Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Los Ultimos Ninjas

Autor: Kaoru_minamoto

[Reviews - 54]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Les recalco que este Anime/manga no es mio ni los personajes, son de su respectivo dueño, aun que si fuera mio las orgias, trios y Lemon no faltarian y no pondria tanto relleno como las tetas de Tsunade XD

 

disfrutenlo~~~~

 

 

Notas del capitulo: Bien aqui va el primer capitulo, espero les guste ^^
Capitulo 1: la vida es maravillosa… ¿o no?

 

Era una tibia mañana de primavera en konoha, las aves trinaban y los sakuras estaban en flor, era un hermoso espectáculo ver como caían los pétalos por las brisas juguetonas. La mañana era perfecta, bueno, no para todos ya que, en la residencia Uchiha-Uzumaki se escucha un gigantesco grito que movió toda la casa.

 

“¡WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!” –se escucha de la habitación matrimonial.

“vaya, ya despertaste mi querido Usuartonkachi” –saludaba con una sonrisa pícara el azabache.

“¡¿COMÓ QUIERES QUE PUEDA SEGUIR DURMIENDO CUANDO ME DUELE TODO EL TRACERO?!” –Gritaba el kitsune menor con un fuerte dolor en sus glúteos.

“creo que esta vez me excedí un poco, pero no me negaras que te gusto mi apreciado Dobe” –comentó mientras se acercaba con un vaso de leche.

“¡CÁLLATE!” –ordenó morado el menor tratando de acomodarse sin éxito.

“Jejeje, eres tan mono cuando estás enojado” –deja el vasito de leche en el mueble de noche al lado del ojizafiro y se posa frente a este.

“¡TE DIJE QUE TE---!” –es silenciado por un beso por parte del mayor.

“A pesar de llevar 3 años juntos aun sigues siendo un teme, pero te digo algo” –comentó, luego de romper el beso y se acerca al oído del descolocado rubio- “**asi me encantas**” –susurró mientras besaba y mordía el lóbulo de la oreja del kitsune ante el sonrojo del susodicho.

“¡E-eres un…!” –intenta pararse para encestar un golpe pero se precipita al piso y es alcanzado por el Uchiha.

“eh ‘Tebbayo, ten más cuidado, en tu estado no puedes hacer muchos movimientos violentos” –comentó mientras lo recostaba y se paraba- “llamare a Sakura para que te haga una curación, en realidad sí que me excedí anoche, pero con ese cuerpo tuyo es difícil resistir poseerlo en todos los sentidos” –dijó mientras desaparecía en una nube de humo.

 

En cuanto el dueño del Sharingan realiza esta acción un par de kunais chocan contra la puerta corrediza, al parecer el Uzumaki se vengaría de su amado, solo era cuestión de esperar. Después de media hora aparecen Sasuke acompañado de una chica rubia, esto dejo extrañado al dueño del kurama, ya que pensaba que sería su amiga, la aprendiz de la rubia, quien vendría a realizarle la curación. En cuanto la chica de ojos caoba, casi miel, se acercó al rubio dejo escapar un suspiro y, de un solo tirón, saca el futon en el cual se encontraba el Uzumaki escondido y tapado.

 

“Vaya, ya me comento Sakura que esto sería bastante tedioso” –comentó la godaime mientras volteaba a la fuerza al Uzumaki, quien se encontraba recostado boca arriba.

“Tsu-Tsunade-Obaachan…” –recibe un nalgazo por parte de la rubia.

“por llamarme Obaachan, apenas tengo 20” –se egolatraba por su apariencia.

“//A quien engaña si tiene más años que el hilo negro//” –pensó el azabache con una gotita estilo anime en su sien derecha.

“bueno ¨Hokage tsunade¨ por favor no sea muy ruda que me duele mucho” –comentó sonrojado y haciendo énfasis en el título de la mayor.

“bien, mucho mejor, veamos” –empieza  a concentrar chakra la pasa por los glúteos del rubio, los cuales tenían una mano roja marcada por acción de la mayor- “ya veo… o esto no me lo esperaba… ¿pero que…? Ah, ya entiendo” –multifraceaba la mujer mientras abría sus ojos- “bien Naruto, por lo menos, esta vez, es algo pequeño, pero a partir de hoy a 3 semanas, nada de hacer conejitos, sacacorchos, la ranita, el canguro, el trapecio, el misionero, la libélula y el helicóptero, ¿entendido?” –ordenó la chica ante las miradas asustadas de ambos jóvenes y el sonrojo inminente del par de enamorados.

“¿có-cómo sabe eso?” –preguntó el uzumaki en un hilo de voz por la vergüenza.

“por favor, no por nada soy una ninja médico y la godaime” –se egolatraba aun más mientras reía animadamente.

“creía que era porque amenazo al señor feudal” –dijo sin pensar mientras recibía otro nalgazo, esta vez más fuerte, en medio de sus nalgas.

“¡WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!”-exclamó adolorido por la hermosa marca que le dejo la hematofóbica.

“bien me marcho, como sabrán el deber de un hokage no es para nada fácil, Sasuke toma, esta es la inyección que debe aplicarse, o si no los dolores serán cada vez peores, bien ahora me marcho, hasta pronto y ya saben, nada de conejito ni esas cosas” –dijo la hokage mientras salía por la puerta.

“a veces pienso que esa vieja nos vigila” –habló el azabache.

“en fin, inyéctame sasuke, la necesito” –decía sonrojado.

“Etto…” –se paraliza mientras transgiversaba las cosas.

“No pienses mal” –fue lo que dictamino ante el sonrojo del uchiha.

 

En cuanto este le inyecta la solución el rubio se sintió mucho mejor, ahora podía descansar mientras su amado le preparaba el desayuno. Pasaron los minutos y al fin el azabache entro con un hermoso desayuno al estilo occidental, cosa que no le gustó mucho al Kitsune, ya que este quería comer Ramen. Después de un desanimado desayuno el Rubio se levantó, se fue a duchar y luego de unos minutos sale fresco como una lechuga, parecía brillar. Esa era una de las facetas que volvían loco al Uchiha, ver a ese Kitsune resplandeciente en las mañanas le parecía sublime. Después de cambiarse ropa, y esperar a su pareja, fueron a la torre de la Godaime para ver que misión tendrían que cumplir.

 

“vaya, no ha pasado ni 3 días y ya tenemos que volver a salir” –comentaba el rubio caminando por el largo corredor.

“lo sé, pero, entre más rápido terminemos más rápido podremos volver a realizar nuestras labores nocturnas” –comento ante el sonrojo del menor, quien le mira enojado.

“**No digas esas cosas**” –susurro rojo mientras recordaba la escena anterior- “aunque, temo decirte, que tendrás que esperar tres semanas para que volvamos a tener ¨E-S-O¨ cómo te gusta” –comento ante enojo y fastidio del azabache.

“olvide ese pequeño dato” –contesto irritado- “pero como eres un Jinchuuriki tus habilidades curativas son más rápidas y si a eso le agregamos al Kyubi, entonces solo será un dia”-razonó ante la pálida cara de su amante.

“Sasu-Hentai” –comento mientras se adelantaba, tratando de esconder el rojo, casi morado, de sus mejillas zorrunas.

 

Ya en la puerta de la Hokage se escuchó claramente como esta regañaba a su primera aprendiz, o sea, ha Shizune, quien pedia disculpas. Después de unos graciosos segundos de ruidos la puerta se abrió, dejándole el paso a ambos shinobis. Después de ver que la ayudante, por no decir esclava, de la voluptuosa mujer estaba viva decidieron ver a que misión serian asignados.

 

“Bien chicos” –comenzó la rubia mientras miraba a Naruto- “veo que la medicina te hizo efecto, me alegro” –sonríe ante el sonrojo del menor- “me ha llegado una misión en la cual explica que hubo un robo bastante peculiar” –comentó mientras ambos chicos no entendían bien la situación- “han robado una esfera que es capaz de contener grandes fuentes de chakra, perteneciente, justamente, al casi extinto clan Uzumaki y de aquí comienza su misión” –explicaba ante la mirada seria del ojizafiro- “se encontró una pista de que el culpable se encuentra en las arenas de Sunagakure, su misión es encontrar al ladrón, el artefacto robado y traerlo para su enjuiciamiento, si el ladrón es muy fuerte no duden en matarlo, ya que aquí explica que mató a 20 guardias, 10 jounins y 10 Anbus, bien, como esta es una misión rango S necesitaran la ayuda de Sakura y de Kakashi, lleven también a Sai y Yamato, por alguna razón creo que esto podría ponerse peligroso” –finalizó ante la afirmación de ambos Shinobis mientras desaparecían en una nube de humo- “solo espero que este presentimiento no sea de muerte” –musitó inaudiblemente mientras recordaba a Jiraya- “**Ji-chan**” –susurró débilmente mientras una pequeña lagrima recorrió la hermosa tez de la mujer.

“¿Hokage-sama?” –llamo la pelinegra quien sostenía a ¨Ton-Ton¨ entre sus brazos.

“discúlpame un momento Shizune, necesito estar a solas” –respondio mientras salía por la ventana para llegar al tejado- “//si tan solo… pudiera verte//” –pensaba mientras lloraba amargamente ante el recuerdo de su compañero y amado- “//Jiraya//” –pensó por última vez mientras sacaba una cajita metálica de su chaleco, la abría y bebía el líquido de su interior.

 

Mientras tanto, en las arenas de Sunagakure se encontraban un par de shinobis escondidos en una pequeña gruta enterrada.

 

“si mis cálculos son exactos esos shinobis estarán en el bosque en, aproximadamente, 3 horas” –comentaba un encapuchado mientras el otro solo miraba la tormenta de arena- “tendrás lo que, por tanto tiempo, has estado esperando” –comento mientras realizaba unos sello de manos.

“¿usaras eso para separarlos?” –pregunto el otro ser sin girarse.

“si, ya que se cuáles son las debilidades de todos esos ninjas” –sonríe mientras aparecía una especie de serpiente blanca por debajo de su túnica.

“bien, pero recuerda, el Kitsune debe estar vivo” –comento mientras desaparecía en una distorsión.

“nunca cambia” –menciono mientras aparecían 5 ataúdes- “primero comenzaremos con la fastidiosa chunnin medico” –menciono mientras se abría un ataúd y se dejaba ver a un pelirojo.

 

Las tres horas ya habían pasado raudamente mientras los 6 ninjas de la hoja habían salido al bosque del país del fuego. La travesía era larga, pero eso no los desalentó, siguieron con su carrera emocionadamente.

Notas finales:

bien, aqui terminamos, ojala les haya gustado, cualquier cosa me avisan ^^ bien nos vemos Xauuu ^^

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: