Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

X-Carly-Victorius por minima

[Reviews - 17]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

3.- En alguna o en ninguna parte

-Spencer, despierta-

-Nuuu cinco minutitos ms por fa-

-Spencer-

-Mmmpff-

-Spencer!-

-He? Qu? Yo no fui!-

-Por fin, no s cmo puedes dormir tan bien en este lugar-

Haban caminado toda la tarde de ayer y no haban llegado a nada cercano a la cavilacin, ni si quiera una carretera o camino de tierra, solo bosque y ms bosque, al oscurecer aun perdidos y muy cansados se decidi acampar hasta que el sol volviera a salir, para su poca buena fortuna encontraron varios tipos de nueces y apaciguaron un poco su hambre, no tanto la de Sam que sigui quejndose por la poca comida que haban podido encontrar hasta que se qued dormida.

Para alejar a los animales salvajes y calentarlos en la fresca noche haban creado una fogata con la cosa que haban encontrado en la nave que pareca un lser, acordaron no volverlo a dejar cerca de Gibby, l fue el primero en intentar encender la fogata con l y casi le haba volado el pie a Spencer.

La noche no fue la ms cmoda o tranquila para la mayora de ellos, los ruidos de cosas desconocidas en medio del bosque, el frio, el sonido del viento haciendo crujir las hojas y las ramas de los arboles alrededor, la tierra fra bajo ellos llena de piedritas e insectos molestos que a unos cuantos llegaron a picar ms que otros, Gibby fue el ms perjudicado por no traer camisa y al parecer la comida para gato atrae a mosquitos y hormigas o lo que sea que insectos atrae el aroma de la comida para gatos como para picar la piel y dejarla llena de ronchas.

-Hay no, tena la leve esperanza que todo haba sido un mal sueo- Spencer miro a su alrededor sintindose decepcionado, realmente haba tenido esa esperanza de que todo lo que haba sucedido no haba sido real.

-No eres el nico- Gibby se quej mientras no paraba de rascarse son innumerables ronchas en su abdomen.

-Por Dios Gibby te vez horrible!-

-Arg y se siente horrible-

-Y Sam y Freddie?- pregunto Spens recordando que no en eran solo ellos tres en esta situacin.

-Aqu- dijo la voz de la rubia mejor amiga de su hermana, quien se encontraba sentada sobre un tronco comiendo un buen puado de bayas y moras.

-De dnde sacaste esas moras?-

-De por ah-

-Sam eso puede ser peligroso! Pueden ser venenosas- le regao su amiga siempre tratando de ser la voz de la razn que a veces a su amiga le fallaba.

-No te preocupes, les di unas cuantas a Gibby y Freddie antes de comer una, para ver si realmente eran venenosas, las ronchas de Gibby son por los insectos antes de que se les ocurra que son venenosas- dijo despreocupadamente la rubia mientras segua comiendo su desayuno.

Por un momento los hermanos Shay miraron entre reproche y sorpresa las acciones de Sam, eso haba sido peligroso de su parte, bien los otros dos adolescentes hubieran terminado con diarrea como mnimo si esas bayas hubieran resultado toxicas para los humanos.

-Y… hay ms?-

-Sep, Freddie fue por ms-

-Al menos ya tenemos desayuno-

*+*+*

Dicen que hombre precavido vale por dos, si esto aplicara a una mujer tal vez podramos decir que vale como un ejrcito, o al menos es lo que alguien podra decir con la sra. Benson que haba preparado maletas llenas de suministros durante toda la noche que abarcaban desde los primeros auxilios a una pistola elctrica aturdidora, e incluso muy a pesar que se dijo a si misma que ya no iba a usarlo, su kit de floretes heredados por su padre, los cuales haba guardado bajo llave tratando de olvidar la obsesin de la familia con el arte de la espada. La sra. Benson haba pensado en los peores escenarios posibles para su amado hijo perdido mientras se preparaba para empezar la bsqueda de este despus de enfrentarse a ese par de absurdos e incompetentes policas que casi le haban causado una aneurisma con su notable ineptitud, en un ltimo intento pensando en encontrar ayuda en alguna institucin del gobierno aparte de los policas haba tratado de contactar a los militares, a la guardia nacional, el FBI, la marina, el ejrcito, pero al parecer su problema no era tan grande como para atenderla.

Bien, si ellos no podan ayudarla ella misma se poda ayudar sola.

Bajo sus ltimas maletas por el elevador para llevarlas a su carro, ya tena el localizador en su bolso, la ltima vez que lo reviso en la noche el puntito brillante que era su Freddie haba dejado de moverse, deba apresurarse e ir en su bsqueda as si tuviera que romper todas las leyes de trnsito o cruzar algunas fronteras.

-Oh Marissa, escuche lo de tu hijo… que triste, pero ya sabes t y yo pod…- trato de abordarla Lewbert una vez que sali del elevador.

-Silencio Lewbert! Estoy ocupada, voy a ir a buscar a mi hijo- le corto no de humor para escuchar su barata coquetera, era una mam leona que haba perdido a su cachorrito, pobre de aquel que se le atravesara en su camino ya que quizs no la contara.

-Su hijo? Momento… usted no es la mam del amigo de mi nieta?-

La morena no se haba fijado en el anciano de anteojos hasta que este hablo, no lo identificaba de inmediato pero le resultaba vagamente familiar, pero lo que le importaba en esos momentos, estaba en una misin y ya no quera interrupciones.

-S! Es usted! La sra. Benson la vecina de enfrente-

-Si, como sea, tengo que ir a por mi nio-

-Espere, espere, Qu quiere decir con eso?, yo vine inmediatamente desde Yakima a saber si lo que paso en el ltimo show de mi nieta era verdad-

Nieta? Ha ya lo recordaba, era uno de los familiares de Carly y su raro hermano, hay ese par, algo le deca que todo esto era culpa de ellos de alguna manera o de esa rubia chica con antecedentes criminales, Sam, jams haban sido de su agrado, pero si esto realmente era culpa de ellos estaba ya plantendose mudar de departamento para que su hijo no volviera a sufrir por esas malas compaas.

-Pues es verdad seor, aun no s porque o quienes se llevaron a mi hijo, pero voy a ir a buscarlo- dijo volviendo a emprender paso a la salida pero la mano de aquel hombre en su brazo la detuvo.

-Espere, no de eso se estn encargando las autoridades?-

-Todos son unos incompetentes, yo tengo mi propia forma de encontrar a mi nio y si me deja ms pronto lo podre hallar-

-Cmo?-

-Un localizador, ahora sulteme-

-No… yo ire con usted-

-Qu?-

-Mis nietos tambin fueron secuestrados, y encontrando a su hijo tal vez sea la nica forma de encontrarlos lo ms pronto posible-

Oh si, casi se le haba olvidado que no solo era su Freddie el secuestrado, no era por completo su culpa, lo nico que poda pensar era en su hijo y en lo asustado o en quien sabe qu clase de peligros enfrentando, se le nublaba la mente y luego volva a pensar frenticamente en una sola cosa, encontrarlo.

-Uhg bien, bien, puede acompaarme si quiere, pero ms vale que no me retrase anciano-

-Oiga estoy muy bien conservado para mi edad-

-Como sea, vamos a mi carro-

As el par de adultos abandonan el edificio de apartamentos hacia el estacionamiento donde una camioneta azul los espera, este es un carro diferente al que usa la sra, Benson, pero tomando en cuenta que en su carro no cabran todas las maletas que a empacado para la previsin de cualquier eventualidad que su nio haya enfrentado y su preocupada mente a imaginado a rentado este para que cubriera su pequeo arsenal de suministros.

-Y… Cmo dijo que encontrara a su hijo?- comenta el abuelo Shay una vez que sube al asiento de pasajero de la camioneta.

-Rastreador, cuando era un beb a mi Freddie le implante un chip-

-Eso es legal?- pregunto el anciano asombrado y confundido, era la primera vez que escuchaba que aplicaran ese tipo de cosas en las personas, no solo se lo aplicaban a los perros y animales?

-Lo hice en Venezuela, pero que importa- dice sacando un mediano aparato de su bolso y colocndolo entro los asientos del carro para encenderlo, y la pantalla de este artilugio tecnolgico empieza a aparecer un mapa global, luego un acercamiento al continente americano, para al final pasar una imagen de los E.U.A. y un puntito brillante algo lejos de Seattle.

Tomando en cuenta que era un mapa a escala esa distancia se reduca a varios cientos de kilmetros en la vida real.

-Ah voy por ti mi Freddie- y con esto dictado Marissa Benson arranca el motor y pisa el acelerador para ir lo ms pronto a la carretera al encuentro de su unignito mientras que el anciano seor Shay apenas tiene tiempo para terminar de colocarse el cinturn.

*+*+*

Despus de un desayuno consistente en bayas y moras, lo que les recuerda a ms de uno un campamento con cierto hippie profesor, nuestros hroes deciden continuar con su viaje a… hacia quien sabe dnde, solo rezan para poder encontrar civilizacin pronto.

-Estpido bosque, esos tipos no pudieron llevarnos a un lugar con ciudades ms cercas?- se quej la rubia mientras pateaba una roca, siendo alguien perezoso en la mayora del tiempo caminar en exceso en su consideracin era casi una tortura.

-Creo que ese era el chiste, llevarnos a un lugar a donde no nos pudieran encontrar- explico Freddie tambin algo cansado, esto le recordaba mucho a la vez que fueron a Japn, aunque esta situacin resulto un poco ms peligrosa.

-Si vuelvo a ver a esa cabezota parlante juro que le romper la nariz-

-Ni lo menciones Sam, recordarlo me da escalofros y aaras- le dice Carly, en cierta parte de la noche tuvo un par de malos sueos, pesadillas, de esa cabezota, por lo que se acurruco ms cerca de su hermano como cuando era nia y tenia pesadillas.

-Y asco-

-Absolutamente-

-No cre que pudiera encontrar algo ms asqueroso que la verruga de Lewbert-

-Hay cientos de cosas ms asquerosas, pero uno no las buscara con mucho nimo-

-Tal vez yo si- dijo Sam reflexionando un poco –en youtube el otro da vi un video de un grano enorme y asqueroso que le sala pus marrn y…-

-hhiiiuugg por favor basta, basta, creo que mi cerebro est mesclando las dos imgenes de la cabezota y el grano asco, asco-

-Doblemente asqueroso-

Son un grupo de chicos como cualquier otro, se ren, hacen comentarios tontos, a veces son algo alocados, son almas libres, inocentes y jvenes, son buenos chicos, entonces por qu la suerte los ha trado hasta aqu?

Spencer normalmente es alguien relajado, un poco loco y otro poco descuidado, pero quien lo conoce bien sabe que es alguien bueno y amigable, no hace mal a nadie con intencin, es ms, lo ms cercano a un enemigo en su actualidad es un nio que vive en su mismo edificio porque lo acuso con su pap as que no sabe que pudo hacer como para que toda esa gente y cabezota lo haya terminado secuestrado junto a su hermana y amigos.

Ahora se encuentra muy preocupado a pesar de que en ese momento sigue aquella conversacin descuidada de su hermana y aquellos chicos que ha terminado apreciando tanto como amigos propios y miembros de su familia, tal vez no sea el mejor tutor, pero siempre ha tratado de hacer lo mejor para su hermana y tambin para esos chicos cada vez que ha tenido oportunidad.

Mira a Carly, se pareca mucho a su madre, cabellos lacios y negros como tinta brillante y oscura, piel blanca cual porcelana y ojos risueos, era lo ms preciado que tena en la vida, amaba mucho a su hermana que a veces poda ser ms madura que l, o cuerda sea el caso.

-Spens, ests bien?- le llama la morena notando el repentino silencio que ha presentado su hermano ltimamente, en estos momentos ya se estuviera quejando de caminar tanto al igual que su amiga o colaborando con algn comentario en la conversacin.

La seriedad es algo que no le queda bien a Spencer, tan ajeno a l, o al menos a la imagen mental que tiene de su hermano mayor, y no le gusta, prefiere verlo como es, alguien alegre y que le gusta compartir con el mundo sus alegras, bueno y amable, que la hace sonrer cuando ms lo necesita y apoya a pesar de todo.

Si para Spencer Carly se parece mucho a su difunta madre para ella tambin su hermano le recuerda a ella, sino por su aspecto sino por el carcter soador y alegre que recordaba de ella, y ese espritu lo ve reflejado en su hermano.

-S, solo… pens como seria ver a esa cabezota explotar como un grano gigantesco- responde alejando con ello por el momento los pensamientos de preocupacin por el momento.

-Hiuuughh-

-Triplemente asqueroso-

-Jajajajajaja yo pagara por ver eso-

+*+*+

Oh NY, tan glamoroso como pareces, presentas igualmente cada cosa desastrosa.

Para los chicos ganadores de Hollywood Art su llegada fue de lo ms genial a esta ciudad, ya haban tenido el lujo de disfrutar su paseo turstico y una buena obra en brodway aun a pesar de uno que otro percance, pero hoy, hoy no era tan glamoroso.

Si, saban que los ndices en cualquier ciudad son un factor que poda vivir cualquier persona, especialmente en ciudades grandes como NY, lo experimentaron con el intento de robo Jade y como esta en consecuencia dejo agonizando al infeliz intento de ladrn.

Pero claro, algo que diferenciaba a NY no era solo por su glamour, o no, tambin por su muy “pintoresca” variedad de individuos, y no solo me refiero al sujeto vaquero en calzoncillos del otro da, sino por su villanos y hroes.

As como haba criminales comunes, existan super-villanos, o criminales con habilidades fuera de lo ordinario, como en estos momentos haba un claro ejemplar en plena calle donde haban transitado hace unos breves momentos nuestros aspirantes a artistas, un sujeto con un traje absurdo, no muy amigable, lanzando rayos a diestra y siniestra con un arma, y ellos, pobres y desafortunados haban terminado en el fuego cruzado de la polica y susodicho individuo resguardados detrs de un taxi volteado.

-No puedo creer que estemos en medio de esta situacin- logro articular Robbie no dejando de temblar de miedo, el grupo de adolescentes y maestro de actuacin ya llevaban cerca de 15 largos minutos atrs del vehculo y la cosa no pareca que terminara pronto.

-Ni que lo digas cuatro ojos- le respondi su ttere (digo, su amigo de madera… no me hagas nada Rex por favor) con tono de sarcasmo.

-Bien chicos, en estos momentos solo les quiero decir que… espero que todos ustedes hayan firmado los papeles que les di antes del viaje y sus padres tambin que me libra de responsabilidad en estos lo cual evita que me demanden-

-Qu?!-

-En serio profesor Sikowitz? En serio?-

En este punto lo ms lgico era que la figura tutora les brindara confort con palabras de aliento, quizs una pequea mentira como “todo saldr bien” o el tpico “los quiero mucho chicos”, pero no, de nuevo su maestro los sorprenda con acciones.

-Tengo salario de maestro, apenas y me alcanza para sobrevivir, no me arriesgo a demandas-

-Buen punto-
-Eso ni quien lo niegue-

-Si-

Ms disparos y gritos, risa maniaca del villano y cosas explotando se escuchaban de fondo, seran los tpicos sonidos de una pelcula de accin o de guerra, pero esto era la vida real, y un momento en sus vidas que los muchachos y maestro con gusto cambiaran por otra cosa, por ejemplo, Tori preferira estar en casa soportando las innumerables ocurrencias de Trina; Andre con gusto se ofrecera a cuidar a su Abue por un fin de semana completo el solo con todo y sus delirios y ataques de pnico; Jade… Jade poda estar en un oscuro lugar con sus oscuros proyectos; en fin, cada quien preferira estar en otro lugar en esos momentos.

-Bien, en cualquier momento esto acabara, seguramente ya llamaron al ejrcito o algo as- trato de ser positiva Tori, su padre como polica le haba enseado que en este tipo de situaciones deba permanecer en calma y esperar por ayuda o refuerzos.

Si, en cualquier momento llegara la ayuda y el apoyo, pero no por ms policas o miembros del ejrcito, sino por alguien ms singular y peculiar.

Si en esta ciudad haba sper villanos lgicamente tambin haba de existir sper hroes.

Aquellas personas que con valenta y herosmo tratan de salvar a las personas, algunas de ellos tan conocidos al nivel mundial que son figuras pblicas, otros prefieren el anonimato, conocidos o desconocidos eligieron utilizar sus habilidades para luchar contra villanos y fuerzas que perjudicaran a la humanidad, son dignos de admirar se diga lo que se diga de ellos.

Como el buen samaritano y vecino de NY el famoso Hombre Araa, quien llegaba balancendose con su telaraa al lugar de los hechos.

-Pero que tenemos aqu? Un loco haciendo estragos en medio de la ciudad, Por qu no me sorprende?-

Anteriormente haba estado patrullando la ciudad asegurndose de que esta estuviera en orden, no fue una gran sorpresa que apareciera un loco desquiciado en medio de la calle claramente interfiriendo con el orden pblico, despus de todo era NY, y ltimamente los villanos estrafalarios abundaban como ratas en las alcantarillas.

Al notar la presencia del famoso hroe neoyorkino el villano empez a dispararle al hombre arcnido y cada disparo fue fcilmente esquivado por el hroe que se mova con una fluidez envidiable para cualquier atleta olmpico, piruetas y saltos en el aire en cuestin de fraccin de segundos eran realizados por aquel chico de traje rojo y azul causando nerviosismo y rabia de su contrincante.

-Oh dios mo! Es el Hombre Araa!- se escuch a alguien gritar, demasiado fuerte y agudo que hasta el villano tuvo que hacer una mueca por el estruendo del grito.

-Trina agchate!- gritaron varias voces y un nuevo grito de aquella desastrosa voz.

Hroe, villano, y algunos policas incluso presenciaron como una chica, la duea de la no tan melodiosa voz, era jalada por sus compaeros atrs del taxi volteado de nuevo en un escondite de aquellos pobres civiles que haban terminado en medio de todo, al parecer ella al notar la presencia del hroe haba salido de este para verlo en todo su esplendor, no era la idea ms lista del todo el mundo en opinin de todos los presentes, demasiado peligroso y estpido, alguien ms sensato, como sus compaeros, se hubiera quedado oculto para mayor seguridad.

Este segundo de distraccin fue suficiente para que el hroe lo tomara como ventaja a la hora de atacar a su oponente, lanzo sus redes contra aquel hombre arrebatndole su arma y lanzarse contra el sujeto dndole una buena patada en el estmago para sacarle todo el aire, ya retorcindose este en el suelo procedi a enredarlo y atarlo con su telaraa, para ser alguien que haba causado tantos destrozos haba sido realmente fcil de vencer.

-Mucho ruido y pocas nueces he viejo?-

-T maldito insecto! Cmo te atreves?! Me vengar…- antes de que pudiera con sus amenazas el villano rpidamente fue amordazado por otra telaraa.

-S, s, s, lo que digas, si me dieran una moneda por cada vez que escucho ese tipo de amenazas ya sera rico, oigan polica, ya tengo a su crimin…-

-Oh por dios hombre araa!- y de nuevo ese grito destroza tmpanos volvi a sonar.

El joven hroe voltio donde proceda el grito quien provena de una chica, la misma chica, que se haba escondido detrs del taxi, esta mova los brazos y tena una expresin de “fantica loca”, si, no haba otra expresin a la que poda definir mejor aquella cara, la cual no le daba muy buena espina, sino fuera por otra chica que la tena agarrada de la cintura aparentemente con todas sus fuerzas esta seguramente estara corriendo en su direccin.

-No ugh Trina, basta, aun puede ser peligroso- deca Tori tratando de persuadir a su hermana y como la mayora de las veces era un caso perdido.

-Deja Tori, es un verdadero superhroe tengo que verlo-

-Uh, okey, s que tengo uno que otro fantico… pero creo que esto no es tan normal- comento para s mismo el joven arcnido, de hecho, estaba ms acostumbrado a los insultos o caras de desconfianza especialmente desde que John Jonah Jameson empez a aprovechar las nuevas tecnologas y redes sociales para expandir su campaa amarillista contra l, en serio como detestaba cuando se anunciaba en las pantallas televisivas de algunos edificios en el centro.

Cuando el hroe vio acercarse a la polica hiso un gesto de despedida y volvi a lanzar sus redes para irse columpiando en los edificios, atrs de l poda escuchar aquella chica gritando su nombre, eran gritos realmente estruendosos.

-Nooo ah se fue mi oportunidad- se quej la mayor de las hermanas Vega.

-Pero qu te pasa Trina? Eso pudo haber sido muy peligroso- le regao su hermana, a pesar de que ya haban capturado al criminal no quera decir que estaban fuera de peligro.

-No le veo nada malo, uno de esos rayos pudo quitarle la voz-

-Oye!-

-Ya, ya, Jade solo bromeaba-

-Quin lo dice?-

-Bueno chicos, hemos salido de esta gracias a ese pintoresco hroe, y un da ms sin demandas, recuerden si Trina pierde la voz o le vuelan la cabeza no pueden demandarme-

-Oye!-

-Es solo el profesor, es as, ya sabes Trina, pero ms importante, eso fue muy peligroso Trina, adems, no saba que fueras fantica del hroe-

-Es famoso y hroe! Podramos ser pareja y as llevar mi carrera hacia las nubes-

-Trina!-

-El tipo podra estar desfigurado bajo esa mascara- la siempre “positiva” Jade entro en la conversacin.

-Que importa, es famoso y con ese cuerpoooo que se le ve con ese traje ajustado no me importara que estuviera algo feo-

Todos se le quedaron mirando a la morena, algunos con reproche, otros con incredulidad, otros con expresiones aburridas como sabiendo que ya no tenan por qu sorprenderse con el comportamiento de la mayor de las Vega, su hermana solo neg con la cabeza resignada, as era ella.

-Bueno, ahora si me disculpan… creo que arruine mis nuevos calzoncillos con tanta emocin, tengo que ir a buscar un bao- dijo el profesor caminando algo raro a alguno de los edificios cercanos.

-Eso fue demasiada informacin-

-Yo hubiera preferido quince minutos ms de tiroteos antes de que mi cerebro almacenara ese tipo de informacin- dijo Jade a lo que todos la miraron y luego reflexionaron.

Pues no sonaba tan mal la idea despus de pensarla un poco.

-Esto me recuerda cuando mi hermano trajo a sus amigos especiales a la casa-

-A qu te refieres con especiales Kat?-

-Bueno, eran tipos un poco como mi hermano, ya saben, tiene problemas… eran divertidos un poco, hasta que mis papas descubrieron que no tenan permiso de estar en la casa-

-T hermano ya es grande no?, por qu tipos de su edad deberan tener permiso para visitar a tu hermano?-

-Bueno, salieron sin permiso de la correccional y la crcel, y la polica tuvo que rodear la casa para que no se perdieran y llevarlos de nuevo con ellos-

Todos se quedaron en silencio unos segundos mirando a su amiga sorprendidos, cada vez que escuchaban una nueva ancdota del dichoso hermano de la pelirroja era ms preocupante que la anterior, Tori se acerc a Kat y le dio un par de palmaditas de consuelo en el hombro de su amiga, ella tampoco la tena fcil con esa clase de hermano.

-Vamos por un helado?- pregunto Andre para cambiar de tema, despus de un peligro de muerte como que sinti que se le bajo el azcar, y un helado sonaba bien como una malteada de chocolate, lo que encontrara primero mejor.

-Si-

-Claro-

-Suena bien-

Algo de comer no le caera mal a nadie.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).