Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Bien Sabes Tú por ParingsShipping

[Reviews - 25]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Aqui estoy con la segunda parte de la serie Volverte a Ver.

 

 

Espero les guste.

 

Ya saben...

Los personajes de Yu Gi Oh no me pertenecen

Notas del capitulo:

Espero les guste este primer capitulo.

 

¿reviews?...

solo si así lo desean.

 

¿tomatazos?...

también si asi lo desean.

 

° Fui-Reik

¬ Apnea-Ricardo Arjona.

+ Respira-Luis Fonsi.

° “A tu lado fui,
Tan fuerte,
Nunca imaginé,
Perderte,
No…

No, no, no

Fui,
Fuego por ti,
Hoy sólo quedan las cenizas,
Los restos de mí”.

Atem estaba en su oficina revisando su computadora portátil.

Después de unos momentos, cerro su laptop con frustración.

Habían pasado 3 meses desde que se enteró que Yugi se fue junto con su mejor amiga y su primo, pero sobre todo, con su hijo.

Desde entonces había intentado localizarla pero al parecer no había información que pudiera ser importante por ningún lado.

Solo había ido con Mokuba pero él ni siquiera quería recibirlo, aparte por órdenes de su hermano mayor, personalmente él tampoco quiso ni verlo.

Al parecer Yugi era muy importante para los hermanos Kaiba.

Sabía que había sido un idiota por haber hecho lo que hizo pero una parte de él murió desde el día que Yugi desapareció de su vida.

Le costaba salir adelante cada día, el sueño se la hacía más pesado de conciliar…

Le hacía falta para seguir adelante.

¬ “No consigo respirar,
hago apnea desde el día en que no estás.
Caigo hasta el fondo del mar, arañando la burbuja en que no estás.
Imposible respirar,
el oxígeno se fue de este lugar”.

El llamado de su secretaria por el comunicador lo saco de sus reflexiones frustrantes.

-¿Qué paso Mitzuki?-pregunto contestando.

-Su junta de las 10 ya está lista-respondió la voz al otro lado de la línea.

-Voy para allá-dijo Atem agarrando su portafolios e irse

Nueva York, USA.

-Yugi, ¿Puedes venir un momento?-pregunto una voz masculina al otro lado de la línea.

-Enseguida voy-dijo Yugi para después de que la llamada se acabara, dirigirse a la salida con dirección a la oficina de su jefe.

-¿Qué pasa Marik?-pregunto Yugi a Marik (hijo de su antiguo jefe que nunca conoció y que se retiró después de 2 meses sin conocerlo personalmente desde que ella llegó a América para inmediatamente ser su hijo, a quien si conoció y con el cual platico algunas ocasiones llegando a formar una especie de casi amistad entre los dos junto con su novia Malik, quien tomara el cargo de su padre en las empresas Ilusiones Industriales).

-El Presidente de la compañía: Maximiliam Pegasus, me solicito ser tu nuevo jefe-informo Marik a Yugi-Al parecer escucho buenas noticias sobre ti y quiere tenerte a su cargo-.

-Pero ¿Por qué yo?-pregunto Yugi con sorpresa y confundida pero sobre todo intrigada.

-No lo sé pero lo que sí sé es que Maximiliam nunca se equivoca en las decisiones que toma tanto para la empresa como personalmente-dijo Marik con sinceridad-Y no te lo digo como jefe, si no como un casi amigo; serás una tonta si no tomas esta oportunidad-.

-De acuerdo-dijo Yugi después de unos segundos poniéndose de pie-Iré a presentarme ante el presidente. Fue un gusto trabajar para ti Marik en este mes-.

-Igualmente-dijo Marik dándole un abrazo sorprendiendo a Yugi ya que ella esperaba una despedida formal como jefe empleado.

-Malik se pondrá celosa si te encuentra así conmigo-bromeo Yugi correspondiendo el abrazo.

-No te preocupes, contigo no tengo problema-respondió una voz grave pero suave por lo que Marik y Yugi rompieron el abrazo, dirigiendo su atención a la recién llegada.

-¿Cómo has estado Malik?-pregunto Yugi.

-Bien, con demasiado trabajo en el museo pero bien-respondió Malik sacándole una sonrisa. Una mujer de cabello cenizo hasta los hombros, piel morena y ojos castaños.

-Me alegra-dijo Yugi.

-Me enteré de la noticia-dijo Malik a lo que Yugi levanto una ceja mientras Marik sacaba una sonrisa casi divertida por la actitud tan impertinente de su novia-Felicidades por tu ascenso-.

-Gracias-dijo Yugi con sinceridad mientras ahora recibía el abrazo de Malik-Yo me retiro-se despidió pero se detuvo sacándoles una mirada interrogante a Marik y Malik-Procuren no hacer mucho ruido que no son los únicos-.

-Voy a hacer de cuenta que no dijiste eso-dijo Malik amenazante mientras Yugi salía de la puerta con una sonrisa divertida.

Después de unos segundos llego frente a la oficina del presidente, esperando a que la secretaria lo anunciara.

-Adelante-dijo la secretaria del Presidente.

Yugi entro después de agradecerle a la joven encontrándose con un Sr. De cabello plateado largo hasta la cintura y ojos cafés.

-Bienvenida a mi oficina joven Muto-la saludo con una sonrisa entusiasta a lo que Yugi se sintió un poco extraña.

-Gracias…-dijo Yugi pero paró ya que no sabía cómo dirigirse al Sr. Pegasus.

-Puedes llamarme Maximiliam-dijo Maximiliam-Aunque ¿puedo llamarte Yugi?-.

-Claro-dijo Yugi sintiéndose extrañamente un poco en confianza con este ser tan… extraño-Entonces ¿Usted…?-.

-Háblame de tu-la interrumpió Pegasus.

-Ok-dijo Yugi. Le iba a costar acostumbrarse a la actitud de su nuevo jefe-¿Tu serás mi nuevo jefe?-.

-¿Algún problema?-pregunto Pegasus adoptando ahora una actitud sería lo que de nuevo extraño a Yugi. “Qué raro, hace rato era alegre y ahora serio” pensó.

-Ninguno… en realidad si-dijo Yugi mientras tomaba asiento cuando Pegasus se lo indico mientras este se ponía de pie y comenzaba a caminar detrás de ella mientras Yugi lo seguía con la mirada y hablaba-¿Por qué yo?-.

-Sabía que lo preguntarías-dijo Pegasus situándose un momento detrás de ella para después tomar asiento en la otra silla frente a su escritorio y junto a Yugi-No sé si lo sepas, pero lo que me distingue de los otros empresarios es que tengo un sexto sentido, como las mujeres, con el cual he sabido elegir a las personas correctas en quien pueda confiar y tú eres una de ellas-.

-¿Cómo puede estar tan seguro que más tarde no lo voy a traicionar?-pregunto Yugi confundida.

-Puede que recién te conozco, porque veo a través de tus ojos que no serias capaz de hacerlo-dijo Pegasus-Dices las cosas cuando tienes que decirlas y actúas y tomas decisiones cuando tienes que hacerlo y por eso te elegí-.

-No todas las decisiones que he tomado han sido buenas-dijo Yugi.

-Lo dices por el padre de tu bebe ¿no?-dijo Pegasus a lo que Yugi asintió-¿Puedo?-pregunto extendiendo su mano con dirección al vientre de Yugi a lo que ella asintió, finalmente situándola en esta-No conozco al padre, pero por algo esta criatura que está creciendo en tu interior sea para alegrar tus días y tu vida ¿no crees?-.

-Tienes razón-dijo Yugi.

-¿Qué pasa Mokuba?-pregunto Seto mientras él y su novia, Jou, estaban desayunando en una cafetería en la Avenida Atlantic, cerca de la empresa de Seto.

-Atem vino de nuevo preguntando sobre el paradero de Yugi-dijo un adolescente de cabello negro corto de adelante y largo de atrás y ojos del mismo color en la oficina de vicepresidencia de KaibaCorp. En Japón-No lo he recibido pero cada día es más insistente-.

-Recíbelo y dile que al menos que se quiera enfrentar al poder de los hermanos Kaiba, deje de seguir insistiendo ya que perderá su tiempo porque no le dirás nada-dijo Seto a lo que Jou le beso la mejilla lo que le saco una sonrisa al hermano mayor de los hermanos Kaiba-Ahora está tranquila, por lo que no quiero perturbarla-.

-Claro-dijo Mokuba-Dile a Yugi que me avise en cuanto sepa si es un niño o una niña que quiero saberlo, ah, y mándale saludos a ella y a Jou de mi parte-.

-Lo haré-dijo Seto despidiéndose para después cortar la llamada y guardarlo en su saco.

-¿Aún sigue insistiendo?-pregunto Jou a su novio.

-Sí, es mejor no decírselo a Yugi. No hay que alterarla ahora que está bien-dijo Seto.

-Yugi es muy inteligente y sabe que le ocultamos algo-dijo Jou-Tarde o temprano lo sabrá-.

-Se lo diremos pero no por ahora-dijo Seto a lo que Jou asintió estando de acuerdo.

Mahad venía caminando por la calle cruzando Central Park cuando divisó a Yugi en el mismo parque por lo que se encamino a donde estaba ella.

-Yugi-saludo Mahad una vez estando cerca de ella a lo que ella volteo a saludarlo con una sonrisa-¿Qué haces por aquí?-.

-Vengo de ver a mi ginecóloga-dijo Yugi-Supe el sexo de mi bebe-.

-¿Qué es?-pregunto Mahad interesado.

-Un niño-dijo Yugi con una sonrisa de felicidad.

-¿Y ya sabes que nombre le pondrás?-pregunto Mahad a lo que Yugi negó-Puedo ayudarte a elegirlo-.

-Te lo agradecería, pero es algo que prefiero hacer sola-dijo Yugi tomando asiento en una de las bancas del parque.

-¿Y el padre del bebe?-pregunto Mahad ya que él no sabía lo que sucedió ya que recién la conocía, pero se arrepintió al ver la mirada tan herida de Yugi.

-No es por ponerlo como un idiota ante lo demás pero…-dijo Yugi mientras Mahad lo escuchaba-Él y yo nos conocimos en la fiesta del primer año de una prima mía a la que quiero como una hermana cuando teníamos 5 años. Al acabar la fiesta, prometimos seguir viéndonos como los mejores amigos que fuimos pero pasaron los años, cada uno hizo su vida por separado y esa promesa la olvidamos hasta hace casi un año que el regresó. Cuando el regresó a Japón dejando atrás este país, recién salió de una relación y yo estaba en una que era más de amistad y gratitud que de amor. Fuimos de nuevo los mejores amigos pero después de acabar la relación en la que yo estaba en ese momento, pasamos de un momento a otro a ser pareja-.

-¿Qué sucedió?-pregunto Mahad comprensivamente.

-Desde el principio fuimos felices hasta el punto de que me entregue a él en cuerpo y alma y esa magia no acababa, tanto, que nos comprometimos, decidiendo entre los dos que nos casaríamos a lo mucho 1 mes después de acabar las carreras universitarias de ambos pero 3 meses antes de que nuestra relación acabará, el volvió a América a una reunión de ex alumnos de su preparatoria donde vería a su ex novia, yo sabía que algo malo pasaría pero supuse que eran tonterías mías-dijo Yugi perdida en sus pensamientos y con los ojos a punto de soltar las lágrimas-Cuando regresó, no era el mismo conmigo, preguntándome a mí misma si había hecho algo malo para que nuestra relación se volviera de esta manera-.

-¿Te engaño?-pregunto Mahad.

-Una noche que regresaba a casa, encontré en el buzón una invitación a una boda, intrigada la abría descubriendo el nombre de él y de su ex novia como contrayentes y deseando que no fuera verdad, fui y lo enfrente, siendo el resultado que él me confesara ya sea con palabras o sin ellas que él me engaño con ella la noche de la reunión y que salió embarazada de un hijo de él-dijo Yugi-Decidí terminar la relación ya que todo estaba perdido entre nosotros pero él se negó lo que me llevo a entregarme por última vez a él. Días después me entere que estaba embarazada de él 3 semanas antes de que me enterara de su engaño y ahora heme aquí, lejos de mi país y con solo mi mejor amiga y su novio, que aparte es primo del papa de mi bebe pero que no está de acuerdo con lo que él hizo por lo que lo odia, pero aparte de ellos dos, estoy sola-.

Mahad solo abrazo dejando que Yugi dejara salir todo eso.

Sabía de ante mano que por más que alguien con un corazón herido llorara, prometiéndose ser la última vez, no era suficiente ya que el daño era demasiado por más que uno quiera hacerse el fuerte.

“No estarás sola nunca más. Me tendrás a mí también a partir de ahora y hasta que tú me lo permitas”.

+“A ciegas cruzando entre el miedo y la pena.
Sola de fé, golpeas la pared.
Arañas el mantel,
Temblando como un barco de papel.
Te veo, entiendo que estás bajo cero.
Cerca de ti, me quedo sin hablar.
Te escucho sin juzgar y
Trato de ayudarte a respirar.

Yo sé cuánto cansa sufrir, descansa mi amor.
Respira, aguanta un segundo y respira.
Cierra los ojos y mira.
Mientras te duela, respira conmigo el dolor”.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).