Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

My Neighbor

Autor: PaoGaytan

[Reviews - 31]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los personajes son creasion de Furudate Haruichi, tristemente no me pertenecen, yo solo escribo una historia homosensual de ellos 7w7

Con las cortinas cerradas y el despertador apagado, Kuuro se encontraba cómoda y plácidamente durmiendo un sábado por la mañana. Disfrutaría, con toda la extensión de la palabra su hermoso fin de semana, sin universidad ni compromisos; oh por lo menos eso pensó hasta que un cuerpo callo de golpe sobre el, saltando y gritando que despertara. 




-Bro!!!!! Despierta es importante!!!!! 




Ese era Bokuto, su amigo de infancia y hermano de otra madre, oh por lo menos así se llamaban entre ellos. 


Su amistad comenzó desde muy pequeños, siendo ellos los únicos Alfas de una clase llena de betas, encontrándose de una manera curiosa iguales, se unieron como verdaderos amigos hasta la actualidad. Después de terminar el instituto los dos entraron a la misma universidad gracias a una beca deportiva y como quedaba relativamente lejos de su casa, decidieron mudarse y compartir apartamento. 




-¿Que pasa Bokuto? -Contesto aun medio dormido, con una evidente cara de molestia. -Espero y sea de vida o muerte como para despertarme bro. 




-Lo es, se están mudando nuevas personas a los apartamentos vecinos. 




-Ya habíamos hablado de eso, como es inicio de curso muchos que terminan sus estudios se van y llegan nuevos oh transferidos. 




Los cambios a termino de ciclo eran algo ya muy común dentro de las zonas de apartamentos donde ellos se encontraban, básicamente porque la mayoría de ellos eran ocupados por estudiantes debido a la cercanía de las dos universidades mas importantes y tres institutos que rodeaban la zona. 




-Aah eso significa que prontos nos iremos también bro? 




-No, solo llevamos tres años, aun nos faltan unos mas para salir, por cierto, que haces despierto un sábado a las 9 de la mañana! 




-Oh, estaba soñando con lo bonito que puede ser mi pareja hasta que unos gritos y golpes me despertaron de mi bello sueño, así que como buen espía que soy me puse a observarlos por la mirilla de la puerta, pero no logre ver a nadie. -Termino su relato con un tono desanimado. 




Mientras Kuuro no podía borrar de su mente la imagen de vieja chismosa que tenia su amigo. 




-Bro deberías dejar de espiar a la gente. 




-Pero que tal si mi pareja llega a los apartamentos vecinos! 




-Y si es así se asustara y te demandara. 




-No lo hará porque terminara enamorado de mi. -completo con la voz mas segura que tenia. 




-Eres un caso bro, bueno ya que me despertaste vamos a molestar Iwaisumi y Daichi un rato. 




Propuso el moreno con una sonrisilla malvada dibujada en su rostro. 




-Eres un gato malvado bro. 




Después de su pequeña charla matutina los dos Alfas salieron de su departamento esperando ver a alguien nuevo, pero solo veían cajas, muchas cajas en todo el largo del pasillo. Caminaron a paso lento hacia la puerta de alado, tocando hasta que una cabellera naranja abrió dejándolos pasar. 




-Parece que chibi y Lev se nos adelantaron -Comento Kuuro a la vez que sacudía el cabello de Hinata. 




-Que no soy chibi!! Recuerden que puedo llegar a su altura malditos alfas. 




-Ey háblanos con respeto, recuerda que somos tus senpais universitarios.- Expuso Kuuro elevando su pecho en una pose ridícula, escuchándose un “si tus senpais” de fondo por parte de Bokuto. 




Hinata estuvo apunto de seguir la pelea hasta que un fuerte deténganse por parte de Daichi los detuvo, entrando todos por fin al departamento. 




-Hey Hey Hey! Ya llego por quien lloraban. 




-Porque siempre tienen que venir todos a nuestro departamento, solo lárguense cada quien al suyo y dejen de molestar de una vez- Expuso molesto Iwaisumi, saliendo de la cocina ignorando la entrada triunfal de Bokuto. 




Los hermanos Sawamura y Hajime, ambos alfas de su orgullosa familia y ambos estudiantes de la universidad de Tokio, cursando el mismo año que los ruidosos Bro. Llevaban cerca de un año viviendo en la zona, y casi desde su llegada fueron cruelmente invadidos por las bola de idiotas, como le gustaba a Iwaisumi llamarles. 




-Oh vamos Iwaisumi san, se que les gusta tenernos aquí, verdad Daichi san.- Pregunto el mas alto de ahí con su tono infantil de siempre. 




-No, si acaso al único que soporto es a Hinata y solo porque siento como si fuera su padre. -Ya que el pequeño era el único omega del grupo, entre todos lo cuidaban. 




Daichi se dio la vuelta y regreso a la cocina para seguir preparando el almuerzo, ahora para seis personas, escuchando de fondo la pelea entre el pequeño omega y el alfa. 




Hinata y Lev se conocieron al ser vecinos cuando la familia de Lev se mudo. Al inicio el pequeño se emociono al saber que tendría un amigo de su misma edad, mitad ruso pero irónicamente, el chico no hablaba el idioma. 




Su relación marchaba a la perfección, a pesar de que eran un Alfa y un Omega, nunca tuvieron problemas con eso.  




Hinata era de los extraños casos de Omega que a sus 16 años aun no se presentaba por lo que nunca tuvieron que lidiar con el celo del pequeño. 




 Aparte de que Lev  a pesar de que era un chico con ideas tontas, tenia un pensamiento increíblemente abierto referente a los omegas, por lo que usaba su propio olor para cubrir y evitar que alguien mas atacara a su pequeño amigo, si amigo, nunca se vieron de otra manera ya que el creía en el amor destinado y a pesar de que el olor de Hinata era dulce, sabia que no era su pareja; a Hinata por otro lado no le importaba ese tema, mientras el siguiera jugando Vóley lo demás daba igual. 




Cuando Daichi termino el almuerzo, los cuatro intrusos  comenzaron a comer de las manera mas cómoda y normal posible. Como cada sábado que pasaban juntos, los mas jóvenes peleaban por temas monótonos de la escuela, mientras que Kuuro y Bokuto sacaban de sus cabales a Iwaisumi, que aunque se negara se había acostumbrado a tenerlos en su casa. 




Mientras que Daichi como buen padre de familia que era, nombrado así por Hinata, Lev y Bokuto, solo observaba que los demás no tiraran la comida y los controlaba cuando comenzaban a pelear y su hermano estaba a punto de asesinar a alguno de ellos. 




Sin duda se había acostumbrado a la bola de revoltosos que tenia siempre en su casa. 




Alrededor de todo el explosivo almuerzo que los jóvenes mantenían, se escucho el suave toque de la puerta, haciendo que todos se callaran pero nadie se levantara a abrir. Rodando los ojos, Daichi como buen padre que era, fue el que camino a atender la puerta, abriéndola y encontrándose con el chico mas lindo que había visto en su maldita vida. 




Cabello grisáceo, ojos realmente lindo, unos labios pequeños y rosados y un coqueto lunar debajo de su ojo. 




¿Como es que este chico podía ser incluso mas lindo que las chicas que había en su curso? 




Pero lo que mas logro sorprenderlo fue su olor, sin duda olía a omega, pero era un curioso olor que en sus 21 años de vida jamás había percibido. 




-Hola, me llamo Sugawara Koishi, me acabo de mudar al apartamento de enfrente y quería pedirte un favor.- Hablo Suga de la manera mas calmada que logro en ese momento, claro que había notado algo diferente en su nuevo vecino, pero no tenia que ser tan obvio en su primer encuentro. 




-Oh..eh.. Hola! Me llamo Daichi Sawamura, claro dime que necesitas.- Respondió un poco anonado por la suave voz del chico, pero vamos no tenia que salirse de sus carriles. 




-Quería saber si podías prestarme unas tijeras, mi compañero olvido traerlas y no podemos abrir las cajas.- Pregunto con una amable sonrisa. 




-Claro, espera un momento. 




Entro de regreso como un rayo de luz a buscar el artefacto hasta que lo encontró y volvió a la puerta de la misma manera, siendo observado de forma curiosa y burlona por los intrusos en su casa. 




-Aquí tienes, utilízalas el tiempo que sea necesario. 




Levanto su mano ofreciendo las tijeras, hasta que por accidente sus manos se rosaron sintiendo una corriente eléctrica recorrer sus cuerpos, abriendo ambos los ojos por la curiosa reacción que acababan de tener. 




Parecía escena sacada de las típicas películas de amor. 




-Muchas gracias, prometo regresarlas pronto.- Suga respondió de manera rápida antes de salir corriendo de regreso a su nuevo apartamento, cerrando la puerta de golpe. 




Al mismo tiempo Daichi cerro su puerta recargándose en ella, dejando expectantes a los demás ya que ni su hermano había visto antes una sonrisilla tonta en su cara como la que tenia ahora. 




-Chicos creo que me enamore. 




-Si tenemos nueva Mami!!!.- Se escucho el fuerte grito de Hinata seguido por un “Eres todo un macho” de parte de Kuuro. 




-.-.-.-.-.- 




Un chico de baja estatura, castaño y con una pequeña caja en las manos se acercaba a la sala después de haber escuchado el fuerte portazo que su amigo dio al entrar, esperando que allá logrado conseguir tijeras. 




Pero al ver la cara de duda y sorpresa en su amigo se dio cuenta que algo le había sucedido, caminando rápido dejando la caja en el piso para acercársele y cerciorarse que no estaba herido, reacción típica en un omega preocupado. 




-Suga que pasa, ¿Porque tan asustado? 




-Yaku, creo…creo que encontré a mi pareja.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: