Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Perfume de Feromonas por LittleAngelSixx

[Reviews - 40]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Perdón por la tardanza! D: estaba sumamente ocupada esta semana pero aqui les dejo el capitulo 6 pendiente :) espero que les guste, contiene lemon! Ruhana :3

Perfume de Feromonas

Disclaimer: Los personajes de Slam Dunk no me pertenecen, son propiedad del gran Inoue Takehiko.

Capitulo 6: Caída en la Tentación

 

Un escalofrió recorrió el cuerpo de Hanamichi al leer la nota, era de Rukawa, en ese momento recordó las palabras de Rukawa: “Esto se quedara pendiente”, pero que iba a hacer?, tendría que quedarse o si no Haruko… no, no la pondría en peligro a causa de sus problemas, además ahora él era su novio y como tal la defendería de todo, inclusive de Rukawa si era necesario. Ryota se acerco por detrás a Hanamichi y le puso una mano en el hombro para llamar su atención, haciendo que Hanamichi diera un salto por el susto mientras escondía la nota en el bolsillo de su pantalón, Miyagi lo miro confundido preguntándose qué era lo que había dejado al pelirrojo tan centrado en su mente que no lo escucho llamarlo varias veces.

-Hanamichi, estas bien?-

-Sí, sí!, este tensai está perfectamente!- rió nervioso.

-Bien- hizo una pausa –Y qué opinas?-

-De qué?- Miyagi suspiro.

-Me gustas Hanamichi-

-Qué?!- chillo Yasuda desde la puerta.

Hanamichi el cual estaba rojo por la declaración de su amigo, quiso que el piso se abriera y lo tragara cuando Yasuda había escuchado aquello, mientras que Ryota pasaba uno de sus brazos por sus hombros y lo miraba fijamente, intimidando al pobre chico que no sabía qué hacer.

-Bueno Yasuda, aquí no paso nada, dejemos a que Hanamichi termine de cambiarse- le dijo sonriendo llevándose fuera del vestuario.

Mientras tanto Hanamichi se dejo caer sentado en la banquilla, aliviado de que Yasuda haya llegado a tiempo para interrumpir, ya que él no sabía que decirle a Ryota, y empezó a cambiarse para ir a entrenar, tomando una gran bocanada de aire antes de salir ya que ahora tenía que verle la cara a Rukawa, Mitsui y a Ryota, sin percatarse de que también sus otros compañeros de equipos estaban interesados en él, incluso Akagi, el cual no lo demostraba para que sus compañeros no pensaran que era gay, lo cual no lo era en absoluto pero desde ayer se había sentido atraído irremediablemente al pelirrojo, engañándose a sí mismo de que era por las habilidades que poseía el chico, nada más. Al salir del vestuario, Ayako le dio un golpe con su abanico a Hanamichi por demorarse tanto, a lo cual este enseguida se unió a sus compañeros de equipo los cuales trotaban por el gimnasio, ganándose a un lado de Kogure, ya que este era el único que parecía normal en comparación a los demás muchachos, pensaba el pelirrojo erróneamente, ya que tanto él como los demás estaban haciendo esfuerzos sobrehumanos para no llamar la atención del pelirrojo y de los demás con las miradas nada sanas que le daban al pobre chico.

-Que sucede Sakuragi?, te noto pensativo hoy- le pregunto Kogure empezando una conversación con el pelirrojo –Es por el partido de práctica que tendremos mañana?-

-Qué?!, mañana tenemos un partido de práctica?!, pero cuando lo dijeron?!- exclamo sorprendido.

-Ayer, tú también estabas-

-Oh, no lo recuerdo- se puso la mano detrás de la cabeza mientras reía –Y con quién?-

-Mañana nos toca con Ryonan-

-Con Ryonan?!, esta vez yo te derrotare Sendoh!- dijo sonriendo entusiasmado.

Al escuchar el nombre de Sendoh de la boca del pelirrojo, enseguida frunció el ceño, él lo iba a derrotar, además no le gustaba como Sendoh y Sakuragi se relacionaban, Sendoh actuaba con bastante familiaridad con el pelirrojo, pero nadie se iba a meter con lo que es suyo, pensaba el chico de cabello azabache mientras miraba a Hanamichi conversar animadamente con Kogure y como luego su mirada bajaba hacia sus musculosas nalgas y piernas firmes, pensando en la bien que se sentiría estar entre ellas, tan solo debía de ser paciente hasta lo hora del fin de la práctica, allí tendría al pelirrojo a su completa merced y gimiendo para él.

-También tendremos partido con Kainan y Shoyo- agrego Kogure.

-Qué?!, enserio dijeron todo eso ayer?!- pregunto incrédulo el pelirrojo.

-Si- apunto a un cartelito blanco que había puesto Ayako –Allí está el orden de los partidos; todos los capitanes se habían juntado antes de ayer y organizado esto, será sin público, solo entre jugadores-

-Mientras tengan a este tensai en el equipo, Shohoku les ganara a todos!- rió confiado.

-Bien!, vamos a elongar un poco!- ordeno Akagi.

Hanamichi enseguida tomo a Kogure de compañero antes de que otro lo tomare a él y se pasara de listo, pero para Kogure la situación era difícil pero fue feliz por el hecho de que Hanamichi lo eligiera a él que a los demás. Sakuragi se sentó mientras abría sus piernas y Kogure poco a poco ejercía presión en su espalda con sus manos para que comenzara a bajar el torso, aquel simple contacto le dio una descargar eléctrica por todo el cuerpo al chico de anteojos y disimuladamente con las yemas de sus dedos trazo delicadamente los músculos de la espalda del pelirrojo, a lo que Hanamichi ni se percato ya que estaba más preocupado por Mitsui que estaba frente a él elongando y le sonreía de manera libidinosa, mirando con descaro la entrepierna de Sakuragi a lo que él estaba sumamente sonrojado y nervioso mirando el piso del gimnasio, fijándose en lo bien cuidado que estaba, sin lugar a dudas hacían un buen trabajo, concluyo distraído el pelirrojo. Luego de eso empezaron con unas canastas y luego con un partido, pero Hanamichi le extraño que Haruko no hubiera aparecido en el gimnasio en las prácticas, ya que ella jamas se perdía una, ni siquiera sus amigas, a lo mejor tuvieron que hacer un trabajo, pensaba el pelirrojo mientras contaba y guardaba los balones de básquetbol; Rukawa había aparecido con un par de trapeadores y le paso uno a Hanamichi, el cual hizo una mueca al recordar que tenía que quedarse para no sé que quería hacer Rukawa, Akagi cuando se iba junto a los demás muchachos le paso las llaves al chico de cabellos negros, recordándoles que tenían que dejar cerrado cuando terminaran y se fueran, Hanamichi solo asintió refunfuñando y empezó a limpiar el piso a la par con Rukawa, el cual mientras este limpiaba, se había dirigido a las puertas del gimnasio y cerrado con llave, ya que quería evitar las posibles molestias o interrupciones cuando estuviera con su deseable pelirrojo. Sakuragi miraba extrañado a Rukawa ya que este le estaba poniéndose demasiado empeño a su tarea, como si estuviese apurado a terminar luego, quizás porque quería hablar con él, pensó el pelirrojo también apurando su tarea ya que quería irse luego.

Hanamichi dio un gran suspiro cuando por fin habían terminado, se puso el trapeador en el hombro y se fue tranquilamente a guardarlo, y cuando se dirigía a los camarines para cambiarse, la silueta de Rukawa apoyado en el marco de la puerta lo hizo dudar unos instantes, pero siguió su camino mirándolo con desconfianza, Rukawa había tomado el brazo de Hanamichi apenas este había pasado por su lado y lo empujo contra la pared, a lo que Hanamichi solo le frunció el ceño desafiante, esperando atento su próximo movimiento.

-Porque aceptaste?-

-Eh?, de que hablas zorro?-

-De la hermana menor de Akagi, sabes perfectamente que ella está enamorada de mi, acaso crees que eso se desvanece de un segundo a otro?- pregunto algo irritado –Solo te está utilizando-

-Tu no la conoces!, no tienes derecho a hablar así de ella!- gruño Hanamichi enojado empujándolo lejos de él.

Rukawa lo quedo mirando impasible y luego de un segundo a otro nuevamente volvió a empujar a Hanamichi contra la pared, esta vez tomando cada mano del chico pelirrojo con las suyas, entrelazando los dedos y apoyándolas contra la pared mientras pegaba su frente con la del chico contrario, el cual ya tenía un sonrojo que no sabía si era por la ira o la vergüenza al tener así al zorro nuevamente, tan cerca de él, quizás para su gusto demasiado cerca.

-Acaso no entiendes que no soporto la idea de tener que compartirte?- susurro roncamente Rukawa contra los labios del pelirrojo.

Hanamichi tuvo la intensión de echarse hacia atrás si no fuera por la pared pero es que la cercanía del kitsune lo estaba provocando, su voz celosa y posesiva le gustaba, es decir, siempre supo que Rukawa era una persona de por si egoísta, eso lo podía ver cuando jugaba en los partidos, ya que le costaba dar pases a sus compañeros, pero al sentir que él era la causa de ello no pudo evitar sentirse algo excitado por el kitsune. Rukawa al ver que Hanamichi inconscientemente se estaba mordiendo su labio inferior para reprimir aquella excitación que estaba sintiendo, no pudo controlarse y lo beso vorazmente, dejando a un pelirrojo algo corto de respiración por la intensidad por la que era besado por el kitsune, pero él no pudo evitar seguirle el beso al ver la gran necesidad que sentía por él a través de sus labios, era como si cada vez quisiese sentir más de él, sus lenguas se enredaron y lucharon en una batalla para ver quién era la que tenía el dominio de la otra, en donde Hanamichi jadeaba en busca de aire, haciendo que la erección de Rukawa despertara por los sonidos que emitía el pelirrojo y luchara contra su short.

-Rukawa- gimió Hanamichi cuando el otro chico dejo sus labios y empezó a plantar besos por el largo de su cuello.

Rukawa se apretó mas a él al escuchar gemir su nombre para que sintiese que era lo que estaba provocando en él, su piel era suave y aquel aroma del pelirrojo era enloquecedor, paso su lengua por la longitud de su cuello, haciendo estremecer al pelirrojo y llevándose consigo el maquillaje con que al parecer Haruko había tapado la marca del chupón que le había hecho en el cuello al chico, a lo que él gruño molesto y volvió a chupar con fuerza en aquella zona para que siguiera presente, y los demás vieran que el do’aho ya le pertenecía a alguien. Hanamichi al sentir que nuevamente le estaba haciendo un chupetón trato de desenredar sus manos de las de él para apartarlo pero no le funciono, ya que Rukawa las tenía bien sujetas entre las suyas por lo que solo se limito a arquear un poco su espalda para zafarse de la boca del chico de ojos zorrunos sin mucho éxito; cuando Rukawa supo que había sido suficiente, despego su boca de la piel del pelirrojo y le dio un suave beso a la zona enrojecida en donde había quedado una marca perfecta, desenredo sus manos de las del otro chico y las metió dentro de la polera de Hanamichi mientras se la quitaba, no sin antes rosar con sus manos su cálida piel y abdomen; Sakuragi solo se dejaba llevar ya que sentía que un gran calor inundaba todo su cuerpo y él único capaz de enfriarlo era Rukawa, dejo a su mente de lado y solo se centro en las caricias y besos que le daba el kitsune, el cual mientras besaba al pelirrojo, bajo sus manos a la parte inferior del chico y las metió entre sus short de ejercicio, una de ellas agarrando su miembro y la otra agarrando una de sus musculosas nalgas; Hanamichi al sentir la mano de Rukawa alrededor de su miembro y empezar a masturbarlo a la vez que mordisqueaba el lóbulo de su oreja, logro hacerlo gemir sin poder reprimirlo, el kitsune entusiasmado por los gemidos del pelirrojo acaricio con la yema de sus dedos la entrada en donde pronto se enterraría deliciosamente, haciendo que ante aquel pensamiento un gruñido saliera de su pecho, estaba tratando de mantener todo su autocontrol para no darle la vuelta al pelirrojo y penetrarlo de una sola estocada pero no quería dañarlo, quería ser suave, además el pelirrojo era virgen, así que le iba a doler al principio pero él se encargaría de que ese dolor se convirtiera en placer y terminase pidiendo por mas.

Hanamichi dio un saltito y miro con cara de pánico a Rukawa cuando sintió que este había introducido un dedo en su entrada, lo cual lo hizo ponerse sumamente incomodo y meció sus caderas para que lo sacara cosa que solo empeoro el control de Rukawa al sentir como sus entrepiernas se rosaban fuertemente, por lo que volviendo a besar al pelirrojo mientras lo masturbaba con mas destreza, comenzó a meter y sacar su dedo de la entrada del otro chico, añadiendo otro dedo a lo que Hanamichi frunció el ceño mientras el kitsune lo besaba, le estaba doliendo lo que le hacía por detrás pero a la vez le estaba gustando, quizás es el morbo o porque también lo estaba masturbando.

-Estás apretado…- susurro Rukawa en su oído.

El pelirrojo solo se sonrojo ante el comentario mientras que el kitsune movía sus dedos para expandir su entrada, estaba impaciente por introducirse luego dentro de ese agujero y ya no podía aguantar más, por lo que quito sus dedos con delicadeza mientras se bajaba su short, haciendo que su miembro saliera enseguida, erguido y palpitante; Hanamichi solo trago saliva y miro asustado a Rukawa, este enseguida lo tomo del brazo e hizo dar la vuelta, quedando de espaldas a él, Sakuragi apoyo sus manos en la muralla mientras trataba de mantenerse tranquilo, ya que presentía que lo próximo no le iba a gustar para nada.

-Relájate- dijo contra la concha de su oreja mientras abría con sus manos los muslos del pelirrojo –Te dolerá al principio pero se pasara-

Hanamichi mordió su labio inferior cuando sintió la punta del pene de Rukawa en su entrada y como esta empezó a abrir camino a través de él con pasmosa lentitud, haciendo que cerrase sus ojos con fuerza para reprimir las lagrimas que amenazaban con caer al sentir la virilidad del pelinegro entrar dentro de él. Rukawa tenía apretada la mandíbula con fuerza mientras miraba como su miembro entraba dentro de su compañero de equipo, aquella visión era sumamente excitante que no podía dejar de mirarla pero los leves quejidos del otro chico lo sacaron de su ensoñación, repartiendo besos mojados por sus hombros y espalda al ver que estaba llorando, imaginándose el dolor que debería sentir, por lo que en un solo empujón hacia adelante, se metió completamente dentro del pelirrojo, haciendo que este gritara desgarradoramente a la vez que arañaba la pared con sus uñas y lo apretaba exquisitamente con los músculos de su interior, logrando que saliera un gemido de sus labios; Hanamichi jamas pensó que aquello le dolería tanto, sintió como era desgarrado por dentro pero a pesar de ello no pudo evitar excitarse al oír el gemido que había dado Rukawa cerca de su oreja, el cual ahora mordisqueaba esta y con una de sus manos masturbaba su miembro, en un intento de distraerlo del dolor que sentía atrás.

-Empezare a moverme… trata de relajarte o te dolerá mas-

Sakuragi asintió en silencio mientras Rukawa retiraba el miembro de su interior y nuevamente lo enterraba en el, comenzando con un vaivén lento de caderas, agradeciendo la sangre que había salido de la entrada del pelirrojo para así facilitar las cosas; Rukawa tenía sus ojos cerrados ante tanto placer y el deseo cumplido de por fin poseer al pelirrojo hiperactivo que tanto había anhelado en silencio, su otra mano agarro la cadera de Hanamichi con fuerza mientras seguía penetrándolo, aumentando un poco la velocidad, le estaba siendo sumamente difícil controlarse y mas contando lo apretado que estaba el pelirrojo al ser virgen, lo caliente que estaba dentro y los constante quejidos y jadeos de dolor y placer que estaba emitiendo.

-Ru… kawa… -

Había gemido el pelirrojo apenas al sentir como una extraña sensación se estaba apoderando de él y lo hacía arquear su espalda en contra el pecho de Rukawa, el zorro al ver que el pelirrojo iba a llegar al orgasmo, dejo de masturbarlo y poso su mano sobre su cadera, agarrándola con fuerza y aumentando la velocidad, aplastando completamente a Hanamichi contra la muralla mientras lo embestía con ímpetu y de vez en cuando tocaba una parte en el interior del pelirrojo que lo hacía gemir con descaro al sentir semejante placer, quería que ambos llegaran al mismo tiempo por lo que en unas cuentas embestidas mas, Rukawa volvió a tomar el miembro del pelirrojo y lo apretó mientras el llegaba al orgasmo, logrando su cometido de que ambos llegaran al mismo tiempo; Hanamichi solo pudo gritar por la gran ola de placer que lo estaba envolviendo, sintiendo como Rukawa derramaba su semen dentro de él y como él mismo lo disparaba en contra la muralla, el kitsune solo lo abrazo fuertemente contra su pecho mientras la sensación del orgasmo perduraba entre ambos, las piernas de Hanamichi empezaron a temblar y si no hubiera sido porque el pelinegro lo tenía abrazado se hubiese caído. Cuando la sensación poco a poco se fue, el chico de ojos zorrunos salió con delicadeza dentro del pelirrojo, plantándole un par de besos en los hombros mientras miraba de reojo su rostro enrojecido, Sakuragi suspiro al sentir que salía de su interior pero ahora la vergüenza lo invadía, es decir, había tenido su primera relación sexual con un hombre y para peor era Rukawa, al que consideraba su enemigo, ahora no sabía con qué cara lo miraría, solo quería que el piso se abriera y lo tragara.

-Estas bien?- le pregunto el kitsune mientras lo volteaba.

El sonrojo de Hanamichi se hizo tan fuerte que igualaba el color de su cabello, solo se limito a asentir con la cabeza gacha porque sabía que si hablaba su voz le iba a temblar, el chico contrario lo miro unos instantes viendo lo adorable que se veía sonrojado pero enseguida cambio su expresión al ver que Sakuragi por fin había levantado su rostro para mirarlo entre asustado y sorprendido.

-Que sucede?-

-A… algo esta…- el pelirrojo trago saliva y miro de reojo su mano hacia abajo, la cual tenía entre los dedos un liquido espeso y blanco.

-Ven, hay que limpiarte- le dijo Rukawa al ver su semen en la mano del pelirrojo.

El chico solo asintió avergonzado y algo incomodo al sentir como la esencia de Rukawa salía de su entrada y corría por sus muslos mientras caminaba junto con el kitsune a las duchas, el cual mantenía un firme agarre de su cintura contra él, haciendo que el pelirrojo se cuestionase porque no le desagradaba su cercanía , temiendo por los pensamientos que cruzaban por su mente, diciéndole que se estaba enamorando de Rukawa, ante eso rió al imaginarse en el grupo de admiradoras de Rukawa vestido con faldita y animándolo con pompones, sin lugar a dudas por ahora tenía que dejar a su mente de lado, pensó el pelirrojo divertido.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).