Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Gatito por Sh1m1

[Reviews - 13]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Gatito


Harry estaba preocupado, realmente él no sabía lo que debía comer un gatito. Nunca había tenido una mascota aparte de Hedwig ella era adulta y solía cazar su propia comida. Pero aquel pequeño animalito no tenía modo de decirle qué era lo que necesitaba.


Después de un verano donde sus amigos no le escribieron ni una mísera carta no iba a ir a preguntarle a Hermione. Él podía cuidar de ese tierno animalito.


—¿Leche?—le puso por delante el vasito de leche que había traído consigo desde el comedor. También un poco de tocino y pan.


Con una camiseta vieja le había improvisado una cama. Pero el pequeño solo quería estar entre sus brazos.


—¿Qué estás haciendo Potter?—Harry dio un brinco que casi le hace tirar al gatito entre sus manos. Trató de esconderlo dentro de su túnica.


Cuando se giró vio a Malfoy para su desgracia. El maldito slytherin siempre le tenía un ojo encima. Siempre dispuesto a acusarlo de todo ante Snape. A este último le faltaba cualquier oportunidad para ponerle una detención. Realmente ese hombre le odiaba desde el momento que pisó Hogwarts, seguro que incluso le odiaba antes de entrar, quizás incluso antes de nacer... Ya empezaba a divagar.


Malfoy, el problema ahora era Malfoy.


—Nada, lárgate—le dijo, pero sintió como el animalito de arañaba con sus pequeñas uñitas el pecho. No pudo evitar hacer una mueca de dolor y con esto Malfoy se le acercó.


La cabecita negra del gatito asomó entre su túnica y Harry trataba de ocultarlo. No se fiaba un pelo de ese Malfoy, seguro que le haría daño  solo por saber que Harry lo estaba cuidando.


—¿Un gato?—lo miraba con los ojos abiertos el rubio—¿Eso es lo que estás ocultando?—le dijo con sorpresa.


—Sí, qué pasa, estaba perdido y es muy pequeño.


—¿Y por qué no se lo llevas al tarado guardabosques?


—No le llames así—le dijo rabioso, pero una serie de maullidos le distrajo, el gatito quería salir de la túnica.


—Como le hagas algo... —le dijo mirándolo con todo el odio del mundo mientras dejaba al gatito en el suelo junto al tarrito de leche.


—No le voy a hacer nada, ¿qué te crees que soy?—le dijo ofendido Malfoy.


—Una mala persona maltrata gatitos—dijo sin dejar de mirar como comía el animalito. Todo el morro negro se le puso blanco y estaba tirando toda la leche al suelo.


Malfoy resopló a su lado mientras se acercaba.


—Es demasiado pequeño para comer solo—le dijo.


Harry no pensaba escucharle pero lo cierto es que había más leche en el suelo que en la tripa del gatito.


Malfoy se agachó y Harry se puso en guardia agachándose a su lado y protegiendo al gato con su cuerpo.


La ceja alzada de su eterno dolor en los huevos no le daba seguridad ninguna.


—No le voy a hacer daño...—dijo rodando los ojos.


—Ya claro.


—¿Vas a dejar que se muera de hambre?—le dijo sabiéndose ganador, porque nunca dejaría que eso sucediera.


A regañadientes se apartó y  Malfoy metió su dedo meñique en el tarrito de leche. A la vez que acariciaba al minino y le acercaba el dedo humedecido. Este lo chupó con ansia y vio como Malfoy repetía la operación una y otra vez. El animal se pegó a su otra mano y bebía de ese modo contento.


Harry alzó su mirada y vio a Malfoy por primera vez en su larga vida de enemistad sonriendo, una sonrisa sin maldad que le puso los pelos de punta.


—Vale, déjalo, ya puedo hacerlo yo—le dijo empujándolo y arrebatándole al gatito.


Copió el procedimiento y dio de comer al animal.


Malfoy no se fue como esperaba que hiciera, no quería irse aún, le gustaba estar con ese animalito le daba mucha más alegría de la que estaba acostumbrado últimamente.


Pero no creía que ese sitio fuera ya seguro si lo conocía Malfoy.


Malfoy miró alrededor, y sacó su varita apuntando a la camiseta mugrosa de Harry convirtiéndola en una camita mullida y calentita.


—Vas a matar a ese animal si no lo dejas en un sitio caliente—fue lo único que le dijo.


—¿Y a ti qué te importa?—le dijo, realmente no se fiaba de él, cinco años de saber cómo se las gastaba no eran para menos.


Este se sacudió el polvo de su túnica.


—Nada, por mí como si se muere—dijo girándose yéndose como había venido.


Harry acurrucó al gatito en su nueva camita y este se quedó dormido casi al instante. 


—No le hagas caso, no va a pasarte nada, yo te cuidaré.


De momento no podía cambiarlo de lugar porque tenía clase y ya llegaba tarde además parecía tan a gusto durmiendo que le daba pena despertarlo. De momento tenía que confiar en que Malfoy no le haría daño. Aunque tenía buenos motivos para no creer en las palabras que le había dicho, de momento lo haría.

Notas finales:

Holaaa, un nuevo Drarry, no puedo evitar escribir un poco sobre ellos.

Esta historia es un experimento. Serán capítulos muy cortitos, este creo que será el más largo. Con la intención de actualizar cada día.

¿Qué os parece?

Tenía pensado solo subirla a Wattap, pero me daba pena no compartirla con vosotros. Las actualizaciones las veo complicada porque son capítulos muy cortos y bo sé si me dejará. Iremos viendo.

Espero que os guste, será un Drarry muy fluffly.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: