Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Juguemos a casarnos e intentemos no enamorarnos por Menma Lightwood-Uzumaki

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Holaaa

Bueno, sé que dije que no subiría capítulos por el teléfono, pero desafortunadamente tengo una lesión que me impide caminar por un par de días, así que en vez de dejar que pasara la semana sin actualización, decidí pasar por encima de mi regla para traerles el segundo capítulo.

De hecho lo quería subir el 9 en honor al diosito Itachi, pero bueh, que se le puede hacer.

Aun así ¡FELIZ CUMPLEAÑOS A MI UCHIHA FAVORITO! Se le quiere un montón.

Sin más, los dejo leer.

PD: Arreglare este capítulo en la computadora lo más pronto que pueda, por el momento se quedara así (Osea, sin cursivas)

 Agradezco la paciencia UwU

                 *Capitulo 2*

Sabes que las cosas no pueden terminar bien cuando surge "La pregunta"



- ¿Es necesario decir que esto nos salió del culo o no hace falta?

Sasuke elevó sus cansados ojos negros de la barra del bar para fijarse en la cara de su amigo, se veía tan ebrio y demacrado como él, la única diferencia es que mientras Naruto experimentaba su borrachera sintiendo una profunda necesidad de volverse comediante ganador del Top 10 Payasos por el mundo, él por su parte, lo único que sentía era un odio irracional a cualquier ser que le respirase cerca.

Y Naruto le estaba respirando demasiado cerca.

Muchísimo, en realidad, lo tenía casi encima de su hombro y tuvo que meterle un manotazo para que le dejara de robar el oxígeno, porque lo único que podía oler era el alcohol en su aliento.

- Ya cállate.

- Tengo razón y lo sabes - Aplastó de nuevo el culo en la silla y tomo otro trago - Esto salió tan mal que no veo como se puede poner peor.

- No tientes a la suerte, Dobe - Le advirtió el Uchiha de mala gana.

- Sasuke, ni a nosotros nos puede ir tan mal.

- Naruto ¿No entiendes? Ya nos está yendo mal - Frunció las cejas y se apretó las sienes - Todo el plan se jodió desde un principio, y ahora es incluso peor. Ya me están presionando para que te lleve a cuánta reunión familiar se les ha ocurrido y si eso es un desastre imagínate lo que será cuando tengas que mudarte.

- Espera, ¿Si me debo mudar? - No era una persona particularmente cobarde pero ¡Uff! Ese escalofrío no fue por nada, es decir, esos Uchiha estaban bien locos.

- ¿Lo dudabas, acaso?

- No, es solo que... No se, pensé que encontrarias una alternativa.

- La única alternativa es no casarnos y ni creas que quince días contigo me van a quitar mi herencia.

- Y vuelve la burra al trigo - Naruto rodó los ojos en un claro gesto de fastidio - Tienes tanto dinero como alguien podría pedir, ¿Que importa un poco más?

- Me importa a mí, Dobe - Le cortó con frialdad - Porque me corresponde por derecho y un capricho de mis padres no me lo va a quitar.

- Si tú lo dices... - Resignandose a que era imposible que cambiase de parecer, se acomodó mejor en la barra y suspiró - Ya nos las arreglaremos, siempre lo hacemos.

- En eso llevas razón - Posiblemente era porque estaba ebrio, pero sonrió nostálgicamente - ¿Recuerdas cuando hicimos volar los baños del colegio? Nadie nunca supo que fuimos nosotros.

Aún con la cabeza abajo, los dientes del rubio salieron a relucir con una alegría juguetona.

- ¿Como olvidarlo? Si el director pensó que había sido un ataque terrorista cuando los inodoros atravesaron las ventanas.

- Cancelaron las clases por todo un mes - Río por lo bajo el Uchiha - Hasta salió en la prensa, la noticia fue tendencia por dos semanas.

- No le gana a aquella vez que colamos el gorila albino del zoológico al comedor de la universidad - Se levantó un poco ahora - Se comió todas las reservas y el grupo de imbéciles que no sorportaba tuvo que aguantar hambre.

- Casi rodos aguantaron hambre, de hecho. Los únicos que no lo hicieron fuimos nosotros, y solo porque yo llevé algo extra, porque a ti se te olvidó llevarte la comida.

El Uzumaki se rascó las hebras rubias con cierta vergüenza

- Siempre fui muy olvidadizo.

- No, siempre has sido muy dobe, que es diferente.

- Ah, cállate la boca.

- Sabes que es cierto - Y tras mostrarle su expresión de burla habitual, suspiró de manera casi inaudible - Se que esto está resultando demasiado complicado, incluso para mi. Pero ya nos resolveremos... - Le miró de reojo, intrigante - Solo si sigues estando abordo, claro.

Naruto le devolvió la mirada con extrañeza.

- ¿Que pregunta es esa? Claro que sigo abordo. Eres mi mejor amigo, no te abandonaría tan fácil.

- Un buen amigo diría que no me abandonaría, pero tú solo dices que no lo harías tan fácil - Esbozó una minúscula sonrisa en su vaso - ¿Debo interpretar eso como que tiraras la toalla si las cosas se complican?

- Obviamente no - Aquel bufido solo resaltaba lo estúpido que eso le parecía - Soy más duro que la obsidiana del Minecraft, a mí no me sacas de esta jugada pero ni queriendo. Vas a conseguir ese dinero, nadie se va a dar cuenta del engaño y yo no pienso abandonarte, Sasuke... - Lo pensó mejor un momento - Claro, a menos que haya un apocalipsis zombie y nos quedemos encerrados sin comida, ahí te podré querer mucho, pero hambre es hambre, y a mi me sobra.

- El canibalismo no te queda, Naruto - Intentaba en vano no reírse por reverenda estupidez, pero el alcohol lo dificultaba.

El otro se mostró de lo más presuntuoso.

- Se llama supervivencia, Uchiha.

- ¿Y para sobrevivir te comerías mi corazón a traición? - Le alzó una ceja de forma interrogante, a lo que el aludido negó rotundamente con la cabeza en un aire ofendido.

- ¡Por supuesto que no!

- Mmmm...

- Primero me comería tus nalgas.

Sasuke escupió parte del licor que se estaba tomando, limpiando el líquido que resbalaba de su mandíbula con el dorso de la mano mientras no dejaba de reír. Su amigo, a su lado, acompañaba sus carcajadas con un ritmo más rápido, sonante y contagioso, digno que su impulsivo y loco carácter. Incluso tuvo que recostarse de su hombro pues la risa era mucha.

Por obvias razones, Sasuke dejo de reír primero. Sus ojos oscuros cayeron en la imagen del rubio recostado de él, con el sonido de su agradable y tonta risa llenando sus oídos... ¿Como sus padres estaban tan sorprendidos de que fueran a casarse? Ese chico era la persona más leal que conocía, nunca le había dado la espalda ni siquiera en esos momentos en los que la distancia parece una buena solución. Naruto no sabía lo que era rendirse con alguien porque siempre peleaba por personas que valían la pena su esfuerzo, y Sasuke siempre había recompensado el que era dirigido hacia él. Por ello eran mejores amigos, porque se reconocían, se respetaban, se respaldaban pero sobretodo, se querían.

Naruto se calmó poco a poco, y una vez su risa fue menguando, se encontró con la mirada profunda de Sasuke a unos escasos centímetros de su cara.

El Uchiha le estaba detallando a fondo en ese momento con esa típica concentración desorientada que te causa la borrachera, pasando sus pupilas por el resplandor de las luces estroboscopicas en su cabello rubio, la pronunciada arruga en el frente de su camiseta negra, en lo ligeramente desubicado que se veían sus ojos por el alcohol, en la gota de whisky que caía por la piel bronceada de su cuello, en el casi imperceptible sonrojo en la punta de su nariz...

Vale, podría estar ebrio, pero Naruto era sin dudas un chico muy atractivo.

Se sintió ladear la cabeza, ahondando en la sensación de su aliento caliente rozarle los labios al acercarse cada vez un poquito más, causándole un incitante y prohibido cosquilleo en la boca.

- ¡Chicos! ¿¡Que tal les va!?

El como hicieron para no caer de culo fue todo un milagro.

Tropezaron con sus sillas casi al mismo tiempo, con sus descoordinados pies chocando con el metal y golpeándose en el proceso. A Sasuke el codo le rebotó contra la esquina de la barra, provocándole ese agudo corrientazo desagradable que te duerme la extremidad, mientras que Naruto se fue hacia adelante, con la frente clavandose dolorosamente en su propio vaso, dejándole la circunferencia marcada en la piel.

El aparecido les miró a ambos con las cejas arriba.

- ¿Interrumpí algo?

- No - Escupieron los dos con furia, sobándose sus zonas adoloridas con una expresión de odio.

- Fabuloso entonces - Con una sonrisa de lo más ancha - Temia haber cortado un momento.

Los ojos de Sasuke le estaban enterrando nueve metros bajo tierra. Uff, hasta más abajo. De haber sido calculados en centímetros cuadrados ni a Sakura le hubiesen cabido tantos dígitos en la frente.

- Dime qué viniste aquí por algo más aparte de querer adelantar tu hora, Suigetsu.

- Ay, Sasuke, me matas de risa - Le dió una palmada en su brazo herido. Sasuke apretó los dientes y él peliblanco mostró los suyos - Pero la verdad es que si, vine porque me llegaron las buenas nuevas.

Naruto ladeó la cabeza con la mano en la frente.

- ¿Ah?

- ¿De que hablas ahora? - Gruñó el azabache.

- ¿Que más podría ser? ¡Pues de su boda! - Exclamó el chico de lo más enérgico - Es el acontecimiento del momento.

- Ah, eso...

- ¿Como que "Ah, eso"? Es algo muy importante, los muchachos y yo estamos sorprendidos por la noticia, aunque nos sorprendió más el que no nos dijeras en persona. El único que no pareció muy afectado fue Juugo, el forma parte de la multitud que cree que no nos dirias nada porque...

- Un minuto - Reaccionó rápidamente el Uchiha, levantándose se su silla seguido de un tambaleante Uzumaki quien presentía el peligro como si por dentro tuviera un sabueso entrenado - ¿Como que "todos"? ¿A qué te refieres con una multitud?

- A tus compañeros del trabajo y a gente humilde como yo que te conoce desde hace eras muy oscuras - Balanceo los dedos para después reír, pero el otro no lo encontraba gracioso.

- ¿Y como se enteraron todos ellos?

- Creo que no comprendo esa pregunta.

- ¿De que...? - Estuvo a punto de perder los estribos con su ex compañero de universidad cuando esté le alzó una página del periódico principal de Konoha, ahí en letras muy grandes se leía: ¡El acontecimiento del año! ¡Sasuke Uchiha se va a casar con un hombre!

Suigetsu esbozo una mueca burlona a la vez que también les señalaba un par de fotos recientes de ellos. Al parecer hasta paparazzis tenían ahora. Y muy cautelosos, además. Naruto podía jurar que esa foto se la habían tomado cuando recién salía del baño.

- De eso hablo. Osea ¿Helou? Todo el mundo ya lo sabe, quien no esté informado obligatoriamente debe vivir sin internet, porque hasta en la versión digital para los milenians lo sacaron.

"Maldita sea..." El azabache tomo el papel entre sus manos con un temblor provocado por sus ganas de destruir algo. De acuerdo, sabía que la noticia se regaría, pero joder, apenas la cena había sido ayer, se figuraba que al menos los tóxicos de la prensa le darían unas 48 horas más de heterosexualidad antes de homosexualizarlo. Pero no. Ahora todo Japón sabía que le gustaba el pene bien envuelto para llevar, y peor aún, que su preferido era el de Naruto.

"Lo hago por el dinero, lo hago por mi dinero..." No paraba de repetirse para darse fuerzas.

Por otro lado, como el Uzumaki ya tenía más experiencia con eso de llamar la atención por sus preferencias sexuales, se recargó en Sasuke con ligereza.

- Vaya, no pensamos que la noticia volaria tan rápido ¿Cuando se enteraron ustedes?

- Hace un par de horas - Contestó a cambio - Nos impactaron bastante.

- Si, es de esperarse, pero todo surgió demasiado rápido, no dió tiempo de avisar.

- Bueno, al menos han retrasado su boda o eso oí. Así todos podremos asistir - "Verga..." Pensó el rubio, más gente era lo último que les hacía falta - ¿Y? ¿Que tal todo?

- Pues todo bien con nosotros... ¿No, Sasuke? - Dándole un disimulado pellizco para que dejara de leer y pusiera atención.

Sasuke levantó la vista de la línea que decía "Siempre se le vio una pinta de que le faltaba algo duro y grueso en su vida..." Para ver al intruso con una vena en la cien.

- Si, nosotros somos... tan... felices - Intentó un tono de felicidad que sonaba más a cuando te arrancan los vellos púbicos con un alicate.

Y como todo lo que es noticia se esparse rápido, al ver a la parejita del momento bebiendo junta y luciendo aparentemente tan enamorados y hablando de su relación, un montón de fans y curiosos comenzaron a rodearlos haciéndoles un millón de preguntas que no tenían ni idea de cómo responder, como la de cómo se habían enamorado o si pensaban adoptar. Así como otras que ni siquiera una pareja gay normal encontraría cómodas, como la de si ya habían tenido sexo bien duro, si eran abiertos a invitar para hacer tríos con mujeres u otros hombres o si les gustaba ese rollo de cambiar pareja.

Se las arreglaron para evadir las mayores posibles, pero como ninguno contaba con tanta suerte, justo cuando el cable suelto de Sasuke estaba por hacer chispa, surgió una chica que hizo la pregunta del año.

- ¿Cuál de los dos va abajo?

Naruto y Sasuke primero la miraron con los ojos desubicados, luego se miraron mutuamente, comprendiendo que para aquello no tenían ni idea de que responder.

- Apuesto a que es Naruto - Comento alguien del fondo, con algunos asintiendo para mostrarse de acuerdo - Se le nota.

- Si, tienes razón - Hablo un pelirrojo, y una rubia asintió.

- En la cara se le ve.

- ¿Ha? - Se ofendió tan inmensamente que el Uchiha tuvo que agarrarlo para que no se moviera - ¿¡A qué coño te...!?

- ¿Estás demente? - Interrumpió un chico a un costado - Pero si al Uchiha se le notan a leguas las ganas de que algo le atraviese.

- Y bien duro - Agregó otro.

Cambiando los papeles, fue el turno de Naruto de sujetarlo para que nadie muriera.

- ¿Quieres que te parta la cara, imbécil?

- Oye, hombre, no te molestes tanto - Suigetsu se estaba disfrutando demasiado esa escena - Que a la final igual te siguen gustando los tipos, eso no cambia sin importar donde vayas.

- Suigetsu, busca tu muerte natural - Le encomendó sabiamente el rubio quien por la embriaguez ya le costaba mantener las intenciones asesinas del otro a raya.

Sasuke seguía sulfúrico, y su propia borrachera le impedía coordinar sus pensamientos.

- ¡A mí no me gustan los tipos!

- De acuerdo, de acuerdo... Pero es raro ¿Sabes? Es que como te gusta Naruto, y él es un tipo, pues... - Su frase a medias en ese tonito mofandose solo le sacó de quicio.

- ¡Eso es totalmente diferente!

- Claro, como no. Eres como de esos vegetarianos que solo comen carne los sábados por la noche, Naruto es como tú ración de chorizo semanal prohibida.

- Te voy a... ¡Joder! ¡Suéltame, Dobe!

El azabache forcejeaba rudamente mientras que Naruto se negaba a soltarlo.

- ¡Relájate, Teme! ¡Estás borracho!

- ¿¡Y eso que!? - Le retó furibundo, removiendose como lombriz parasitaria.

- Awww, su primera pelea de pareja pública. Que tierno - Suigetsu hizo un puchero infantil - Ahora solo falta que se saquen los trapitos al sol o que alguno se ligue al de la barra para encelar al otro.

- ¡Carajo, Uchiha! - Apenas podía mantenerlo quieto, se le estaba resbalando y cada vez se acercaba más a su objetivo de matar al sujeto - ¡Solo ignóralo!

- ¡Y una mierda! ¡Suigetsu, ven aquí para pueda partirte el culo!

- Ah, pero ¿No que era a ti al que le iban a partir el culo?

- ¡Maldición, Sasuke! ¡Quédate quieto! - Gritó fuerte el Uzumaki haciéndole un patético intento de llave que el Uchiha encontraba forma de esquivar.

- ¡Quítame las putas manos de encima, Naruto!

- ¡Olvídalo y ya! ¡Solo vámonos!

- ¿¡Y porque no mejor te vas tú y me dejas de joder!?

- ¡Ah no, Uchiha! ¡Conmigo no pagues tus porquerías!

- ¡No estoy pagando contigo nada, estúpido!

- ¡Exacto! ¡Por ti estoy metido en este lío y ni siquiera me estás pagando! ¡Hasta a los indigentes se les da para el autobús!

- ¡Pero si tú tienes tú propio auto! ¿¡Para que coño te daría para un autobús!?

- ¡Porque tú...!

- Calma, calma, señoritas, no se peleen antes de tiempo.

Sucedió al mismo tiempo.

Naruto se detuvo con brusquedad, Sasuke hizo lo mismo justo en el mismo segundo, ambos se quedaron totalmente paralizados mirándose el uno al otro hasta que algo turbio y asesino fue surgiendo lentamente a la superficie. Azul y negro se llenaron de la más terrenal y profunda de las iras mientras sus cuellos se giraban lentamente en dirección a un Suigetsu que súbitamente tuvo el presentimiento de que la había cagado, y en grande.

Dió un paso atrás.

- Eh... chicos...

- ¿Como nos llamaste? - Preguntó el Uzumaki con una aura negra que solo se comparaba a la de su mejor amigo mientras le soltaba.

El chico tembló.

- Eh, vamos... solo es un apodo...

Pero no hacia falta ni una excusa, su destino fue más que sellado en el mismo instante en que dos pares de ojos compartieron la misma intención al visualizar a su presa.

"Estás muerto, hijo de perra"

El grito de terror, así como la paliza, serían recordaros por sus descendientes en los años venideros.




               OoOoOoOoOoOoO




- ¿Que es lo que pasa con ustedes dos?

Tanto Uchiha como Uzumaki arrugaron la cara, esa exclamación de queja había sido lo suficientemente alta como para que sus cerebros fundidos por la bebida la resintieran.

Estaban de vuelta a la casa principal Uchiha ¿El motivo? Pues un más que rabioso Fugaku les había llamado para exigir su presencia después de que a primera hora de la mañana lo primero que apareció en su puerta fue el titular que decía:


  Ricos homosexuales agreden a joven en discoteca 

"La noche pasada lo que podría haber comenzado como una velada espectacular para los jóvenes, terminó transformada en un ring de pelea callejera cuando Sasuke Uchiha y su futuro esposo Naruto Uzumaki fueron sacados violentamente de la pista de baile por agredir a un inocente samaritano por preguntarles sobre su matrimonio.

El chico alegó que solamente quería saber algunos detalles antes de la boda y que ambos cónyuges se mostraron violentos sin razón aparente. Las heridas de la víctima en espalda, cuello, brazos, muñecas y hasta de un botellazo en medio de las nalgas confirma su versión de haber sido brutalmente herido por los acusados; El famoso periodista Eiri F le pregunto si estaba dispuesto a levantar cargos en su contra, pero la única respuesta del chico fue que sería un suicidio terrible meterse en un problema legal con alguien de apellido Uchiha, lo cual levanta la sospecha de si Sasuke Uchiha ya ha presentado comportamientos agresivos en el pasado y no han habido registros gracias a la intervencion de su padre, el famoso abogado Fugaku Uchiha.

Con respecto a Uzumaki Naruto, aunque no se le tenga antecedente alguno de violencia, la marcada agresividad descrita por varios testigos combina a la perfección con la del Uchiha involucrado.

Sencillamente, una pareja hecha para estar junta."


- ¿Inocente samaritano? - Ironizó el rubio a la vez que Sasuke alzaba una ceja.

- ¿Sin razón aparente? - Se giró de inmediato hacia su padre - Esto es puro chisme y lo sabes, además él comenzó todo el teatro.

- Exacto - Asintió varias veces el otro, puede que tuvieran una resaca terrible pero no por ello se iban a dejar morir - Todos nos estaban ahogando y ese tipo nos llamó mujercitas.

- Pues por mi les pudo haber dicho que se pintan las uñas de noche o que se ponen brillo en los calzones. Ninguno de los dos debió meterse en una pelea, muchos menos ahora que están a nada de casarse.

- Nosotros no queríamos que eso terminara de esta forma - Insistió Naruto - Tratabamos de irnos pero nos cortaban el paso, era demasiada gente y ya teníamos bastante alcohol encima.

- Naruto, sabes que eres parte de esta familia desde mucho antes de esta boda - El mayor Uchiha se llevó dos dedos a la sien derecha - Y con todo el respeto que te tengo te digo que eso no es excusa, para eso están los guardias de seguridad o las amenazas de denuncia. Ustedes son adultos responsables que pudieron haber hecho cualquier otra cosa en vez de armar un escándalo en el peor momento posible, porque lo que menos necesitan justo ahora es mala publicidad.

- No, lo que quieres decir es que la familia no necesita esa publicidad - Salió de pronto Sasuke con el rostro petreo ante un sorprendido Naruto, y Fugaku le imitó el gesto con algo de cautela.

- Tu sabes perfectamente que no somos de crear escándalos públicos, Sasuke. Pero si lo que tratas de insinuar es que es más por la reputación que por tu compromiso la respuesta es no.

- Yo no estoy insinuando nada, lo doy por hecho porque es más que claro - Una mirada azulina se clavó en él con cierta curiosidad preocupada. Era obvio que estaba enojado - Si no te interesara lo que dicen los demás como siempre lo tratas de vender no me hubieras obligado a retrasar mi boda para que más gente lo viera.

Su padre frunció las cejas casi de inmediato, no era inusual que él y Sasuke no estuvieran de acuerdo, pero eran pocas las veces en que lo verbalizaban.

Hoy era una.

- No retrase tu compromiso por fama, lo hice porque quería que toda la familia fuera.

- ¿Ah, si? - Era evidente que no le creía nada - ¿Y los paparazzi? ¿Y el anuncio en el periódico? ¿Porque crees que nos abordaron en esa discoteca en primer lugar? Todo el mundo ya sabe de mi boda y ni siquiera tuve tiempo de decirlo personalmente - Se adelantó un paso - ¿Quieres hablar de mala publicidad? Eso sí que lo fue.

- No entiendo porque te estás enojando - Hablo sinceramente el patriarca Uchiha - ¿Planeabas mantener tu matrimonio en secreto acaso?

- No porque no lo publique a todo Japón significa que estoy escondiendo algo, simplemente pensé que me dejarían a mi la tarea de decírselo a los demás, al fin y al cabo es mi compromiso, no el de nadie más.

- ¿Y como no te informamos de algo te crees con la jurisdicción de meterte en una vulgar pelea clandestina?

- Pues fíjate que si, porque de no haberme sorprendido tanto lo pude haber manejado mejor. Estaba ebrio, estresado y encima acorralado por un montón de idiotas que gracias a ti no paraban de hacerme preguntas.

- No te lo tomes todo contra ti, Sasuke - La frialdad en esa voz era sumamente potente, y Naruto se dió cuenta de que estaba muy tenso - No lo hice para que te abordarán ni tampoco para hacer de esta unión un mal chiste.

- Pues felicidades, eso fue justo lo que conseguiste - Aquel tono filoso de voz estaba logrando empujar al contrario por esa pendiente cuesta abajo que se llama paciencia. Pero es que no podía evitarlo, se sentía demasiado presionado por todo lo que le estaban exigiendo, y ese sabor amargo en el fondo de su lengua por estar obligado a casarse, así fuera con Naruto, le tenía demasiado molesto.

Fugaku se enderezó.

- Tal vez, pero no es mi culpa que no seas lo suficientemente maduro como para manejar la situación correctamente.

- ¿Hablas de madurez? ¿Enserio? - La sonrisa era de esas ladinas, secas y sarcásticas que solo prometen problemas - Si me consideraras tan maduro no me estuvieras obligando a casarme para darme lo que es mío, no me presionarias todo el tiempo para hacer lo que tú quieres ni tampoco hubieras movido la fecha de la boda por capricho - Estaba temblando ligeramente por la ira - Acéptalo, no me dejas tomar ninguna decisión por mi cuenta y no tiene que ver nada con la madurez, es simplemente que no puedes aceptar que otra persona tomé el control de la situación, por ello no me quisiste dejar ni una empresa en el testamento, por ello me chantajeaste para elegir una pareja y encima lo publicaste a todo el mundo para presumir que te habías salido con la tuya - Tenía los puños fuertemente apretados y también los dientes, pero los soltó a último segundo para dejar caer un - ¿Pero sabes que? Olvídalo, quédate con tu empresa y tú maldito dinero, no lo quiero.

Sasuke se dió la vuelta con brusquedad, y cuando un rubio quiso ponerle una mano encima para evitar una masacre familiar, fueron interceptados por la señora Uchiha en el marco de la cocina, su cara de maternal preocupación era más que notoria.

- ¿Sasuke? ¿Que pasa?

Su hijo menor le respondió a ella, pero estaba mirando fijamente a Fugaku cuando lo hizo.

- Pasa que se cancela la boda.

La reacción de ambos padres fue bastante grave, la de ella era un shock total, como si de pronto todas sus ilusiones se fueran caído al vacío, mientras que la de él era más de impacto, sorprendido de haber sido retado de esa manera.

El Uchiha se dió la vuelta y su madre lo alcanzó enseguida.

- ¡Espera! ¿A dónde vas?

- Me largo de aquí - Gruñó malhumorado, tomando a su amigo de la chaqueta y llevándoselo a rastras para no dejarlo en esa situación tan complicada.

Una vez afuera ambos se subieron al automóvil del Uchiha, siendo conducido por un Naruto que definitivamente no le iba a dejar conducir tan enojado. Se introdujeron a la carretera con rapidez, manejando apenas unos diez minutos antes de que Sasuke le exigiese que se detuviera. Así lo hizo Naruto, solo para que unos segundos después ambos terminasen afuera del vehículo en una zona casi desolada, con Sasuke dándole patadas a un tronco hueco.

Estaba furioso ¿Para que mentir? En menos de 72 horas no sólo había tenido que lidiar con el chantaje de su familia, su falso matrimonio con Naruto, la desastrosa cena familiar, la destrucción total de sus planes y la pelea pública con Suigetsu, sino que ahora su padre le recriminaba todo como si fuera su culpa.

Naruto le dejó estar porque él también estaba cansado e irritado, la cabeza le dolía por la resaca, aún tenía la circunferencia del vaso grabada en la frente como esos sellos que les ponen al ganado y su cuerpo seguía entumecido. De modo que solo se sentó a esperar.

Sasuke siguió con su rutina de destrucción al menos media hora, luego lentamente su respiración se calmó y pudo tomar asiento junto a un Uzumaki quien simplemente se quedó esperando pacientemente a que se le bajase el coraje.

Sasuke chasqueo la lengua.

- Odio esta porquería.

- Lo se, a mí tampoco me gusta.

- Pensé que podíamos lidiar con todo - Comentó sinceramente - Planeaba mantener nuestra relación lo más casual posible frente a los demás, hacer algunas trampas y luego escaparnos cuando tuviéramos la oportunidad - Bufó entonces con frustración - Pero no puedo si Fugaku se esfuerza en fastidiarme con sus estúpidas quejas y sorpresas.

- Bueno, siendo justos, tu también sorprendiste bastante a tus padres con eso último.

- Si... Ahg - Se pasó una mano por los cabellos, dejándola a medio camino - No deberia haber dicho lo de la boda...

- ¿Entonces porque lo hiciste? Digo, no es que me moleste, pero pensé que era importante.

- Lo sigue siendo - Le confirmo él - Pero me saca de quicio que aún obligandome a ser maduro me traten como a un niño. Con Itachi tuvo suerte de que no le interesara tomar el negocio familiar, pero no aplica lo mismo conmigo - Chasqueo la lengua - Odio demasiado que me quieran imponer responsabilidades de adulto y no me traten como tal. Tengo casi treinta malditos años, joder.

Naruto le observó en silencio unos segundos, y cuando verificó que ya estaba más resignado que molesto, le rodeó el cuello con el brazo. Justo como cuando eran adolescentes.

- ¿Sabes cuál es realmente el problema, Teme? Que siempre te subestiman, y lo peor es que tú te dejas.

- ¿Lo dices por la boda? - Sus ojos rodandose a un lado para verlo pensar situación.

- Por eso y por todo, en realidad. Tú y yo sabemos que siempre te están presionando para que hagas lo que quieren.

- Ya se - No se veía ni remotamente feliz por ello - Me importa una mierda lo que piensen los demás sobre las cosas que hago, pero con ellos es diferente.

- Lo entiendo - Dió un asentimiento casi ausente, conociendo de sobra lo exigentes que podía ser los padres a veces - Pero ya no podemos dejar que eso pase.

Sasuke esbozó una minúscula sonrisa, no por lo que decía, sino porque ese tonito en particular solo significaba una cosa.

- Tienes un plan.

- Mejor aún, tengo un plan magnífico al estilo Naruto - Anunció en un tono de seguridad que convenceria a cualquiera.

- Al estilo Dobe, querrás decir - Su lado sarcástico le saco un puchero infantil al rubio, más luego rodó los ojos.

- Da igual, el punto es que será bueno.

- Más te vale que no sea nada de bombas ni homicidios, Naruto - Podría sonar como broma, pero como con Naruto nunca se podía estar seguro de nada, era mejor prevenir.

- No es nada letal esta vez, relájate. Pero si va a ser algo con lo que necesitaremos tener muchas bolas.

- ¿Cuales bolas? ¿Las que ya le anunciamos a todo Japón que nos agarramos mutuamente? - Su sentido agrio del humor, sorprendentemente, era una buena señal - Ya no hay forma ni manera de que hagamos esto más grande de lo que es.

- Te equivocas - Sonriendo anchamente - Lo vamos a hacer mucho más grande, pero está vez saldremos beneficiados.

- A ver ¿Que se te ocurre?

Aquella cara de maliciosas circunstancias le dió un buen presentimiento, porque si había algo en lo que esos dos eran buenos, era saliéndose con la suya.

Y la familia Uchiha estaba a punto de descubrirlo.

- ¿Estás familiarizado con una estrategia que se llama "Sin miedo al éxito"?











Continuará...

Notas finales:

¡Y eso fue todo por hoy! Déjenme sus comentarios con respecto a que les pareció el capítulo y que creen que estarán planeando esos dos.

Hoy les traigo spoilers :3

- Reunión con los primos Uchiha.

- Una borrachera inolvidable.

¡Y listo! Nos leemos la próxima semana, pajaritos. Acepto sugerencias sobre que les gustaría ver, de hecho ya estoy planificando una escena pequeña Itadei para complacer a una lectora, pero es justo eso: Hablen, comuníquense, que yo soy todo oídos OwO

Un abrazo muy fuerte!

Los quiere, Menma.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).