Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Locura de Amor por kawai13

[Reviews - 5]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Disclaimer: Los personajes usados no me pertenece, créditos respectivos a Marve. Solo los uso para dar vida a mis historias locas. 

 

Disfruten :*

Capítulo III

 

Luego de mostrarle la universidad casi entera al joven omega, Steve no tuvo otro contacto con el menor. Aunque lo buscara en los recesos, o esperara verlo en la cafetería, sus intentos eran inútiles.

 

Muy pocas veces percibía el olor del omega por los pasillos de la universidad. Y aunque su interior rasgaba por ello, anhelando buscarlo, la esencia era tan poca, que se diluía en cuestión de segundos y dejaba frustrada y desesperada a su parte animal.

 

Steve se lamenta no haber insistido un poco más esa tarde para dejarlo en su casa. Se lamenta no haber logrado intercambiar números o haberlo seguido hasta su salón en vez de volver a la cafetería, aunque… ¿tal vez eso era lo mejor? La diferencia de edad entre ambos era grande, sin contar con que el pequeño omega era menor de edad.  Su parte racional le decía que tal vez lo mejor era alejarse, más algo dentro suyo rugía de cólera ante esa idea.

 

— Steve, ya sal, va a empezar el entrenamiento — le avisó el veloz beta Sam Wilson, otro compañero en el cual sabía que podía confiar.

 

Steve asintió y luego movió su cabeza de un lado a otro. Una pequeña punzada atravesó su cabeza y avanzó con paso decidido y seguro hasta la salida donde su mejor corredor aun lo esperaba.

 

Como capitán del equipo, debía dar unas cuantas palabras de vez en cuando antes de iniciar el entrenamiento a su equipo y habiendo visto como en los días anteriores se relajaban, era momento de que dichas palabras, en esta ocasión, no fueran solo positivas y en cambio exigiría un poco más de esfuerzo en el entrenamiento.

 

Se pasó la lengua por los incisivos y notó que estaban un poco mas pronunciados de lo normal, tenía que calmarse o desahogar su frustración con contacto físico. Y que mejor forma que golpeando y derribando mastodontes de casi dos metros en el entrenamiento.

 

— Hace un par de semanas, — Inició con su discurso apenas el entrenador le cedió la palabra — Le dimos la victoria a Nuestra universidad en el Campeonato Nacional — Los rugidos con puños alzados de todo el equipo (incluido los jugadores de reserva) se hicieron escuchar fuerte y sonante — Nuestro sudor esfuerzo y horas de entrenamiento extenuante sirvieron, llevándonos a cumplir nuestra meta y tener un trofeo más en nuestras vitrinas— La algarabía aún se sentía en el ambiente.

 

>> Pero… — Y la gente detuvo un poco sus gritos de alegría. — Este campeonato es solo la punta del iceberg, es solo el inicio de un brillante futuro para cada uno de nosotros. — Sus palabras eran tan crudas como ciertas. Aún faltaban las competencias internacionales y parecía que, de un momento a otro, todos se había olvidado de ese hecho. — Y verlos relajarse, pasar del entrenamiento a algunos, solo hace que entre en cólera. — El ceño fruncido del capitán era fácilmente notorio para todos en la cancha — O se espabilan o su holgazanería nos llevará a todos a la derrota. Y es algo que no pienso permitir ¡No mientras estén a mi mando! ¿ENTENDIDO?

 

— ¡Sí, Capitán! — Dijeron todos casi en coro y habiendo borrado sus sonrisas por miradas de vergüenza o u otras llenas de determinación.

 

— Llamen a los holgazanes y aquel que no tenga su maldito trasero en la cancha en menos de media hora, queda expulsado del equipo.

 

Sin esperar respuesta Steve se puso el casco y fue trotando hacia el frente, algunos lo imitaron, otros corrieron hasta sus mochilas tiradas en el piso para llamar a sus compañeros faltantes.  El entrenamiento de hoy era de refuerzo físico y aumento de la resistencia. Por lo que les tocaba a todos correr unas cuantas vueltas a la cancha antes de iniciar la verdadera masacre.

 

El tiempo pasaba y la mayoría se sentía exhausto, pero al ver lo ojos de su capitán, las cosas cambiaban. El quarterback estaba al costado de Thor, gritando y exigiendo más esfuerzo, mientras un sudoroso y agotado Thor se encontraba empujando un trineo de entrenamiento* individual, el más grande y pesado, junto con uno de los entrenadores subidos en la parte trasera del trineo.

 

Thor sabía que lo tenía merecido, había faltado a la practica anterior y casi falta a esta de no ser porque Sam lo llamó para avisarle de la advertencia que dio el capitán del equipo.

 

Thor llegó sudoroso por haber corrido hasta la cancha y lo primero que hizo fue volver a correr por más de una hora haciendo el doble de vueltas que el resto del equipo. Aun así, estaba agotado, quería que su capitán despegara los ojos de él para poder descansar al menos un par de segundos. Necesitaba poder respirar; tirarse en el césped artificial ahora mismo, parecía una idea maravillosa.

 

Y su deseo se cumplió de forma milagrosa; las fosas nasales del quarterback atraparon el delicioso olor a canela que tanto había buscado en esas dos semanas. Como siempre era muy sutil, pero al menos ahora permanecía en el aire, pero lo que vio, no le gustó.

 

El tímido y genio Beta Bruce iba caminando hasta su facultad, con una sonrisa tímida y calmada mientras el revoltoso y escurridizo omega revoloteaba alrededor del científico.

 

Anthony debía admitir que nunca esperó encontrar otra mente brillante y digna de entablar una conversación entre los estudiantes de la universidad, pero fue gratamente agradable encontrarse con el beta cuando solicitaba materiales a uno de sus profesores. Anthony lo vio con curiosidad y como un Stark nunca se puede quedar con las dudas, lo siguió hasta el laboratorio donde solo Banner tenía permitido entrar. Al menos hasta que él llego a irrumpir en tan calmado espacio.

 

Lo mejor de todo, fue la actitud pacífica y calmada del científico. No trataba a Tony como un inferior o lo miraba raro, el pacifico beta lo escuchaba siempre con una dulce sonrisa y muy animado también de poder entablar una conversación con alguien sobre ciencia. Un alumno para variar y no sus profesores.

 

El menor casi estaba saltando de lo  animado que se encontraba y contándole los detalles de su  maravillosa idea, hasta que apreció como la Alfa Natasha se acercaba moviendo sus caderas, alejándose de su propio equipo de rugby con su ropas deportivas medio holgadas pero nada largas. Sabía que la mujer estaba intentando llamar la atención del tímido beta, por lo que inconscientemente Tony formó un puchero en sus labios, mirando de forma un tanto despectiva, no le gustaba ser interrumpido, menos en algo tan importante, por lo que ahora mirándola  en son de burla y dejando sus discursos sobre el camuflaje hormonal en el cual le estaba pidiendo ayuda a Bruce, se acercó más al científico y se enganchó al brazo del su Brucie Bear, lo hizo caminar más rápido en dirección al laboratorio sin que el científico se pudiera dar cuenta de que la pelirroja iba al acecho.

 

Cuando la alfa salió de su estupor, por ser la primera vez que no era ella la que causara un sonrojo en el guapo y genio beta, nuevamente fijó su vista donde se encontraba el pequeño, pero canalla omega. Aquel que estaba sacándole la lengua y llevándose lejos al científico de forma presurosa.

 

Steve seguía apreciando como el omega seguía muy sujeto al brazo ajeno y como el otro científico no lo alejaba ni parecía incomodo con el tacto. El alfa rubio no iba a relacionar que eso era solo una broma del omega, él no pensaba en que ambos genios solo habían iniciado una buena relación de amistad. No. El veía cualquier cosa menos amistad en ese lugar. Steve dejó salir por un par de segundos un ronco y grabe rugido mientras sentía las garras de sus manos empezando a crecer. De repente un dolor fuerte en la cabeza le hizo alejar su vista de esa desagradable pareja y la sacudió de un lado al otro intentando de alejar esa punzada de dolor.

 

— Cálmate — Susurró y sus garras se retrajeron lentamente.

 

Cuando volvió a alzar la vista y se dio cuenta que el omega ya se había ido. Solo soltó otro gruñido.

 

Lo perdimos por tu maldita culpa

 

— Tal vez lo mejor es que nos alejemos. 

 

Cállate estúpido

 

— Es muy joven.

 

Y tu un idiota que no se da cuenta de lo que tiene en la cara.

Ahora lárgate y déjame trabajar.

 

Lo último se escuchó resentido y lleno de cólera. Steve solo guardó silencio por el resto del entrenamiento, mientras el capitán fijaba su mirada en la cancha. Era hora de unos cuantos golpes.

 

— ¡UNO A UNO! ¡DEFENSIVA VS OFENSIVA!** — Gritó y el barullo inició en la cancha. Era momento de desahogarse.

 

*** Locura de Amor***

 

— Brucie bear, esto no solo ayudaría a reducir el aroma de omega a uno casi nulo. — Dijo sentándose en la mesa del laboratorio. El científico rodeó con sus brazos unos cuantos frascos para que no se tambalearan — Esto podría evitarme el desagradable problema del celo. — Alzaba los brazos, maravillado de poder lograr por fin una formula perfecta con la ayuda de su compañero de ciencias.

 

— Lo entiendo, Tony. — intentó asentir y verse comprensible ante el menor. — Pero ahora baja del tablero. Has movido unos cuantos químicos y debería mantenerlos lejos unos de otros.

 

El omega frunció el ceño, pero se bajó sin replicar nada, usando en su lugar uno de los banquillos altos y acojinados que Bruce tenía para más gente, pero que hasta ahora solo habían sido usado por los profesores para las inspecciones mensuales y por Tony.

 

— No, Brucie, no lo entiendes. No podrías entenderlo. Eres un beta — El omega apoyó ambos codos mientras veía al beta trabajar con unos cuantos compuestos químicos. — Pero no te culpo. Lo que quiero es poder darle a todos los omegas una mayor libertad en su vida y que las empresas dejen de usar el celo como excusa de una debilidad única del omega. Quiero un maldito progreso en este país.

 

— Anthony. — Dijo el científico alzando su vista y fijándola en el ingeniero. Aquel que, aunque se escuchara como un adulto, no era mas que un niño — En estos años que lo has intentado solo, has logrado grandes avances, pero te has perjudicado a ti mismo. — Miró con pesar como el menor se removía incómodo.

 

Para pedirle ayuda a Bruce, primero tenía que contarle todos sus avances e investigaciones y eso implicaba sí o sí el rebelar que se había usado a si mismo como su propio conejillo de indias. Sus supresores T-Stark si le reducían bastante el olor que rebelaba su casta, aunque todavía era perceptible por personas cercanas a él. Le evitaba problemas, pero no era suficiente. Y tristemente, uno de los efectos secundarios era el olfato medio atrofiado que ahora poseía el omega.

 

Podía oler las esencias básicas de la gente a su alrededor. Alfa, beta u omega, pero no percibía las emociones, no interpretaba las feromonas, eso había quedado en el pasado; en palabras simples el tapar su olor hacia tapar también su sentido del olfato. Y se podría decir que ese era uno de los efectos menos dañinos que había logrado a lo largo de esos 2 años que llevaba buscando el supresor perfecto. Desde su primer celo.

 

— No necesito lástima, Brucie Bear. — Dijo el joven alzando sus avellanas cual ojos. — Necesito acción y manos a la obra y quiero saber si cuento contigo en esto.

 

El joven científico lo que menos quería en ese momento era que el menor se siguiera lastimando. Él tenía más conocimientos en cuanto a materias orgánicas y sobre el estudio hormonal de las tres castas. Aun cuando estudiara Física Nuclear, no pudo evitar dirigir su interés por ese sentido, y lo que le proponía a Tony, era una gran idea y un reto para su intelecto. Obviamente ayudaría al menor si estaba al alcance de sus conocimientos.

 

— Te ayudaré Tony, sabes que cuentas conmigo. — Dijo el mayor pasando su mano por sus propios castaños rulos.

 

— Sabía que aceptarías, Brucie; sino… yo mismo te hacía entrar en razón.

 

El científico solo negó ante la agresividad del joven omega, era como si le saliera de forma natural y a veces se preguntaba cómo alguien tan menor podía tener ese carácter. Quería indagar, pero primero esperaría a tener un poco más de confianza mutua.

 

— Eres imposible. — Terminó soltando un suspiro, sabiendo que por ahora no sabría nada más.

 

— Esa afirmación es incongruente, mi amigo. — Se bajó del banquillo y caminó hasta la puerta — No hagas que dude de tu intelecto. — Cogió la manija de la puerta y volteó a ver a su genio amigo — Voy a clases, ¿te traigo algo después de que acaben?

 

El beta solo negó recibiendo un beso volado del coqueto omega. Sabía que de todas formas el genio millonario aparecería con botanas para ambos.

 

***Locura de Amor ***

 

— ¿Y qué piensas de esta nueva parejita Steve? — Dice Natasha caminando al costado de sus amigos. La práctica había terminado, ellos estaban cambiados y frescos, luego del intenso entrenamiento. Tanto Natasha, como el quarterback utilizaron estas largas horas de ejercicio físico para botar su frustración con golpes y tacleadas.

 

En el equipo de Rugby, nadie quería entrenar con ella. Cuando estaba molesta era mejor alejarse. Hasta el capitán beta Peter Quill lo sabía e intentaba no interferir en sus ejercicios; y aunque ahora la alfa bromeaba sobre el tema que había causado su mal humor, aun le disgustaba la imagen que se llevó de ambos geniecillos.

 

Steve frunció el ceño, un poco dolido y un tanto resignado.  Su moral era a veces un poco más grande de lo normal. El pequeño omega era todo lo que había estado buscando, pero… era tan joven.

 

— No lo sé, Nat. — Se acomodó incómodo la mochila del entrenamiento al hombro mientras caminaban hacia el estacionamiento de esa parte de la universidad. —Tal vez es lo mejor, soy muy mayor para él.

 

Natasha frunció el ceño, no contenta con esa respuesta. Ella si quería estar con Bruce, pensó que tendría el apoyo de su amigo para intentar separarlos o al menos averiguar qué era lo que realmente se traían, no una resignación absoluta y unos ánimos tan bajos que parecía que estaban siendo barridos cual hojas de otoño.

 

— Bruce tiene solo un año menos que tú.

 

— Bruce acaba de cumplir los 20 y yo estoy cerca de los 22. — Refutó convencido de sus palabras. Aun cuando su interior le volvía a rugir de disgusto.

 

— ¿Entonces los vas a dejar así? — Natasha se sintió un tanto indignada — Tanta palabrería de esperar a tu omega indicado, llega uno que te mueve el piso con un simple revoloteó de pestañas y te rindes sin haber intentado nada. Eso… Eso es Estúpido.

 

A la alfa se le salió un gruñido, aquel que hizo al otro alfa distraído en su celular alzar la vista. Bucky miraba divertido el enojo de la pelirroja.  La frustración, porque ese omega había logrado acercarse muy rápidamente al beta que a la pelirroja le gustaba desde hace unos meses.

 

— No desahogues tu enojo con el pobre de Steve. — Dijo Bucky con una sonrisa en su rostro. — Que te quiten a tu geniecillo no es culpa nuestro capitán.

 

— Solo Steve, Bucky. Ya terminó el entrenamiento. — Bucky asintió aun riéndose del asunto y casi ignorando a su amigo. Aquel que había sentido una pequeña punzada en la cabeza y ahora se frotaba las cienes con sus dedos.

 

— El punto Natasha, es que has tenido meses para acercarte a Bruce y no has logrado más que se te escape cada vez que te le acercas.

 

La pelirroja lo miró con cólera. Con ira contenida, pero, aunque estuviera enojada. Sabía que el cabeza de chorlito tenía toda la razón. Bufó para cruzarse de brazos y seguir caminando primero hasta la moto de Steve y luego cada uno se iría en su propio carro a descansar como Dios manda.

 

— Pero tú, mi querido jugador estrella. — Dijo ahora pasando el brazo por los anchos hombros del rubio. — Enserio si es un poco deprimente que no persigas al que podría ser el omega que tanto has esperado. Aunque sea joven. Llegó hasta ti. — Bucky podía ser un cabeza hueca en muchos sentidos, pero no por nada era su mejor amigo. A veces le ponía los pies sobre la tierra cuando él lo necesitaba — Unos cuantos años no son más que eso. Tiempo. Aquel que pasará. Cuando tu tengas 27 El lindo omega con garras de gata tendrá 22, ahí no se escucha tan grave ¿verdad?

 

Steve lo meditó. Podía, tal vez, ¿no salir por ahora con el omega y solo ser su amigo? Aunque sabía que si se acercaba a él, no podría controlarse por mucho tiempo, sus instintos le decían que debía ser suyo lo más pronto posible. Pero tenerlo lejos tampoco parecía ser la mejor solución.

 

>> No te digo que practiques cosas ilegales con el tan rápido. — Dijo un tanto divertido viendo como su alfa amigo alejaba la vista un poco sonrojado — Pero si quieres algo, debes luchar por ello. — Lo sacudió un poco de los hombros — No quieres que otro se adelante. ¿o sí?

 

— Yo… — Miró la sonrisa amigable de su amigo — Creo que en algo tienen razón. — Dijo con una sonrisa más confiada y llamando la atención de la mujer. — Yo esperé tanto por esto. Rendirme sin intentarlo, no es lo correcto.

 

Su amigo castaño asintió más animado y le dio un par de fuertes y toscas palmadas en el hombro.

 

— Así se habla mi amigo. — Dijo más feliz y con Natasha de fondo saltando al saber que el omega Tony ya no sería un impedimento con Bruce. — Porque el omega está como quiere, será una fierecilla bocona, pero nadie le quita lo lindo.

