Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Contando a mis ex por Aranel Poli

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Tenemos nueva historia con mi caballero favorito como protagonista y algo de multishipper...

Notas del capitulo:

Nueva historia mis amores también publicada en Wattpad pero con los personajes de YOI.

Denle una oportunidad, habrá romance y mucho humor.

Si algo odiaba Mu Krýstallo, era ver su rostro por la mañana, sobre todo si un hombre apuesto dormía a su lado. En cuanto abrió los ojos se levantó lentamente de la cama para ir hasta el baño.

No era que luciera mal, pero su largo cabello lila estaba desordenado, sus ojos verdes entrecerrados por el sueño y ese sabor a bilis por la mañana. Lavó sus dientes en silencio mientras peinaba su cabello.

Regresó sigilosamente a la cama tratando de no despertar al hombre con el que llevaba saliendo un par de semanas. Tenía que verse impecable por las mañanas, sabía que este era el indicado, no podía fallar en nada.

Unos segundos después, el pelinegro a su lado abría los ojos desperezándose mientras Mu lo miraba con un ojo entreabierto comenzando a hacer lo mismo, fingiendo que también acababa de despertar.

-¿Cómo es que siempre luces tan bien en la mañana?- le preguntó el pelinegro haciéndolo sonrojar, había logrado su cometido, le sonrió tímidamente.

-¿En serio?- dijo Mu fingiendo no saber a lo que el otro se refería, el pelinegro plantó un beso en su mejilla indicando que era hora de irse.

Preparó el desayuno con una enorme sonrisa, había tenido que cambiar un par de cosas de su alacena y cocina por ese hombre, pero lo valía, era lindo, atento y bueno en la cama. Aunque su sonrisa no duró demasiado en cuanto lo vio salir de la habitación completamente vestido y colocándose su casco para salir en su bicicleta.

-Tengo que irme.

-Pero, Shura, te hice salchichas de soya- sonrió Mu a su apuesto novio español quien le sonrió quitándose el casco y yendo hasta la mesa donde el pelilila servía la comida vegetariana, mientras él se servía un par de panqueques.

-Oye, estaba pensando que quizá podrías ser mi acompañante para la boda de mi hermano, y hay una alternativa vegetariana en el menú, ya lo revisé.

-¿Estarán tus padres?- preguntaba Shura con un bocado en la boca, Mu lo miró frunciendo el ceño.

-¿En la boda de mi hermano? Sí, eso creo- respondió con obviedad y algo de sarcasmo.

-No lo sé, se escucha a que es algo serio.

-Oh, claro, lo siento, es que pensé que íbamos en serio anoche cuando dejé que te corrieras adentro, así que…

Y ese era el fin, el idiota de Shura no quería nada serio a pesar de todo lo que había hecho por él en esas semanas, se había equivocado…de nuevo. El pelinegro terminó de desayunar, sonrió y regresó por su bicicleta cerca de la puerta.

-Si tienes ganas de sexo casual, sólo llámame- se despidió Shura saliendo del departamento de Mu siendo acompañado por él quien lo miró con fingida tristeza.

-Muchas gracias, Shura, es muy generoso de tu parte.

-Lo sé, salva el planeta, Mu- finalizó el español bajando las escaleras dejando a Mu con el rostro descompuesto, casi como si le hubiesen dado una patada en los testículos.

Estaba por cerrar la puerta para ir a tirar toda la comida vegetariana de su refrigerador, cuando vio salir a su vecino.

Desnudo.

Saga Diástasi estaba desnudo sin pudor alguno…de nuevo.

Con sólo una almohada cubriendo su intimidad para recoger el periódico de esa mañana. Pudo escuchar como en el interior del departamento de Saga una voz masculina decirle “Apresúrate, Saga”, este sólo levanto el periódico y le sonrió, Mu sólo le dedicó una mirada despectiva y cerró la puerta.

-----------------------

-Mu, yo te pude haber dicho hace dos meses que lo de Shura no iba a funcionar- decía Kiki al teléfono, el hermano menor de Mu.

-¿Por qué?- preguntaba el pelilila con el teléfono en la mano y comiendo una hamburguesa mientras corría hacía su trabajo.

-Amas la carne y odias a los ambientalistas.

-Adoro la carne.

-Para ser honestos, siempre me preocupó que todo el tiempo quisiera hacértelo estilo perrito- la voz de su hermano se escuchaba casi con repudio y burla.

-A algunas personas les agrada eso.

-No, a nadie le gusta, hasta los perros ruegan porque se acabe.

-¿Cuántas relaciones debo tener hasta conocer al indicado?- preguntaba el pelilila con un bocado en la boca de esa enorme masa con carne.

-Es obvio que muchas, debo irme, Genbu llegó. Te amo- se despidió Kiki colgando la llamada mientras Mu subía al subterráneo para llegar a su trabajo a tiempo.

-------------------------

Trabajaba para una agencia de modelos, su carrera en comunicaciones fue lo mejor que le ofreció, aunque eso era mejor que vivir con su padre.

Pero al parecer los astros se habían alineado para hacer que ese día se convirtiera en una verdadera y tremenda mierda.

-Mu, a mi oficina- dijo el jefe en cuanto lo vio llegar. Donato Marchetti no era una persona de la que pudieses hablar bien, era simplemente malvado, por eso el apodo que llevaba, DeathMask.  

-Mu, tenemos que dejarte ir, lo siento pero tuvimos que hacer un recorte de personal- decía DeathMask, cuyos ojos azules evaluaban al pelilila casi con tristeza, o eso hubiese pensando Mu si no lo conociese.

-¿A quién más van a despedir?

-Por ahora, sólo a ti- fue lo único que dijo DeathMask antes de darse la vuelta en su silla para darle a entender a Mu que la conversación se había terminado. Maldito infeliz.

Después de recoger todas sus cosas en una caja de cartón, se encontraba en el subterráneo de vuelta a casa. No eran muchas las pertenencias que llevaba en esa caja, sólo un par de plantas, revistas, montones de papeleo y accesorios de papelería, y claro, años de experiencia.

Tomó una de las revistas para hojearla en lo que llegaba a su casa, resopló torciendo los ojos pensando en lo miserable que era ahora su vida, conseguir un trabajo no era sencillo, no quería acudir con familia y su lista se amigos se reducía a los amigos de Kiki.

Estaba hojeando la revista cuando vio un título bastante llamativo, ya había pasado por “Atuendos para una cita” y “¿La báscula es tu amiga?” respondiendo a ambos que no, pero este, era algo…especial

“¿Con cuántos te has acostado? ¿Cuál es tu número?” se leía en la hoja, lo cierto es que nunca había pensado en ello, claro que la revista estaba dirigida al público femenino pero era lo mismo, era sexo.

“En promedio las mujeres tienen de 10.5 parejas en su vida”

-¡Maldita sea!- gritó en cuanto vio aquello asustando a la anciana que estaba a su lado, quien le dedicó una mirada de preocupación.

-Lo lamento, es que aquí dice que las mujeres tienen 10 parejas sexuales en su vida.

-Lo sé, es demasiado- decía la mujer negando.

-¡¿Qué?! ¿Mucho? No, es muy poco.

-Como digas cariño, a los hombres siempre se les dan números más alto, eso es injusto- dijo la mujer girándose indignada mientras Mu torcía el gesto, rodó los ojos para de pronto sentir como una idea se alojaba en su mente.

Sacó su celular para poder hacer una lista de todos los hombres con los que había estado, porque en verdad, 10 parejas era muy poco.

Notas finales:

Espero le den una oportunidad.

Besos inmensos!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: