Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Siempre fue él por Just_a_strange_shipper

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Buenos días, queridos lectores.

Tras acabar el capítulo diez de la temporada tres de Bnha, mi amor por Best Jeanist no ha hecho más que aumentar, y, bueno, de la nada ha surgido este diminuto drabble que espero que os guste. No contiene ningún contenido explícito u ofensivo.

 

Disclaimer: nada de lo aquí narrado es de mi propiedad, es decir, los personajes son de su magnífico creador.

Advertencias: grandes spoilers del anime, si no has visto éste último capítulo, ¿a qué esperas? ¡Corre, insensato!

Lo supo la primera vez que lo vio, ese hombre no era de aquel planeta. Declinaba todo tipo de relaciones personales en sus años jóvenes y odiaba a All Might con todo su corazón, tenía ojeras día sí y día también, pero sin embargo, se sentía de esa forma por él, y de antemano reconoció que no serían sentimientos fáciles con los que lidiar, esencialmente porque Aizawa Shouta ignoraba su existencia más allá del ámbito profesional -o eso creía- y de ese modo continuó año tras año hasta que se convirtió en profesor.


Aizawa se hallaba fuera de su alcance; y no era por rebajarlo al estátus de objeto, pues bien sabía Jeanist que el ser humano no es algo que poseer. Se refería más bien a que ellos dos estaban a años luz de coincidir, besarse o incluso compartir una vida juntos. Eraserhead se catalogaba de inclemente a menudo, pero Tsunagu conocía la agonía de su crueldad de cerca, mucho más de lo que desconocidos para éste se atrevieron a murmurar a sus espaldas. Sabía lo que era sentirse ignorado o no recibir tan siquiera un mero vistazo. Por sobre todas las cosas, Best Jeanist admitía que su amor no correspondido fue y sería la cosa más dolorosa que jamás le sucedió.

 

Amar es complejo, en ocasiones hace que respirar duela y en otras es una epifanía indescriptible. Para él, amar a Aizawa era la cosa más natural del mundo, dicho cariño iba y venía, fluía en su ser y se enredaba alrededor de su corazón para hacer que latiera raudo. De algún modo, ese hombre le reconfortaba, lo admiraba como Leonardo a Vitruvio, si bien, esa siempre fue una relación platónica.

 

¿Que cómo notó Hakamata que no era correspondido? Lo intuyó. Nunca llegó a oírlo de los labios de Shouta, pero descartaba ser lúcido para saber que sus aspiraciones gay fracasarían, además, también estaba seguro de que no sería su tipo. Ergo se convirtió en algo así como: el primer pro-héroe homosexual de clóset. Y ciertamente, no le iba mal, algún amante pasaba por su lecho, pero todo bajo rigurosas privacidades, acostumbraba a preferir los morenos de hebras largas, carecía de la necesidad de pareja y era feliz entrenando a jóvenes aprendices para convertirse en lo que él tanto ansió de pequeño.

 

¿Y que por qué no lo admitía públicamente? Sencillo: Japón es un país cerrado de mente, sus estructuras patriarcales jamás tolerarían a un "marica" entre las filas del top cuatro de héroes mundial. El país entero sería capaz de lapidarlo de saber su secreto, pensaba mortificado.

 

Solo era eso. Un jodido marica muriéndose.

 

Dos choques de puños.

 

Smash!

 

Los edificios a su alrededor empezaron a caer cual piezas de dominó en la nocturnidad, sobre ellos el manto estrellado y los jadeos de dos hombres musculados peleando: All Might y All for One.

 

¿Por qué pensaba en Aizawa cuando estaba a punto de morir?

 

¿Por qué el hecho de morir le daba tanto miedo?

 

Best Jeanist se hallaba temblando descontroladamente sobre un suelo repleto de polvo mezclado con su sangre. All For One acababa de impactar toda la potencia de su índice del héroe causándole una herida mortal, así que ahí estaba, mirando las luces blanquecinas del cielo y doliéndose, con lágrimas en los ojos y una Mt. Lady sufriendo junto a él, pues acababa de lograr que Bakugo se salvara a un alto costo.

 

—Tsunagu —reverberó, en bajo tono, viéndose capacitada para arrastrarse hasta el lugar donde el rubio yacía, pereciendo lentamente—, vamos a salir de esta —le aseguró con tristeza. Best Jeanist había visto esa mirada múltiples ocasiones, pero nunca dirigida a él, Lady le miraba compadeciéndose, sabiendo que no había forma en el mundo de que sobreviviera la noche o tan siquiera un par de horas.

 

Solo podía llorar y llorar, hipar y desangrarse. No solo por el hecho de que había fallado en calidad de profesional estrepitosamente, sino porque, ¿y si moría? ¿Y si no era capaz de...? ¡Basta!

 

— ¡Yuu! —gritó, tan alto, que la mujer cambió la expresión de sus facciones a sorpresa total—No quiero rendirme, no quiero morirme sin decirle que siempre fue él —le entraron nauseas y frenó en seco sus palabras, empezaba a ver una luz blanca y su alrededor se distorsionaba conforme más cercana estaba, aunó fuerzas de donde pudo. Si me voy... yo...

 

— Estoy segura de que Aizawa lo entenderá.

 

Jeanist ya no pudo escuchar aquello, su respiración se volvió pesada y la cálida mano depositada con tacto sobre su mejilla fue lo poco que menguó el dolor hacia aquel destello blanco que lo abrazaba.

 

— Aizawa entenderá tu sacrificio.

Notas finales:

Gracias por leer. Un saludo.


Alicante, 22:34 - 23:55.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: