Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

X-Carly-Victorius por minima

[Reviews - 17]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

5.- o_o

Hay tantas cosas que pueden ocurrir en este mundo, tan extraas y diversas, insignificantes y de gran relevancia, y hay veces la asombrosa forma en que estas cosas pueden estar relacionados.

Como unos chicos en un bosque cerca de la frontera de Canad podan cambiar al mundo no solo con risas en un show web, y como terminaran relacionados con un mundo que les resultaba oculto para sus simples vidas, oh pero es ms adelante, ahora ellos estn empacando sus provisiones.

Despus de dormir una noche en la cabaa abandonada decidieron caminar todo lo que pudieran al da siguiente por el camino que haban encontrado en el mapa siguiendo un sendero desgastado y medio escondido entre hiervas y pasto no tan lejos de la cabaa, en un morral improvisado de sabanas metieron todas las latas que lograban cargar, se llevaron el mapa tambin, y dejaron su muy agradable hasta entonces refugio a una direccin que bien poda ser el norte, el sur, el este o el oeste, solo con la certeza que ya no estaban tan perdidos como antes, o al menos es lo que se decan ellos.

*+*+*

Haban parado en una estacin de gasolina en medio de la nada, obviamente la gasolina se agota en un viaje largo, tambin las llantas si conduces como la propia seora Benson.

El abuelo Shay se haba apartado de la acalorada discusin que estaba teniendo la mujer en esos momentos con el pobre mecnico exigindole que le vendiera y pusiera unas llantas nuevas ya que dos de ellas, una de enfrente y otra de atrs, haban acabado ponchadas, haban conducido de sol a sol, o ms bien la seora Benson no haba parado por nada a excepcin de colocar gasolina al vehculo.

Aprovecho para estirar las piernas y comprar algo de comer y beber en la tienda enfrente de la gasolinera, como el lugar estaba en medio de quien sabe dnde era de esperarse que no hubiera mucha gente en esa tienda que a la vez serbia de cafetera.

-Buenos das- saludo a la seora de la caja, una mujer entrada en aos, no tan viejo como l ni tan joven como la seora Benson, quizs era la esposa del mecnico o socia.

La mujer le sonri con sus labios en rojo brillante por la gruesa capa de labial que haba sobre ellos, su pelo teido en rojo, porque poda ver claramente que sus cejas eran oscuras, estaba recogido en un chongo lleno de plumas y lpices probablemente para llenar facturas y tomar rdenes.

-Buenos das seor, Est de vacaciones?- pregunto animada la mujer, seguramente acostumbrada a hacer platica con la clientela que llegara para animarla a quedarse y comprar cosas.

-No exactamente- tomo asiento en la barra al lado de la caja, rpidamente la cajera le tendi una hoja de men –gracias-

-Y esa cara larga? Es porque su mujer est discutiendo con Mitch nuestro mecnico?-

-No es mi mujer- se estremeci rpidamente al saber que la mujer haba llegado a esa conclusin de la relacin que tena l y la seora Benson, pero no le extrao que supiera de la discusin, los gritos prcticamente se escuchaban hasta ah –es la madre de uno de los amigos de mi nieta, estamos tratando de encontrarlos-

-Se fugaron? Que romntico, aunque tambin muy malo si hace preocupar tanto a su familia-

-No se fugaron- de repente al parecer la seora Benson senta que no iba a ser la nica que entrara a un mal humor –Solo, solo trigame un poco de caf por favor-

-En seguida guapo-

La pelirroja teida desapareci por una puerta un momento y pareci gritarle al cocinero para luego volver con una tasa y ponrsela frente a l, para no hacer ms platica hiso como si estuviera leyendo el men muy concentradamente pero su mente estaba muy dispersa.

Haba estado al pendiente de su celular esperando una llamada de su hijo, de sus nietos o tan siquiera la polica de Seattle, pero nadie haba llamado. El puntito en el aparato de la sra. Benson se haba movido hace poco, y no saba si sentirse aliviado de que saban dnde estaba la seal que representaba a Freddie Benson, o mortificado por que pareca que se alejaba un poco ms.

-La seora Britney puede ser demasiado parlanchina pero no lo hace con mala intencin- escucho una voz a su lado, un hombre que estaba tomando caf al igual que l y que haba llegado mucho antes a ese establecimiento.

Le dio una mirada, era alguien moreno, con una barba de algunos das y con lentes sobre unos ojos caf que a la luz de cierto ngulo le pareci ver un destello verde en ellos, pero bien poda ser por el cansancio que vea esas cosas.

-Es solo que estoy cansado, no hemos parado de conducir- tomo un sorbo de su caf, negro y fuerte, amargo y caliente, y trato de no pensar en otras posibilidades que le traan otro tipo de amarguras.

El extrao asinti, como comprendiendo o tratando de comprender, es el tipo de amabilidad y comprensin que pueden tener los extraos con otros extraos, quizs si se desahogaba un poco seria capaz de realmente comprender, si dejaba filtrar sus miedos un poco seria menos pesado, pero no era as, ya que si los dejaba ir estos los terminaran de ahogar.

Se escuch un fuerte portazo antes de que siguiera una lnea de pensamiento oscura y catica, era la sra. Benson que pareca echar humo por los odos y soltar chispa por los ojos, la pelirroja detrs de la caja pareci intimidada, el mismo estaba intimidado por su aspecto pero no poda hacer nada por evitar que se sentara junto a l en un banquillo quejndose y maldiciendo lo que segn era la incompetencia de aquel mecnico que haba dejado atrs.

-No pondr las llantas sino hasta las tres de la tarde- rugi ms que hablar cuando pareci calmarse un poco, asi que era ese el motivo de su enfado, comprensible, ella quera seguir corriendo hacia su hijo y no poda porque estaba sin medio de transporte.

-No podemos hacer nada hasta entonces- dijo en voz alta ms para s que para la sra. A su lado, pero aun as gano un nuevo gruido y se apresur a tratar de aminorar el enojo de la peli castaa –deberas tomar un poco de comida, apenas ha tomado liquido tan siquiera…- hiso una pausa tratando de recordar el nombre del amigo de su nieta –Fr… Freddy te necesita fuerte cuando lo encuentres- y ese pequeo comentario pareci romper el enojo en la mujer para sacar a flote una mueca de total preocupacin.

-Mi beb, mi nio, seguro ha de estar muerto de miedo… si llego a encontrar a los bastardos que se lo llevaron los usare como alfileteros-

En esos momentos pareca un poco bipolar seguramente pero poco le importaba a la sra. Benson, solo su hijo, su pequeo y amado hijo, y sin darse cuenta la posibilidad de utilizar a aquellos que se llevaron a su unignito como alfileteros le pareci lo ms correcto y normal, ellos quienes quiera que fuera se haban llevado a su nio de su lado, ella los hara pagar de una u otra forma.

-Ejemp aqu tiene el men madame- extendi una pelirroja una carta frente a ella y se apart, en este trabajo se conoca cada loco.

Ignoro por un buen rato la carta de men pero luego le tomo, pareca que recordaba un poco lo que le haba dicho el anciano Shay a su lado, deba estar fuerte, para su hijo, para su beb, por aos haban sido solo ellos dos, madre e hijo, Freddie era lo que ms le importaba en el mundo, pareca un completo pecado para ella que alguien le quisiera quitar a su nio.

Huevos revueltos con tocino y algunos panques para comer fue lo que pidieron, en otras circunstancia Marissa no se hubiera parado de preguntar, quejarse de la salubridad de la cocina, de la calidad de los productos, pero ahora solo se concentraba en comer y en su hijo.

*+*+*

Haban ido a buscar un mutante que la hermandad haba secuestrado, un muchacho que no poda controlar sus poderes, y tan doloroso y mal sabor de boca les dejara, haban tenido que dejar que l muchacho regresara a su auto impuesta prisin en las instalacin de la …

Haba sido un da difcil, haban vuelto a ver a Rou junto a los de la hermandad, y se sintieron traicionados, era su amiga, compaera de equipo, y haba decidido ir con ellos.

A Logan le haba sido ms difcil porque en el fondo se culpaba de la decisin de la chica, la quera y le tena aprecio, y saba que ella senta lo mismo pero ella fue la primera en sentirse traicionada cuando decidi continuar su viaje, con alguna esperanza de saber ms de su pasado, pero siempre infructuoso.

Las cosas haban cambiado mucho en ese ao en que tanto el profesor y Jean haban desaparecido, los mayora de los estudiantes de la escuela se haban disperso, apenas volvan abrir puertas, y l se haba vuelto lder del equipo de los X-men, un papel que hubiera recado en Jean o Scott, pero no en l, cielos, ni siquiera haba pensado en esa posibilidad en alguna vez en su vida, pero las imposibilidades podan ser posibles en este mundo.

Y la mayor imposibilidad ms posible que atormentaba a todos en esos momentos era que ellos, los X-men, tendra que salvar a toda la humanidad, normales y mutantes, de la extincin, de un futuro apocalptico, y con la ayuda del profesor por mensajes desde el futuro por muy loco que an le pareciera, pero as era, y l tena que liderar a este equipo para cumplir este objetivo.

-Logan- la voz de Emma Frost le saca de sus pensamientos.

-Qu es lo que quieres Frost?- habla sin amabilidad o tacto, as es con la mayora de la gente, pero con Frost podra decirse que tiene una antipata natural.

Un da llega con una tentadora propuesta, sus habilidades son buenas, especialmente para usar CEREBRO, y solo quiere “ensear”, un lugar donde pertenecer, como la mayora de la escuela de Charles Xavier, pero hay algo en ella que no lo convence, llego un da, pareciendo que era el momento justo para que apareciera, y solo eso se hace reemplantear una y otra vez si es correcto mantenerla con ellos.

-Hay un grupo que quiero que conozcas- dice con una sonrisa.

Logan solo alza una ceja extraado, Frost luce extraamente “feliz”, y es sabido que cuando estn cerca el uno del otro su antipata se comparte.

-Quines?-

La pregunta solo provoca que la sonrisa se ampli un poco ms, eso le incomoda a Logan.

-Un grupo de estudiantes, queran inscribirse a mi antiguo instituto, pero sabes que penosamente tuve que cerrar las puertas de l, pero descubrieron que me traslade hasta aqu y desean inscribirse aqu- es claro que hay un tono de presuncin en su voz, ya que estos estudiantes vinieron al saber que Frost estaba aqu, al menos segn ella.

-Sabes que an hay muchas cosas que no estn en funcin en el instituto-

-Lo s, pero nuevos estudiantes quizs motive a que nos pongamos ms rpido en movimiento, adems… no tienen a donde ir-

Y con eso ltimo sabe que no se puede negar, manipuladora, y no le importa si le lee la mente con todas las blasfemias que en esos momentos la recorren, no se le puede negar a un nio que busca refugio en el instituto de Xavier, el sueo del hombre de hacer un lugar seguro y ensearles como convivir con los humanos.

-Presntamelos entonces- dice, ya que siendo lder de los x-men no solo le da la responsabilidad de dirigir al equipo, sino tambin la responsabilidad de la institucin que creo el hombre que est ahora en coma en los pisos subterrneos.

-Chicas, pueden pasar- se recorre a un lado y abre ms la puerta de una de las salas de la mansin en la que se encontraba Logan meditando antes de que fuera interrumpido por Frost.

Una, dos, tres, cuatro, al final son cinco cabezas rubias, cinco caras idnticas, y que guardan un extrao parecido con Emma Frost al lado de ellas.

-Debes estar bromeando-

*+*+*

-Eso, eso es pavimento?-

-O por Dios, es una calle, una carretera, es asfalto-

Por fin encontraron una muestra de civilizacin, del progreso de la humanidad, pavimento negro y sucio, con manchas de aceite y gasolina, con lneas de llantas, incluso Gibby se atrevi a hincarse y besar el sucio, realmente sucio suelo artificial.

-Jams me alegre tanto de ver una sucia calle-

Para ellos era como un oasis en medio de un desierto, y el alivio fue quizs ms de que cuando encontraron la cabaa abandonada porque ahora podran ir a una ciudad, o pueblo, o una poblacin ms concentrada de personas que un grupo de adolescentes y no tan adolecentes en el medio del bosque.

-Creo que el color negro sucio ser mi nuevo color favorito-

Se sientan al lado del camino negro y toman aliento, an no estn en casa, y obviamente se encuentra an muy lejos, incomunicados y sin ningn medio de transporte a la mano, pero hay cierta sensacin de alivio que empieza recorrerles como blsamo, como dicindoles que todo va a mejorar pronto.

Ms vale que lo aprovechen porque no saben cunto tiempo les dura esta agradable sensacin.

*+*+*

Marissa Benson ha observado su localizador tan concentradamente que parece que quisiera atravesarlo con su mirada, el punto que representa a su nico hijo sigue en movimiento en momentos, en direccin al Este, lento pero constante, a este paso llegara a la costa Este, tal vez a New York, oh no, esa ciudad tan bulliciosa, contaminada, llena de ladrones y todos esos tipos raros con trajes que aparecen en las noticias, aunque ver al Capitn Amrica en algunas de las noticias segn despus de ser encontrado congelado en el hielo de algn iceberg o algo as, no es para nada disgusto para la vista.

Aun no llegan las llantas y cuenta los segundos en su mente para que d la hora, seguramente si llegan un segundo tarde se levantara inmediatamente de su asiento para atosigar al pobre mecnico que no tiene la culpa. Tambin pobre de l si trata de robarle algo de la camioneta, est en un punto de su nerviosismo que estara lista para saltar sobre alguien para atacar directo a la yugular.

Entre sus propias cavilaciones y preocupaciones el abuelo Shay saba que la sra. Benson era como una bomba de tiempo, o una mina oculta, solo era cuestin de tiempo o que alguien tocara alguna de sus fibras sensibles y explotara, haba logrado abortar algunas tentativas contra este hecho al ver las ganas de la cajera-camarera a hacer platica con la mujer morena al parecer en ratos de envantelia o estupidez de parte de ella llamando su atencin con seales de silencio o que se retirara o que solo sirviera ms de ese amargo caf, porque no crea tener la suficiente energa para detener la explosin de enojo de la mujer si llegaba en esos momentos.

-Se dirigen hacia el este?-

En estos momentos se haba olvidado del tipo de al lado de l cundo llego a la cafetera-tienda. Estaba a decirle que qu le importara en un arranque de furia demasiado fuera de su carcter, siendo que fue alguien que siempre inculco a su hijo y nietos a tener modales con las personas, pero este sujeto volvi a hablar antes de que le gritara.

-Yo creo que podra ayudarles un poco-

-Qu quiere decir con eso?!- Marissa al escuchar eso le grito al tener su atencin.

-Yo he… tengo algunas llantas, mi vehculo tiene el motor muerto, yo pudiera drselas si me pudieran llevar lo ms al Este que pudieran-

-Eso suena… FANTASTICO!, sra. Benson usted qu dice?- pregunto el anciano a la mujer, era su coche, era quien estaba al mando en ese equipo improvisado, y seguramente si ella quisiera lo dejara en medio de la carretera de quien sabe dnde.

Marissa entrecerr los ojos fijos en el hombre de lentes y barba algo crecido en su rostro, era desconfiada, criticona, ella misma saba que algunos la consideraban histrica, egosta y muchas cosas ms negativas, pero cuando se trataba de su beb.

-Qu tipo de llantas? Sirven para una camioneta? Y si llegramos aceptar, te atendras a mis reglas y si intentaras hacer cualquier cosa extraa te advierto que te arrojara al medio de la calle-

-Eh? Yo, solo necesito un aventn seora-

Minutos, minutos, el tiempo era esencial y cada minuto contaba.

-Trato hecho seor…-

-Banner-

-Bien, vallamos por esas llantas y nos largamos de esta gasolineria- dicho esto saco un billete de 50 y lo dejo sobre la barra, suficiente para pagar la cuenta pero no tanto para dejar una generosa propina –parece viejo, mi nio se est moviendo- y sali por la puerta.

-Seor Banner- el abuelo Shay le llamo la atencin antes de que ellos salieran por la puerta.

-Si-

-Sufre de casualidad del corazn o algo por el estilo?-

-Algo por el estilo?-

-Bueno, ahora la sra. Benson est… nerviosa, por no decir un poco desquiciada, y eso se refleja en su manera de manejar, le sugiero que valla al bao antes de partir y no hacer caso a las sirenas de la polica, ninguna patrulla le sigue el ritmo al carro-

-Oh…-

-APURENSE!- se escuch el grito de la mujer desde afuera.

-Uff ser un largo viaje, tenga solo un poco de paciencia por favor-

-No se preocupe, tengo practica ejercitando con mi paciencia-

Y as un nuevo individuo se integr al grupo que buscaban a los muchachos.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).