Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dulce... o Salvaje

Autor: klimary

[Reviews - 7]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Es mi primer fanfic... FELIZ CUMPLEAÑOS AYAKO HERMOSA! Lo prometido es deuda, ya era hora, lo acabo de hacer, así que espero te guste, es todo tuyo.

Notas del capitulo:

Personaje secundario: Camus de Acuario

-¡Largo de aquí, ambos!-

Fueron las últimas palabras de un Camus  furioso hacia un Shura confundido y un Death Mask asombrado, nadie pensaría que la persona que domina el hielo se enfureciera por una simple discusión…

-¿Simple?, Por favor ¡Estamos en la casa de Afrodita! ¡El pobre está muy mal! Necesita descasar y ustedes… ¿Ustedes lo único que quieren es saber a quien elegirá como pareja? ¡Son patéticos, largo!- Dijo señalando hacia la salida de la doceava casa del santuario.

Los otros dos se miraron fijamente, cayendo en cuenta que Camus tenía razón (por ahora), y por lo tanto salieron del templo, no sin antes dar un último vistazo a su amado, al caballero de las rosas. De hecho, sólo lograron divisar a la sábana que cubría su hermoso cuerpo, ya que el dueño de sus deseos estaba enfermo, y por lo tanto estaba en su cama, absorto de su visita, profundamente dormido.

Camus no quiso perderlos de vista, no hasta estar seguro de que habían abandonado por completo el lugar.

-Afrodita… ¿No crees que ya es tiempo de dejar de atormentarlos?- Comentó hacia el bulto que estaba en la cama, ése que no se había movido desde que sus pretendientes se acercaban a su lecho.

-Camus, enserio, creo que en esta ocasión es verdad: NO me siento bien. Me duele mucho mi estómago, llama al doctor y a un abogado-

-¿Abogado?- Comentó frunciendo el ceño.

-Sí, un abogado, ya que necesito dejar mi testamento porque es seguro que volveré a morir- Dijo aún cubierto por las sábanas.

-Afrodita, ¡No seas exagerado! ¿Por qué no simplemente dejas estos jueguitos de lado y les dices a quién amas? Ellos en realidad me han sorprendido. Han aguantado tu falta de decisión por todos estos días y has provocado que sus peleas en el entrenamiento sean a muerte, como la vez que Shura le arrojó “por accidente” – haciendo las comillas con los dedos- ese pilar a Death Mask diciendo que se lo aventó porque el cangrejo quería asestarle una navaja a escondidas… ambos sabemos que eso no fue verdad. Se odian, por ti- Le dijo a su amigo sentándose en dicha cama, a su lado.

-Pero yo… En realidad no se a quién elegir. Camus, ¿Cómo supiste que Milo era el amor de tu vida? Eran los mejores amigos, ¿Cómo llevaron su relación hasta ese punto, el del amor?- Dijo Afrodita acomodándose quedando de espaldas al respaldo de la cama, semi acostado; al parecer no estaba tan enfermo como afirmaba. Al escuchar la pregunta, el acuariano sólo se quedó observando al frente, pensativo, recordando, esbozando una ligera sonrisa y respondiendo un simple –No lo sé- que provocó en el doceavo caballero una sonrisa en complicidad por lo que acababa de ver, comprendiendo que no necesitaba las palabras de su amigo para ver la respuesta, por que sus facciones lo decían todo.

-Pero eso ya no sirve de nada ahora- dijo Camus rompiendo el corto silencio, volviendo a ponerse serio -Milo ya no me ama, él no quiere sentirse prisionero, atado a alguien, por eso terminamos, ¿Pero sabes algo?- poniéndose de pie –No me arrepiento de nada de lo que pasó, porque probamos el amor, y vivimos una experiencia maravillosa mientras duró. Así que te aconsejo, que no le tengas miedo a dejar que uno de ellos sufra o a que termines como yo; todo esto es parte de la vida, así que solo pregúntate: ¿Por qué no? Y prueba lo increíble que es esta vida, porque te apuesto, a que nuestra Diosa no nos dará otra oportunidad- finalizó acercándose a la salida –Necesito ir a mi templo, nos vemos-

-¡Hey Cami!- Dijo un Afrodita asombrado por lo que acababa de escuchar, según él, Camus era el más frío de todos, su amigo sí, pero el más frío. Jamás en su vida pensó escuchar un consejo o siquiera esas palabras de aliento que necesitaba, de él.

-¿Sí?- Dando un último vistazo

-¿De donde aprendiste tan profundas palabras? Pensé que eras serio, no sabio- Comentó sonriéndole.

-Pues… digamos que lo aprendí de mi ex mejor amigo- Correspondiéndole con una última sonrisa pero con triste mirada, y así salió de la casa de piscis. Afrodita ya no tenía tiempo, era momento de decidir.

………

Por un lado, se encontraba a un Shura de Capricornio de lo más nervioso; desde hace ya varios días él y su compañero Death Mask habían revelado al pisciano sus sentimientos, pero el español no estaba seguro de poder ganar la batalla de amor, ya que Afrodita era una persona de retos, emociones fuertes, peligro… cosa que sólo el de Cáncer podría ofrecerle. Shura se sentía menos, él solo quería abrazar a Afrodita por las noches enfrente de una chimenea en tiempo de frío, quería leerle poemas, llevarle serenata, caminar por el parque y ¿Por qué no? Cocinarle su receta preferida de su adorada España o llevarlo de viaje. Ésa era su relación ideal con el de Piscis.

Flashback
-Afrodita, ¿Estás aquí? Necesito que hablemos de algo importante- cuestionaba observando cada esquina del templo, estaba demasiado nervioso.

-¡Shura! Es lógico que esté aquí, ¿Qué no percibes mi cosmos? Estoy en el comedor… Pero bueno, ¿Cuál es el motivo de la visita?- Dándole una señal para que se sentara con él. Y así lo hizo, caminando despacio tomando asiento frente al Pisciano, sólo una pequeña mesa de madera los separaba.

-Pues… yo… no sé como empezar. Estoy un poco nervioso-

-¿Nervioso?- extrañado por el comentario- ¿Ha pasado algo en el santuario?-

-¡No! No es eso… Todo está en orden, no te preocupes.- ¿A dónde se había ido todo su autocontrol y sus palabras ensayadas? No era bueno en estos asuntos, pensaba- Yo… ¡A mí me gusta alguien y mucho! – Soy patético, pensó para sus adentros-

Afrodita solo se quedó observando. Shura estaba en verdad enamorado, pensaba para sí, ya que por como lo había dicho el de la décima casa (de forma rápida y fuerte, casi gritando) daba señales claras de ello. Y por como se habían teñido sus mejillas, Afrodita estaba más que asombrado, pero decidió seguir con la charla.

-Y dime… ¿Qué quieres que yo haga al respecto?-

-Pues…- Se pone de pie. Camina lentamente hacia Afrodita, hincándose al tenerlo frente al él y tomando sus manos. Ahora Afrodita era el que tenía un sonrojo de por medio –Tú… desde hace tiempo que siento algo por ti –suspirando- Y quisiera saber –acercándose lentamente a su rostro -Si puedo ser correspondido. Tú me gustas, y deseo pedirte una oportunidad-

Se acercó más y más pidiendo permiso al dueño de esos labios si podían ser besados. Afrodita sólo cerró sus ojos y se dejó llevar por el momento, enfrentando al beso más dulce que pudo haber recibido por parte de alguien en su vida. Se sentía en el cielo, querido, se sentía enamorado. Poco a poco movían sus labios provocando un beso más duradero, pero sin dejar de ser dulce. Dulce. Que palabra más bella para el momento menos esperado de su vida. Pero todo eso terminó. Terminó de pronto cuando sintieron un cosmos acercarse, rompiendo abruptamente el beso.

-Vete Shura- Agitado el de Piscis.

-¿Por qué? ¿Qué no aceptas ser mi pareja?- Poniéndose ambos de pie.

-¡Si!... ¡No!... No sé- agachando la mirada -Déjame pensarlo, pero por favor, por ahora vete-

-Como tú digas- Despidiéndose dando un pequeño beso en la mano de Afrodita, a lo que enseguida salió del templo, encontrándose a un Death Mask entrando en la misma. Lo único que hizo fue mirarlo a los ojos mientras pasaba, lo que fue correspondido, con una mirada desafiante.
Fin Flashback

Suspiró. Si Afrodita lo aceptaba, le daría las gracias a Camus, ya que él lo animó para declarar sus sentimientos y esperar lo que fuese. Le pidió consejo por ser el vecino del pisciano. Qué envidia, terminó por pensar.

………

Por otro lado, DM se sentía furioso, ¿Cómo se iba a enamorar de un afeminado? Esperen, mejor dicho: ¿Él, el gran caballero de la casa de Cáncer, enamorado?... Pensaba removiéndose en su cama. Desde siempre estuvo de pleito con el de la doceava casa, pero de un tiempo para acá comprendió que cada que rozaba con él, tenía ganas de devorarlo.

Flashback
-¿Quisieras ser mío?- Dijo al oído a un Afrodita sonrojado, lo tenía de espaldas a la pared, arrinconado, apresado completamente por sus fuertes brazos.

-Eres un animal- Exhaló haciendo de DM un deseoso del pisciano, le encantaba excitarlo.

-Pero te encantaría ser devorado, ¿Cierto?- Finalizó besando su cuello, esa noche sería de su propiedad.

-La verdad no- lo empujó –Me gusta estar vivo, así otros podrían admirarme, ya que estoy en peligro de extinción- Terminó caminando hacia la puerta.

-Alto pececito- lo sujetó de un brazo –Esto va enserio- Dijo para volverlo a abrazar, pero ahora lo hizo lentamente, tomando su cintura.

-¿De qué rayos me hablas?- Comentó asustado.

-Pues… de que quiero que seas mi pareja, así serías mío de una buena vez, y por siempre-

Pero no dio tiempo de reaccionar. Para cuando Afrodita terminaba por asombrarse, ya era besado ferozmente por DM. Era un beso único. De pronto Afrodita sólo cerró sus ojos y se dejó llevar por el momento, enfrentando al beso más salvaje que pudo haber recibido por parte de alguien en su vida. Se sentía en el infierno, castigado, se sentía enamorado. Porque ese beso no sólo demostraba pasión, sino amor, amor de la persona que menos pensaba. Y eso le gustaba. De pronto lo apartó de él sorprendiéndolo.

-¿Me estás rechazando?- expresó DM furioso.

-Claro que no, pero, necesito pensarlo… por favor vete- Le dijo con una sonrisa agitado.

-Está bien, pero espero tu pronta respuesta, esto no puede quedar así ¿Oíste?- Exclamó divertido, le sonrió coquetamente y salió de ahí, necesitaba un baño de agua fría.
Fin Flashback

Terminó de recostarse boca arriba, mirando al techo, le daría las gracias al cubo de hielo, ya que él sin pedírselo fue el que le aconsejó que declarara sus sentimientos al de Piscis, gracias a él se dio cuenta de que estaba enamorado. ¿Por qué no fui de Acuario? Estaría más cerca de Afrodita, pensó para dormir.

………

Afrodita sólo pensaba qué hacer… fue demasiado raro para él que dos personas se le declararan el mismo día. Dulce… Salvaje… Fueron los besos más extraordinarios en toda su vida, se sentía afortunado. Pero en los próximos días después de ello vino el caos, ya que por alguna extraña razón Shura y DM se enteraron de que ambos se le declararon al Pisciano, provocando peleas y discusiones sin sentido, tanto que hasta sangre se había derramado y tanto que hasta Afro se escondía de ellos para no ser cuestionado sobre el afortunado de su corazón. Estuvo evitándolos ofreciéndose de voluntario en varias misiones, saliendo al pueblo desde temprano y llegando hasta el anochecer, comentando que tenía prisa cuando pasaba por ambos templos e incluso se hacía el enfermo, como hacía momentos antes, que hasta Camus tuvo que ayudarlo para pasar desapercibido, y no tomar una decisión. Pero era el momento. En la mañana, a la hora del entrenamiento, los llamaría y daría su decisión, si la tenía. Pero por ahora, necesitaba dormir.

………

Es el día. Afrodita lo pensó mucho, tanto que hasta no pudo dormir, pero ya tomó su decisión. Se duchó, se arregló, y salió.

Todos estaban en el Coliseo del santuario, como cada mañana, para los entrenamientos; fueron llegando poco a poco y entonces los observó. Tan guapos como siempre, ¿Por qué no se podía quedar con los dos? Pensó comentando su mala suerte, pero así debe de ser. Observó a Camus, al parecer le había tocado combatir con Milo, y él quería observar el combate, ya que había visto a Camus muy triste al momento de ir caminando al centro del Coliseo;  pero no era tiempo, era tiempo de mencionar su decisión.

-Shura, Death Mask, ¿Pueden venir conmigo?- Y así se fueron los tres a un lugar apartado del Coliseo, cerca del bosque.

-Bueno, seré breve. Les he hablado porque ya sé a quién elijo como mi pareja, mi novio, o como quieran decirlo. Pero antes quiero pedirles una disculpa porque los he hecho esperar mucho tiempo, tanto que ustedes han entrado en discusión, y quisiera pedirles, que después de esto vuelvan a ser compañeros, como siempre lo han sido, como una familia, por favor-

Los otros dos se miraron serios. Después poco a poco se sonrieron, y se estrecharon las manos. Debía haber alguien lastimado, pero lo superaría.

-En fin, vayamos al grano… mi corazón es de…- Los otros dos observaron expectantes –Es de… ¡Camus!- Observó mirando en medio de ellos.

-¡¿Qué?!- Ambos gritaron.

-¡Pero como…!

-¡Afrodita estás loco…!

-¡ALTO!... Déjenme terminar- comentó rápidamente el de Piscis -Lo que pasa es que vi a Milo y a Camus besándose. Miren- Señalando a la pareja que estaba detrás de Shura y DM, parados en un árbol. Los dos voltearon, tenía razón.

-Me alegro mucho por él- Señaló Afrodita sonriendo.

-Si, estamos de acuerdo, ahora, ¿Podrías decirnos a quién elegiste como tu pareja?

-Está bien, lo siento… En fin, mi corazón… es tuyo. Te elijo a ti- Observándolo.

Se sentía la persona más feliz del mundo. Rápidamente se abalanzó sobre Afrodita, dándole un gran abrazo y un beso.

El otro sólo que quedó pasmado… la escena lo hacía sentir morirse; pero era momento de retirarse, y así lo hizo. Algún día encontraría a alguien que sí correspondería a su corazón, tal vez más pronto de lo que el imaginó.

Notas finales:

¿Con quién se quedó? Eso lo dejo a su imaginación ya que yo no me decidía xD

FELIZ CUMPLEAÑOS AYAKO! (:

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: