Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

¿Amor y miedo o miedo al amor? por Dante_XXX

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

ADVERTENCIA: 

Este nuevo fantic es algo triste. (Lo digo para el publico sensible)

¡Pero no se preocupen! "Despues de la lluvia sale el sol"

Apenas el oxígeno llagaba a sus pequeños pulmones, contracciones en su pecho le abrían paso a la tos.

 El humo del cigarro inundaba todo el espacio de la alcoba.  El hombre grande y gordo estaba echado en  la cama, como una gran morsa, y fumaba, se rascaba las pelotas con la mano izquierda.

Su cabeza, con abundante cabello negro, y sin alguna cana que ayudase a desafiar su aparente edad; te hacía pensar que a lo mejor tendría entre treinta y treinta siete años. Su estado físico era deplorable. Estaba gordo, entre los cien y los noventa quilos. Sus musculosos y grasosos brazos, eran extremadamente espeluznantes.

Para un niño, el tamaño de dicho monstruo, era insultante.

El niño, tenía una piel tan pálida, que podrías creer que nunca salía al sol. Su cabello, igualmente negro, brillante y de apariencia suave. Sus pequeñas manos, y sus felinos ojos grises; Yoon Gi, eran un pequeño niño, de no más de siete años.

Metido bajo la cama, en donde el gran hombre observaba con atención la TV. El humo del filtro de marihuana, cubría la escena, todo la alcoba estaba llena de aquel toxico humo. 

El chiquillo, tosía ocasionalmente, debido al ambiente. Su pequeña mano derecha estaba cubriendo sus rosaditos labios, como si eso pudiese protegerlo del molesto ambiente.

Transcurridos los minutos, el pequeño Yoon Gi, comenzaba a sentir el sueño, sus parpados comenzaban a caer, Pesados. 

A derecha de la cama, estaba la puerta de madera, pesada y alta; seguidamente fue abierta, por una mujer de algunos años más pesados que el mismo gordo. Su cabello teñido de rojo opaco y explotado caía sobre sus delgados hombros.

 Para que negar su belleza; la mujer era hermosa, tenía unos grandes ojos rasgados, oscuros, unos labios esponjosos, unas piernas largas y magnificas. Su cintura era estrecha y bien definida, sus caderas le hacían buen contraste. Unos senos relativamente grandes, se lucían con esplendorosidad. Se adentraba con sus tacones rojos, y sobre su cuerpo una seda del mismo tono; sin dejar nada a la imaginación, pues a través de aquella seda, el fruto húmedo se lucia delicado y ansioso ante los ojos del monstruo.

 

El pequeño observo aquellos tacones, y al poco la cama se hundió. El peso de ambos adultos, estiraban los resortes y las vigas que sostenían el colchón. El pequeño niño, estaba atrapado, y con sus ojos bien abiertos. La oscuridad, el humo, lo ponían nervioso, pero no tanto como todo lo demás que ahora acontecía.

Con un “Glum”, el monstruo se hizo paso en aquella cavidad estrecha y caliente que la ninfa tenía entre sus piernas.

Ella gritaba, agudamente. Tal vez si Yoon Gi no la conociera, y fuese más grande diría que ella estaba sintiendo placer. Pero ese no era el caso, él tenía miedo. Ella gritaba, y se agitaba sobre un monstruo, el, la tomaba seguramente con sus gordas manos y la controlaba. El pequeño niño, se imaginaba la mujer siendo atacada por un ser ajeno a ellos.

Pero sabía, que no debía salir de allí.

--- “No Tengas miedo bebe, mami trabaja. Nunca salgas de debajo de la cama, bueno?”

 

Los rasgados ojos del pequeño, se llenaron de lágrimas.

 

“Urrg”, Hizo el monstruo cuando acabo, y luego de algunos minutos, se había ido el gigante por la gran puerta de madera.

Las manos de la puta, tomaron de los pies, al niño, y con suma facilidad lo arrastro  fuera del agujero donde este yacía. Lo cargo como si fuese un muñequito, y observo los ojos brillantes del pequeño. Beso su frente y le sonrió con cierta ternura.

 

--- Mami te ama.

 

La Vida del niño no iba a cambiar, o eso pensaba él.

Se la pasaba mirando a su mama, buscando los moretones, para curarla y decirle “Te duele mucho”, si, esa era la única palabra que el pequeño decía. Tampoco iba a quejarse, el no entendía, solo sabía que su mama lo amaba; pues, ella siempre se lo decía.

 

  --- Ya no te deseo puta. Podrás ser la más cara, pero ya estas vieja!, búscame algo mejor! O no te pagare y tendrás que irte a la calle!

 

Las lágrimas de la mujer, caían agresivas, llevándose todos los rastros de maquillaje. El hombre gordo, podía ser demasiado cruel, demasiado neurótico y hostil. ¿Qué iba a ser?, buscar amigas con su misma profesión sería una gran idea.

