Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Lazo Inquebrantable por misakimoon

[Reviews - 36]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

¡Hola a todos!


Traigo capitulo nuevo donde se muestra parte de la vida cotidiana de Ichigo entre otras cosas y mi intento de comedia xD 


Espero les guste.

Era una mañana tranquila en el Kusokugai, el sol se alzaba iluminando los arboles de cerezo que se ubicaban en la mansión del clan Kuchiki y el aire cálido recorría cada una de las habitaciones de la mansión Shiba, era una mañana esplendida. Me dirigía al comedor para desayunar, mi madre junto con Yuzu nos estaban preparando el desayuno, el payaso de mi padre no se encontraba lo más probable es que estuviera en su escuadrón trabajando o durmiendo.


-Buenos días a todos- salude mientras me sentaba en la mesa, un delicioso olor a salmón me hizo sonreír, mi favorito.


-¡Buenos días Ichi-ni!-Saludo Karin quien ya estaba comiendo su porción de arroz- Esta vez solo seremos nosotros cuatro en la mesa.


-Es lo que veo- me acomodo en el comedor y sirvo un poco de té, estamos en Marzo y la brisa es fresca pero eso no me impediría tomar un té caliente.  


-No es motivo para desanimarnos mis niños- hablo mi madre con su dulce voz ella siempre encontraba el lado bueno de las cosas, a mis hermanitas les gustaba que desayunáramos todos juntos pero a veces mi padre ni podía por sus obligaciones como capitán ya que había ocasiones en las cuales se iba temprano de la casa pero mamá en este tipo de situaciones siempre nos preparaba nuestra comida favorita y eso alegraba más a mis hermanas. La comida de mamá era la mejor- Nosotros estamos aquí, aparte en la comida podremos comer los cinco.


-¡Sí!- Contestamos animados los tres a nuestra madre y seguimos con el desayuno normal.


El clan Shiba pertenecía a los cinco clanes nobles del Sereite, había reglas y bastantes responsabilidades nosotros ayudamos hace mucho tiempo a construir el Rukongai y que se formalizaran los trece escuadrones del Sereite. Mi padre Isshin Shiba era el líder actual del clan a pesar de que pertenecíamos a la segunda rama pero realmente no pareciera que lo fuera, es un payaso y bastante flojo con sus responsabilidades oh eso siempre lo escuchaba de su teniente Rangiku-san, tal vez por eso quiere que sea un aprendiz de shinigami para que pueda quitarse todas esas responsabilidades y yo las herede.


Pero cuando pasaba tiempo con mi mamá sentía una inmensa felicidad al punto de que olvidaba mis responsabilidades porque sí, eso era otra cosa como miembro del clan y posiblemente futuro líder (idea que no me agradaba mucho) tenía muchas cosas que aprender todavía, se esperaba que entrara al Gotei 13 posiblemente en el escuadrón 10 donde mi viejo era capitán, llegar  a ser teniente o capitán y permanecer muchos años ahí. Sineramente era demasiado para un niño de 11 años como yo y no es que fuera un vago que no quisiera hacer nada en un futuro pero me gustaría hacer otras cosas más normales; ir a ceremonias de año nuevo, aprender cosas nuevas, estudiar otras cosas que no sea la ceremonia del té. El mundo humano se ve bastante atractivo y mi viejo a veces nos trae cosas de allá aunque se supone que está prohibido, a Karin le trajo un balón de futbol con el cual jugamos a veces, a Yuzu varios peluches y a mí un libro de shakespeare el cual me gusta re-leer cada que puedo, me gustaría llevar un vida normal como todos en la sociedad de almas. Aunque soy feliz en la mansión con mamá, me gusta pasar tiempo con ella y jugar con mis hermanas cuando me lo piden, las tres son alegres y hacen tener en la casa un ambiente cálido que me transmite un estado de relajación exquisito pero no todo es color de rosa y debo de cumplir con mis deberes.


 Mi mañana se desarrolló normal como cualquier otro día, desayunar en familia, ayudar a Karin con sus tareas de caligrafía, acompañar a mamá al templo a dar una ofrenda y hacer mis tareas del día pero una nueva actividad se sumó a mi rutina, visitar a Grimmjow. Hace unos días conocí a un chico del distrito 78 acompañando a mi padre en una de sus misiones ¿Cómo describirlo? Es raro, tiene carácter y es bastante peleonero como un gato, me gusta compararlo porque molestarlo de vez en cuando es divertido y siempre que lo visito me la pasó bien con él, nada de obligaciones de nobles y más diversión. La otra vez le pregunte por el color de su cabello  y me dijo “Bueno no es normal pero ¿Qué no lo es en este mundo? No debería sorprenderte”  y es cierto, nada deberia sorprenderme ya.


Yo nací en la sociedad de almas desde que tengo memoria no llegue como un “alma” como este Grimmjow y a pesar de que él no recuerda mucho de su vida pasada me crea bastante curiosidad como seria vivir en el mundo humano tal vez por eso me interesa Grimmjow aunque no lo vea él siento que es diferente a todos los de aquí.


-Regreso en un rato- me despido de mis hermanas y camino a la entrada del Kusokugai para ir al distrito donde vive Grimmjow, llegando a ella me encuentro a mi pesado primo Ganju.


-¡Hey Ichigo!- saluda animado mi primo y observo que trae a su jabalí “Bonny”- Vamos a competir.


-No- niego poniendo mi característico ceño fruncido- Tengo mejores cosas que hacer que jugar a las carreras con tu jabalí.


-¡Mi bonny-chan es genial! Le temes a ella que es diferente.


-Por supuesto que no ¡Nos vemos!- Me retiro rápido para no darle oportunidad de reprocharme, siempre quiere hacer carreras con su estúpido jabalí que ni siquiera le encuentro chiste.


Uno de los mayordomos siempre me acompaña cada que salgo para asegurar que “tenga cuidado”, estoy consciente que en el distrito donde vive Grimmjow es un poco violento pero nada del otro mundo, un alma del Rukongai no es tan peligrosa como un Hollow. Llegamos en un carruaje a donde se encuentra el puesto de Grimmjow y justamente lo encuentro golpeando a un chico de 15 años aproximadamente.


-¡Ni pienses que volverás acercarte al puesto idiota!- hunde su puño en la cara del sujeto y este sale corriendo asustado, tan feroz como siempre.


-¡Grimmjow!- lo saludo acercándome y él al notar mi presencia me devuelve el saludo.


-Berry.


-Ya te he dicho que no me llames así, tonto- Frunzo el ceño de nuevo, desde hace dos días me gane el apodo “berry” intentando explicarle el significado de mi nombre pero el muy idiota lo tomo mal.


-Si tú me comparas con un gato todo el tiempo, tengo derecho a llamarte berry- sonríe burlón al ver que no me agrada su lógica- ¿Y bien, a donde iremos hoy?


-¿Quieres pescar?- Grimmjow asiente con su cabeza y me pide que espere mientras busca una caña para pescar. Al entrar escucho como el señor Katashi le reclama de que no vuelva tan tarde aunque Grimmjow no lo quiera admitir ese señor muy en el fondo se preocupa por él.


Le digo al mayordomo que me trajo que espere aquí mientras voy con Grimmjow a un rio cerca, de los lugares que frecuentamos siempre está el rio y una colina cerca del bosque, son lugares bastante tranquilos donde podemos ser nosotros mismos sin ningún problema. Ya en el rio intentamos pescar algo pero no lo logramos.


-¿No se supone que te deben de enseñar algo en tu aburrida casa para sobrevivir?


-¡Por supuesto que sí! No pescamos nada porque no quieres seguir la técnica que te digo.


-¡Es mejor lanzarlos directo que dar tanta vuelta!- intenta ponerse en una posición de superioridad- Yo te enseñare como sobrevivir en verdad- me arrebata la caña de pescar y empieza lanzarla al rio como si intentara golpear algo imaginario ¡Así nunca conseguiremos algo!


-Lo estás haciendo mal, dame eso antes de que me pique un ojo- me acerco para intentarle arrebatarle la caña pero no se deja-¡Deja de ser tan terco y dámela!- forcejeamos por ver quien agarra la caña pero terminamos cayéndonos en el rio totalmente empapados.


-Eres un idiota.


-No, tú eres el idiota berry.


Salimos totalmente mojados siento la ropa pesada así que me quito el hakama y solo me quedo con la camisa blanca y mis pantalones en cambio Grimmjow solo se queda con su pantalón, nos vamos a resfriar eso está por hecho. Dejamos la caña apoyadas en una roca a ver si pesca algo (no creo) y nos recostamos en el césped viendo el cielo.


-Dime, berry.


-Ichigo- corrijo poniendo mi mala cara y él solo me enseña la lengua en forma de burla.


-Berry, ¿Ya decidiste entrar a la academia de Shinigamis?


-No- suspiro apoyando mis brazos debajo de mi cabeza- Ya te dije que no puedo decidirlo, tengo que hacerlo.


-En ese caso entremos juntos, quiero ser Shinigami la vida aquí es un asco.


-Si lo dices por el sueldo créeme no es gran cosa.


-¡Para ti no lo es, eres un maldito noble!- reprocha levantándose  enfrente de mi – Tu estas forrado de dinero aparte no solo es por eso, quiero ser poderoso para  patear traseros y que ningún idiota robe más al puesto del señor katashi.


- Si fuera shinigami me gustaría proteger a todo los que quiero, mis hermas, mi mamá e incluso al viejo- lo volteo a ver burlón- Incluso a ti ja.


-Yo no necesito que me cuide nadie, soy lo suficiente fuerte para cuidarme por mi mismo- me señala reprochándome y me levanto para encararlo.


-Estoy seguro que peleo mejor que tú.


-¡Es un reto!- se me lanza como si fuera un felino y empezamos a pelear divertidos, enserio estar con Grimmjow me divierte bastante me ayuda a desestresarme.


El sonido de que pesco algo la caña interrumpe nuestra “pelea” y corremos rápido a ver, era un pez grande bastante para los dos así que mientras yo lo preparo para asarlo Grimmjow hace una fogata donde lo ponemos a cocinar.


-Sabes Ichigo realmente me quiero hacer fuerte.


-Lo sé, siempre me lo dices jajaja


-¡Entonces hagámoslo juntos! Sera como una competencia veremos quién es el más fuerte de los dos- me dice alzando los puños animado y yo solo rio de lo gracioso que se ve.


-No me convence la idea pero te ayudare- sonrió y veo que me devuelve la sonrisa con una mirada retadora.


-Te voy a convencer un día.


Terminando de hablar comimos el pescado y satisfechos volvimos a la casa donde vive Grimmjow, me despedí de él y como era habitual el dije que volvería mañana por la tarde. De regreso a la mansión Shiba y bastante feliz le comente a mi madre sobre mi amigo y como pasamos el rato, ella reía divertida al mencionarle la discusión que tuvimos pero feliz de verme alegre como se lo contaba.


Así empezó a mejorar mi rutina con cada visita que le hacía a Grimmjow, parecía que por fin había encontrado a alguien con quien relajarme y sentirme en confianza aunque fuera un idiota a veces y bastante testarudo con el tema de los shinigamis me transmitía un sentimiento de paz casi igual al de mi madre y estaba más que feliz de tenerlo como amigo. Con el tiempo las visitas que le hacía a Grimmjow lo ayude a mejor su habilidad espiritual, tenía bastante y el tonto no sabía usarla pero para eso estaba yo, lo guiara para que se volviera igual de fuerte que yo. Día tras día entrenábamos un rato y después jugábamos cualquier cosa a veces con los juguetes que me traía el viejo del mundo de los vivos, al pasar los años nuestra amistad se profundizaba más cada día al punto de conocernos al otro como la palma de nuestra mano, al principio solo era amistad pero cuando cumplí 14 años empecé a sentir algo diferente, la necesidad de protegerlo y ayudarlo porque ya no podía imaginar mis días sin él.

Notas finales:

Bueno eso fue todo, puede que ahorita no haya tanta "conexion romantica" con estos dos pero tienen once años estan muy chavos xd y aparte los dos primeros capitulos son introduccion asi que a partir del proximo empieza lo bueno. 


¡Gracias por leer y espero sus opiniones!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).