Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

CANÍBAL por mfernandasadiklover

[Reviews - 180]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola a todos, bueno, ya que regrese al mundo del yaoi. estoy decidida a mejorar todos los fic que tengo publicados en la página.

Editare los capítulos, no cambiare la trama ni nada, solo mejorare la narración y ortografía, mejorando todo lo que sea posible, no será perfecto claramente porque no soy muy buena, pero deseo que las viejas lectoras si lo releen les sea una lectura agradable y mejorada.

A las nuevas lectoras si es que las hay xD les agradezco por darle una oportunidad al fanfic, espero les agrade y que disfruten leyendo.

Notas del capitulo:

Bueno como mencione la trama sigue siendo la misma, solo ligeras modificaciones, espero les agrade el cap.

 

 

 

 

¿Se puede odiar tu propia sangre?, detestar con el alma a tus progenitores, desear sin duda alguna que se extingan. Tal vez las personas digan que no, otras dirán que es posible, pero no comprenden el sentimiento, Sasuke Uchiha no pertenece a ninguno de esos grupos.

Su deseo de asesinar con sus propias manos a sus padres es solo impedido por su instinto de supervivencia. Digamos que nos es tan simple deshacerte de los cadáveres.

Lo que él experimenta no es un ligero sentimiento, sino todo lo contrario, es un rencor poderoso y consumidor, uno que amarga su existencia. Que lo obliga a observar un mundo distinto a los demás seres humanos. Transforma su mente y enloquece su razón, ese es el tipo de odio que siente.

En su vida hay días grises, negros y desoladores. Hoy es la confinación perfecta de todos esos juntos. Jamás ha odiado algo como odia la idea de convivir con otros seres humanos en un espacio que le es imposible alejarse de ellos.

El día de campo de su escuela, es algo desagradable, quedar bajo el cuidado de la profesora más loca de toda la ciudad es catastrófico. Anko, no parece ser la indicada para cuidar a los alumnos en ningún ámbito.

Nada se compara a esas dos cosas excepto tal vez, que el día de campo se transforme en una jornada de excursión al bosque más peligroso que puede existir en la ciudad de Konoha.

Si eso no es lo bastante malo, lo es cuando estás rodeados de adolescentes hormonales que le miran sin descanso.

Sin duda la vida es difícil para los omegas en edad reproductiva, menos si quedan atrapados en el bosque con un grupo de hombres sin cerebro.

“¡chicos y chicas, sepárense en dos grupos, mujeres a la izquierda, hombres a la derecha! Uchiha, tú quédate cerca de mí”. Te agradezco profesora por dar a conocer nuevamente que no encajas en ningún género y sinceramente te doy las gracias por delatar mi ubicación. Es muy generoso de tu parte piensa Sasuke con sarcasmo.

“¡bien jóvenes armen las tiendas y muy pronto comenzaremos las actividades!” Ella grita órdenes sin saber cómo en su cabeza se ha muerto tres veces.

Anko querida profesora, tus actividades son el infierno más grande que alguna vez tendré la dicha de conocer, buscar leña e intentar prender una fogata para que los estúpidos se reúnan en un círculo mientras cantan.

Ya que ella tuvo la delicadeza de comentar en alto donde dormiré, decido que no puedo permanecer en ese lugar, no es la primera vez que tratan de atacarme, prefiero evitar situaciones que ponen en peligro mi castidad.

Recorriendo con la vista el elegante bosque de la muerte, se decide por el pequeño espacio protegido por los arbustos, es lo bastante alejado del grupo y no parece fácil de detectar por la noche. Arma su tienda cuando al fin siente que nadie lo observa.

Está tan acostumbrado a esa sensación que fácilmente detecta cuando alguien lo mira detenidamente por más del tiempo necesario, justo como ahora.

Detiene sus actividades y gira la cabeza en todas direcciones, no hay nada, o no logra verlo, no cree que sea su imaginación, por lo que decide llevar en todo momento su navaja, esa que recibió antes que la familia Uchiha cayera en el pozo sin fondo del rencor.

Se encuentra demasiado cansado para tener el valor de recorrer el bosque en compañía de alguien que pasara conversando sin callarse y realizando preguntas como; “si te meten un pene. ¿Te embarazas?” incluso puede escuchar las risas burlonas de todo el mundo.

Así es estúpido animal, ya evoluciona, es la respuesta que da cuando lo encuentran de buen humor, si esta de malas que es casi siempre, el chico que realice la pregunta será premiado con una patada en los huevos.

Por eso, sin miedo a lo que el adulto responsable que fue incapaz de traer un a otro profesor para dirigir tantos alumnos le diga, se queda dentro de su tienda de campaña.

Esta por despertar cuando siente que lo olfatean, se queda quieto, muchas ideas pasando rápidamente por su cerebro, trata de tranquilizarse, debe ser una pesadilla, estoy aún dormido se convence a sí mismo tratando de calmarse. Es solo una parálisis del sueño, el estrés al que soy sometido en su máximo esplendor.

Si Sasuke, dice esa parte de él que se encarga de atormentarlo, la lengua caliente que sientes en tu cuello es producto de tu frustrada vida sexual, solo fíjate, chupa tu piel, lamiendo tu sudor, es un animal y te trata como si tú fueras la presa.

El miedo empeora, al igual que la confusión, su pecho comienza a subir y bajar rápidamente, el sudor le calienta la espalda y sabe que lo que sea que entró en su tienda se dio cuenta de que esta despierto.

Escucha un gruñido bajo en su oído, grotesco, ¿humano o animal? No lo sabe, cálmate se dice, respira lentamente, no te muevas ni le des motivos para atacarte, solo finge que eres una existencia sin valor, como cuando mamá te ve piensa sin poder evitarlo.

Abre los ojos levemente, está decidido a no morir, no todavía, hay algo en su interior que realmente le dice, sobrevive, siempre se pregunta que será lo que lo ata al mundo, sigue sin poder responder a esa duda.

Aún no se atreve a moverse porque el miedo sigue latente en su sistema, pero no hay nada en la tienda, ni una sola pista que le diga que alguien entró. Le tiemblan las manos cuando las levanta, por un momento pensó que percibió algo en el ambiente. Un aroma.

Mareado se frota la cara para tratar de calmarse, se levantó demasiado temprano, su mala alimentación y el insomnio comienzan a dejar huella en su estado anímico. El estómago le duele supone que deben ser los nervios, todo esto le está pasando factura a su cuerpo, baja la mirada y en ese momento nota algo en su ropa.

“Rosa”. Dice en voz alta, lo reconoce de inmediato, Sakura Haruno. Excelente le gusto a la loca piensa sarcásticamente. Ahora tiene un acosador más que agregar a la lista.

Con su estómago aun quejándose por el hambre sale de su escondite, decide que lo único bueno de todo esto, es que podrá comer algo que no sea café y pan. Saborea mentalmente el olor de la comida, es bastante tarde, sin darse cuenta seguramente se quedó dormido más de lo que pensó.

O podría ser que la altura de árboles les le impide al sol entrar al bosque, la oscuridad le pone nervioso, será mejor acercarse a la profesora, aunque esta le desagrade.

Pero como al parecer la vida lo aborrece, al llegar a la fogata la profesora se le aproxima gritando.

“¡Uchiha!, ¿no estabas con Haruno?” le pregunta exaltada, Sasuke niega con la cabeza. La profesora se lleva la mano a la cara frustrada con la respuesta.

“¿Qué sucede?” le pregunta inesperadamente ansioso, sigue presente en su mente como encontró un cabello de la chica en su ropa. De la niña desaparecida, recalca su otro yo.

“Ella fue a buscar leña, se separó de su compañera y no ha regresado”. Un escalofrío le recorre, se muerde el labio inferior nervioso. ¿Eso fue antes o después de la invasión ilegal que realizo la chica de cabello rosa? ¿Y si no fue ella?, le dice su mente, su cerebro no ayudaba en eso de mantenerse tranquilo.

De todas formas, hay algo muy raro en todo esto, su mano fue a su cuello, recodaba vagamente como había sentido una cálida lengua recorrer la piel sensible lamiendo su sudor, marcándolo se da cuenta.

Quiere un espejo, necesita saber si realmente algo mordió su cuello, pero luego recuerda el gruñido bestial y decide que es mejor no pensar en eso, debe mantenerse tranquilo, y asustarse solo por un sueño no es una buena idea.

Fue una pesadilla. Sigo enfadado porque me obligaron a asistir, simplemente olvida esa sensación que te dice que corras por tu vida. Sin querer pensar en ello siquiera, sigue las instrucciones dadas por la profesora.

Caminan por el bosque sin alejarse mucho de donde están acampando, medita en decirle a la profesora lo que encontró en su ropa, pero tendría que darle demasiadas explicaciones y ni siquiera el mismo comprende que está sucediendo.

“¡encontré algo!” se escucha entre los árboles, la profesora y los alumnos corren en dirección de la voz, el chico abre la mano frente a la mujer que observa horrorizado el dedo mutilado.

Esto ya no es un juego piensa de inmediato. Los murmullos se elevan, tienen que salir de aquí, huir lejos, todos lo saben, sabían que el bosque de la muerte se llamaba de esa forma por algo.

¿Por qué nos trajo aquí? Aun sabiendo que personas desaparecen en este lugar y que jamás son encontradas. ¿Por eso sus padres autorizaron el viaje? ¿Para finalmente deshacerse de él?

Temblando da un paso lejos de donde está la profesora que toma el dedo, una chica solloza cerca de él, la reconoce por el cabello rubio, Ino amiga y rival de Sakura.

“Es de ella, es el esmalte que llevaba”. Dice entre el llanto. La profesora la mira perpleja, Sasuke no sabe por qué no ha ordenado salir a la carretera buscar señal y llamar a emergencias. Se muerde el interior de la mejilla, podría irse, nadie lo notaría, huir lejos, ahora que finalmente es libre. No están sus padres para encerrarlo. Da un paso para alejarse, luego otro.

“¿Y si la ataco un animal y ahora también estamos en peligro?” Murmura una voz, se detiene, el pánico comienza de inmediato, todos están ahí esperando que mágicamente todo se solucione.

Es cierto, por mucho que quiera irse, ahora mismo algo anda en el bosque, si se aleja y se encuentra con él puede que termine como Sakura.

“En caso de un ataque animal, ella hubiese gritado”. Dice la profesora tratando de calmar a los alumnos que le exigen volver a casa. Pero tiene un efecto contraproducente. Si no es una bestia. ¿Significa que fue un humano? ¿Por qué no grito? ¿Conocía a su atacante? 

Sakura esta herida, pero no hay sangre por los alrededores, a ella algo se la llevo piensa asombrado. ¿Eso no significaba que realmente si había alguien a su lado mientras dormía?

Pero poco sirve conocer esa información. Por más que le rogaron a la profesora marcharse ella insistentemente reúne a los chicos en varios grupos de cinco. Imparte instrucciones y repartiendo linternas les ordena buscar a la joven.

El miedo es su amigo cercano, lo es desde hace mucho tiempo, eso no significa que no lo sienta, solo no lo paraliza, no detiene su cerebro por ende puede pensar las cosas lógicamente sin ser presa del temido pánico inicial.

Por eso cuando es rodeado por sus compañeros de equipo que se ríen al verlo acorralado, apuñala a uno en el brazo al tratar de acercarse y sin darles tiempo de reaccionar comienza a correr sin mirar atrás.

La carrera le deja exhausto, siente que sus piernas arden y que sus pulmones duelen, pero no puede detenerse, sabe que si lo hace no saldrá vivo de esta, no cuando reconoce a uno de los asaltantes. El chico ha querido hacerle daño desde el momento en que lo conoció siendo más jóvenes.

Gaara corre tras él, no le da tiempo de esconderse, no cuando siente que cada minuto que pasa se acerca más, las ramas de los árboles le lastimas el rostro, el cuerpo, la mano en la que lleva la linterna la cual cae al suelo, en completa oscuridad sigue corriendo sin rumbo.

Por favor que alguien me ayude piensa asustado, se regaña así mismo por hacerlo, sabe que cosas buenas no le suceden. Le arden los ojos, pero no puede darse el tiempo de llorar, se siente estúpido y por breves instantes quiere dejar de correr porque está harto de la vida que lleva.

Sin embargo, sus piernas no se detienen siguen corriendo, avanzando lejos del peligro, escucha la voz de Gaara volviéndose lejana, si no lo asesina ese maniaco, lo hará el bosque piensa mientras se esconde en la oscuridad que le proporcionan los árboles. Sus otros compañeros ya no lo persiguen, seguramente aburridos y cansados, pero el hombre pelirrojo es diferente.

Gaara lleva una vida tan difícil como Sasuke, siente tanto odio que se filtra por todo su cuerpo, todos se alejan por el temor que provoca, por eso no entiende por qué el Uchiha que es igual a él no se ha consumido en la desesperanza. Lo odia por eso, porque es el único sentimiento que puede sentir.

No será capaz de encontrarme piensa Sasuke, está oscuro, no puede verme, se tapa la boca para que no se escuche su respiración agitada en medio del agobiante silencio.

Luego cae en cuenta sobre algo, es un bosque, en él, debe haber animales, insectos, y existir todo tipo de ruidos que aumentan durante la noche. ¿Por qué hay silencio?

“Te encontré”. Le dice el hombre pelirrojo. Estaba usando la linterna que Sasuke dejo caer, el destino me odia. ¿Acaso hice algo en mi vida pasada para merecer esto?

El hombre va a matarlo, sus brazos escuálidos no son rivales para los contrarios que se aferran a su cuello. La linterna yace tirada en el suelo olvidada, está asfixiándose, los dedos que aprieta sin piedad se sienten como fierros calientes quemando su piel.

Por más que rasguña las muñecas de su agresor este no parece sentir dolor. ¿Por qué tengo que morir así? ¿Acaso siempre debo ser al que lastiman? ¿Nadie estará de mi lado nunca? Cuando esta por perder el conocimiento, alcanza a mirar algo muy extraño.

Hay otro humano en el lugar, no. ¿Es un monstruo? Su figura es borrosa, en la oscuridad los ligeros rayos de luz de la linterna iluminan la sombra que se mueve hacia ellos.

Lo sabía, no fue una pesadilla, la bestia está observándome, quizás desde el inicio. La luz en sus ojos rojizos son lo último que ve. No puedo respirar piensa antes de que la consciencia se desvanezca.

Es levantado del suelo, no logra moverse, sigue mareado por la falta de aire, no puede resistirse cuando es cargado con demasiada facilidad sobre el hombro de su salvador. Duele, respirar es muy doloroso. Siente su garganta en carne viva, sus ojos comienzan a arder.

Pensó que no sería capaz de volver a demostrar físicamente lo afectado que esta, sinceramente se dio por vencido con eso de las lágrimas, pero ahora realmente siente que podría llorar toda la noche.

Escucha un tarareo, no parece que lo que suceda sea real, aun en la niebla que cubre su mente, puede escuchar su voz.

“No podía dejar que otro cazador te atrape, te marque, parece que no entendió, no lo culpo, hueles demasiado bien para reprimir tus instintos”. Sasuke no lograba verlo con claridad, pero el hombre bestia no necesitaba ser visto para entender lo peligroso que es.

Siempre fue la presa. 

Debería haber huido de Konoha, alejarse de lo dañino, pero se aferró a la esperanza que sus padres le amaran nuevamente, ahora todo termino, sigue perdiendo el conocimiento, no logra saber dónde se dirigen y sabe que es mejor ahorrar energía por lo que no lucha inútilmente.

Escucha las voces de los demás cada vez más lejanas, no posee voz para poder gritar, el dolor en su garganta en lo único que lo mantiene alerta, sin embargo, cuando ya no tiene fuerza queda completamente a la deriva y en manos de esa bestia.

La vida es cruel y una completa perra con él, lo único bueno, es que sigue vivo, aunque sea en las manos de un loco con una muy extraña voz masculina, ronca, baja y peligrosa. No es natural que te guste tanto la forma en que habla su secuestrador.

Notas finales:

Gracias por haber leido hasta aquí. espero lo hayan disfrutado, me siento muy avergonzada de haber dejado todo tan desordenado refiriendome al antiguo texto, tal vez siguen existiendo errores lo sé y tratare de mejorar.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).