Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El día que conocí un demonio por Carlos m2

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Este es mi segundo dice, espero que les guste y pueden dejarme los comentarios que quieran.

En un cuarto enorme y oscuro estaba alguien sentado en un sillón de respaldo alto, era la figura de un hombre bastante grande y robusto que estaba pasando el tiempo con una copa de vino en su mano y solo se reía de algo.
 
 
En otra parte de esa misma ciudad un niño estaba saliendo de su escuela, su padre estaba trabajando todo el tiempo para poder pagar las cuentas, se suponía que su tía lo debería recoger todos lo días en la escuela, pero eso jamás pasaba, aunque vivía en la casa de su tía, la cual su padre mantenía, no le daban casi ninguna atención que le daban a una persona de su edad sus familiares. Tan solo tiene 9 años, un chico de estatura baja para su edad, muy delgado, cabello rubio y unos preciosos ojos grises.
 
Estaba solo en la calle caminando hacia la casa de su tía con lluvia para empeorarlo todo, sin paraguas, antes de salir de la casa puso una bolsa de basura dentro de su mochila bastante rota para que no se dañaran sus libros.
 
De un momento a otro su vida dió un giro, una camioneta azul oscuro se estacionó junto a el y una persona le tapo la boca, lo subió a la camioneta y evito que se moviera mientras lo inyectaban. Después de un par de horas despertó dentro de una jaula muy chica donde apenas y entraba acostado.
 
Niño: ¡¡¡¡QUE DEMONIOS ES ESTO!!!!
Estúpido 1: Hola, que bueno que despertaste, eres una niña muy bonita, pagarán mucho por ti.
Niño: No sé quién seas, pero necesitas unos lentes con mucho aumento, ¡¡¡soy hombre!!!
Estúpido 1 (Maldito, idiota, hdp, etc. 1): Bueno es casi el mismo público, pagarán bastante por esa carita bonita, pero comportarte mejor.
Niño: Sabes algo, yo te puedo dar más dinero.
Subastador (alías estúpido 1 o pendejo): ¿Te comprarías tu solo?, se puede si das una suma buena.
Niño: Te daría $1,000,000 de dólares si te vas al carajo y $3,000,000 por romperte la cara, solo que me tendrás que dar meses sin intereses idiota.
Subastador: Para lucir como niña dices muchas groserías.
Niño: Maldito hijo de puta...
 
El subastador se alejó para ir al escenario a presentar los objetos de la subasta, después de 2 horas empezó con los objetos de menor valor.
 
Personal de la casa de subastas: Muchas gracias por venir sr. Prideux.
 
Prideux: Mis posgrados me costaron lo suficiente como para que me llamen doctor o al menos maestro.
Gerente de casa de subasta: Una disculpa dr. Prideux, nos alegra que por fin aceptará nuestras invitaciones.
Prideux: Normalmente solo venden basura o personas secuestradas, no me suele interesar, pero está vez tienen algo que me interesa.
Gerente de la casa de subasta: Dr. Prideux, podemos hacer un acuerdo por el precio correcto antes de que se célebre la subasta de ese objeto.
Prideux: Ninguno de tus pervertidos podrá igualar mi oferta.
Gerente: ¿Entonces está buscando comprar una esclava o esclavo?
Prideux: No te incumbe, lárgate de mi vista.
 
Se alejó el gerente y Prideux siguió esperando lo que estaba buscando, empezaron a subastar mujeres, siguieron con las niñas y al final los niños. El último niño que subastaron era muy problemático e insulto a todos.
 
Niño: Genial, ahora estoy ante 80 pervertidos, con 1 era suficiente.
Subastador: Aunque este mocoso tenga una boca muy sonora con 2 golpes se va a callar, estamos pidiendo un precio inicial de $10,000 dólares, su piel es como porcelana aparte muy suave, cabello rubio natural y ojos de un color que no se había conseguido en esta casa de subastas, un gris tan claro que sirve como espejo, de aspecto es una lindura.
 
Cliente 1: $10,000.
Cliente 2: $30,000.
Clienta 3: $57,000.
Cliente 1: $80,000.
Cliente 4: $120,000.
Prideux: $120,001.
Clienta 3: $300,000.
Cliente 1: $400,000.
 
Niño: ¿Comprenden que cuando pueda me escaparé o los intentaré matar?
 
Cliente 5: $600,000.
Cliente 1: $850,000.
Prideux: $850,001.
Cliente 1: $900,000.
Clienta 3: $950,000.
Cliente 5: $1,500,000.
 
Subastador: $1,500,000 acabamos de lograr un nuevo récord, se acaba a la una a las 2...
Prideux: $1,500,001.
Cliente 5: $2,000,000.
Cliente 1: $3,000,000.
Cliente 5: $4,000,000.
Cliente 1: $4,175,000.
Prideux: $5,000,001.
 
Subastador: $5,000,000 ¿quién da más?, $5,000,000 a la una 2, 3, vendido por $5,000,000.
 
Prideux: Preparenlo para que me lo lleve, no tengo intención de comprar otra cosa.
 
Inyectaron al niño otra vez para que fuera fácil transportarlo.
 
Pasaron varias horas y el niño despertó en una recámara grande bastante linda, pero no había nada que le indicará donde estaba, volteó a ver su cuerpo, le habían puesto una pijama y le conectaron suero, la ropa interior era la misma que traía antes de dormir. Al parecer la persona que lo compró no tuvo tiempo de hacerle algo malo.
 
Niño (pensamiento): ~Será que esto solo es un jodido truco para que tenga esperanza de salir y solamente me atrapen cuando me sienta a salvo.~
 
El niño se levantó de la cama e intento abrir la puerta, no tenía puesto ningún seguro que le impidiera abrirla, salió y se maravillo de la casa tan bonita en la que estaba, una construcción que se veía antigua, pero bien cuidada, muebles simples pero se veía que eran de buena calidad y cómodos. Siguió observando para encontrar alguna pista de dónde estaba, quien trajo, pero no encontró nada, la casa estaba tan perfecta que no parecía que alguien viviera ahí.
 
Fue abriendo todas las puertas y solo 3 tenían seguro puesto, pero no parecían salidas, encontró lo cocina y después de servirse una vaso de agua y seguir caminando pudo encontrar junto de la sala la puerta principal, tenía seguro puesto, pero se podía quitar sin ningún problema, en si solo era el seguro para que desde afuera no entrarán, el niño salió se encontró con una  alberca, una extensión de pasto que abarcaba mucho más que su escuela y después de eso aparentemente bosque, siguió el único camino pavimentado, pero después de caminar 3 kilómetros seguía sin encontrar nada y un coche estaba pasando, se detuvo.
 
Prideux: Hola, te sugiero que no vayas caminando hacia allá.
Niño: ¿Porqué?, ¿acaso tu eres el loco que me puso en esa casa?
Prideux: La respuesta a tu segunda pregunta es si, y la respuesta a la primera es que vas a morir deshidratado o de hambre o tal vez te mate un oso o un lobo, realmente hay muchas opciones y todas son dolorosas.
Niño: ¿Como sé que no está la salida pronto?
Prideux: Te llevaré 10 kilómetros  hacia la dirección que elijas, si encuentras una salida te dejare bajar del coche sin ningún problema, o también aunque no encuentres nada puedes seguir caminando.
 
Después de 10 kilómetros no había nada, solamente un camino.
 
Niño: Seguiré caminando solo.
Prideux: Te llevaré un par de kilómetros más.
 
Llegaron a una parte donde había 3 caminos, hacia la casa y 2 que no se sabe donde llevaban.
 
Niño: Derecho.
Prideux: Ok, mientras conduzco háblame de lo que sea, es realmente aburrido el camino.
 
El niño veía por todos lados y solo encontraba bosque y después de un rato vacas, caballos, cerdos, etc, después campos de cultivo con personas.
 
Niño: Aquí se ve que hay personas, así que ellos me protegeran de ti.
Prideux: Todos trabajan para mí así que no los molestes, no harán nada.
Niño (llorando): ¿Qué va a pasar conmigo?
Prideux: No te preocupes, si te hubiera comprado alguien más estarías amarrado en una cama siendo el juguete de alguien, por otro lado tuviste suerte y te compre yo, simplemente estarás en mi posesión hasta que acabe de negociar y ya después de eso te irás a tu casa.
Niño: ¿Enserio?
Prideux: Si, eso tardará como 2 o 3 días.
Niño: Pero no entiendo, ¿cómo vas a negocio conmigo como rehén?, no creo que paguen por mi, mi papá no tiene mucho dinero y pues los otros...
Prideux (riéndose): No eres un rehén, que exagerado eres, simplemente no tienes forma de irte por tu cuenta, aparte no voy a pedir dinero por ti, ¿en que pensaste?, cuando dijiste "los otros" note odio, me sorprende que a tu edad puedas mostrar un odio tan puro.
Niño: No es eso, te lo imaginaste.
Prideux: Si tú lo dices, ¿cuál es tu nombre?
Niño: No creo que se buena idea dártelo.
Prideux: Realmente sería más fácil decirte por tu nombre o te puedo poner un apodo.
Niño: Me llamo Matías, ¿y tú?
Prideux: Pues me puedes decir maestro o doctor Prideux.
Matías: Prideaux está bien para mí, es más corto.
Prideux: El subastador tiene razón, eres demasiado hablador.
Matías: Así soy 24/7, oye pero si no vas a pedir dinero ¿porque me compraste?, aparte creo que escuché que me compraron a $50,000 y eso es mucho dinero.
Prideux: Las drogas que te inyectaron no te dejaron escuchar bien, pagué $5,000,000 de dólares.
 
A Matías casi le da un infarto, aparte el pensaba que era en pesos, nunca pensó que alguien pagaría una cantidad así por él..
 
Matías: ¿Cómo porque gastas esas cantidades en mi?, no hay forma alguna que te pueda pagar aunque me vuelva profesionista y trabaje sin dormir.
Prideux: No te estoy pidiendo a ti que pagues, aunque si te empiezas a portar como sirviente te podría revender por $7,000,000 o tal vez un poco más.
Matías: Pero... no puedo dejar que le pidas a mi papá ese dinero, el trabaja mucho y eso, no quiero que tenga más trabajo.
Prideux: Que bonitas palabras, ya me dió ganas de vomitar, pero puedes calmarte tu padre no pagará nada, es más le pagaré porque te recoja.
Matías: Ya no me soportas y apenas estoy empezando.
Prideux (riéndose): Ese si fue buen chiste, no te lo tomes así, más bien quiero que trabaje para mí tiempo completo pero no aceptó cuando se lo propuse, así que tomaré ventaja de que te perdiste y esperaré a mañana para decirle que te encontré.
Matías: Eso no tiene sentido, ¿porqué no acepto el trabajo?
Prideux: ¿Sabes que es lavado de dinero?, que preguntas hago, eres muy chico para ese tipo de cosas.
Matías: Leí un poco sobre eso mientras hacía una tarea.
Prideux: Entonces será fácil de explicar, le pedí que hiciera eso pero como es demasiado honesto se negó y no me sirve si no hace ese trabajo.
Matías: ¿Para que quieres más dinero?, dijiste que las personas que están por aquí trabajan para ti y supongo que todo este espacio es tuyo.
Prideux: Las respuesta es simple, quiero más poder.
Matías: Nunca había escuchado de ti así que no creo que tengas mucho.
Prideux: Es todo lo contrario Matías, yo quiero que nadie sepa de mi, de esa manera nadie me intenta atacar y uso a mis subordinados como portavoz cuando quiero algo.
Matías: ¿Cuántos negocios ilegales tienes?, por las cosas que dices suena a qué diriges una empresa de drogas.
Prideux: No vendo drogas, lo único ilegal que hago es hacer préstamos con intereses altos.
Matías: ¿Porque me dices todo esto?, si hablo podrían enviarte a la cárcel.
Prideux: Es simple, tu quieres mucho a tu papá, si te dijera que ya no tendrá problemas financieros y tendrá tiempo para estar contigo sé que vas a quedarte callado.
Matías: Soy un niño pero no soy estúpido, esas cosas no suceden.
Prideux: Pues tendrás que esperar para saber si es verdad o miento.
 
 
Regresaron a la casa.
 
Prideux: Siendo honesto me sorprende que puedes moverte y hablar tanto después de que drogaran 2 veces, aparte cuando te entregaron estabas deshidratado y por los gruñidos de tu estómago debes tener bastante tiempo sin comer.
Matías: La verdad es que si tengo hambre, entonces por eso me pusiste la aguja, yo pensé que eran más de esas inyecciones para dormir.
Prideux: No, de por si se me dificultó cambiarte la ropa, no te voy a tener 2 días dormido, por cierto ve a bañarte, hay ropa en la recámara en la que te dejé.
Matías: Perdón es que no recuerdo donde era, la casa es algo grande.
 
Prideux lo acompaña hasta la puerta y se retira.
 
Matías (pensamiento): ~No tengo idea de que pensar sobre esto, lo que me da más felicidad es que no parece que me vayan a hacer algo malo aquí y que estaré lejos de esos idiotas.~
 
Matías puso seguro a la puerta, se metió al baño, se tardó como 40 minutos en bañarse porque después de bastante tiempo se pudo relajar aunque estaba en una situación demasiado rara, salió a la recámara, abrió el clóset había 2 pantalones, 2 shorts, 3 playeras, 1 camisa, 3 pares de calcetas, 1 par de calcetines, 4 boxers, tennis y zapatos. Se vistió y salió a buscar algo de comer a la cocina, cuando llegó Prideux estaba cocinando y había una mujer junto de él.
 
Prideux: Eugenia lleva al niño al comedor porfavor.
Eugenia: Buenos días niño Matías, acompañeme porfavor.
 
Pasaron junto de la sala y llegaron al comedor, Eugenia llevaba en las manos Nutella, crema de many y mermelada, las puso sobre la mesa, había 2 platos puesto, Matías se sentó en la cabecera de la mesa. Después de 5 minutos llegó Prideux con una torre de pancakes.
 
Prideux: Debes tener hambre, estuviste con ellos 30 horas más o menos.
Matías: Ya estoy acostumbrado.
 
Tomó un y casi se lo come de una mordida, Prideux recordó que cuando pesaron a Matías antes de ponerle el suero salió bajo de peso por varios kilos y aparte tenía diferentes marcas.
 
Matías: Prideux, ¿porque hay tanta ropa en la recámara?
Prideux: Vas a estar aquí 2 días y lo que quede te lo llevas.
Matías: Pero es que se ve algo cara.
Prideux: No te fijes, es mejor que se uniforme lleno de hoyos que traías puesto, lo que me preguntó es ¿donde andabas?, cuando te entregaron olías a humedad.
Matías: Es que estaba lloviendo, yo no sé conducir y no me alcanzaba para el camión.
 
Matías ya llevaba 4 pancakes pero estaba comiendo rápido.
 
Prideux: Más despacio, puedes comer los que quieras, pero si comes tan rápido te dolerá el estómago.
Matías: Ok, es que tenía 4 años que no comía pancakes.
Prideux: ¿Cuántos años se supone que tienes?
Matías: 9 ¿y tú?, te ves algo viejo.
Prideux: Soy más joven que tu papá jajaaj, tengo 28.
Matías: ¿Cómo conseguiste tanto dinero en tan poco tiempo?, yo tengo un primo de tu edad y es más inútil que yo.
Prideux: Trabajando.
Matías: Bueno de hecho eres completamente diferente a el porque el es gordo y tú eres muy grande pero tienes músculo.
 
Matías empezó a apretar el brazo de Prideux.
 
Matías: Si tu brazo está duro y el de él es como gelatina.
 
Prideux se dio cuenta que Matías había agarrado el cuchillo de la mesa y que le decía esas cosas para acercarse.
 
Prideux: Si lo vas a hacer hazlo con precisión.
Matías (asustado): ¿Desde que momento te diste cuenta?
Prideux: Desde antes que lo pensarás.
Matías: Pero ya estoy detrás de ti y cerca de tu cuello.
Prideux: Lo sé, por eso te digo que seas preciso.
Matías: No vas a hacer nada para detenerme.
Prideux: No, si te sintieras en peligro ya lo hubieras echo.
 
Matías regresa a su lugar, pero antes de que se siente Prideux lo toma del brazo y lo lleva a la recámara, cierra con seguro y le dice:
 
Prideux: Desvistete.
Matías: Claro que no.
Prideux: Ahora.
 
Lo dijo con mucha seriedad Matías no quería, pero algo lo hacía pensar que aún con lo que acababa de escuchar no le iba a pasar nada malo. Empezó quitándose la playera, siguió con los tennis y calcetas, al final se bajó el pantalón, pero ya no quería seguir.
 
Prideux: Con eso es suficiente, acércate.
 
Matías se acercó muy avergonzado, porque no le gustaba estar semidesnudo enfrente de un extraño. Prideux abrió el cajón del buró junto de la cama, había diferentes frascos con cosas escritas en las etiquetas.
 
Prideux: Vamos a jugar a algo, no te asustes todo estará bien.
Matías: Es difícil no asustarse con todo lo que ha pasado en las últimas horas.
Prideux: El juego es que yo voy a preguntar por cada cosa rara de tu cuerpo y tú me vas a contar que pasó, porque no creo que tú padre sea capaz de esto.
 
Primero empezó por la mano izquierda, tenía una quemadura circular (cigarro).
 
Prideux: Este sé que es, la pregunta es ¿quién?
Matías (avergonzado): Mi tía.
 
Prideux le empezó a poner el contenido de uno de los frascos en esa parte.
 
Prideux: Por lo que veo también en el hombro, en el abdomen, en el pecho y en la espalda; pero los de el abdomen son diferentes
Matías: Ese los hizo mi tío, fuma unos cigarros más gruesos.
 
Aunque fuera para echarle medicina era la primera ves en 2 años que alguien trataba de forma tan suave y cuidadosa a Matías.
 
Prideux: ¿Estos son rasguños?
Matías (llorando): Si.
Prideux: Y los moretones.
Matías: Mi tío y sus hijos.
Prideux: Aparte de lo que ya vimos y de que te insulten a cada rato, ¿hay otra cosa?
Matías: Por ahora es todo lo que me han echo. 
 
Le dió una botella de agua y una pastilla.
 
Espérate 10 minutos así, después de eso ya te puedes vestir.
 Prideux salió de la habitación y al parecer la intuición de Matías tenía razón, en vez de atacarlo le estuvo poniendo esa crema que según la etiqueta es para quemaduras, el otro frasco es para cortadas e irritaciones y el tercer frasco son vitaminas.
Vió un rato la televisión y después salió a buscar a Prideux, lo encontró en una oficina que ya había visto cuando abrió las puertas.
 
Matías: Prideux, ¿porque hay 3 puertas con seguro?
Prideux: Una es mi recámara, la otra es la cochera y la última es mi sala privada.
Matías: Pero solo te he visto a ti y a Eugenia, pero supongo que ella no vive aquí.
Prideux: Si tú pregunta es porque están cerradas es porque se me da la gana.
Matías: Ok de todos modos es tu casa, ¿qué haces?
Prideux: Estoy cotizando algunos materiales para una construcción que estoy haciendo.
Matías: Ok, ¿te falta mucho?
Prideux: Si quieres ve a molestar a Eugenia, yo me voy a tardar.
 
Matías fue con Eugenia y empezaron a platicar.
 
Matías: Oye ¿porqué prideux es tan gruñón a veces?
Eugenia: Bueno, no creo que el dr. Prideux sea gruñón, solo tiene mucha carga de trabajo por ahora, aunque me sorprende mucho algo.
Matías: ¿Qué?
Eugenia: Pues yo sé por todo lo que pasó usted ayer, pero normalmente el dr. Prideux no deja que lo llamen sin mencionar su grado, tampoco había visto que dejara quedarse a alguien aquí.
Matías: Pero aquí hay como 5 recámaras.
Eugenia: Si hay bastantes, pero no se usan, cuando el dr. tenga tiempo te llevará donde vivimos sus trabajadores, nos hizo casas muy bonitas, como aquí se producen muchas cosas no necesitamos casi nada afuera, pero si lo necesitamos hay vehículos que podemos usar para ir a la ciudad, solo tenemos que pagar la gasolina, incluso hay  un restaurante y el chef te cocina lo que quieras si se lo dices con anticipación.
Matías: ¿Pero les paga lo suficiente?
Eugenia: Pues aquí es donde me pagan más, porque me prestan la casa mientras trabaje aquí, solo pago la luz, agua, gas y comida, aparte siempre me sobra dinero, antes de trabajar aquí me solía faltar.
Matías: Entonces es un santo.
Eugenia: No, realmente la persona que se atreva a robarle algo se quedará sin manos, literalmente.
Matías: ¿Es alguien violento?
Eugenia: No, pero no soporta que alguien fallé a las tareas que encomienda.
 
Matías comió solo porque Eugenia iba a comer a su propia y ya se había acabado de limpiar la casa, Prideux seguía trabajando, pero el ya estaba acostumbrado a estar solo. Prideux lo fue a buscar para darle un par de cosas.
 
Prideux: Matías, ¿dónde estás?
Matías: En tu comedor.
Prideux: Tome.
 
Deja en la mesa varias cosas un bloqueador de sol, traje de baño, galletas oreo.
 
Matías: ¿Cómo supiste?
Prideux: Eugenia me dijo.
Matías: ¿Un celular?
Prideux: Si, con eso puedes entretenerte y hablarle a tu papá, a las 7:30 PM tiene un descanso de 10 minutos y viene por ti mañana temprano.
Matías: Gracias.
(Pensamiento)
~Es más amable que mi tía, mi tío y mis primos, no lo puedo creer quiero abrazar a la persona que me secuestro, no el no me secuestro, el me salvó y aparte mde dio un celular con el que me puedo comunicar y me han visto personas con el, no es me secuestro, simplemente está esperando a que me recojan y aparte le dará un trabajo a mi padre.~
 
De pronto Matías abrazo a Prideux.
 
Prideux: ¿Porque me abrazas?
Matías: Es que haz echo muchas cosas por mi.
Prideux: Estás equivocado, lo hago para mí beneficio.
Matías: No lo arruines la última vez que abracé a alguien fue hace 7 meses, aparte si solo fuera tu beneficio no me hubieras comprado protector solar ni un traje de baño para estar en tu alberca.
Prideux: Me atrapaste, me recuerdas a mi a tu edad, pero no pienses que es importante.
 
Matías fue a la alberca a nadar, pero antes de salir.
 
Matías: Prideux, me podrías poner bloqueador en la espalda, es que no me creo alcanzarme.
Prideux: ¿Ya te pusiste en la cara?
Matías: Todavía no me pongo, aurita que lo pienso ¿cuál es tu nombre?
Prideux: No creo que sea necesario mencionarlo.
Matías: Es que quisiera saberlo.
Prideux: Realmente detesto el nombre y el apellido que me dió, mi nombre es Raymond.
 
Empezó a ponerle bloqueador en las piernas, luego en la cara, en el cuello, bajo por la espalda, los brazos, luego el pecho y cuando tocó el abdomen recordó el peso tan bajo que tenía.
 
Prideux: Dime, ¿cuántas veces al día comes en la casa de tu tía?
Matías: ...
Prideux: Puedes decirme, no te va a pasar nada malo.
Matías: Una.
Prideux: ¿Te daban suficiente comida?
Matías (triste): Desde que empecé a vivir con ellos siempre tenía hambre.
Prideux: Ok, ya puedes ir a la alberca.
 
Matías fue a nadar un poco al salir se recostó sobre uno de los camastros que estaban debajo de una sombrilla.
 
Matías (pensamiento): ~Tenia tiempo que no descansaba de esta manera, pero tendré que regresar mañana a la casa de mi tía, todo lo bueno tiene que acabar.~
 
Se durmió una hora, cuando despertó Prideux estaba perdiendo el asador.
 
Prideux: Se me antojaron unas hamburguesas, ¿quieres?
Matías: Si, tiene tiempo que no como una.
 
Hay un ligero silencio.
 
Matías (triste): Ya debes de estar chocado de que siempre digo que tiene tiempo que no hago cualquier cosa.
Prideux: No tanto, te ves adorable, pero sería mejor que no hubieras tenido momentos tan malos.
Matías: No me quejo, hay personas que les va mucho peor.
 
Prideux revolvió el cabello del chico con su mano.
 
Matías: Tienes la mano pesada.
Prideux: Jajaja tal vez tú eres muy delicado.
Matías: Te voy a enseñar quien es delicado.
Prideux: Era un broma, no te molestes jeje, hasta enojado eres adorable.
 
Estuvieron sentado platicando bastante tiempo.
 
Matías: Acabo de recordar, dijiste que ibas a construir algo.
Prideux: A si, un fraccionamiento y cerca una plaza.
Matías: ¿Y tú solo pones el dinero, los terrenos o como?
Prideux: Pues pongo el terreno, el dinero, los trabajadores, mis conocimientos y mi tiempo.
Matías: ¿Y que estudiaste?
Prideux: Soy arquitecto.
Matías: Entonces todo lo que hay aquí lo hiciste tu.
Prideux: La mayor parte de la casa no, pero la zona de alberca, asador y remodelaciones si.
Matías: Wow, Eso es genial.
Prideux: Ya es un poco tarde, deberías ir a dormir.
 
Matías hizo caso, le dio un abrazo a Prideux y se fue a su recámara.
 
Matías (pensamiento): ~Me quedé dormido y no le hable a mi papá, a ver si me puede contestar aurita.~
 
Matías intento llamar, pero se iba directamente al buzón de voz.
 
Matías: Chingada madre, no me debí quedar dormido.
 
Matías le dejo un mensaje en el buzón de voz y se fue a dormir.
 
 
 
Notas finales:

Espero que les haya gustado, gracias por leer.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).