 

Y Bucky volvía a abrir la boca de más. Natasha dejó de bailar y veía donde había estacionado su auto para una rápida huida.

 

>> Si no fuera por esa reglita de: “El primero que lo ve”, me olvidaba de su vocabulario e iba a yo a conquistarlo. — El alfa seguía hablando sin darse cuenta de la expresión que Steve mantenía en ese momento.

 

— Mi-mira Steve, llegamos a tu moto — Dijo Natasha intentando alejar la mirada cargada de ira del capitán hacia su supuesto mejor amigo. — Yo me voy. — O bueno, irse ella misma sin mirar atrás.

 

— James — Su tono serio llamó la atención del mayor.

 

Al ver ese ceño fruncido sus sentidos de supervivencia le mandaron una alerta e hizo lo mismo que Natasha hace solo un par de minutos, buscar donde había estacionado el vehículo para una veloz retirada. 

 

— Bro… broma Steve — Dijo viéndolo con una sonrisa apenada y luego corriendo hasta donde vio su convertible negro estacionado — NOS VEMOS MAÑANA

 

Steve se le quedó viendo mientras corría lejos de su alcance. Su interior le gritaba que fuera a despedazarlo lenta y dolorosamente, pero Steve se obligó a calmarse, aún más sabiendo lo boca floja que era su amigo. El punto era que ambos alfas le habían hecho ver que el que pensara que la edad era un impedimento. Era perder una oportunidad única.

 

Algo que tanto pidió y que por fin tendría a su alcance. El no era tonto, sabía lo que tenía frente a sus ojos. Ahora le tocaba ir tras él.

 

— Primero debemos acercarnos. — Suspiró para si mismo. Esperando poder encontrarlo pronto y que el escurridizo omega no se desapareciera por dos semanas enteras nuevamente.

 

¨Ya es hora Steve, vamos por nuestro omega, tenemos que ir por lo que nos pertenece. ¨

 

Continuará…

Notas finales:

Mi retorno a las actualizaciones con un mes de anticipación es gracias a: 


Yuuki Michaelis

 

Patreon Oficial. 

Para quienes desea y puede apoyar, acá el link: 


https://www.patreon.com/Alexmoon13

La siguiente actualización de la plataforma amor Yaoi, será publicada en 15 días y en el Patreon dentro de 7 Días. 

 

------------------------------------------

* Para los que no sepan que es un trineo en futbol americano, se puede apreciar acá.

https://www.google.com.pe/imgres?imgurl=https%3A%2F%2Fguideimg.alibaba.com%2Fimages%2Fshop%2F87%2F11%2F13%2F0%2Ffootball-blocking-sled-man-pad_84940.jpg&imgrefurl=https%3A%2F%2Fguide.alibaba.com%2Fshopping-guides%2Ffootball-sled.html&docid=cdSru1iT9E53sM&tbnid=Pd5gSGVBfJxFSM%3A&vet=1&w=450&h=450&bih=710&biw=1536&ved=2ahUKEwjOvaaNu9PZAhUkiOAKHfzJDMoQxiAoAnoECAAQFw&iact=c&ictx=1

 

** Poner un jugador uno frente al otro y tratar de derribarlo. XD El Capitán quiere golpe. XD tackleoooo

 

No compartiendo ignorancia 02:. Mi temática de T.I.D. No es la clínica regular o la más común, pues según lo que he leído, mientras una de las personalidades se encuentra presentes, las otras no recuerdan lo que pasa. Si, Steve, no sabe exactamente lo que pasa cuando Capitán esta al mando, pero no es que no sepa nada, sino que es como si tuviera una manta semi-translucida que le impide ver por completo las acciones, como si lo viera borroso y por eso es confuso para él. Por eso menciono esto, para que sepan como es en realidad y lo que yo agrego en ficción. Y es por este motivo que Steve detuvo a Capitán en el entrenamiento cuando casi ataca la yugular de Brucie bear XD. Yaaa.

 

También estoy poniendo interacción entre ambas personalidades. Un ejemplo cinematográfico de eso esta en el señor de los anillos y nuestro raro GOLUMMM. XD. Y pues que más. TOMEN EN CUENTA que aparte de usar T.I.D., estoy usando el omegaverse. He hecho una rara mescolanza con el alfa interior de Steve y el mismo y ha salido esto.

 

Por último, para despedirme XD. Dato extra, nuestro Steve antes estaba MUCHO PEOR. Una forma de ver la mejora en pacientes que presentan T.I.D es la “fusión” de personalidades :v Y YA, ESO ES MUCHO SPOILER!!!

Nos leemos pronto


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).