Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Me relinquit por Doki Amare Pecccavi

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Republicando este fanfic que inicié hace tiempo. 

Cap. 1: Bienvenue, Sebastian, Qui cherchez-vous?

 

El “Jhuuu” del viento chocando con las ramas de los árboles opacos ¿Qué importaba cuán perdido? ¿Qué importaba cuán enojado? Ese asqueroso aroma que su nariz penetraba. Humanos. Desde hacía mucho que había buscado a uno en especial.

 

Se plantó frente a las puertas de la mansión, acomodó su gabán y se dispuso a entrar, apenas si tocando las puertas enormes, de par en par, haciendo reverencia a su paso, orgulloso, su cabello oscuro no se despeinaba ante nada y sus ojos tan vivos brillaban en un maligno ardor.

 

– Estás aquí… – Murmuró bajito, ese aroma inolvidable, sus pasos lentos que hacían disfrutar más sus acciones, subió las escaleras que le llevaban a la entrada principal, y tocó a la puerta, madera tan oscura que parecía sacada de un maligno sauce.

 

La puerta se abrió, detrás de ella un hombre algo bien parecido, a pantalón claro y camisa blanca, parecía estár un poco agitado y su mirada oscura le dejó titubeante.

 

– Buenas noches, ¿Qué desea? – Cuestionó el hombre de cabello oscuro, dudó un poco, sus ideas al instante recobraron su lugar, una misión especial que le llevaba ahí, su venganza, buscar a quién le había llamado. El enganche y luego esa alma sería suya.

 

– Buenas noches, lamento la hora, pero… es urgente que vea al señoriíto de esta familia.

 

– ¿Quién es usted? ¿Para qué quiere verle?

 

– Mi nombre es Sebastián Michaelis. – Esos ojos brillosos tan vivos hechizaron al mayordomo “humano” que le miraba embelesadamente. – Llévame con tu señor,

 

Asintió el mayordomo, abrió la puerta y dejó pasar al recién llegado, sin titubeos, Sebastian posó su gabán en las manos estiradas del mozo, agradeció con una sonrisa encantadora y se dispuso a seguir los pasos del sirviente.

 

Guiar a todos los visitantes sería algo complejo para ese humano, ¿No?, llegaron, lo supo por que el mayordomo detuvo su paso y se posó frente a la puerta, “toc, toc” el toque y un adelante fue dado, una voz tan dulce, tierna voz de infante. Un niño mimado, pensó Sebastián.

 

Fue anunciado, risueño chiquillo que permitió su paso, algo extraño en su corazón sintió el demonio y sus oscuras pupilas comenzaban a deslumbrar ligeramente, ese aroma, sería el niño del pacto… seguro, lo había buscado por mucho tiempo. Sus pasos delicados, atravesó el marco de la puerta, el niño, sentado en su silla, le daba la espalada, su juego de ajedrez estaba tirado por el escritorio, se despidió el mayordomo y después quedaron ellos dos solos… por fin.

 

– Mi nombre es Sebastián Michaelis, es un gusto conocerle.

 

– ¿Y cuál es el motivo de su visita? – La silla se recorrió el amo se puso de pie y su cabellera rubia dejó verse, el niño que se vira, una mirada turquesa, muy penetrante, algo siniestra, nada comparado con lo que esperaba encontrar.

 

– No eres Ciel Phantomhive – Murmuró bajito…

 

– Por supuesto que no, mi nombre es Alois Trancy… – Instantáneamente dejó ver una sonrisa boba.

 

Esperando el momento en el que su amo corriese algún peligro, Claude Faustus, el mayordomo resguardaba la puerta, dispuesto a atacar.

 

 

|¤°.¸¸. ·´¯`» Doki Amare Peccavi «´¯`·.¸¸. °¤|

 

 

(º·. ¸ (¨*·.¸ ¸. ·*¨) ¸. ·º)
«. ·°·~*~'¿Qué está buscando? ‘~*~·°·. »
(¸.·º(¸.·¨*      *¨·.¸)º·.¸)


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).