Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Perfume de Feromonas por LittleAngelSixx

[Reviews - 40]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Primero que nada queria agradecer a todos los que leen mi fic y gracias por sus comentarios, son lindos ;u; <3 aqui les dejo el capitulo 10 :D!

Perfume de Feromonas

Disclaimer: Los personajes de Slam Dunk no me pertenecen, son propiedad del gran Inoue Takehiko.

Capitulo 10: Locura Automática

 

Hanamichi despertó luego de haber dormido muy bien como jamas lo había hecho, era la primera vez que se sentía tan protegido y el agradable calor cerca de él le gustaba bastante… espera, calor cerca de él?, ante ello el pelirrojo abrió sus ojos de golpe al recordar que se había quedado dormido cerca de Sendoh, lo miro hacia arriba y se quedo contemplándolo en silencio, viéndolo dormir apaciblemente mientras grababa cada uno de sus rasgos en su cabeza, Sendoh era guapo, admitió Hanamichi y luego se puso rojo al recordar que había tenido sexo con él; el jugador de Ryonan abrió sus ojos soñoliento cuando sintió que el pelirrojo que tenia abrazado se removía para salir de su abrazo, topándose con sus ojos color chocolate mientras que un sonrojo cubría sus mejillas, dejándose llevar por lo adorable que se veía, dándole un beso en la frente y abrazándolo más contra su pecho.

-Dormiste bien?- Hanamichi asintió –Tienes hambre?, ya son las 5 pm-

-Qué?!, las 5 pm?!- exclamo el pelirrojo saliendo de los brazos de Sendoh, mirando el reloj de la pared –Ya va a empezar la practica!, gori me va a matar por llegar tarde!-

Sendoh solo miraba con una sonrisa a Hanamichi que salió como alma que se lleva el diablo a buscar su bolso y luego entrar al baño, dándose una ducha a tiempo record y vestirse lo más rápido que pudo, provocando que al sacar la ropa casi se le cayera el perfume de Haruko pero alcanzo a tomarlo, se lo hecho y salió del baño, encontrándose con Sendoh que llevaba solo sus pantalones puestos en la entrada de su casa.

-Nos vemos mañana Hana-

-S… sí, claro-

El as de Ryonan en un movimiento rápido lo abrazo por la cintura y le dio un fogoso beso, dejando sin aliento a Hanamichi, el cual apenas había terminado el beso, salió de la casa con la cara totalmente roja y corrió lo más rápido que pudo hacia la preparatoria, llegando en unos 10 minutos aproximadamente al gimnasio, jadeando mientras todos lo miraban, obteniendo un golpe con el abanico de Ayako por llegar a la practica 25 minutos tarde.

-Llegas tarde Hanamichi Sakuragi!-

-Lo siento, es que…- el pelirrojo se sonrojo.

-Mm?, que son esas marcas?- le pregunto curiosa Ayako mirando las marquitas rojas en su cuello –Oh… ya veo porque llegaste tarde- le dijo con sonriéndole mientras le pegaba con su codo suavemente.

-Iré a cambiarme!- declaro rápidamente yéndose a los camarines.

En unos pocos minutos se encontraba nuevamente junto a Ayako mientras que por castigo le habían ordenado correr 50 vueltas a la vez que sus compañeros de equipo jugaban un partido, cuando había terminado comenzó con su entrenamiento básico pero su mente vagaba en otros lugares, pensando en cómo había cambiado su vida sin saber el porqué.

-Hanamichi!- le llamo Haruko.

-Haruko!-

El chico se quedo quieto cuando su novia lo abrazo fuertemente y se ponía de puntillas para darle un beso en los labios, a lo que él despabilo y le correspondió con ternura, obteniendo un suspiro lastimero por parte de Fuji, una de las amigas de Haruko, la cual le gustaba el pelirrojo, lástima que jamas se había fijado que existía, pensaba entristecida la muchacha de cabello corto.

-Perdón por no avisarte que tuve que irme con Ayako por el entrenador Anzai, pero no quise interrumpir tu conversación con Sendoh-

-No tienes porque disculparte Haruko- le sonrió Hanamichi.

-Espera un momento!, entonces no estabas con Haruko?- pregunto Ayako confundida –Y esas marcas?-

La pareja se quedo en silencio inmediatamente, Haruko no podía decirle que se lo había hecho Rukawa, por lo que en una mirada a su novio que él se la devolvió, se comunicaron de la única opción que tenían, ella tenía que echarse la culpa, aunque juraba que su novio tenía solo una marca, no dos, pensaba la chica extrañada.

-Este… las había tapado con maquillaje antes- murmuro la chica sonrojada.

-Ahh… ya veo, eso explica porque antes nadie las había visto- les sonrió divertida por el sonrojo de la pareja –Sigue con tu entrenamiento Hanamichi, aun no has terminado-

-Sí, ya lo sé- dijo haciendo un mohín.

El pelirrojo siguió con su entrenamiento mientras veía jugar a sus compañeros, los cuales luego de un tiempo finalizaron con el partido, su cuerpo tembló cuando Akagi se encamino hacia él, preparándose para el golpe en la cabeza que le iba a dar pero se extraño cuando aquel golpe no llego, gori solo lo miraba serio.

-Porque llegaste tarde?-

-Este… yo…-

-Ambos nos quedamos dormidos en mi casa, discúlpalo Akagi, fue mi culpa- le dijo Sendoh con una leve sonrisa.

-Que haces aquí?!!- le grito Hanamichi apuntándolo sonrojado.

-Vine a traerte tu chaqueta, se te quedo-

En ese momento Hanamichi quiso que el suelo lo tragara, solo atino a tomar su chaqueta que Sendoh le ofrecía y mirarlo nervioso, cosa que hizo que el jugador de Ryonan ampliara su sonrisa.

-Gracias…- dijo entre dientes.

-No hay de que- hizo una pausa –Bueno, me voy, nos vemos mañana Hana-

Ante ello el pelirrojo hizo una mueca y miro la silueta del chico de Ryonan marcharse del gimnasio como si nada, dejando a todo el lugar en un silencio absoluto que fue roto por su novia, la cual lo miraba en busca de una explicación.

-Estuviste con Sendoh?-

-Ehh… si, si, jugamos un partido uno contra uno y después me invito a su casa para comer algo- rió nervioso –Y como estábamos cansados, nos quedamos dormidos, por eso llegue tarde-

-Te quedaras guardando los balones y a limpiar el piso junto con Ryota y Mitsui- le dijo Akagi antes de irse.

-Que le pasa al gorila?, porque anda tan pasivo?-

-Quien sabe, ha estado así desde la práctica- dijo Ayako –Bueno, cuando termines tu entrenamiento ya sabes que hacer Hanamichi-

-Si, Haruko hoy no podre acompañarte a tu casa- se disculpo el pelirrojo.

-No te preocupes, me iré con Fuji y Matsui- le sonrió –Nos vemos mañana-

-Si, cuídate-

Ambos chicos se abrazaron y besaron al despedirse, quedando más tranquilo Hanamichi sabiendo que no se iría sola, y sin tiempo que perder comenzó a contar y guardar los balones de básquetbol sin percatarse que Rukawa se había acercado a él y solo se dio cuenta cuando este le hablo con su fría voz.

-Te acostaste con Sendoh?-

Ante aquella mención el pelirrojo perdió el equilibrio y casi se cae, botando los dos balones que tenía en sus manos mientras se volteaba a mirar sonrojado a Rukawa, aunque con el ceño fruncido por haberle preguntado eso, aunque más que nada había sonado como una afirmación.

-Qué demonios dices zorro apestoso?!-

-Respóndeme, te acostaste con él?- le dijo dándole a entender que se le estaba agotando la paciencia.

-Cállate!, no tienes derecho a preguntarme eso!-

-Entonces es verdad…-

Hanamichi callo ante ello, gruñéndole enojado, quien se creía que era?!, pensaba el pelirrojo con ira sin dejar de mirarlo con sus ojos centellantes al rostro impasible de Rukawa, el cual lo tomo del cabello y tiro su cabeza hacia atrás, dejándole a la vista las dos marquitas rojas que adornaban la piel del pelirrojo, una era de él pero la otra no, estaba seguro que era la de Sendoh, ante la idea de imaginar a ese maldito disfrutando del cuerpo de SU pelirrojo, los celos, la rabia y el instinto de posesión alcanzaron su ultimo nivel y sin poder contenerse, le dio un fuerte golpe en el estomago, dejando al pelirrojo sin aire que cayó de rodillas al suelo quejándose, pero antes de que Rukawa o Hanamichi intentaran algo mas, uno par de brazos correspondientes a Ryota tomaron al pelinegro y lo alejaron del pelirrojo a la vez que Mitsui se arrodillaba junto a este ultimo para chequear que se encontraba bien.

-Qué demonios Rukawa?!, porque le pegaste?!- le grito Mitsui mirándolo con rabia.

Rukawa no respondió y apretó mas sus puños al ver la actitud del ex pandillero con respecto al Hanamichi, sus celos estaban hirviendo cada vez más por lo que si no salía de allí todo iba a terminar en masacre, así que en un movimiento brusco se libero de los brazos de Ryota y se fue de allí a paso firme sin mirar atrás, dejando aludidos intrigados de porque él había actuado de aquella forma si ellos habían visto perfectamente que el pelirrojo no le había hecho nada.

-Estas bien Hanamichi?- le pregunto preocupado Ryota, agachándose para mirarlo.

-Maldición…- gruño Hanamichi.

-Porque demonios te golpeo?!- le pregunto Mitsui cabreado por lo que había hecho el pelinegro –Porque no te defendiste?!-

-Como quieres que me haya defendido si me tomo por sorpresa!-

-Ya tranquilos chicos- calmo Ryota –Lo bueno es que no paso a mayores-

-Como sea- refunfuño el pelirrojo parándose para ir a buscar los balones que se le habían caído.

Ambos chicos miraron preocupados a Hanamichi pero sin decir nada fueron a buscar los trapeadores para limpiar el piso, siguiendo con la mirada a Rukawa que salía ya cambiado del gimnasio a paso firme y detrás de él los demás jugadores del equipo que se despedían con la mano de los muchachos que les había tocado encerar el piso hoy; cuando todos se habían ido, los chicos comenzaron a pasar los trapeadores con empeño mientras le daban miradas de reojo a Hanamichi, el cual lucia muy concentrado en su tarea, pero más que nada estaba concentrado discutiendo con su conciencia, sin percatarse de la leve conversación que habían tenido Mitsui y Ryota, de cuando Miyagi había cerrado las puertas del gimnasio con llave y sin percatarse cuando ambos chicos lo tomaron y empujaron al suelo, sin siquiera darle tiempo para reaccionar cuando la boca de Ryota invadía a la suya a la vez que Mitsui lo tocaba con descaro.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).