Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Karma por mfernandasadiklover

[Reviews - 46]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

¡Hola! Bueno primero que nada, muchísimas gracias a las personas que le dieron una oportunidad al mini fic.

Segundo, lamento que los capítulos sean cortos, pero pensé que así sería más fácil de actualizar.

Además de eso, lamento mucho las faltas de ortografía y cualquier error que pueda haber cometido. 

Sin más que decir. 

¡Nos leemos en las notas finales!

“Shikamaru, guía a nuestro invitado a la sala de espera, dará la entrevista como cualquier otro”. La voz de Naruto le sobresalta. ¿Siempre fue así de atractiva? Las notas chillonas y juveniles que había conocido ahora daban paso a un tono masculino profundo.

Dejó de respirar unos breves segundos cuando la mirada azul choco con la suya. La vergüenza de lo que hizo le obligo a doblar el rostro. ¿Cómo podría mirarlo a la cara?

Los sonidos de los golpes y los gruñidos resonaban en sus oídos mientras se alejaba. No pienses en eso, no recuerdes nada. En su voz, sus lágrimas, los gemidos que dio.

Se mordió fuertemente el labio inferior y reprimió lo más que pudo sus feromonas que seguramente habían estado liberándose sin control al reconocer a su antigua pareja. Han pasado años, pero su cuerpo sigue sin olvidar.

Obligándose por medio del dolor a concentrarse se dio cuenta de que había subido a un ascensor junto a Shikamaru.

“Uchiha, sé que no es mi problema, sin embargo, si andas con las feromonas tan activas te pondrás en peligro y a los que te rodean”. Sasuke dirigió su mirada negra hasta el rostro serio y cansado de Shikamaru Nara.

Fueron compañeros en la universidad, habían estudiado lo mismo, por eso, el puesto de administrador que tanto deseaba era en realidad el trabajo de ese hombre. ¿Por qué Naruto estaba buscando un reemplazo de su mano derecha?

“Los débiles alfas no acostumbran a sentirse atraídos a mis feromonas”. Respondió de forma brusca. El hombre que lo acompañaba dejo escapar un suspiro cansado, era difícil respirar en un ambiente tan cerrado incluso para él que ya tenía una pareja.

Era un omega dominante, si expulsaba feromonas y el alfa era débil pasaría exactamente lo mismo que con los guardias. Era más fuertes que ellos, pero seguían tratándolo como algo inferior.

Incluso con Naruto no necesito feromonas, solo fuerza. Maldijo mentalmente al darse cuenta de que nuevamente dirigía sus pensamientos a ese alfa.

Seguía atrapado en su pasado, en ese momento de su vida. Trago saliva cuando la puerta del ascensor se abrió, pensó que los colores eran agradables a la vista, cálidos y alegres. Justo como la personalidad de Naruto antes de que Sasuke arruinara todo.

Intento tranquilizarse, él ya no seguía a la vista, aun así, toda su esencia estaba aquí, tal vez fue mala idea buscar trabajo en este lugar precisamente. 

No obstante, según las encuestas la empresa Namikaze era bastante segura para omegas sin parejas y por eso era la mejor opción para conseguir estabilidad y dinero.

No podía acobardarse ahora, intentando mantener un semblante neutro entro en la sala de espera, los ojos lo miraron de inmediato, si hubiese sido otro tal vez su expresión hubiera titubeado mostrando lo nervioso que se sentía.

Estaba en una sala llena de alfas, lo que demostraba que esto no era un sitio para omegas, pero Sasuke no creía que el género interfiriera con su inteligencia y capacidades. Por lo que dio pasos lentos y firmes hasta su asiento.

El problema empezó cuando Shikamaru se marchó, los comentarios iniciaron con breves preguntas.

“¿no consideras que eres demasiado lindo para buscar trabajo?” Sasuke mantuvo la vista al frente fingiendo que no escucho nada.

“No sería más rápido buscar un buen alfa que te cuide?” al notar que Sasuke los ignoro, los pequeños comentarios se intensificaron. Ya no era preguntas indiscretas y maliciosas.

“¿Qué hace aquí?” escucho, era obvio que lo dijeron para dejarle claro que este no era su sitio. Las risas silenciosas se hicieron más fuertes.

“No tiene una marca, ni porta un collar. ¿Es una invitación?”. Sasuke reprimió las ganas de cubrirse la nuca. No planeaba ceder ni demostrar que lo intimidan. El silencio era un arma efectiva la mayoría de las veces.

Los sonidos de tacones resonando en el pasillo hace que los demás ruidos desaparezcan. Es una mujer, bastante bonita y también omega, se sabe por qué ella si porta el collar para proteger su integridad en caso de un ataque.

Sonríe con calma y una dulzura que tranquiliza a los enfadados alfas que no encontraron encantadora la personalidad orgullosa del omega pelinegro. 

Habían dejado salir feromonas para ponerlo tenso. No es como si funcionara así que no le importaba mucho la llegada de ella para calmar la situación.

“Soy la secretaria de presidencia, les traeré una bebida para soportar el calor, volveré de inmediato”. Su voz es tan suave como su presencia. ¿Ese es el tipo que le gusta a Naruto? Pensó irritado.

Agradece que le sirvan una bebida, no ha comido bien y necesita energía para poder soportar estar rodeado de estúpidos. Deja escapar un suspiro cuando la ve regresar, casi puede saborear el momento en que beba algo fresco.

No quiere admitirlo, pero el sudor se le pegó al cuerpo de forma asquerosa y la ligera humedad en su entrepierna lo mantiene alerta y tenso. Desea poder refrescarse, mejor aún terminar con esto y darse una ducha fría para sacar sus malos pensamientos de su sistema.

Sacar a Naruto de su sistema.

Cuando ella se acerca su dulce sonrisa lo hace confiarse. Recibe el vaso plástico y de la sorpresa al quemar su mano lo deja caer.

Era una bebida caliente y ahora estaba esparcida sobre su abdomen quemando la piel de su ombligo. Duele, el ardor es tan intenso que se levanta maldiciendo. Mira enfadado a la mujer que se cubre la boca asombrada.

“¡perdón, no pensé que te sorprenderías!” Sasuke siente que la ira estalla y que no puede controlarse a sí mismo como siempre.

“¡¿no lo supusiste cuando tu mano tocó el vaso caliente?! ¡Deberías haberme advertido!” la rabia momentánea lo deja cegado unos instantes. Su estómago duele, la camisa se frota contra la piel y sisea adolorido. ¡Demonios!

“Lo siento mucho, perdóname”. Sasuke levanta la vista al escuchar ese tono lastimero. Arruga el entrecejo. ¿Él fue herido y la que llora es ella?

“No deberías exagerar tanto, estás lastimándola”. Escucha decir eso a alguien, pero no logra ni le importa saber quién fue. Sonríe elevando la esquina de su boca ante la sorpresa. Los hombres se habían movido para protegerla y lo miraban como si fuera culpable. ¿Qué diablos pasa?

¿Tanto les dolió que no les pusiera atención? ¿Qué se negará a hablarles y que no cediera a sus provocaciones?

“¿Qué sucede ahora?” Sasuke mira en dirección de la voz y los alfas que estaban actuando de escudo se mueven revelando la figura llorosa de la chica y a su lado a Shikamaru. Lo escucho dar un suspiro cansado. “Todo es tan fastidioso cuando estás involucrado Uchiha Sasuke”.

No lo dijo con mala intención, no parecía realmente culparlo, sin embargo, esa frase dio lugar al llanto excesivo y a las críticas de los bastardos que se quejaban de su comportamiento.

Estaban acusándolo como si fuera un niño que maltrata a otro al defenderse. Menudos imbéciles.

“¿por qué es tan ruidoso? Estamos en una empresa no en la calle” Sasuke al verlo olvida momentáneamente todo. Se siente acorralado como si un gran depredador hubiese notado que está herido. Es ahora piensa. Naruto soltará su odio en este momento. Va a humillarlo y expondrá su feo secreto.

Pero eso no sucede, lo ve arrugar el entrecejo confundido, dar un largo suspiro y mirar a la joven que sigue llorando desconsoladamente, e ignorando al Uchiha.

A Sasuke le duele el pecho. Quiere creer que es porque todavía arde un poco el agua caliente en su piel.

“¿Por qué lloras?” le pregunta, el omega pelinegro se estremece al escucharlo hablar con esa calma, con tanta tranquilidad, con una voz infinitamente amable. La muchacha lo mira con esos enormes ojos que posee.

“Cometí un error, sin embargo, el joven no acepta que fue un accidente y comenzó a gritarme”. Sasuke mantiene la boca cerrada, increíblemente no sabe cómo actuar o que decir y se siente un poco perdido.

Naruto gira su rostro para mirarlo. La mirada azul recorre su cuerpo un breve segundo antes de palidecer. Sasuke solamente mira en silencio porque es claro que cualquier palabra que diga en este ambiente solo servirá para empeorar las cosas.

Esto lo tomará para recordar que no importa si alguien posee una sonrisa dulce, es amable y parece inofensivo. Siempre habrá otro rostro oculto. 

“¿por accidente… te refieres a quemar a nuestro invitado?” la joven no esperaba eso, ni siquiera el Uchiha lo hacía, era más observador de lo que recordaba. Casi por unos instantes sintió su corazón acelerarse al verse protegido, clavo las uñas en sus palmas para lo que sea que haya sentido desaparezca.

Naruto tal vez vio el charco oscuro en la ropa blanca, o como el vapor salía de ella, fue la mueca de dolor que portaba el rostro pálido o el vaso tirado en el suelo.

No importaba realmente, Sasuke solamente quería que esto terminara y poder ser entrevistado e irse. ¿Qué haría ella ahora? ¿Seguiría armando un espectáculo lamentable?

Maldición no tengo tiempo para perderlo en esto pensó fastidiado. Desde que entró a la empresa todo el mundo actuaba tan raro, ni siquiera sabía si conseguiría el trabajo. ¿Por qué entorpecían las cosas?

Ella pareció dudosa al hablar porque no tenía excusas y su actitud le recordó a la recepcionista. ¡Oh claro! Pensó cayendo en cuenta. Elevo las cejas al comprender y sonrió con desprecio.

No es contra Sasuke, es un ataque dirigido a cualquier omega que entre a la empresa, porque de esa forma la competencia disminuye. 

Estas mujeres están dándole caza a Naruto.

“Llama a Sakura, Shikamaru”. La voz rígida de Naruto le sobresalta, no había tonos dulces en ella, aprieta los labios para evitar jadear cuando lo ve acercarse. 

“Señor Uzumaki, fue un accidente, por favor como su secretaria deje todo en mis manos”. La chica en un desesperado intento lo toma del brazo para evitar que se acerque a Sasuke.

Ya que Naruto doblo su rostro, Sasuke no ve realmente que expresión hizo, pero la mirada aterrada de la joven le hace suponer que no fue nada grato. 

Luego los ojos azules le miran directamente, se queda quieto de inmediato, siente que el aroma del alfa se mete bajo su piel y reprime con todas fuerzas enseñarle la nuca.

“Y prepara dos cartas de aviso, luego despídelas, el acoso no será tolerado en ningún grado”. Ah piensa brevemente. Este hombre no ha olvidado nada de ese día.

No lo protegió porque fuera inocente, lo hizo, ya que de esa forma se asegura de tener a su enemigo cerca. Quiere vengarse.

Sasuke lo comprende porque él haría lo mismo. Se vengaría de quien le hizo daño.

Si ese el juego que quiere jugar, pues bien. Sacará el mayor beneficio de esto.

“Sakura es una enfermera que trabajo a tiempo parcial en la empresa. Está adquiriendo experiencia antes de entrar al hospital. Es una chica confiable puedes estar seguro con ella”. Sasuke no sabe que planea Naruto diciéndole esto.

En realidad, toda la actitud del hombre rubio es extraña. No logra entender que planea o que desea.

No logra quedarse tranquilo bajo su mirada, todos sus pensamientos cambian drásticamente y su cuerpo se niega a calmarse. Odia esa sensación de inseguridad que tiene. Lo peor es que Naruto no ha hecho nada todavía y eso es aún más aterrador.

Por otro lado, conoce a Sakura y no se siente seguro en absoluto. Espera que ella haya madurado y que no fastidié su existencia como en el pasado.

Está sentando dentro de la oficina del jefe mientras espera a la joven enfermera. Deja escapar un gemido bajo cuando respira y la piel del abdomen duele un poco.

No cree que sea nada serio, pero Naruto insistió en que alguien debía verlo.

Él no parecía tenso frente a Sasuke, ni había miradas de odio o de malestar. Se estaba comportando como si estuvieran recién conociéndose.

Eso era bastante bueno en realidad. Así no tendría que sentir ese dolor de estómago provocado por la incertidumbre.

“Realmente quiero disculparme, no solo sufriste discriminación, sino que además ahora fuiste directamente atacado, me siento muy avergonzado por el comportamiento de mis empleados”. Él se rasca suavemente la mejilla y le da una sonrisa apenada. 

Sasuke solamente lo mira en silencio sin expresión visible. Tiene el rostro cansando por fingir que la presencia no le afecta. Sin embargo, no debe permitir que el otro note su incomodidad, por favor Haruno date prisa piensa angustiado, no quiere estar a solas con él. 

Menos cuando el aroma tan familiar se le pega a la nariz, desatando todos los recuerdos encerrados y su cuerpo traidor reacciona favorablemente ante la vista de los colmillos de esa boca.

Además, el tono suave con el que le habla parece demasiado dulce para su gusto y no comprende por qué hay tanta amabilidad en su voz.

Se ve tan poderoso sentando detrás de ese escritorio. Incluso si el papeleo está desordenado y hay un ligero olor a ramen en el ambiente.

Todo, grita que es el dueño del lugar, y que en realidad podía intentar lo que quisiera con Sasuke y nadie podría evitarlo. 

¿Y si esa es su forma de vengarse? Planeando forzarlo a ser un Omega nuevamente. Tomando su cuerpo a la fuerza.

Incómodo ante la excitación que le provoca ese pensamiento se da cuenta de que Naruto espera que hable. 

Pero no puede hacerlo, sabe que le temblara la voz ante los nervios. Respira profundamente intentando calmarse.

“No importa, a decir verdad, me gustaría dejar el tema de lado y realizar la entrevista”. Su voz suena más desinteresada que de costumbre. Naruto lo mira un instante desconcertado. Sigue siendo un libro abierto pensó el Uchiha evaluando su reacción.

Se ve, ¿preocupado? ¿Por qué? ¿Creyó que Sasuke por ser Omega tiene que ser una masa dulce de lágrimas?

Ha pasado cosas peores no llorará por una pequeñez. Tal vez por eso no hay rencor en su mirada, subestima tanto al pelinegro que no lo ve como una amenaza. 

Seguramente para él es un insecto que amargo su niñez y que podría desaparecer solo con unas pocas palabras.

Que hipócrita eres le dice una vocecita en su cabeza. Lo humillas, lo golpeas, te fuerzas sobre él y luego finges ser a quién lastiman. Estás ahogándose en tu odio y auto lamentación.

Es por eso que el mundo te trata mal. Nada más mira la escoria que eres. Solamente obtienes lo que mereces.

“Uchiha Sasuke, no puedo contratarte”. Dice Naruto con tranquilidad, completamente ajeno a todos los pensamientos que tiene el pelinegro.

¿Lo ves?

Notas finales:

Me parece que Sasuke es desconfiado. Pero tiene motivos, ¿No?

Hasta comienza a darme lastima que sienta que no pueda confiar en nadie.

Ahora que lo pienso, creo que no avance nada en la trama xD ajajaja

Incluso no escribí nada sexual. Eso es raro xD pero Sasuke está tan deprimido. 

Bueno, dejando de lado mi opinión, ¿Qué les pareció a ustedes?

Sugerencias, críticas, dudas, si ven un error por ahí, son bienvenidas a decirme para poder corregir.

Bueno, espero les haya gustado y que sigan comentando para saber que les pareció. 

¡Nos leemos en las actualización!

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).