Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor en el orfanato por gxt

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

nuevo fic, espero que les guste.

Era un día de una tormenta muy fuerte, las ráfagas de viento eran enormes, el joven Cristian en ese momento estaba en la calle, cuando empezó la tormenta, el viento le impedía caminar, lo tiraba para atrás con una fuerza impresionante, comenzó a asustarse, cuando vio una chapa salirse del techo de una casa, trataba y trataba de correr, pero se le hacía imposible, cuando ocurrió, un árbol se desprendió de la tierra cayendo y aplastándolo, el pobre muchacho, no pudo sobrevivir al impacto del árbol sobre su cuerpo.
La tormenta no cesaba Miriam, estaba preocupada por su hijo, habían pasado ya de media hora, que no tenía información sobre Cristian, la casa de su novia, no quedaba muy lejos de la suya, su hijo siempre le avisaba cuando llegaba a un lugar, pero este no era el caso. Decidió llamar a la pareja de su hijo, esta le contestó al instante, le preguntó si Cristian había llegado, la contestación fue negativa, se despidieron, cortó la llamada, Miriam sintió una presión en el pecho; cuando la tormenta terminó unos 40 minutos después recibió la llamada de la policía, informándole la defunción de su hijo mayor, creándole una terrible tristeza en esa mujer.
Informarles a su esposo e hijos, fue una difícil misión, el Juan la abrazo fuerte, David cambió su expresión feliz, y Dante, el mas chico, comenzó a llorar contagiando a su hermano, los dos se unieron al abrazo de sus padres.
Dos horas después la policía llamó a Juan para reconocer el cuerpo de su hijo, cuando llegó al hospital lo llevaron a la morgue, el Rayo de esperanza que tenía, desapareció al ver el cuerpo frío y pálido de su hijo.
Salió del hospital y volvió a casa, donde lo esperaban.
- ¿y?
- Era el.
- No.
La mujer se largo a llorar, su esposo la abrazo, David se fue corriendo a su habitación y Dante cayó desmayado, sus padres al escuchar el ruido de la caída corrieron hacia el, Juan lo cargó en brazos, lo llevó a su habitación.
- ¿Qué le pasó? Dijo preocupado.
- Se desmayó.
- No, que tonto soy, se que el es débil de salud, me tendría que haber quedado ahí, para protegerlo.
- No sos ningún tonto Dave, fue una impulso lo que tuviste. Dijo apretándole la mano.
- Gracias pa.
- De nada hijo, ahora descansa.
Una semana había pasado ya desde aquel día fatídico, Miriam, Juan y David de apoco lo iban aceptando, en cambio Dante entró en una pequeña crisis, lloraba todas las noches, las notas habían descendido abruptamente, bajándole su promedio, considerando que era un estudiante pésimo, la muerte de su hermano empeoró su situación estudiantil.
David estaba acostado, escuchando como su hermanito lloraba, se levantó de su cama y se acercó a la de el pequeño Dante.
- Hey Dante ¿me puedo acostar?
- Si, respondió entrecortado por el llanto.
David se acostó con su hermano, como hacia desde aquel día, le acarició los pelos, cosa que hacía calmar a Dante hasta quedar dormido, David le dio un beso en el cachete, y Dante sonrió en sueños.
- Hay Dante, yo te voy a proteger siempre, mi chiquillo, eso no lo dudes, no voy a perder a otro hermano.
Al otro día David se despertó temprano, fue al baño hizo sus necesidades, y salió, vio a su padre salir de la oficina con un montón de papeles, no le dio importancia, fue a despertar a su hermano, después de eso fueron a desayunar y a la escuela. Al mediodía los hermanos llegaron a su casa para almorzar, se sentaron en la mesa junto a sus padres.
- ¿Cómo les fu en el cole?
- Bien, respondió David.
- Mal, otra vez me saqué malas notas.
- De eso te quiero hablar dante, dijo el padre con seriedad. Te vas seis meses a estudiar al campo con los abuelos.
- Pero papá.
- Sin peros David, tu hermano se va con sus abuelos, es lo mejor para el, ahí no va a estar deprimido, le va hacer bien, irse de casa unos meses.
- Bueno si vos lo decís, a pa ¿qué eran esos papeles que tenias a la mañana?
- Tu papá y yo decidimos, cumplir el deseo de Cristian.
- Van a poner un orfanato, pregunto Dante emocionado.
- Si hijo.
- ¿Dónde?
- Acá en casa, Dante.
- ¿acá? Pregunto sorprendido.
- Si David, respondió el padre.
- Los papeles que trajo, su padre, son las autorización del juzgado, diciendo que la casa esta apta para veinte chicos, también estaban los papeles de los niños que van a venir aquí, dentro de un mes.
- Que bueno, dijo feliz Dante.
- Que bueno nada, nos van a destruir la casa.
- No seas así hermano, nos vamos a divertir mucho, aparte con el carácter que tenes vos, ni se te van a acercar jaja.
- Que gracioso enano cuatro ojos.
- Basta chicos, y vos David, cuando lleguen los chicos espero que los trates bien.
- Si pa.
Llego el día donde el menor de los Stieeger iría al campo con sus abuelitos.
- Bueno Dante nos vamos a la casa de tus abuelos.
- Si papá, espera que saludo a David que no lo vi hoy.
Dante bajó del auto y fue a saludar.
- Davidddd.
- Enano, chau que lo pases bien con los abuelos, también espero que te mejores y dejes de llorar.
- Si hermano, me voy a mejorar, así puedo volver más rápido.
- Eso espero, ahora anda papá te espera.
- Si David, y acordate de llevarte bien con esos chicos, y de llamar.
- Jaja si enano.
Dante subió de nuevo al coche en lado del acompañante, saludó a su hermano con la mano, se acomodo los anteojos y emprendió el viaje.
El mes transcurrió muy lento para David, cada vez que llegaba a su casa se deprimía, extrañaba a su revoltoso hermano, el silencio lo abrumaba, por eso trataba de estar lo menos posible en su casa, se iba a jugar al fútbol con sus amigos entre otras cosas.
Estaba por salir a pasear pero recordó que le prometió a su madre y a su padre que los ayudaría a recibir a los huérfanos. Una hora paso, padres e hijos estaban en el salón esperando a que llegaran los chicos, vieron parar un autobús con aparentemente 40 chicos de sexo masculino, junto al transporte escolar llegó un auto, de este se bajo un hombre que era el empleado del estado.
- Buenas, mi nombre es Roberto Feral, les traigo a los chicos que van a vivir en su orfanato.
El chófer del colectivo abrió las puertas, Feral entro a este.
- Bueno, vengan conmigo, los chicos que bajan aquí.
10 niños se levantaron de sus asientos con sus pocas pertenencias, todos estaban serios, bajaron, se pusieron todos en fila, Miriam se acerco a los chicos, los saludó.
- Hola chicos, mi nombre es Miriam, y soy la celadora del hogar.
- Hola señora celadora. Dijeron todos al unísono.
- Entren y me esperan en salón, que los voy a llevar a su cuarto.
Los chicos ingresaron a la casa, afuera Feral se quedó hablando con Miriam y Juan.
- Los chicos se portan bien, ocho de ellos vienen de distintos orfanatos, otros dos vienen del mismo, tengan cuidado con Mariano, lo sacaron del otro hogar, por acosar a uno de sus compañeros, tengan mucho cuidado con el es propenso a toquetear a los chicos en sus partes privadas.
- Gracias por la información, vamos a tener todos los recaudos posibles.
- Muy bien entonces me retiro, cualquier cosita me llaman.
El señor se retiro en su auto, el colectivo arrancó después. Juan, Miriam y David ingresaron a la casa, los chicos seguían parados en fila.
- Muy bien chico como les dije soy Miriam, la celadora, ellos son Juan mi esposo, que es el director, y David mi hijo más grande, ahora les toca presentarse ustedes.
- Mi nombre es Tobías.
- El mío es Mariano.
- Bautista, el mío.
- Franco.
- Fabricio.
- Kevin.
- Axel.
- Milton.
- Jorge.
- Gonzalo.
- Muy bien, chicos agarren sus cosas, hijo llévalos a su cuarto.
- Está bien, pero no pienses que me voy a relacionar, con estos pobretones.
- ¡David! Grito doña Miriam.
- Síganme, mocosos.
Los chicos siguieron a David por los largos pasillos de la casa, hasta llegar a las habitaciones.
- Esperen acá hasta que venga mi papá, aaa y una cosa, no me rompan los huevos, no me hablan, y no entran a mi habitación, bajo ningún punto de vista, ¿ok?
- Si gritaron todos.
Una vez que David desapareció por los pasillos los niños se quedaron solos.
- Mariano: que insoportable ese chico.
- Tobías: tenes razón.
- Bautista, pero hagámosle caso, no quiero volver a mi antiguo orfanato.
- Kevin: Bautista tiene razón, yo tampoco quiero volver al mío, aparte la celadora, y su esposo parecen buenas personas.
- Mariano: en eso concuerdo, pero la señora, no se tiene porque enterar si le hacemos maldades a su hijito, empezó la guerra contra el ricachón, ¿están de acuerdo?
- Siiiiiii.
- Hola chicos, vamos a designar las habitaciones, cada una tiene dos camas, son todas del mismo tamaño, son todas iguales en apariencia, entren a esta para que vean como son.
Los 10 entraron a la habitación se quedaron asombrados, por lo bonita que era dentro, las paredes estaban pintadas de celeste, las camas eran grandes, y cómodas con su frazadas azules, en el techo estaba instalado un aire acondicionado, también tenían un tv 42 pulgadas, colgado de la pared.
- ¿les gusta?
- Siiiii gritaron emocionados, ya que en sus anteriores hogares era todo gris.
- Bueno chicos, voy a decirles sus habitaciones en la primera, que es eta, se van a poner Tobías y Mariano.
- En la segunda, bautista y franco.
- En la tercera, Kevin y Axel.
- En la cuarta Milton y Jorge.
- Y en la última, Gonzalo y Fabricio, en unas horas los llamó para la cena, acomódese tranquilos adiós.
- Chau, dijo Fabricio.
- Axel: estas habitaciones están buenísimas, vamos a la nuestra Kevin.
- Kevin: si vamos.
Todos los chicos se fueron a sus respectivas habitaciones.
- ¿Te gusta este lugar? Marian.
- Si es muchísimo mejor que ese lugar asqueroso donde estábamos.
- Sim es verdad, el otro era horrible. Cambiando de tema ¿le vas a hacer alguna travesura al pibe ese?
- Si, al ricachón, se la tengo jurada.
Un llamado a la puerta interrumpió la conversación, Mariano se acercó a la puerta.
- ¿quién es?
- Abrime la puerta.
- ¿qué querés? Dijo abriendo la puerta.
- ¿quién es Tobías?
- Soy yo. Dijo con cara de pocos amigos.
- Seguime, mi padre quiere hablar contigo.
- Ok vamos.
Caminaron hasta el despacho del padre de David, este golpeó la puerta.
- Pa, ya traje al chico al que le querés hablar.
- Bien, que pase.
El chico ingresó nervioso.
- ¿quería hablar conmigo señor?
- Si, siéntate por favor, quiero hablar de Mariano, me llegaron rumores de que este chico, acosó a un ex compañero de orfanato, ¿es verdad?
- Si señor en parte es verdad, lo que paso es que Mariano es gay, y se lo dijo al chico ese, entonces este le mintió al celador, que Mariano lo había acosado, pero no fue así, yo era compañero de habitación de los dos, yo vi lo que pasó, este chico se le tiró encima de Mariano y empezó a gritar, entonces llegaron los celadores y los separaron, yo traté de decir la verdad, pero nadie me creyó, por ser el mejor amigo de Mariano, esa es la verdad.
- Bueno tobi, gracias por contarme, yo te creo, podes volver a tu cuarto.
- Gracias señor.
David y los chicos no se cruzaron por varios días.
Un lunes, David llegó con un amigo a la casa, este vio a todos los chicos dentro del hogar de su amigo.
- ¡fua, cuántos chicos! al final pusieron el orfanato.
- Si.
- Que emocionado que estas. Dijo sarcástico. ¿se portan bien?
- Son muy revoltosos e insoportables grito para que lo escuchen.
- Jaja.
- Bueno vamos a mi habitación.
Los dos jóvenes se encaminaron hacia el lugar que mencionaron, siendo seguidos por una personita sin que ellos se dieran cuenta. Los dos mayores entraron al cuarto de David, Mariano apoyó su oreja en la puerta para escuchar la conversación.
- A ver David, ¿Qué era eso tan importante que me querés decir?
- Bueno, mis viejos este fin de semana, se van a una reunión muy importante en un hotel, se quedan a dormir ahí, tengo casa libre, podemos hacer una gran fiesta, con mucho alcohol, para todos.
- Jojo buenísimo, pero.
- ¿pero qué?
- ¿Y los chicos del orfanato?
- No te preocupes por eso, los voy a ordenar que se queden en sus cuartos.
A si que una fiesta he, hay ricachón se te viene la noche. Mariano se fue corriendo a su habitación, con una sonrisa de oreja a oreja.
- ¿Por qué esa sonrisa?
- Tengo una información valiosa.
- ¿cuál?
- El ricachón va a realizar una fiesta sin permiso de sus padres.
- ¿Qué estas tramando Marian? Pregunto con una sonrisa.
- Algo para vengarme, ¿estas pensando lo mismo que yo?
- Seguro que si.
- Bueno, lo decimos a la cuenta de tres.
- Ok
- Uno
- Dos
- Tres
- Delatarlo en el medio de la fiesta con sus padres.
Jaja los dos rieron.
- Nos conocemos tanto, que ya casi pensamos igual.
- Jaja si.
El día de la fiesta llegó.
- Chicos hoy vienen unos amigos, así que los quiero en sus habitaciones, y no salen de ahí, ¿entendido?
- Si.
Eso es lo que vos crees David, yo no te voy a hacer caso. Mariano se acercó a sus compañeros, y les hablo:
- Chicos vayan a mi habitación tenemos reunión.
Todos los niños lo siguen sin protestar, ya que lo ven como un líder nato y es el mayor de todos, una vez que entraron al cuarto Mariano tomó la palabra nuevamente.
- Chicos quiero que le hagan caso al ricachón.
- Queee protestaron todos.
- Amigos cállense y dejen de terminar de hablar a Marian. Interrumpió Tobías.
Todos se callaron.
- Gracias Tobi, bueno como decía, quiero que se queden en sus habitaciones, yo tengo planeado arruinarle la fiesta, no quiero que ustedes se involucren en esto.
Asintieron con la cabeza.
Ya era de noche el primer invitado llegó, era el mejor amigo de David, Iván, se abrazaron.
- ¿Qué onda loco?
- Bien, emocionado, alta fiesta se va a armar.
- Si.
- ¿trajiste eso?
- Si amigo, que te crees que soy. Dijo mostrando lo que trajo.
Los invitados llegaron de a poco, todavía, no habían puesto la música, hasta que la casa se llenó de adolescentes.
- Gracias a todos por venir a mi fiesta, quiero que sea la mejor fiesta que tuvieron en sus vidas ¡QUE SUENE LA MÚSICA!
La música empezó a sonar a todo volumen, la gente empezó a bailar, el alcohol comenzó a circular. Mariano salió de su habitación a vigilar a David, lo vio enredándose con un chico, como se besaban, el chico se separó de David cuando vio a una chica acercarse a ellos, Mariano estaba cerca de ellos así que pudo escuchar lo que hablaban.
- Hola Matías, no te molesta si me llevo a mi novio.
- Perdón Maca, ya me voy. Dijo levantándose, y saludó a David, dejándolo con su novia.
- ¿Qué estabas haciendo?
- Bueno linda, no te enojes, yo te vi con esa chica y no me quejé.
- Tenes razón.
- Bueno, vamos a mi habitación.
Cuando Mariano escuchó la palabra habitación, se le ocurrió una idea y se fue corriendo, llego a la zona de lavandería agarró unas sábanas y las mojo.
Volviendo a la fiesta
- Pero, ¿tu hermanito?
- No te acordas, está con mis abues.
- Entonces dale vamos.
Después de eso Le dio un beso apasionado así fueron a la habitación, donde se encontraron con Mariano, los dos se quedaron mirando.
- ¿Qué haces vos acá?
- Señor ya le puse las sábanas nuevas, que usted me pidió esta tarde después de que se hizo pis en la cama, dijo mostrando unas sábanas mojadas, la chica se empezó a reír.
- Jaja hay David, todavía te haces pipi en la camita, mejor me voy.
- No Macarena, es mentira, no le creas, esto me las vas a pagar, maldito.
Mariano se quedó solo jaja que gracioso, primera fase terminada, ahora la segunda, Mariano fue a su habitación.
- Volviste, mira, encontré lo que me pediste, el número de los padres.
- Jaja gracias, acompáñame a la oficina, vamos a llamarlos.
Mariano y Tobías fueron corriendo hacia la oficina, entraron, el más grande agarró el teléfono fijo, Tobías le dio el papel donde estaba el número, marco, el teléfono pito tres veces hasta que atendieron.
- Hola hijo ¿paso algo? Dijo el hombre tras el telefono.
- No soy David, soy Mariano.
- Aaa Mariano, ¿qué paso?
- Es que no podemos dormir, bien, su hijo hizo una fiesta la música esta muy fuerte, hay muchos borrachos que gritan muy fuerte, y los chicos se me alteran, no estamos acostumbrados a tanto ruido.
- Bien gracias querido por avisarme, ya vamos para allá.
- Señor.
- Si dígame.
- Por favor, no le diga a su hijo, que yo lo llamé.
- Te lo prometo, en media hora estamos ahí, y no te preocupes, mi hijo no se va a enterar.
- Gracias, dijo y colgó el teléfono.
- ¿y?
- Ya están viniendo aquí. Hablo con una sonrisa de autosuficiencia.
- Que bueno, ahora vamos a nuestro habitación.
La gente estaban todos borrachos, habían personas besándose, otras tenían sexo, frente a todos sin un poco de vergüenza, también habían orgías, hasta que la música se paro de repente, todos protestaron, David se quejó, ya que el chico ese Matías dejo de chuparle la pija.
- ¿qué mierda pasó con la música?
Cuando vio la zona donde estaba la consola de música, palideció, se levantó de golpe y tiró al chico que había comenzado a chupársela de nuevo, subió sus pantalones, y fue hacia sus padres con la cabeza gacha, su erección bajo rápido al ver a sus padres, cuando llegó junto a ellos levantó la cabeza, vio la decepción en los ojos de su padre, este lo abofeteó frente a todos, que miraron la escena con asombro, a David se le Humedecieron los ojos, era la primera vez que su padre le pegó y veía esa mirada.
- Nos vamos un día y armas tremenda fiesta quiero que todos se vayan ya mismo de mi casa.
todos empezaron a irse de la gran casa.
- Y vos a tu habitación.
- Si papá.
David se fue a su habitación triste, cuando entró se encontró a ese chico Matías sentado en la cama de su hermano.
- ¿qué querés?
- Vine a que te desquites conmigo, ya que no pudiste cogerte a Macarena, hazlo conmigo.
- Esta bien, desnúdate.
Siempre que David no podía tener sexo con su novia, llama a Matías para desquitarse, con el ya que Stieeger es bisexual. esa noche David se cogió a Matías muy duro, al chico mucho no le importo, el disfrutaba de tener sexo con David, no le importaba ser la segunda opción.
Después de ese día la guerra entre los huérfanos y David se tranquilizo un poco, un mes había pasado desde ese día, la relación entre padre e hijo volvió a la normalidad. Macarena unos días después terminó con David, y este se desquitaba con Matías, Dante seguía con sus abuelitos, ya no lloraba tanto.
Pero la guerra comenzó de nuevo cuando Mariano y sus amigos encontraron todas sus ropas y sábanas teñidas de rosa, el mayor estaba planeando otra venganza, pero no sabía que hacer, hasta que escuchó media conversación entre David, Iván y Matías.
- Mira lo que traje dijo Iván mostrando una bolsa llena de maní.
- Hay nene, sabes que a David no le gusta el maní.
- Así que no te gusta el maní. Dijo y se fue.
- Hay mati, no está Dante acá, así que David puede comer tranquilamente sin preocuparse por el maní.
- Igual no quiero, dijo acercándose a Matías dándole un pico.
- No hagan eso frente a mí.
- Te vas a tener que acostumbrar, ya que David y yo, vamos a oficializar la relación ¿verdad?
- Si, cuando llegue Dante, lo vamos a hacer, ¿esta claro?
- Ok polilla.
A Mariano y su pandilla, no les quedo otra opción que utilizar las ropas rosas, cuando llegaron a donde estaban los tres amigos, dos de ellos comenzaron a reír menos Matías, que se acercó a ellos.
- ¿Qué les pasó?
- Que te importa ricachón. Contesto Bautista.
- Déjalo a ese nenito, veni conmigo mati.
Los huérfanos tuvieron una reunión nueva para preparar una trampa para David, Mariano ya tenía casi todo planeado, solo le faltaba lo que utilizaría para la trampa.
Cuatro meses después de la broma que les hizo, David estaba sorprendido de que todavía no le respondieran la broma, pero mucho no se preocupo, pensaba que si ellos no seguían la guerra, ahí terminaba, el no la seguiría, estaba próximo a cumplir dieciocho años y el tenía que madurar, y no seguir una estúpida guerra a unos niños menores que el, como dice su padre, “ya sos un boludo grande, no tenes que ponerte a la altura de unos chicos de 12 o menos” pero el no se esperaba la broma que le habían preparado.
La broma de los niños ya estaba terminada solo faltaba que el “ricachón” cayera, ellos esperaban a que en algún momento David saliera de la casa, eso sucedió un sábado:
Mariano y su grupo escucharon a Miriam y a David hablar.
- Ma, me voy a buscar a el paquete, ya que papá, no puede ir.
- Esta bien hijo, maneja con cuidado la moto, usa el casco.
- Si mami, nos vemos en un rato.
- Chau.
Los niños se miraron entre ellos.
- Chicos ya saben que hacer.
Todos asintieron. David fue al garaje busco dos cascos se subió a la moto y partió hacia la terminal de autobuses, cuando llegó estacionó la moto le puso candado y entro al edificio, espero una hora a que el micro, llegara, cuando llegó suspiró, vio bajar a su hermano del autobús, cuando Dante divisó a su hermano mayor fue corriendo hacia el.
- David hermano mayor, te extrañé un montón.
- Yo también enano cuatro ojos, y no corras te vas a agitar.
- O ya vas a empezar vos también, tengo asma, no me voy a morir.
- Jaja bueno vamos, toma ponte el casco.
Los dos se subieron a la moto del más grande.
- Agárrate fuerte.
Al decir esto emprendió el viaje hacia su casa, llegaron rápido por la velocidad que el hermano mayor tomó.
- Llegamos enano.
- Que bien, ya quiero conocer a los chicos.
Abrieron la puerta, ingresaron al domicilio, Dante comenzó a caminar hacia las habitaciones.
- Hey ¿A dónde vas Dante?
- A conocer a los chicos, dijo con una sonrisa.
- Primero a saludar a mamá y después vas.
- Ok.
El menor corrió hacia el comedor donde se hallaba su madre, la abrazo.
- Hola mamita.
- Hola hijito, ¿Cómo te fue con tus abuelos?
- Bien ma, te mandan saludos, ¿puedo ir a conocer a los chicos?
- Si mi vida.
Dante fue corriendo hacia las habitaciones.
Ahí viene el ricachón, Mariano.
Bien chicos, ¿tienen preparado el balde?
Si. Expresaron los demás.
Muy bien, cuando el pijo venga le tiran el contenido.
Si.
El joven se acercaba a la trampa de los huérfanos; anteriormente los chicos habían puesto vaselina para que el cayera, cuando el joven paso por esa parte, justamente cayó estrepitosamente al suelo, se golpeó la cabeza contra el piso, los niños tiraron sobre el otro, el contenido del balde riéndose con mucha burla; el líder se acercó al muchacho, le pegó una patada en las costillas, el otro grito de dolor, esto hizo reír aún más a los cómplices.
Esto es para qué no te metas mas con nosotros ricachón, ¿qué te crees, que por tener plata y unos padres te hace mejor que nosotros? Estas muy equivocado, Tobías pásame un poco más de esto, tobi le dio lo que el le pidió, y Mariano le tiró un poco del líquido dentro de la boca del jovenzuelo tirado en el suelo, que al recibirlo en la boca y sentir el sabor, se le noto una mueca de terror en su cara.
Los muchachos entraron a la habitación de Mariano riéndose.
Jaja vieron la cara que puso cuando le entro la jalea de maní en la boca. Dijo Kevin imitando la expresión del chico.
Si fue re gracioso.
Jaja, no se va a meter nunca más con nosotros.
Jaja tuviste una excelente idea marian, sos un genio. Los niños rieron diez minutos más interrumpidamente, cuando escucharon un grito que provenía desde afuera.
Uy nos olvidamos de una cosa dijo Tobías.
¿De qué?
De Miriam.
O no expresaron los demás.
Al salir de la habitación vieron a otro muchacho mirando horrorizado al chico tirado.
Dante hermanito ¿Qué te paso?
¿Dante? No se llamaba David.
David se agachó junto a su hermano.
¿Qué te hicieron estos salvajes?
Que asco que te tiraron, acto seguido el muchacho arrastro el dedo en la cara de su hermanito, y se lo llevo a la boca, cuando sintió el sabor, su cara se tornó en una mueca mucho peor, de la que puso su hermano.
Los chicos empezaron a reírse de nuevo.
Mami llama a la ambulancia grito horrorizado; miro a su hermano le agarró la mano tomándole el pulso, al notar el poco pulso de Dante se largó a llorar.
Mamá apúrate por favor, no quiero perder a otro hermano, no por favor.
Los huérfanos al ver el llanto de angustia de su “enemigo” dejaron de reírse, y se preocuparon al ver que Miriam venía corriendo.
¿qué le pasó a tu hermano David?
Esos salvajes que trajeron papá y vos, le tiraron jalea de maní.
Hay no, chicos gritó enfurecida a los huérfanos, salgan de su habitación ya.
Los jóvenes se asustaron, desde los cinco meses que estaban en aquella casa, nunca vieron a la buena y simpática directora gritar de esa manera.
Enzima estos estúpidos no responden al teléfono, David agarra a tu hermano y llévalo rápido al auto, apúrate.
David tomo en brazos a su hermano menor corriendo lo más rápido que pudo, llego al auto y lo acostó en los asientos traseros del vehículo, se sentó en la butaca del conductor y arrancó el automóvil.
Mientras dentro de la casa, todos los chicos salieron de sus habitaciones.
Perdón directora.
Después de que venga del hospital, vamos a tener que hablar muy seriamente.
Si directora.
David se fue corriendo hacia el auto, se subió y partieron rápidamente al hospital.
Mariano, ¿Por qué se lo llevaron al hospital? Y ¿quién era ese chico? Se parece mucho a David.
Creo, que al ricachón, no le gusta el maní, porque su hermano, es alérgico a eso.
A pero no le va a pasar nada grave al chico verdad. Pregunto alterado Tobías.
No se, ¿sabes donde esta la computadora?, porque seguro que tienen, Busquemos información.
Si el ricachón tiene una en su pieza.
Vamos entonces.
Pero tenemos prohibido entrar ahí.
No me importa vamos a entrar igual.
Los dos jóvenes fueron a la habitación de David, abrieron la puerta encontrándose con una habitación igual a la suya con dos camas.
Wow yo pensaba que el ricachón tenía una habitación mucho mejor que la nuestra.
Yo también pensé lo mismo.
No veo ninguna compu cerca, busquemos.
Deben estar dentro de ese cajón. Respondió Mariano.
Bueno busca ahí.
Mariano abrió el cajón encontrándose dos notebooks, agarró las dos, las puso en el escritorio y las prendió.
O esta tiene contraseña, que lástima, a ver está, vamos, no tiene, al prenderla Mariano se quedó observando el fondo de pantalla, era una foto de los dos hermanos abrazados, de repente la foto cambió a otra, en esta solo se encontraba el menor de los hermanos, sin remera y detallando sus abdominales un poco marcados.
Wow límpiate la babita Mariano.
Jaja, bueno busquemos información.
El mas grande entró a Google, escribiendo aler,
Pero no escribió más, ya que le salía la información, cliqueo en el primer link que le apareció.
Lee que dice.
Mariano comenzó a leer en voz alta.
Alergia al maní
alergia al maní es una de las causas más frecuentes de ataques de alergia grave. Los síntomas de la alergia al maní pueden poner en riesgo tu vida (anafilaxia). Para algunas personas con alergia al maní, incluso pequeñas cantidades de maní pueden provocar una reacción grave.
La alergia al maní ha ido aumentando en los niños. Incluso si tú o tu hijo tuvieron solo una reacción alérgica leve al maní, es importante que hables con tu médico. Todavía existe el riesgo de una reacción futura más grave.
¿grave? ¿lo matamos? Pregunto alarmado Tobías.
Espero que no, contesto Mariano.
Bueno ya buscamos info, ahora vámonos.
Vos anda yo me quedo un rato más ordenando, para que no se den cuenta que estuvimos aquí.
Ok.
Mariano al quedarse solo en la habitación, cerro las computadoras y las guardo en el cajón donde las encontraron, iba a irse pero al ver el guardarropa con el nombre de Dante pegado en la puerta llamó su atención, se acerco a el armario y lo abrió encontró en una parte un montón de abrigos en el costado había unos estantes con pantalones remeras etc. El mueble tenía un cajón lo abrió encontrándose con un montón de boxers, infantiles con distintos estampados de dibujos animados, de esos había tres el resto eran lisos, Mariano agarró uno y se lo llevó a la nariz para olerlo, el olor era a suavizante de bebe.
Mm que rico olor.
Apoyo la prenda en su lugar, siguió observando dentro del mueble, su vista lo llevó a una mochila, roja apoyada en el suelo del ropero la agarro y observo dentro saco una carpeta, atendió su mirada a una hoja con una fea caligrafía. Leyó lo que pudo entender.
Hacer un trabajo sobre la segunda invasión inglesa, entregar con nombre completo y curso.
Dio vuelta la hoja encontró la tarea, pero esta vez con una caligrafía mucho más prolija que antes.
Nombre y apellido: Stiee Dante
Curso: 1° 1°.
Al guardar la carpeta otra cosa llamó su atención, era un diario privado, lo abrió comenzó a leer.
Querido diario hoy es mi cumpleaños número 13 recibí muchos regalos, mamá y papá me regalaron una entrada para ir a ver a mi banda favorita BTS, para diciembre en Corea, Cristian me regalo un dije en forma de “D” para mi cadena, David me regalo el disco debut de TXT y por último sebas me regalo una pulsera echa por el, mañana va ser el gran día, estoy feliz, fue mi mejor cumpleaños.
Querido diario estoy triste, hoy me le declaré a Sebastián y el me rechazó, dijo que no era gay, pero lo importante es que sigue siendo mi amigo y me acepta.
Querido diario hoy si que es el día mas triste de mi vida, mi hermano mayor Cristian murió, lo aplastó un árbol.
Hoy llore toda la noche, pero gracias a David, que me dejo dormir con el me calme.
Sigo llorando todas las noches, hoy mi papá me dijo que me iba a vivir unos meses con mis abuelos, también nos dijo que va a cumplir el sueño de Cristian, poner un orfanato, espero conocer a los chicos y que sean buenos y felices aquí. Posdata no me puedo sacar de la cabeza a sebas.
Hoy me voy con mis abuelos, voy a dejarte en mi mochila, no voy a poder escribir más, cuando llegue voy a seguir escribiendo.
Después de eso , las siguientes páginas estaban vacías, Mariano guardo el diario en su lugar.
Tiene mi edad este hermoso ser, es re lindo, lo voy a conquistar, te juro que te vas a olvidar de ese chico.
Acto seguido Mariano abandonó la habitación.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).