Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

M Y M por gxt

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

nuevo capítulo espero que sea de su agradó.

Capítulo 7
Jorge: hijo vamos, tenes que ir al jardín.
Matías: si papi ¿y Mateo va a ir al jardín también?
Jorge: si hijo.
Matías: yupi
Jorge: pero mateo va ir a otro jardín no al mismo que vos.
Matías: nooo que mal, ¿porqué no va al mismo jardín que yo?
Jorge: ellos lo mandaron a uno que es muy caro para mamá y papá pagarlo.
Matías: ooooo
Jorge: es lindo tu jardín Mati.
Matías: pero yo quería ir con Mateo al jardín.
Jorge: bueno vamos a hacer algo, yo llamo a Esteban y le digo que venga a casa con Mateo, ¿hacemos eso?
Matías: siiiiii, gracias papi, ¿lo podes llamar ahora?
Jorge: jaja, pero como querés que lo llame ahora si no tengo como comunicarme con Esteban.
Matías: con un celular.
Jorge: y donde querés que saque un celular Matías.
Matías: toma.
Dijo entregándole un celular.
Jorge: ¿de dónde lo sacaste?
Matías: yo pensé quiero tener un celular y apareció solo.
Jorge: entonces dámelo, que llamo a Esteban.
Jorge agarro el celular marcando el número de su amigo.
Esteban: hola ¿Quién habla?
Jorge: hola Esteban soy yo Jorge.
Esteban: ee Jorgito ¿Cómo estás?
Jorge: bien ¿vos?
Esteban: yo estoy bien por suerte, ¿a que se debe la llamada?
Jorge: mati quiere jugar con mate ¿no te molestaría ir con tu hijo a mi después de el jardín?
Esteban: que casualidad, Mateo también quiere ir con mati a jugar, justo te estaba por llamar para reunirnos hoy en tu casa.
Jorge: bueno después del jardín nos vemos chau.
Esteban: chau.
Matías: papi ¿dijo que si?
Jorge: si hijo.
Matías: que bien.
Padre e hijo legaron a un campo.
Jorge: hijo ya llegamos.
Matías: pero papi este no es un jardín.
Jorge: no hijo tenes razón, mañana vas a ir al jardín.
Matías: ¿dónde estamos?
Jorge: estamos en un campo del Ejército acá vas a venir sábado por medió.
Matías: ¿y porqué?
Jorge: cuando seas mas grande te explicó.
Matías: esta bien, pero ¿voy a ir al jardín?
Jorge: si, empiezas mañana.
El auto se acerco a la entrada del campo, donde se encontraba un guardia alto de pelo negro, tés blanca y unos ojos marrones.
Guardia: hola, buenos días, esta es un área restringida, no pueden ingresar sin un permiso, ¿tienen uno?
Jorge: si señor, nos espera el teniente general, Juan Carlos de los cardenales.
Guardia: dígame su nombre, por favor.
Jorge: mi nombre es Jorge Schmelser.
Guardia: teniente, ha venido un tal Jorge Schmelser, ¿lo dejo pasar?
Juan Carlos: si déjelo pasar.
Guardia: pueden pasar.
El Guardia abrió la barrera e ingresaron, el campo era muy grande con tres casas, la recepción, los dormitorios y el comedor.
Jorge y Matías bajaron del auto siendo recibidos por el teniente De Los Cardenales.
Juan Carlos: bienvenidos, Jorge, mati.
Matías: hola señor ¿Cómo se llama?
Juan Carlos: mi nombre es Juan Carlos.
Matías: oooooo y le puedo decir juanca.
Jorge: no mati, no podes decirle a si.
Juan Carlos: no hay problema muchacho, puedes decirme como quiera, pero me gustaría que me diga señor.
Matías: bueno señor ¿Qué tengo que hacer?
Juan Carlos: hoy solo vas a conocer el lugar y a los soldados.
Matías: ¿mi papá se puede quedar?
Juan Carlos: no puede. Dijo autoritariamente.
Matías se acerco a su padre abrazándolo.
Matías: ¿Por qué no? Dijo con lágrimas en los ojos.
Juan Carlos: tu papá tiene que hacer algunas cosas, ¿por qué no te querés quedar solo?
Matías: porque usted me da miedo.
Jorge: Juan Carlos permítame. dijo llevando a mati a un costado.
Jorge: hijo no va a pasar nada quédate tranquilo, Juan Carlos, no es malo, no llores más ¿si?
Matías: si papi, no voy a llorar más y me voy a quedar.
Jorge: muy bien hijo, pero ahora me tengo que ir.
Matías: chau papi.
Juan Carlos: espere un momento Jorge todavía no se vaya, tengo que hablar con los soldados.
Jorge: esta bien espero.
Juan Carlos se dirigió hacia el edificio, donde se encontraban las habitaciones de todos soldados, había diez habitaciones con cuatro camas cada una.
El coronel entro a cada cuarto llamando a sus hombres, las edades de estos era un promedio de 12 a 18 años.
Todos los soldados salieron al pasillo.
Juan Carlos: los he convocado aquí para hacerles una pregunta, por favor retírense los soldados que no tengan hermanos.
De los cuarenta soldados solo se quedaron 4 soldados.
Juan Carlos: bueno chicos, ustedes son los que se quedaron, quiero que vean a la ventana.
Soldados: si señor.
Juan Carlos: ese niño que esta ahí será su nuevo compañero.
Unos de los soldados hablo
Señor ¿no es muy joven?
Otro dijo ¿este niño para el ejército?
Si además no podemos cuidar de un chiquillo que no pasa de los tres años.
Juan Carlos: es verdad este chico no pasa de los tres, pero es el futuro del ejército, y quiero que lo traten como uno de ustedes.
Soldado: usted quiere que lo tratemos como uno de nosotros, osea que quiere que hagamos bromas sexuales a el pequeño.
Juan Carlos: quiero que lo traten como si fuera su hermano menor, Y NO SE HABLA MÁS DEL TEMA ¿ENTENDIDO?
SI SE‘OR.
Juan Carlos: muy bien entonces continuemos, ahora iré mencionando los apellidos de cada uno y me contestaran las edades de sus hermanos, y si son menores o mayores que ustedes. Cavaleiro 15 años tés morena, pelo negro, ojos marrones.
Cavaleiro: mi hermano tiene veintitrés años y es mayor
Gutiérrez: edad 17 tés blanca, pelo gris, ojos violetas. Mi hermana tiene veintiún años, mayor.
San Juan: edad 18, tés morena, pelo rubio, ojos azules. Tengo dos hermanos uno de veinte y el otro de veintitrés son mayores señor.
Chevar: edad 16 tés blanca, pelo rubio oscuro, ojos celestes. Tengo un hermano de tres años y otro de 19 coronel.
Juan Carlos: se pueden retirar, menos usted Chevar de queda.
Chevar: si señor
Juan Carlos: Chevar ¿es buena su relación con su hermano menor?
Chevar: es buena señor, cada vez que salgo de aquí se apega mucho a mi.
Juan Carlos: eso, es bueno, entonces usted será encargado del cuidado del niño, cada vez que este venga.
Chevar: si señor.
Juan Carlos: el niño vendrá, sábado de por medio, su nombre es Matías.
Chevar: se llama igual que mi hermanito.
Juan Carlos: soldado se puede retirar.
Chevar: como usted ordene.
El teniente se retiro hacia donde se encontraban Matías y Jorge.
Juan Carlos: Matías ven conmigo que te quiero presentar a un amigo.
Matías: ¿a un amigo? Dijo mirándolo con desconfianza y girándose hacia su padre, este lo miro con una sonrisa.
Jorge: anda mati no pasa nada.
Matías le hizo caso a su padre y se fue junto con Juan Carlos a buscar al soldado Chevar, entraron a el edificio.
Juan Carlos: es ese chico que esta allí, ve con el.
Matías: si
El infante se acerco al adolescente.
Matías: ho hola dijo nervioso.
Chevar: hola pequeño, se acerco y le alboroto los cabellos. ¿Cómo te llamas?
Matías: Matías.
Chevar se acerco al niño, tomándolo en brazos, sonriendo. Mati no opuso resistencia.
Chevar: mi nombre es Ramiro pero me podes decir rama si querés, ¿Cuántos años tenes?
Matías: a si, dijo mostrándole tres deditos.
Ramiro: yo tengo dieciséis.
Matías: que grande, ¿tenes hermanos?
Ramiro: si dos, uno es de tu misma edad y el otro es más grande.
Matías: ¿lo querés a tu hermanito?
Ramiro: claro que lo quiero.
Matías: ¿tenes amigos acá?
Ramiro : si después te los presento. ¿vos tenes amigos?
Matías: si tengo dos, Mateo y Tomás, son igualitos, porque son emeos.
Ramiro: jaja son gemelos.
Matías: si eso gemelos. Son los hijos del mejor amigo de mi papá.
Ramiro: a que bien.
Juan Carlos: bueno chico ya se termino el tiempo, ya vino tu padre a buscarte.
Matías: bien.
Ramiro: un gusto conocerte mati, nos vemos dentro de dos sábados.
Matías: chau rama. Dijo abrazándolo.
El niño se fue con su padre.
X x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x
Juan Carlos: soldado Chevar Acérquese.
Ramiro: si señor.
Juan Carlos: Chevar, cuidar a ese niño le traerá beneficios.
Ramiro : ¿Cuáles mi señor?
Juan Carlos: tendrá los fin de semana que el niño no venga libres, solo eso.
Ramiro : gracias señor.
Juan Carlos: de nada, soldado Chevar retírese.
Ramiro : si señor.
X x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x
Jorge: ¿Cómo te fue en tu primer día?
Matías: me fue bien solo conocí a un chico que se llama Ramiro, fue muy bueno, es muy lindo.
Jorge: que bien hijo, ¿sabes a donde vamos?
Matías: si vamos a la casa de Esteban a ver a Mateo y a Tomás.
Jorge: ¿te divierte jugar con Mateo?
Matías: si papi, me divierto, mucho con Mateo.
Jorge: y ¿con tomi?
Matías: no mucho.
Jorge: ¿por qué?
Matías: porque Mateo no lo deja jugar nunca con nosotros.
Jorge: aaaa mira.
X x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x
Mientras tanto en una casa se encontraban un hombre con sus dos hijos.
Esteban estaba en la cocina revisando los papeles de su trabajo, cuando se acordó de algo. El hombre salió de la cocina.
Esteban: chicos hoy viene Jorge con mati.
Mateo: siiiiii.
Esteban volvió a la cocina y los niños subieron a su recámara.
Tomás: que bueno que viene mati a jugar.
Mateo: si pero vos no vas a jugar con mati, porque mati es mas amigo mío que tuyo.
Tomás: oooooo está bien dijo con tristeza. ¿por qué lo querés mas a el que a mi?
Mateo: porque mati va a ser mi novio cuando seamos grandes.
Tomás: ¿tu novio?
Mateo: si mío, y esto va a ser nuestro secreto.
Tomás: si va a ser nuestro secreto dijo contento.
X x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x
Jorge y su hijo llegaron a la gran casa de su amigo.
Jorge: bueno hijo al fin llegamos a la casa de tu amigo.
Matías: siiii.
Los dos bajaron del auto y entraron a la casa de Esteban.
Esteban: hola muchachos ¿Qué tal?
Jorge: todo bien estebanquito
Esteban: jaja pasa Jorgito, hace mucho que no me llamabas a si.
Jorge: jaa viste.
Matías: Esteban ¿donde están teito y tomi?
Esteban: están arriba esperándote para jugar, a si que subí con ellos.
Matías: siiiiii dijo yéndose corriendo
Jorge: mati no corras.
Matías subió las escaleras y entro a la habitación de los gemelos.
Matías: hola chicos.
Mateo, Tomás: hola matii.
Matías: ¿a que jugamos?
Tomás: juguemos con la pista de carrera.
Mateo: si juguemos a eso.
Matías: yo elijo el autito azul.
Mateo: yo el rojo
Tomás: y yo el verde.
Los niños se pusieron a jugar, estuvieron media hora jugando con la pista de carrera.
Tomás: voy al baño ya vuelvo.
El niño salió hacia el baño, Mateo y Matías se quedaron solos, y siguieron jugando.
Mateo: mati te quiero mucho. Dijo acercándose a el lentamente y dándole un piquito en la boca, ¡ese fue el primero de muchos!
Notas finales:

espero que les haya gustado este capítulo, si tienen algúna consulta o sugerencia no duden en dejar un rewieb que ayuda mucho. muchas gracias.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).