Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

-forevernow [Contactar]

Usuario: -forevernow [Contactar]
Nombre: Nadhia
Miembro desde : 25/08/10
Tipo de usuario : Miembro
Bio:

Hola bueno pues mi nombre es:
Nadhia Bernabe, tengo 15 años & soy de
Baja California.


 

Sexo: Mujer


Series [0]


Fanfics por -forevernow
Clasificación: No menores de 18 años
Resumen:

Autora: Nadhia Bernabe.
- Género: Twincest.
- Advertencias: Contiene twincest, escenas de sexo explicitas, vocabulario fuerte.

-Genero: Amor, tragedia, drama y muerte de un personaje.

- Clasificación: Mayores de 18 años.

Introducción.

By Bill:

- No te vayas, ¿Por qué te vas?, ¿Por qué me dejas hermano?-Preguntaba mientras sentía mis lagrimas caer por mis mejillas. Esperaba una respuesta que al parecer mi gemelo no me quería dar -Respóndeme, ¿Por qué te quieres ir sin mi?.

- Porque ya no quiero estar contigo, ya no quiero estar más en esta ciudad de miera Bill entiéndelo -Me grito. Yo pestañee varias veces ante lo que me estaba diciendo ¿Qué ya no quería estar conmigo?, ¿con su hermano?- Ya me arte de toda esta mierda.

- No te puedes ir y dejarme soy tu hermano gemelo. No puedes irte y dejarme con una desconocida.

- No te voy a dejar con una desconocida, te voy a dejar con nuestra abuela, ¿Qué tiene de desconocida? Tú la quieres demasiado –Me alego. Yo no podía creer lo que me estaba diciendo me acerque hasta él y lo tomo de los brazos- Lo siento Billy pero yo ya no quiero estar aquí y contigo tampoco. Soy tu hermano sí, pero no soy tu papa, yo no puedo cuidarte.

- Yo no te estoy pidiendo que me cuides, te estoy pidiendo que te quedes conmigo, eres mi hermano gemelo y me prometiste estar siempre conmigo, siempre ahí para mí –Le recordé lo que me había dicho cuando nuestra madre nos había abandonado igual que papa- ¿Lo recuerdas? Dijiste que siempre me cuidarías y estarías a mi lado.

- Eso lo dije cuando era más pequeño Billy, cuando todavía era un mocoso ahora ya crecí y me di cuenta de que no podre hacerlo no quiero hacerlo. Quiero hacer mi vida, seguir de fiestero, y todo pero no puedo mientras me haga cargo de ti- Soltó sin más. Sentía como las estúpidas lagrimas seguían cayendo sin querer parar- Ahora hermanito me voy, te quedas en buenas manos.

- Y ¿A dónde vas a ir? ¿Con quién? Si apenas tienes dieciséis años ah, dime- Le pregunte enojado mientras me limpiaba las lágrimas. El sonrió y se dirigió a la puerta con las dos maletas de ropa que traía.

- Yo tengo amigos Billy, los cuales se van a ir conmigo. Aparte no necesitas saberlo, creo que jamás nos volveremos a ver así que ¿para qué quieres saber con quién mierdas me voy a ir?- Era un maldito, aparte de que me prometía algo no me quería decir con quien se iba y a donde- Adiós, recuérdame siempre.

- ¡Eres un maldito Tom!, no estás cumpliendo lo que me prometiste, te estás yendo y me estas dejando a mí a tu hermano gemelo. ¡Eres un maldito mentiroso!, ¡un mounstro por dejarme! –Le grite con todas mis fuerzas mientras miraba como cruzaba la puerta. Estaba decidido, se iba a ir y me iba a dejar.

- Piensa lo que quieras hermanito, que soy un desgraciado, un mal hermano, un mal nacido, un mounstro como lo has dicho, no me importa. Yo me voy ya no quiero seguir aquí- Y al finalizar de decir eso, se fue. Termino de cruzar la puerta dejándome, abandonándome. Caí al piso de rodillas, no podía creer lo que me estaba pasando, primero se había ido nuestro padre, abandonándonos dejándonos porque según el éramos una puta familia de mierda, que mi mama no hacía nada y no serbia para nada, que yo era un hijo marica el cual no debía merecerse ser su hijo y que Tom, que él era el único bueno. Luego nuestra madre, abandonándonos porque no podía cuidarnos, porque el dinero no le alcanzaba y estaba harta y ahora, mi hermano dejándome porque quería hacer su vida, porque quería dejar de cuidarme de estar al pendiente de mi.

- ¡Maldición, maldición!- Gritaba lo más fuerte que podía pegándole al piso con mis puños cerrados- ¡¿Por qué tiene que pasarme esto a mi?!, ¡¿Qué diablos he hecho para merecerlo?!.

Tirado en el piso, enojado triste con todas las emociones posibles, así me encontraba. Abandonado por mi familia, dejándome con mi abuela la única que me quería, que quería estar conmigo, que no me creía una carga. Apenas dieciséis años y ya estaba completamente solo, sin padre, madre y ahora hermano solo tenía a mi abuela, seguía en el piso llorando cuando sentí una mano en mi hombro la cual lo apretaba suavemente.

- Tranquilo Billy, no te preocupes vas a ver que tu hermano va a volver en unos días. No creo que te deje,  el te quiere demasiado- Decía mi abuela ayudándome a levantarme y limpiándome las lagrimas- Ya veras, no tienes de que preocuparte.

- No, no, no. Yo no quiero que vuelvas, que se largue que me deje no quiero volver a verlo, ese que se acaba de ir no es mi hermano. Nunca lo fue porque un hermano no abandona a su hermanito y más si es gemelo, ese que se acaba de ir es un mounstro insensible que no le importa nada más que el mismo, que no cumple lo que promete- Decía completamente dolido. Estaba en todo mi derecho de desahogarme, de gritar todo lo que sentía- ¡No quiero volver a verlo jamás!, ¡Jamás!.

Y después de haber dicho deje a mi abuela ahí, yo subí corriendo las escaleras quería encerrarme en mi cuarto y estar solo, dejar de llorar, quería olvidarme de todo y solo pensar en mi, concentrarme en mi.

- Espero que jamás vuelvas maldito- Grite tapándome la cara con la almohada- Y si vuelves, espero no verte.

Y así pasaron los años, ahora tengo 19 años recién cumplidos y vivo solo en la casa en la que mi madre nos dejo, mi abuela ha muerto por la edad, siempre me cuido y estuvo conmigo hasta el último momento. Ahora ya crecí, no estudio o más bien no termine de estudiar, me salí de la preparatoria cuando mi abuela se murió, tampoco trabajo ya que me dejo un dinero con el cual he estado viviendo bien, no trabajare hasta que en verdad lo necesite. Soy un chico con una personalidad muy fuerte, tengo orgullo y me gusta que la demás gente me siga, no me gusta mentir y que me mientan, soy un tío que tiene un estilo diferente a los demás, uso pantalones ajustados igual que las camisas, botas y me maquillo los ojos, tengo el pelo largo y soy muy codiciado por las mujeres y hasta por los tíos. Aunque creo que claro está a mi no me gustan los hombres. Tengo una novia llamada Natalie, estoy con ella desde hace dos años, mi abuela llego a conocerla, se llevaban muy bien pensaba que era una chica muy linda para mi, que definitivamente hacíamos muy bonita pareja. No salgo mucho con ella aunque es mi novia, porque ella apenas tiene dieciséis años y sus papas son muy estrictos. Bueno esta es mi historia y mi nombre es Bill Kaulitz.