Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hope por Akatsuki3333

[Reviews - 9]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Ese día se despertó media hora antes de que su alarma sonara, estaba nervioso y como no estarlo después de darle mil vueltas a su encuentro con Luffy decidió que aceptaría la propuesta de trabajo que Garp no tardó en hacerle. Ese sería su primer día como profesor en el colegio "One Piece" y su determinación menguaba por momentos.

Decidió no pensarlo más y se levantó de un salto. Agradecía que Law hubiera pasado toda la noche en el hospital así no tendría que enfrentar su mirada de preocupación y repetirle por enésima vez que todo estaba bien.

Salió de la casa y tomó un taxi no quería arriesgarse a llegar tarde a su primer día, sonrió al recordar como solía meterse en problemas con el profesor Sakazuki cada vez que llegaba tarde pero siempre lograba librarse del castigo cuando el viejo Rayleigh aparecía como por arte de magia, adoraba a su profesor de Matemáticas, era su modelo a seguir y por qué no decirlo gracias a él había elegido su profesión. El taxista lo sacó de sus pensamientos cuando le anunció que habían llegado, pagó la tarifa y entró por las puertas que tantas veces había atravesado a toda velocidad.

En su despacho lo esperaba el director Monkey D. Garp con una sonrisa. Lo saludó con una inclinación, pero el viejo lo atrajo hasta sí y le dio un fuerte abrazo conduciéndolo al interior de su oficina. Todo transcurrió perfectamente no recordaba haber tenido una entrevista de trabajo como esa. Garp le preguntaba como había estado, se quejaba de la despreocupación de Luffy y presumía de lo orgulloso que estaba de su otro nieto Sabo.

- Entonces estoy contratado- No podía creer lo fácil que había resultado.

- Por supuesto, me caíste del cielo, como director ya no tengo tanto tiempo libre y solo dos profesores de matemáticas no dan abasto para todo el colegio.

Se sintió tentado a preguntar por sus compañeros, pero pensó que sería mejor conocerlos personalmente que hacerse ideas basadas en el criterio de otro.

- Y cuando empiezo?

- Pues ahora mismo si quieres, no me mires con esa cara me refiero a que puedes comenzar hoy conociendo al claustro de profesores y la estructura del recinto la escuela ha cambiado bastante desde que te graduaste y ambos sabemos que tu orientación no es la mejor.

Zoro le lanzó una mirada enfadada, pero suspiro con resignación, no esperaba que Garp creyera su eterna excusa de que eran los lugares los que se movían.

En ese mismo momento el teléfono del director comenzó a sonar. Este contesto y comenzó una discusión con quien fuera que estuviera del otro lado de la línea. Colgó el teléfono enfadado, pero inmediatamente marcó un número y dio unas cuantas indicaciones a alguien, no había que ser un genio para saber de qué se trataba. Colgó una vez más, pero esta vez su atención se dirigió a Zoro.

- Lo siento tengo que resolver un problema urgente, pero ya hable con el subdirector y te espera en su oficina justo al final del pasillo, él se encargara de explicarte todo lo referente a la escuela y te presentara a tus compañeros, aunque te sorprenderá ver algunos rostros conocidos. - Sonrió- Debería acompañarte? – Esto último lo dijo con un tono algo burlón, a lo que Zoro respondió con una negativa.

- Estas seguro? A Mihawk no le gusta que lo hagan esperar. - le dijo algo más serio.

- Por favor, ni siquiera yo puedo perderme en una línea recta. - Le contestó como si fuera obvio que llegaría sin problemas.

Se despidió de Garp, salió de la oficina y comenzó a caminar. A los 10 minutos seguía caminando sin encontrar la dichosa puerta, ya había pasado por el gimnasio, la cafetería y juraría que era la tercera vez que pasaba frente al mismo retrato de un hombre barbudo. Cansado decidió tratar de encontrar la oficina del director tragarse su orgullo y pedirle ayuda, pero una voz a su espalda le hizo parar en seco.

- Valla, valla señor Roronoa, nunca pensé que lo volvería a ver perdido por estos pasillos.

-Profesor Sakazuki- fue lo único que logró articular, por un momento regresó a aquellos días en los que ese hombre trataba por todos los medios de hacer su vida miserable.

- Luces terrible, ya sabía yo que terminarías siendo un delincuente- Le dijo el mayor con un tono de desprecio que no pasó desapercibido para el más joven.

Zoro lo miro con odio y por un momento se dio cuenta. El ya no era un niño que tenía que respetar a su profesor ahora era un adulto y aunque fueran a ser compañeros de trabajo nada iba a impedir que le dijera algunas verdades a ese imbécil. Se disponía a sacar todo lo que tenía atorado en la garganta, pero una mano fuerte en su hombro lo detuvo. Giro su cabeza para enfrentar al recién llegado, pero al ver de quien se trata a no pudo esconder la expresión de sorpresa en su cara.

- Rayleigh sensei. - Dijo casi en un susurro

El viejo le sonrió - Como que Rayleigh sensei cuando dejé de ser Ray sensei.

Zoro solo le devolvió la sonrisa

-Ajam….- el carraspeo de Akainu los devolvió a la realidad.

- Veo que no has perdido tu costumbre de molestar a Zoro, deberías de ser más amable con tus compañeros de trabajo- Dijo el mayor de los tres.

La expresión de Akainu no tenía nombre

- Ya veo que no te lo comunicaron, pues resulta que Zoro es el nuevo profesor de matemáticas así que se un buen perrito y dale la patita.

Sakazuki estaba tan sorprendido que incluso pasó por alto el insulto del mayor. Les lanzó una última mirada de desprecio y les dio la espalda

-Ese hombre no va a cambiar nunca- Suspiro Rayleigh

- No creo que la estupidez se quite con el tiempo, esa le viene en el ADN.

El mayor rio sonoramente. - Es cierto, pero la verdad es que ha empeorado desde que eligieron a Mihawk como subdirector y no a él.

Al escuchar ese nombre el peliverde recordó porque estaba ahí en primer lugar, miro su reloj y aparto la vista como si fuera lo más desagradable del mundo, su numerito con Akainu le había costado que perdiera la noción del tiempo y ahora iba 30 minutos tarde.

- Mierda, Ray sensei podemos ponernos al día luego, tengo que llegar a la oficina del subdirector y ya voy un poco tarde- sin decir nada más se dispuso a marcharse, pero la voz del mayor diciéndole que iba en sentido contrario le hizo enrojecer, dio media vuelta y comenzó a correr. Rayleigh se quedó mirando como su antiguo alumno corría a toda velocidad y no pudo evitar pensar que había cosas que nunca iban a cambiar.

Diez minutos después finalmente divisó la puerta de la oficina del subdirector corrió tan rápido como pudo, pero para su desgracia cuando estaba a punto de llegar la puerta se abrió provocando que tacleara a la persona que acababa de salir y que todos los documentos que iban en su mano cayeran como si fueran las hojas de los árboles en otoño.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).