Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

81. El Placer de Hui (18)

Autor: dayanstyle2

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

villa Kim

Villa Locura

Jin Hong se estiro mientras salía del asiento del pasajero del SUV de su tío. Miró la grande y amenazante casa victoriana verde y blanco. "¿Estás seguro de que es esta?", Le preguntó a su tío. La casa estaba asentada en el centro del bosque, rodeada de tres hectáreas de tierras forestales. Jin Hong nunca había visto una casa de este tamaño. No de tan cerca. Y ahora iban a vivir allí.

"¿Tienen un gran patio trasero?" Yi Jeong preguntó mientras saltó del asiento de atrás y miró a su alrededor, sus ojos azules brillantes saltando de una cosa a otra. Con siete años de edad, parecía burbujear con entusiasmo mientras miraba a su tío Min Woo pidiendo permiso para salir y explorar.

"Todavía no, Yi Jeong", Min Woo dijo mientras subía los escalones de la entrada. El porche parecía rodear toda la casa. No terminaba hasta donde Jin Hong podía ver. Sus pies crujían sobre los miles de hojas que cubrían no sólo la parte delantera de la casa, sino los escalones y porche también. Él gimió. De ninguna manera limpiaría un patio del tamaño de un campo de fútbol. "Vamos a llevar algunas cosas adentro antes de ir a explorar."

Los hombros de Yi Jeong se hundieron mientras se dirigía a la parte trasera de la camioneta y esperó a que alguien la abriera para que pudiera agarrar sus maletas.

Jin Hong sonrió. "Anímate, chico. Después de llevar todo adentro, tienes un enorme terSung Kyu de juego para descubrir otros mundos enteros".

Eso era algo que Jin Hong amaba de Yi Jeong. Su hermano pequeño tenía una gran imaginación. Él sólo podía ver a Yi Jeong construyendo un castillo de hojas y saltando para salvar a sus caballeros.

 

Con tantas hojas que hay, por supuesto que sería capaz de construir todo un reino.

"Pero yo no quiero que andes vagando por el bosque", Min Woo advirtió. "No sé si los osos o los gatos salvajes son autóctonos de esta zona."

"¿Qué es autónomos1?" Yi Jeong preguntó mientras se ponía las gafas hasta el puente de la nariz.

"Autóctonos", Min Woo corrigió al chico. "Significa que los animales que son originarios de esta zona."

Jin Hong se rió entre dientes. En todo caso, Yi Jeong parecía aún más confuso. Sus cejas se fruncieron, y estaba rascándose la mata de pelo marrón en la cabeza. “No sabemos que vive en el bosque," Jin Hong aclaró

La comprensión brillo en los ojos del muchacho. "¿Por qué no solo dijiste eso?", Preguntó Yi Jeong.

"Lo hice", dijo Min Woo. Su tío se rió entre dientes mientras abría la parte de atrás de la camioneta y sacó una gran caja y la llevó hasta el porche. Equilibró la caja en su muslo levantado mientras buscaba las llaves en cada bolsillo individual de sus vaqueros a su chaqueta ligera. "Sé que los puse en mi bolsillo."

El hombre perdería la cabeza si no la tuviera pegada. Su tío era famoso por colocar mal todo lo que tocaba. Afortunadamente no había extraviado a Jin Hong o Yi Jeong. Jin Hong se inclinó por la ventana delantera del vehículo y sacó las llaves del contacto, colgando en el aire. Las llaves tintineaban, y Min Woo volvió, sonriendo.

"Gracias."

 

 

"Él perdería la cabeza si sus hombros la dejaran ir," Yi Jeong murmuró con una sacudida cabeza. Para tener siete años, Yi Jeong era bastante inteligente. Había heredado el increíble cerebro de su tío mientras que Jin Hong tenía sólo la apariencia de su padre. Alejo el pensamiento de su padre, Jin Hong le llevo las llaves a su tío antes de agarrar algunas cosas de la SUV.

"Es tan grande", dijo Yi Jeong, mientras miraba hacia la casa. "¿Crees que haya pasadizos secretos?" Había emoción y temor en la voz del pequeño. "Tal vez tienen puertas ocultas y retratos que te miran cuando caminas cerca de ellas."

"La casa está vacía, por lo que no habrá ningún retrato," Jin Hong le tranquilizó. "Pero si encuentras un pasadizo secreto, sería mejor que vengas conmigo o tío Min Woo. No quiero que explores lugares espeluznantes tu solo." Él revolvió el pelo de su hermano. "¿Lo entiendes?"

Jin Hong se divertía con la imaginación de Yi Jeong. Trabajaron rápido, y eso que apenas habían llegado alli. Con el tamaño de la casa, Yi Jeong tendría horas y horas de diversión para tener nuevas aventuras. Jin Hong deseaba poder ser tan libre con su tiempo, pero después de instalarse, tenía que ir a la ciudad a buscar trabajo. Aunque su tío hacia muy buen dinero como desarrollador para una empresa de software, Jin Hong quería tener su propio dinero. No era un vividor. Tenía veintiún años. Todo un hombre. Cuando sus padres murieron hace cinco años, su tío había obtenido la custodia de ambos. Pero con Min Woo tan ocupado en su trabajo y por ser tan olvidadizo, su tío había pedido a Jin Hong que se quedara con ellos después de que él se hiciera mayor para ayudar con Yi Jeong.

A Jin Hong no le importaba. Era sencillo estar con Yi Jeong. El bonito chico era autosuficiente y se mantenía ocupado, pero apenas tenía siete años y necesitaba a alguien que lo cuidara, aunque Yi Jeong podría discutir ese punto. Min Woo trabajaba desde casa, por lo que trabajar un par de horas al día, no debería ser un problema para Jin Hong.

 

Él y Yi Jeong tomaron un par de maletas y se caminaron hasta el porche. Después de abrir la puerta principal, entraron. Los labios de Jin Hong se separaron cuando notó cuán enorme era el lugar. Puso las bolsas en el suelo  y se encamino a las habitaciones del primer piso, sorprendido por el candil al que había que quitarle el polvo y la gran chimenea en la que Yi Jeong seguramente podría caber dentro aun estando de pie. Los pisos eran de madera y todavía se veía en perfecto estado. Las paredes de la habitación del comedor tenían retratos de familiares que no conocía. Supuso que se equivoco acerca de los retratos. "No puedo creer que obtuvieras este lugar."

"Nosotros", Min Woo corrigió. "No estoy muy seguro de que hice bien. Mi tío Eugene lo dejo para mí en su testamento, pero no tengo ni idea de quién era el tío Eugene." Ellos habían cuestionado al abogado que le había entregado la escritura de la casa, asegurándose de que tenían la familia Kim correcta. El abogado había insistido en que Min Woo Kim era el hombre correcto, y luego su tío había firmado unos documentos legales, la escritura de transferencia hacia él.

Y este lugar era más de lo que Jin Hong podría haber esperado. Cuando el abogado dijo que estaba situado en un pequeño pueblo llamado Villa Kim, Jin Hong había gemido, imagino una pequeña casucha con un graNiel en descomposición y maquinaria oxidada que estaban fuera de su uso. Este lugar era todo menos una casucha. Él sonrió a su hermano pequeño, y luego ambos subieron corriendo las escaleras para explorar más.

Había un dormitorio principal que Jin Hong sabía que su tío lo tomaría y otras cuatro habitaciones. Jin Hong rápidamente reclamo la que estaba al final del pasillo, lejos de todas las demás. Le gustaba la privacidad, y esta enorme casa ahora se la  proporcionaba.

"Terminen de descargar," su tío llamó desde el primer piso. "Voy a traer los comestibles y comenzar la cena."

 

Jin Hong quería cinco minutos más para revisar las cosas cuando descubrió una puerta que llevaba a unas escaleras. Cuando las subió, se encontró en un ático que abarcaba  todo el espacio de la casa.

Su sonrisa creció.

 

Olvidándose de la habitación en el segundo piso. El tercer piso era suyo. Se acercó a la ventana que daba a la parte trasera de la casa y miró hacia afuera, conmocionado por lo grande que era el patio trasero. Él tenía una mejor vista desde aquí arriba, y el bosque parecía como si se fuera interminable, los colores que van desde el oro hasta vibrante naranja a rojo. El otoño era su estación favorita, y él podía imaginarse sentado en el alféizar de la ventana durante horas viendo como la brisa se llevaba las coloridas hojas y las hacia crujir.

Jin Hong se quedó inmóvil cuando vio algo que se movía en el bosque. Se esforzó para ver lo que era, pero lo único que captó eran sombras de la luz del sol decoloraba.

¿Un oso? ¿Un puma? ¿Qué clase de bestias salvajes vivían por ahí? ¿Estaría Yi Jeong seguro jugando atrás? Se dio cuenta entonces que la ventana no era solo una, sino dos, y había un pestillo en el medio. Jin Hong desenganchó el pestillo y abrió las dos ventanas a lo ancho. El fresco aroma de pino flotaba junto a él, y él inhaló grandes bocanadas del aire del campo. El simple olor de este lugar lo hacia feliz.

Atrapó movimiento de nuevo, pero seguía viendo sólo sombras. Jin Hong no podía entender lo que estaba causando esas sombras. Puede que no sea nada. Habían tenido un largo viaje, y él estaba cansado. Podría ser sólo la fatiga.

"¡Wow!" Yi Jeong dijo mientras subía los escalones y se puso de pie en el otro extremo de la habitación. "Oh, por favor, que esto sea mi habitación. Por favor, por favor, por favor”.

 

Jin Hong tenía una imagen de Yi Jeong asomándose en la ventana mientras reproducía uno de sus juegos imaginarios y caía a su muerte. "No, pero puedes hacer una de las habitaciones en el segundo piso de tu dormitorio y uno tu cuarto de juegos."

"¿Puedo?" Yi Jeong parecía rebotar con alegría. "Trato. Usted puede tener esta habitación, ya tengo dos habitaciones." Y luego Yi Jeong frunció el ceño. "¿Cuándo se va a llegar mis cosas aquí? Necesito mi cama".

"Mañana, chico." Jin Hong se apartó de la ventana y le revolvió el pelo a su hermano. "Ahora vamos a empezar a movernos antes de que Tío Min Woo olvide que nos trajo y decida que quiere explorar la ciudad."

"¿Él puede a hacer eso?" Yi Jeong preguntó mientras sus ojos se abrieron. "Nunca se sabe con él." Ambos rieron mientras bajaban las escaleras.

 

 

"Quiero que se alejen del camino", Min Woo dijo cuando el camión en movimiento llegó a la mañana siguiente. Habían colgado un letrero en cada una de sus puertas, indicando a que habitación iban las cajas marcadas y para fueran llevadas a los lugares apropiados. "Cuando todo esté en el interior, entonces puedes ocuparte en desempacar."

Una vez que habían terminado con el desayuno, Jin Hong y Yi Jeong salieron por la puerta de la cocina. Incluso la terraza estaba llena de hojas, los pies de Jin Hong las hacían crujir mientras él y Yi Jeong corrieron en el patio trasero. Su tío había hablado con la policía local ayer por la noche, y el policía le había asegurado que no había osos u otros animales salvajes que vagaran por el bosque, al menos ninguno que se aproximaría a la ciudad o las casas de los alrededores de Villa Kim.

 

Con su mente tranquila acerca de las bestias salvajes, Jin Hong volvió a Yi Jeong. "Entonces, ¿qué aventura tendremos hoy?"

Sus padres siempre habían impulsado la imaginación de Yi Jeong, y Jin Hong no podía hacer menos. El patio era su caparazón y la inventiva de Yi Jeong no tenía límites. "Quiero explorar el bosque", dijo.

Jin Hong miró sobre su hombro, y por alguna extraña razón, el bosque parecía traerle sensaciones extrañas esta mañana. Había un misterio en el que no podía explicar. Era sólo una sensación. Él negó con la cabeza mientras miraba a Yi Jeong. "Sabes lo que dijo el tío Min Woo."

"El policía dijo que los bosques son seguros, y no vamos a perdernos si no vamos demasiado lejos." Yi Jeong tomó la mano de Jin Hong y tiró de él, tratando de forzarlo hacia el borde de los árboles. "Vamos, por favor. Podemos ser exploradores que descubren un nuevo mundo o viajeros en el tiempo que terminaron en la época de los dinosaurios. Podemos actuar como si hubiera dinosaurios al acecho en el bosque, tratando de comernos”.

Jin Hong no estaba tan seguro de que Yi Jeong estuviera lejos de la verdad.

 

"O podemos tirar la pelota de fútbol hasta que se termine la mudanza." Jin Hong habría estado de acuerdo con las aventuras de Yi Jeong si el bosque no estuviera... ¿advirtiéndole? ¿Eso es lo que era? Pero eso era ridículo. El bosque no podían advertir a la gente. Eran nada más que árboles y maleza llena de bichos que Jin Hong no quería encontrarse. Se habían mudado de la ciudad, y aunque el lugar le gustaba, los animales salvajes no le gustaban. Sólo la idea de ser rociado por una mofeta le hizo dar unos pasos atrás.

"Tío Min Woo probablemente se olvidó de la advertencia," Yi Jeong argumentó. "No vamos a tener problemas. Apenas diez minutos y luego vamos a jugar con el fútbol." Yi Jeong le dio esos grandes ojos de cachorro cuando ahuecó sus manos como si estuviera rezando. "Cinco minutos, por favor."

 

A Jin Hong siempre le resultaba difícil decir que no a Yi Jeong, y ya que sus padres habían muerto, que había tratado de hacer la vida de su hermano pequeño lo más agradable posible. Durante los dos posteriores a su fallecimiento, Yi Jeong no había dicho una palabra, no había estado interesado en alguna cosa. Su imaginación había quedado en suspenso mientras se sentaba en su habitación, mirando por la ventana. No fue hasta que Jin Hong estuvo en un accidente de coche y se rompió la pierna que Yi Jeong finalmente había  hablado. Él había llorado primero, diciendo a Jin Hong lo asustado que estaba de que casi había perdido a su hermano mayor. Desde entonces, Yi Jeong lentamente había salido de su caparazón hasta que fue de nuevo el  mismo.

"Puede que no haya animales grandes allí, pero una mofeta o mapache es muy desagradable, tanto como un animal grande," Jin Hong argumentó. "¿Qué pasa si uno de ellos te muerde?"

Quería mirar al bosque de nuevo, para asegurarse a sí mismo que no era misterioso y espeluznante, pero mantuvo su enfoque en Yi Jeong. Todos habían dormido en la sala de estar anoche. Su tío había encendido un fuego y sirvió la cena para ellos en platos de papel. Los espaguetis habían estado buenos y la calidez de la reconfortante fuego. Cuando Jin Hong se despertó esta mañana, él corrió escaleras arriba para mirar por la ventana. El bosque había parecido bien entonces, acogedor. Entonces, ¿por qué se sentía como si no quería que lo exploraran ahora?

"Los animales pequeños se asustan de las personas", Yi Jeong dijo mientras cruzaba sus brazos sobre su pecho, mirando a Jin Hong con fastidio. "Eres un gallina."

Jin Hong se rió entre dientes. "Soy lo suficientemente mayor como para saber cuándo estás tratando de provocarme, chico. No soy un gallina, y no me vas a retar a desobedecer a tío Min Woo”.

"Voy a ayudar a desempacar tu habitación y seré tu pequeño siervo. Puedes darme órdenes y decirme que trabajo que quieres que haga," Yi Jeong ofreció con una diabólica sonrisa. "Puedes sentarte mientras yo desempaco. Lo juro".

Mientras que la oferta era tentadora, Jin Hong negó con la cabeza. Él tenía un montón de cajas, y tardaría una eternidad ordenando todo en su habitación, pero permitir que Yi Jeong fuera al bosque sólo porque él no quería que desempaquetar era egoísta. "No es opción."

Yi Jeong le sonrió, se volvió hacia la casa, y luego se dio la vuelta tan rápido que Jin Hong no sabía lo que el chico estaba haciendo hasta que Yi Jeong estaba en el borde de los árboles.

"¡Yi Jeong!" Jin Hong gritó mientras corrió tras su hermano. Él miraba con terror como Yi Jeong desapareció junto a un gran árbol. Sin pensarlo, Jin Hong entró en el bosque, mientras trataba de encontrar a donde se había ido Yi Jeong. "¡Saca el culo de este bosques ahora mismo!"

Jin Hong se giró y se desorientó. Los arboles parecían acercarse a su alrededor, bloqueando la vista de la casa. Pero él sólo había ido a tres metros dentro del bosque. ¿Cómo puede ser eso? Él debía ser capaz de ver la vieja casa victoriana sin ningún problema. Él giró a la izquierda y luego a la derecha, se movía lentamente mientras escuchaba. "¡Yi Jeong!"

Se sentía como si alguien lo estuviera viendo, siguiéndolo. Jin Hong se giró, pero no vio a nadie, ni siquiera a Yi Jeong. Sus piernas se tambaleaban, y el pánico inundo todos los poros de su cuerpo. ¿Por qué Yi Jeong no le contestaba? No tenía más remedio que ir más profundo. Jin Hong temía que siguiera dando vueltas y nunca encontrar la salida. Lo que realmente le preocupaba era la ausencia de ruido. Debía haber canto de los pájaros y los grillos, algo. Pero no había nada.

Se pasó la mano por el pelo despeinado, angustiado, se mordió su labio inferior mientras buscaba. en el bosque había arboles tan anchos que diez cuerpo podrían estar escondidos allí y sin ser vistos. ¿Qué pasa si Yi Jeong se había caído y lastimado? ¿Y si se había golpeado y estaba inconsciente? Jin Hong se movía más rápido, gritando a todo pulmón por el niño.

La sensación de ser perseguido se hizo más fuerte. Jin Hong estaba seguro de que era su miedo, pero el bosque parecía volverse más siniestro. Su corazón martilleaba salvajemente contra sus costillas el sudor formándose comenzó a correr por los lados de la cara. Min Woo estaría devastado si Yi Jeong se perdía, o algo peor. Adoraba al hermano pequeño de Jin Hong. Constantemente adoraba a Yi Jeong. Él era amable con Jin Hong, pero de otro tipo de forma. Jin Hong era un hombre de veintiún años de edad, y apreciaba el hecho de que su tío lo tratara como tal.

Pero perder a Yi Jeong era tan irresponsable como Jin Hong podría serlo.

 

Jin Hong encontró un camino de tierra y comenzó a seguirlo. Quizás Yi Jeong había encontrado el mismo camino y hecho lo mismo. Él había llegado a unos tres metros cuando un gran leopardo manchado se puso delante de él.

 

 

"Alguien se ha mudado a la vieja casa Kim," Siwon dijo mientras entraba a la oficina de Jongin.

Jongin frunció el ceño cuando miró a su beta. "Pero esa casa ni siquiera está en el mercado. Me aseguré de eso".

Siwon entregó a Jongin un trozo de papel. Jongin lo tomó y miró por encima sobre el traspaso de escritura. Esto no era bueno. La casa no estaba en el mercado por una razón. Lee Soo Man había utilizado la vieja casa victoriana para algunas cosas bastantes siniestras, incluyendo sacrificios. Esa casa tenía una mancha oscura en ella. Jongin debió haberla destruido hace años.

Y ahora una familia inocente se había mudado. Pero ¿por qué ahora? Eugene Kim había fallecido hace veinte años. ¿Por qué su sobrino ahora heredaba el lugar?

"¿Encontraste al abogado que hizo que este tipo Min Woo Kim firmara el papeleo?", Preguntó Jongin.

“De eso se trata." Siwon tocó el papel. "Tuve a Niel mirando lo que podía averiguar quién era el abogado que lo hizo firmar por el papeleo, pero Niel no pudo encontrar a un Oh Dennis en Hemlock Law Firm. Es como si él no existiera".

“¿Y esto?" Jongin miró por encima de la copia de la escritura en la mano. "¿Es de fiar?"

"Sí, lo es. Niel encontró al abogado de bienes raíces que había supervisado los asuntos de Eugene. Yun Hwa  Park no era consciente de que la escritura había sido entregada a Min Woo. Dijo que le dijiste que la casa no estaba disponible, por lo que nunca contactó a Kim Min Woo ”.

"Así que la pregunta es:" Jongin dijo mientras dejaba a un lado el papel ", ¿quién decidió que Min Woo merecía su casa heredada?"

 

 

continuara..

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: