien te está observando a lo lejos? ¡Imagina sentirlo todo el tiempo! Denominado así por el actor italiano Leopoldo Frégoli quien podía interpretar simultáneamente varios papeles en el teatro. Los que padecen esta enfermedad están convencidos que hay una persona en específico que se disfraza o cambia de apariencia y que los persigue todo el tiempo porque la ven en todas partes. Este trastorno puede transformarse en una paranoia en la que la persona cree que alguien intenta causarle daño y aunque se le asegure que no es así, el paciente seguirá percibiendo lo mismo.

 

-          Seiya kido 13 años, síndrome de frégoli

Seiya era un muchacho bastante normal dentro de lo que cabe, un chico que iba a la escuela tenía una casa, una familia con que la peleaba de lunes a jueves y se querían de viernes a domingo, lo típico tenía una hermana que era su adoración y él era su adoración solo que nunca se lo decía pero tenían su forma de demostrarlo

Él siempre la apoyaba y pobre del que la hiciera llorar aunque él era menor y ella era la única que lo entendía y que sabía que su locura no era por llamar atención era un chico especial que solo ella entendía

Pero entonces paso, no fue la única que lo noto un profesor de su escuela le vio, sobresalir sobre sus compañeros quedarse junto a su sonrisa obsesionarse poco a poco hasta que verlo solo en la escuela no fue suficiente lo intento de verdad que lo intento pero no lo logro y fue entonces que paso le pidió que se quedara luego de clases para hablar sobre su desempeño y esa fue la última vez que lo vieron en un año ya estaban por rendirse en su búsqueda dar las cosas por vencidas cuando el profesor confiado por su primer ataque empezó a dirigir su atención a otro de sus alumnos y cometió el error pero el daño estaba hecho

-          Seiya hyuga? – el chico escucho la voz bastante lejana estaba anémico muy delgado herido y con cortes casi sin curar la colchoneta en el suelo estaba sucia el chico estaba sucio al parecer cuando el profesor dirigió su obsesión al nuevo chico  le dejo a la deriva

-          Quien…- se trató de hacer ovillo pero no lo logro sus piernas no respondían tenía mucho tiempo sin ejercitarlas el espacio era muy pequeño

-          Tranquilo pequeño, somos policías te llevaremos a casa- le acaricio el cabello el chico era demasiado joven- ya viene la ayuda

Después de eso todo en su cabeza era caos, sus recuerdos se armaban de pedazos oscuros y luminosos solo imágenes cortadas el siendo llevado fuera de ese sótano, luego en una ambulancia donde le hacían preguntas tontas pero que igual no podía contestar, después ese cuarto donde abrió y cerró los ojos bastantes veces y el recuerdo más nítido era su hermana, abrió los ojos y ella estaba ahí llorando sujetando su mano fue entonces que de verdad entendió que estaba en casa que estaba bien o que lo estaría

Pero no contaron con una cosa, en la redada el profesor saco una pistola empezando a disparar ocasionando un enfrentamiento que le hizo recibir un balazo y perder la vida en quirófano más tarde, por su estado Seiya no se enteró de nada de esto sino hasta meses después cuando salió del hospital pero cuando lo hizo nunca pudo dar un cierre no importo que le dijeran que estaría bien, que él no lo volvería a ver que no existía más…

Incluso lo llevaron a ver esa lapida fría y le abrazaron en señal de apoyo, y trato de creerlo de verdad trato de creerlo pero fue solo cuestión de tiempo para darse cuenta que algo se había roto dentro del algo que nunca podría repararse

Volvió a la escuela, tenía que recuperar su vida volver a salir entro a su salón, era una escuela diferente alumnos diferentes y eso le daba cierta calma porque no quería lidiar con los cambios como que sus compañeros estuvieran en otro curso superior, que le preguntaran como estaba y que había pasado, de verdad le haría caso al psicólogo era una nueva vida un nuevo inicio, era un nuevo Seiya más centrado no tan confiado pero aún bastante honesto y divertido o al menos parecía serlo hasta ese momento, llego a la escuela como cualquier día normal se sentó en su escritorio y saco su cuaderno donde estaba dibujando lo que había empezado como una terapia se había convertido en un hobbies  pero cuando la puerta se abrió y en lugar del maestro de química de siempre el profesor bien… entro ese hombre alto se paró de un salto llegando hasta la pared opuesta

-          No… no estás muerto! Dijeron que estabas muerto!- todos giraron a verlo por ese arranque incluso el profesor no supo cómo actuar fue cuando intento saltar por la ventana que tuvo que flaquearlo- no me toques!! No me llevaras de nuevo! Suéltame!!

Histérico era poco, tuvieron que llamar a su familia fue su hermana Seika quien llego primero pero no logro entender nada de lo que había pasado hasta que miro al profesor sustituto, tenía mucho parecido con quien había secuestrado a su hermanito y así lo hizo saber para explicar su conducta sin embargo aquel encuentro acciono algo dentro de la mente de Seiya, algo muy tétrico y oculto y fue empeorando

-          Esta ahí Sei… me está vigilando ¿lo ves?- Seiya observaba por un resquicio de la cortina mientras su hermana le miraba tristemente había empezado con su profesor, luego cualquier chico alto o castaño o con traje oscuro… después de eso cualquier hombre sin embargo en menos de un momento cualquier persona que se acercara a Seiya, que caminara junto a él , que le hablara, que tocara la puerta… el pobre vivía en un estado de agitación y sobresalto constante, pronto ni siquiera sus padres podían entrar a la habitación de Seiya solo ella.

-          No esta Seiya… está muerto mi niño, él no está ahí- no sabía cómo convencerlo, no sabía cómo ayudarlo, ya no sabía que más hacer, tomo las manos de Seiya que le miro como buscando algo en su rostro y hasta que lo encontró se permitió relajarse.

-          No lo está, me está siguiendo…. Nunca me dejara escapar – sollozo aterrado, era el mismo niño que había salido de aquel sótano.

-          No Seiya, él no te tocara, ¿porque no me crees?- pero el psicólogo había sido claro Seiya nunca lo vio, en su cabeza solo lo habían salvado, lo engañaron para que estuviera tranquilo, en su mente el tipo estaba vivo, el nunca vio el cuerpo el estar hospitalizado durante todo el proceso impidió que cerrara el ciclo, su mente se quedó atrapada en aquel sótano donde en cualquier momento ese tipo volvería y estaba tan seguro de eso que cualquier persona podría ser el.

-          Me está diciendo ¿que el de verdad cree que todos somos ese?

-          El los ve así, su mente no le muestra sus rostros si no el del… Seiya hyuga tiene algo que se denomina síndrome de frégoli su mente es incapaz de diferenciar rostros cada persona que ve tiene el rostro de su violador ya no es capaz de reconocer a nadie más, es cuestión de tiempo para que tampoco te pueda reconocer a ti… sé que quieres ayudarlo pero, yo nunca he escuchado de algún caso que se cure… por él y su tranquilidad recomiendo que lo internen en un centro o terminara haciéndose daño.

-          Lo se…-

lo sabía, el tratar de saltar de la ventana de la escuela había sido solo el inicio, un par de días después había salido corriendo de la tienda donde estaban comprando ropa y había sido golpeado por un auto que entraba al estacionamiento, por suerte solo fue el susto, pero el pánico de Seiya le impedía razón a sus acciones y tenía que tomar la decisión antes que no la reconociera, ahora que aun podía decirle que estaría bien y así lo hizo, y solo dos semanas después en su tercer visita ya no pudo quedarse, apenas la vio entrar empezó a gritar a tratar de quitar las protecciones de la ventana de la sala de reunión a tirar de sus cabellos y llorar contra la esquina, ahí supo que había dejado de ser su hermana, el solo veía a ese hombre que le había hecho daño, Seiya ya no tenía ningún contacto con la realidad y si bien no fue la última vez que lo visito si fue la última vez que lo vio, Seiya se alteraba con su presencia pero al menos su voz aun la recordaba, hablaban a través de una ventanita y aprendió por las malas las consecuencias de tratar de verlo directamente, una vez no lo soporto Seiya hablaba con ella como si estuviera como antes, pensó que estaba mejor pero apenas se asomó a donde estaba el menor dibujando se le fue encima con los lápices, le había quedado una línea en el hombro donde trato de encajarle el lapicero, su hermano nunca podría volver a verla como antes, sus visitas terminaron en llamadas por teléfono era la única manera en que Seiya estaba tranquilo.

 

002 Shun… el día que morí.

El Síndrome de Cotard

Es un padecimiento clínicamente raro, pero que recientemente se le ha puesto atención debido a que los pacientes presentan la creencia de estar muertos, al mismo tiempo que se creen inmortales. Y estas manifestaciones patológicas constituyen las ideas centrales en diversas expresiones socioculturales actuales y muy populares como las películas acerca de “zombis” y las series de televisión sobre “muertos vivientes”.

-          No aceleres tanto Shun- el pelinegro miraba al chico de piel muy blanca dar una vuelta bastante cerrada, sabía que era bastante riesgoso pero de verdad que no podía evitarlo, no había sabido que el chico existía hasta hace unos años cuando su madre murió y lo que quería era compensarlo, no sabía cómo hubiera reaccionado en aquel entonces pero ahora tenía un hijo, uno que pensó que lo había abandonado, entendía el motivo de su madre, segura que él no le creería que solo buscaba su dinero y tal vez lo hubiera pensado.

Pero las cosas cambian y cuando esmeralda murió todo salió a la luz, el chico necesitaba un hogar y pandora era la única que sabía, esmeralda era la mejor amiga de su hermana y siempre lo sospecho, ahora habían hecho de todo, saltar en Bunge,  irse de crucero, navegar, el dinero no compra la felicidad pero paga muchas entradas.

Y ahora estaban ahí en un circuito de velocidad, donde Ikki y Shun corrían en autos modificados, y es que no podía olvidar a Ikki hermano o medio hermano de Shun, no se llevaba muy bien con el  que dijeran, pero ambos tenían la misma debilidad, no podían decirle que no a Shun y aun que odiara admitirlo si había alguien capaz de cuidar a Shun cuando él no estaba era Ikki, quien le había dejado en claro que él no era su padre y que si estaba ahí era por Shun, claro una moto y un par de cosas irresponsablemente peligrosas había aligerado el ambiente con el chico moreno, habían llegado a un acuerdo, ellos no se llevaban precisamente bien pero lo harían por Shun quien estaba encantado con el hecho de tener un papa y es que Ikki debía entender que él no lo había abandonado, porque nunca supo de su existencia…

-          Shun!!!!- el grito de Ikki le hizo regresar a la realidad, justo para ver el auto perder el control y empezar a moverse de forma errática antes de voltearse y precipitarse contra el muro de contención, se apresuró a ir corriendo a donde el equipo de rescate ya estaba apagando las pocas llamas y sacando al joven pidiendo por radio una ambulancia.

-          Fibrilación!! Dame 5 de api el chico está en paro!- Ikki salto del coche arrojando el casco mientras el instructor que viajaba con Shun salía apoyado en otro de los chicos del estaf

-          No sé qué paso iba manejando y se desmayó de la nada.

Pero no fue de la nada, hades no sabía lo que ese aparente accidente iba a cambiar en su vida, el chico estuvo dos semanas hospitalizado por una falla causada por una trombosis, sin embargo fue el menor de sus problemas, un chico clínicamente saludable y sin secuelas salió del hospital en un mes un chico que pesaba la mitad y con un intento de suicidio volvía, pero en sus palabras el no intento suicidarse no podía porque él… ya estaba muerto.

-          Shun mi niño escúchame- el peli azul que era su hermano sujetaba las manitas de Shun entre las suyas- tu estas vivo estas aquí con migo.

-          No Ikki… mira- llevo la mano de Ikki a su pecho apretando- ¿vez?  Nada late ahí dentro, no tengo corazón….- el moreno suspiro el sí sentía ese latido, sentía ese calor, no entendía por qué su hermanito se empeñaba en decir que no, ni siquiera se hubieran dado cuenta de no ser por que dejo de comer porque “no tenía hambre” no podía tenerla porque no tenía estómago.

-          Shun eso no es verdad.

-          Si estuviera vivo… sangraría y no lo hago, sentiría dolor… hambre o frio Ikki estoy muerto y pronto empezare a descomponerme.

-          No es verdad!!- le grito pero el menor ni siquiera se inmuto, sabía lo que los doctores le habían dicho pero no podía creerlo, era demasiado increíble para ser verdad, como su hermano, un chico normal y feliz despertaba un día convencido que había muerto, pero que por algina razón su cuerpo seguía moviéndose.

Habían tratado de controlarlo en casa, de darle todo el apoyo que merecía, pero cuando su nivel de abandono llego a tal nivel que tenían que obligarlo a comer, que olvido el sentido de auto conservación tuvieron que internarlo, Shun no temía lastimarse incluso parecía buscarlo había adquirido un sentido de inmortalidad ya que él no podía morir por que no estaba vivo, que necesitaba vigilancia las 24 horas.

 

Aioros llego a esa puerta con el 002 y tomo la ficha con un suspiro de tristeza, era un muchacho bastante lindo, seguro hubiera sido actor o modelo si quisiera, la foto mostraba un chico de 15 años sonriente con ojos vivases y alegres con ese brillo que te hace creer que tienen una vida perfecta, pero la realidad era tan abismalmente diferente,  se asomó por la ventana de la puerta mirando al chico sentado en la cama mirando el techo como siempre, saco su llave y entro si algo había aprendido era que tanta quietud en ese muchacho era síntoma de peligro.

-          Shun buenas noches- el muchacho le miro y Aioros negó al ver las manos del chico envueltas en vendas  que formaban una bola- ¿te estuviste lastimando Shun?.

-          No me puedo lastimar… solo quería sacarlos, puedo sentirlos dentro de mi piel… tengo gusanos quiero sacarlos .

-          Veo que no comiste.

-          No tengo hambre Aioros y no tiene caso no tengo estómago.

El psiquiatra asintió levemente esa era una discusión que nunca iba a ganar, no era culpa del chico estaba enfermo y su enfermedad le hacía percibirse así.

-          Te gustaría mucho Shun de verdad nuestro cocinero se esfuerza.

-          Pero no tengo hambre.

-          No me obligues a usar la sonda, prueba un bocado por mi sí.

-          Pero…- negó- está bien lo hare con una condición…. Escuche que hoy harán pudin, a mí no me gusta nunca me ha gustado… me comeré lo demás si le das mi pudin al chico de enfrente, escuche que le gusta.

-          Eso es muy bueno de tu parte, ves como si sientes dentro de ti.

-          Es para que me dejes en paz prefiero regalarlo a que me lo des con jeringa es asqueroso.

-          Si como digas, pero no me engañas.

Salió de la habitación y negó con la cabeza, dos vidas que estaban comenzando, deformadas de esa manera, él quería encontrar la cura para todo… pero había cosas que salían de su poder aun recordaba cuando ese chico llego, nadie lo sabía su nombre estaba cambiado… su padre había donado una gran cantidad de dinero que le permitía ayudar a todos los demás pero eso no le hacía sentir mejor, simplemente sentía que fallaba, temía que un día Shun lograra su cometido y aun con toda su vigilancia se terminara matando y no se hacía ilusiones, sabía que pese a la promesa terminaría usando la sonda.

El psiquiatra de Shun era Shaka un chico hindú, eminencia en el síndrome de cotard ya había visto el caso un par de veces pero no tan agresivo, la primera vez una chica que sentía que la parte inferior de su cuerpo había muerto y un chico que incluso podía oler como su brazo su empezaba a podrir y había terminado por intentar cortarlo, lo que todos los casos tenían en común era que dejaban de comer de sentir necesidades básicas pero Shun sentía que todo él estaba muerto, que había muerto de un infarto hace seis meses.

-          ¿Qué haces aquí Aioros?- el rubio se acercaba por el pasillo – no es tu horario de ronda y aun que lo fuera yo soy el encargado del chico Andrómeda- hizo una mueca- entiendo lo del anonimato pero ¿no se te ocurrió mejor idea que ponerles nombres de constelaciones? Shun Andrómeda…- claro que él sabía que era Shun heissen su padre lo había contratado particularmente.

-          Fue lo primero que se me ocurrió…

-          Como sea no te metas con mi paciente- Aioros gruño molesto podría ser su paciente pero era su hospital.

-          Lo ataste, sabes que no es buena idea, si se las quita…

-          Intentará ahorcarse lo sé pero se estaba arrancando la piel a girones y era lo que tenía cerca no quiero encadenarlo a la cama lo pone violento, la última vez casi se disloca el hombro al tratar de soltarse arrancándose el brazo, estoy pensando en darle sedantes leves, lo suficiente para que no pueda coordinar su intento de suicidio o para que ignore sus delirios- Shaka miro la bandeja que llevaba con el donde dos frascos y una jeringa estaban.

-          Shaka prometió que comería por su voluntad espera hasta después de la cena por favor ¿no es mejor evitar usar la sonda?.

-          Sabes que mintió no va a hacerlo.

-          Dale una oportunidad.

-          No somos familiares acomplejados Aioros, estamos aquí para hacer lo que necesitan no lo que quieren y el muchacho esta anémico no podemos jugar a hoy si como mañana no, si no lo consigues esta noche mañana le pondrán una sonda nasogástrica permanente.

-          Si como si no fuera a intentar arrancársela – Aioros se giró para salir entendía la postura de Shaka no eran chicos con los que siquiera se debería tratar de razonar pero él estaba peleando justo con volver más humano el trato en los nosocomios.

Dentro de la habitación Shun daba ligeros golpecitos en la cama con sus guantes de venda provisionales tratando de recordar algún momento de su vida, pero estos recuerdos también empezaban a volverse extraños empezaba a perder la noción del tiempo y la realidad por eso el rubio estaba tan molesto, si no lograba detener el avance Shun entraría a tal nivel de nihilismo que no podría hablar con él ni siquiera, llegado ese punto lo perdería. Pero la alternativa no era muy alentadora tampoco “Terapia de electro-convulsiones”  pero necesitaba agotar todas sus opciones primero no se iba a arriesgar a freírle el cerebro al chico si bien era una terapia que podía detener el síndrome, también tenía demasiados efectos secundarios y riesgos.

-          Shun buenas noches- se acercó para sujetar esas bolitas que eran las manos del menor empezando a retirar las cintas que aseguraban sus vendajes, los cuales estaban casi destruidos- estuviste raspándolos contra la orilla de la cama… si eres así de listo por que no te enfocas en algo más productivo como darte cuenta que aun respiras.

-          ¿Respiro?- Shun le miraba hacer y apenas las vendas dejaron sus manos las retrajo como para ocultarlas en su cuerpo- yo no respiro estoy…

-          Si lo sé, estas muerto Shun, y yo estoy aquí para convencerte que no es verdad- tomo la aguja de la bandeja y se la mostro en un gesto casi desafiante pero no encontró respuesta.

-          Lo estoy, morí, yo sentí como mi alma se desprendió de mi cuerpo, como mi corazón se detuvo y he sentido como mis órganos se han ido destruyendo desapareciendo…

-          Shun ya te mostré tus estudios, tus radiografías ecografías todo está ahí y funciona, tal vez no al ritmo que debería, pero funcionan- esa era la parte que odiaba de esa enfermedad lo que hacía que no entendieran razones.

-          No son míos estas tratando de engañarme- miro fijamente como esa aguja se iba abriendo paso en piel pinchando su dedo pulgar pero ni un gesto se instaló en su rostro, para Shun el momento paso en cámara lenta pero no lo sintió, sus ojos no registraron el rojo que goteo hacia el suelo de lozas blancas.

-          Insensibilidad nerviosa…- pocas enfermedades mentales tenían tantas afecciones físicas pero se le terminaba el tiempo.

-          Ya te dije estoy muerto, es obvio que no siento dolor y tampoco sangro.

Se levantó negando pero antes que Shun volviera a su incesante rasque le coloco unos guantes gruesos que no marcaban ni los dedos, eran más bien parecidos a unos guantes de box era imposible hacerle tomar pastillas la misma razón por la que no comía aparte de no sentir hambre era que pensaba que el ya no podía deglutir, todos sus medicamentos eran vía intravenosa esta vez trataría con un antipsicótico.

Notas finales:

espero que esta lecture les guste yo disfrute mucho escribiendolo n.n 

y no no e olvidado maldiciones con ese fic nos vemos el lunes chaitoooo 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: