Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un toque de dulsura... por ParingsShipping

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

los personajes de Yu Gi Oh no me pertenecen

Notas del capitulo:

Chicos aqui les traigo esta pequeña historia...

 

Otra cosa...

Si por alguna razon no le entienden a la trama de rompecabezas o no se sientes a gusto diganmelo por favor ya que lo que importa son ustedes...

En una cafetería hogareña con ambiente donde solo al entrar se notaba esa sensación de estar en casa después de un día agotador del trabajo o si tenían la idea de tomar alguna bebida que les recordara a un hogar cálido por lo que era muy reconocida en todo el mundo.

En fin; en esa cafetería trabajaba 2 chicas y 4 chicos más el gerente…

-Chicos-llego Rei con los patines (los cuales eran parte de la vestimenta de trabajo)-Orden de dos capuchinos; una rebanada del pay de frambuesas con queso y otro de pay de limón para la mesa 7-.

-Lo tenemos-dijeron al unísono los hermanos Tenjoin poniéndose manos a la obra a preparar los pedidos.

-¿Todo bien?-pregunto Yusuke a lo que todos asintieron-Bien, si hay algún problema no duden en avisarme-.

-¡Listo!-grito Fubuki a lo que rápidamente Rei tomo el pedido y lo llevo a su respectiva mesa.

-Orden de dos frappes de galleta oreo frios-dijo Sho llegando con la hoja en mano.

-En un momento sale-aviso Fubuki comenzando a prepararlos.

Y así se la pasaron todo el día aunque no se podían quejar ya que gracias a las ganancias el sueldo era bueno.

Ya era casi de noche cuando un joven de 22 años con cabello celeste y ojos oscuros (el cual vestía un traje que lo hacía ver elegante) llego a la cafetería ocupando un lugar junto a la ventana lo que extraño a todos por lo que al ser una de las mesas que le tocaba a Rei tuvo que ir a atenderlo.

-Buenas tardes, ¿Qué desea ordenar?-pregunto Rei sacando su libreta y su pluma la cual ocupaba para apuntar los pedidos.

-Un chocolate caliente y una rebanada de pastel de zanahoria-hablo con voz grave a lo que Rei lo anoto.

-En un momento se lo traemos-dijo Rei un poco extrañada por el tono tan…reservado de aquel hombre.

-¿Qué necesita?-pregunto Fubuki una vez que Rei llego hasta ellos.

-Solo una tasa de chocolate caliente y una rebanada de pastel de zanahoria-respondió simplemente Rei encogiéndose de hombros por lo que extrañados los hermanos hicieron lo que le pidieron a Rei.

Y así pasaron los días…

La misma persona misteriosa llegaba a la misma hora, ocupando el mismo lugar  y pidiendo siempre lo mismo.

-Ya no puedo soportarlo-dijo Judai parándose furiosamente del lugar y yendo a donde ese tipo estaba sentado.

-Espera ¡Judai!-trato de detenerlo Asuka con expresión de sorpresa y preocupación ya que Judai era demasiado…impulsivo y no sabían que consecuencias podría tener para la cafetería.

-Oye tu-hablo Judai en cuanto estuvo al lado a lo que la persona misteriosa lo volteo a ver-¿Se puede saber qué es lo que tramas?-.

Justo en ese momento Yusuke salió de su oficina y al ver lo que Judai estaba haciendo se apresuró a detenerlo.

-Yuki, detente-hablo firme Yusuke.

-No me voy a detener hasta que este tipo hable-dijo Judai cruzándose de brazos solo para ver como este se paraba, dejaba algunos billetes y se iba no sin antes sin que Judai se fijaba, le dejaba una tarjeta en el bolsillo de la blusa del uniforme ya que era un poco más alto que Judai-Oye tú, vuelve aquí-.

-Yuki, ¿te das cuenta de lo que acabas de hacer?-pregunto Yusuke con molestia.

-Yusuke, ese tipo se sentía como si fuera el dueño de la cafeteria-comenzo Judai defendiéndose.

-Porque literalmente lo es-lo interrumpió Yusuke haciendo que Judai parara su defensa-Sus padres son los dueños de esta cafetería y de las muchas otras que existen en el mundo-.

-Estas bromeando verdad-dijo Judai con tono preocupado al comprender las palabras de Yusuke.

-No lo estoy haciendo-dijo Yusuke-Así que ruega por que mañana no reciba ninguna queja de mis superiores porque si se enteran que uno de los empleados de la cafetería a mi encargo trato mal al heredero de las empresas Andersen no me tentare el corazón para despedirte si es que no lo hacen conmigo primero-.

Dicho esto se retiró y Judai volteo a ver a sus amigos los cuales lo miraban con expresiones de reprobación en sus ojos.

“-¿Qué hago ahora?-” pensó Judai con preocupación sin embargo al agarrarse la parte derecha sobre la camisa, sintió algo pequeño y plano por lo que el saco, dándose cuenta que era una tarjeta de presentación en blanco pero en ese momento se encontraba con una caligrafía elegante que decía lo siguiente:

“Si quieres saber la respuesta a mi pregunta ven mañana al parque cerca de la cafetería a la hora de tu descanso.

Johan Andersen”.

Judai sin pensarlo dos veces dijo que iría.

Tenía que arreglar esto a como diera lugar.

Llego el siguiente día y en toda la noche Judai no pudo dormir al pensar de qué forma le pediría disculpas al futuro dueño de las franquicias ya que no era muy aficionado a pedirlas sin embargo tenía que dejar de lado su orgullo esta vez ya que estaba en juego su trabajo y el de sus amigos.

La hora de descanso llego por lo que Judai fue al parque a encontrarse con Johan, el cual ya lo estaba esperando en una banca del parque y en un lugar un poco privado.

-Sé que quizás es demasiado tarde pero le quisiera pedir disculp…-comenzó a hablar Judai una vez estuvo frente a Johan pero este le puso una mano frente a su cara.

-Déjame hablar ¿no?-pregunto Johan divertido a lo que Judai se avergonzó y guardo silencio para asentir-La razón por la que fui a verte es… estoy enamorado de ti-.

-¿Cómo?-susurro Judai ya que nunca se esperó esa respuesta-¿Cuándo sucedió? Si yo nunca te he visto-.

-No lo planee-dijo Johan-Fue una noche que estaba lloviendo, yo estaba en mi coche esperando a que el semáforo cambiara fue cuando te vi; agarraste una caja de cartón que tenían a unos gatitos y su madre abandonados. Me conmovió tanto la acción que hiciste: agarraste la caja cuando otra gente hubiera hecho lo contrarios tapaste con tu chamarra para después irte corriendo- Hubo algo en ti que me llamo la atención a partir de esa noche en que te conocí por lo que en cuanto supe que trabajabas en una de las cafeterías que era de mi familia no dude en ir y frecuentarla hasta ayer-.

Judai solo se quedó callado viendo de reojo a Johan…

La verdad es que no estaba nada mal y siendo sinceros, él tampoco pudo quitarse de la cabeza a Johan desde el día en que piso la cafetería, tal vez no estaba nada mal darle una oportunidad después de todo.

-Judai-le hablo Johan a lo que Judai volteo sacándolo de sus reflexiones siendo besado por Johan a lo que Judai cerró los ojos.

Cuando Judai regreso a la cafetería, estaba demasiado risueño y feliz lo que extraño a sus amigos.

Notas finales:

Hasta la proxima...


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).