Luego de entrar en la alcoba y cerrar la gran puerta, tomo en brazos al pequeño niño,  sentándolo en la cama. Yoon Gi la miraba a los ojos, esperando oír la dulce voz de su madre.  Ella, como siempre hacia, le sonrío:

         ---- Bebe, mami debe salir, ¿Ok?, no salgas de aquí, el monstruo estará afuera, y sabes que el da mucho miedo… Cuando mami termine de trabajar, te comprara algo.

Yoon Gi le sonrió. Ella abandono la alcoba, y cerró la puerta. El pequeño se paró sobre la cama, y observo el suelo. Este, estaba algo sucio, y lleno de cosas. Los pies pequeños y pálidos del joven niño estaban descalzos. Sin pensar en el porqué, se bajó el pantalón, y lo tiro al suelo; sus piernitas eran delgadas, el jamás había comido hasta llenarse, solo estaba en esa alcoba sucia, en donde solo podía estar sobre la cama, y bajo ella. Tenía los  glóbulos rojos muy bajos, sufría de asma, y recientemente había estado enfermo.

Le dolía su garganta, tenía su naricita llena de moco, y su frágil cuerpo temblaba cada tanto.

Apenas intento bajarse de la cama se cayó al suelo, golpeándose con fuerza en la espalda y en la colita. Quiso llorar, pero no lo hizo. Su actitud había sido silente.

El monstruo abrió la puerta, luego de haber oído el trancazo. Y bajo su mirada hasta el suelo, el lugar donde el pequeño niño estaba aun tirado.  Los ojos del gran hombre eran rojos, cuando se iluminaron, se veían saltones, y en su boca seca apareció una sonrisa animada y glotona. 

        ----Eun no me dijo nada de ti, sorpresa mía.

El no dudo en tomar al niño de los brazos. No dudo tampoco al tumbarlo a la cama, y de igual forma, no dudo al desnudar el pequeño cuerpo. Observo sus hombros, sus delgados brazitos, su cintura pequeña, sus caderas, su pequeña y pálida intimidad. La cual chupo como si fuese un pequeño caramelo. El pequeño niño, comenzó a llorar. Tenía miedo, una gran cabeza estaba chupando su pequeña partecita de hombre, la cual solo usaba cuando quería hacer pis. Y le dolía la forma en la que le apretaba los brazos para que no los moviese.

La bestia, enojada de que al pequeño niño no se le colocara dura como a él, decidió empezar. Toco la suave y pura piel del bebe, sus nalgas, su pelvis, sus delicados pezones. El monstruo sentía que había encontrado la perfección en aquel ángel, y al encontrar la pequeña entrada… No dudo.

El pequeño niño gritaba, lloraba, se estremecía, temblaba lleno de miedo. La atrocidad estaba a sus espaldas, el gran cuerpo ya no hallaba la forma de penetrar aquel frágil y pequeño cuerpo, además tenía problemas. Nunca había metido su gran pene en algo tan pequeño.

La puta llego a casa, con tres chicas, hermosas, y bien definidas como ella.

Una de las mujeres, con sus cabellos teñidos de amarillo, y con un cuerpo verdaderamente delgado, casi sin busto. La otra, un poco rellenita, tenía suficiente belleza y estaba bien simétrica. Y la morena, la más hermosa; con su piel blanca y bien cuidada, y un cabello brillante y largo hasta la cintura.

Se impresionaron, al oír que el pequeño hiciera tanto ruido. Aterradas, no dudaron en correr, sobre todo Eun; después de todo, Yoon Gi, era su bebe. Apenas entraron en la alcoba, todas comenzaron a golpear al monstruo, pero este no se inmutaba.

         ----DÉJENME PERRAS! LARGO! …. AHHG… LARGO!!

Aquel ultimo “largo”. El semen no sabía por dónde salir. El tipo abandono el pequeño cuerpo sobre la cama y se irguió sobre la misma.

     ----Eun, Eun, más te vale, dejarme a este niño debes en cuando… Pronto lo necesitare.

Ella no dijo nada. Se acercó temblando, a su hijo. Poso su mano sobre aquella pequeña manita, y antes de sentir el dolor en su corazón lo miro unos minutos más. Ella no entendía lo acontecido,

Y jamás lo entendió.

El pequeño tardo más de dos meses en curarse; Su frágil cuerpo no era capaz de caminar, de orinar, de vomitar solo. Ella tenía que estar con él siempre. La mente del pequeño, luchaba por hacerlo olvidar. Pero aquella violación no sería la última que sufriría. Su madre, en un intento de salvarlo de las garras del bastardo, lo enfrento un lluvioso día de enero. El apretó el delgado cuello de su madre hasta fracturarlo, y como si esto no bastase, el cuerpo de ella jamás fue encontrado.

Monstruo seria su “padre putativo” y el, crecería odiando la vida.

 

Notas finales:

Bueno, Hola.

Esta es mi primera publicacion. Tal vez no este "PERFECTA", pero estoy haciendo un buen esfuerzo. 

Estoy nerviosa. Espero que les guste y poder cumplir mis espectativas. 

Gracias!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: