Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Noche|Jearmin| por NapoleonKun

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Esto es un UA ( Universo Alternativo)   Mi primera obras de snk y la primera que publico ;3;   Perdón si las personalidades se salen un poco. Pero la idea es adaptar al personaje a una situación ajena a la que reaccionaria como lo haría en la serie. O algo así. Además que quiero romper con el cliché en el yaoi con estos personajes.   El jearmin es mi pareja prefería. Y también soy consiente de lo típico que ocurre en esta pareja, y aunque yo lo difrute no significa que lo hará siempre, y es una pena que las pocas buenas obras de esta pareja o están inactivas y tienen el cliché, o están terminada y tiene el cliché.  

Con el cliché me refiero, a que se desarrolla en tres escenarios casi siempre:  

1.En el colegio o liceo.  

2. En la biblioteca.  

3. En la casa o patio de  Marco.  

Casi siempre uno de los dos están enamorados desde el primer capitulo del otro, y falta que el uno de los dos se enamore y ya. No hay desarrollo que uno vea como poco a poco crece el amor.    Cuando pasa es súper cursi    En serio, amo esta pareja, pero precisamente que la amo por lo que tratare de romper con ese esquema.  

Este es el primero de muchos fics que planee para apoyar de esta pareja, que no tiene tanto contenido así como el Rigen ( el cual no voy a tratar en ninguna de mis obras) y precisamente por que no tiene mucho apoyo o yo que es que esta así..    Se que Snk esta por su final ( el domingo 14 estrenaron el cap 14 del anime) y que tal vez Jean o Armin mueran. Pero hay muchas series,libros,animes que han acabo o que personajes de dicha pareja han muerto. Y aun siguen publicándose historias ( yaoi, yuri, hete). Y bueno, eso es lo que quiero hacer con el jearmin , escribir por muchos años y hasta donde mi creatividad y Dios me permitan.    ;w;  

 Esta historia esta disponible por mi otro seudonimo en Wattpad,como _Maruko_ 

  Las alarmas y el sonido a presurosos de los paso a mi alrededor, y la tenue luz de un nuevo amanecer cubrían mis sentidos. Sentado, templaba a pesar de estar cubierto, el frió que hacia doler mis rodillas no eran suficientes para sacarme del trance. Aun podía escuchar los gruñidos y el desgarre de su piel, mas un grito opacado por la mensura del bosque.  

¿Que paso?.  

—Te llevaremos a la comisaría — oí pero mi voz nunca dio una respuesta afirmativa o de oposición. Solo metí mis pies en el coche.  Y partimos.

  Una vez en el lugar. Su voz neutra me hizo  hablar.

    —Entonces...¿Un oso los ataco? Eso me dices—   Fruncí el ceño, estaba claro que eso no fue lo que declare, por que si me hicieron revivir todo, solo para dejarlo en un registro llenándose de polvo, por que era claro que no me tomaban en serio, al menos , el no lo hacia.  

—No, como ya dije, una bestia mas grande que un oso, nos ataco, mato a mi cuñada, y mando a mi hermano al hospital—

    En que momento mi voz sonó mas fuerte, no lo se, pero el nudo en mi garganta denotaba ira. Frustrante, eso era. Sus ojos oscuros me observaron, luego paso su mano cansada por su rostro, se notaba ojeras bajo su piel palida, obra de varias noches de turno.

  —Si,claro. Le llamaremos cuando sepamos mas— dijo eso para mirar la puerta. Me levante y me marche del lugar directo a la clínica. Ni siquiera se molestaron en llevarme así que cogí un taxi. No había duda que el sistema policial de aquí era una basura.                                                    

 

     [........]  

 

 

 

 

 

El golpeteo constate del chocar contra la pared, y el rechinido del colchón, eran opacados por el movimiento de los autos que daban vida aquella ciudad, alumbradora eran las luces artificiales.   El rubio de menor tamaño, suspiro al sentir los labios masculinos de su amante en su cuello. Encajo sus uñas en su amplia espalda al paso que marcaba un compás. Rápido y brusco. Una de sus piernas rodeo su cintura, a la vez que unían sus labios, explorándose una ves mas.Liberando el nudo en su estomago, y el placer en su cuerpo. Con respiración errática, ambos se separaron.  

Su compañero se abrochó de nuevo sus pantalones, y abrió la ventana del cuarto, un a corriente de aire frió paso, haciendo que el menor se cubriera por completo con una sabana pero sin tapar totalmente su rostro.   El menor observo a su acompañante por un momento. Recordaba a su madre relatándole sobre su juventud, y que había tenido otra familia aparte de el.

Le pidió que establecería contacto con su medio hermano, ya que estaba a sus últimos días de vida, le gustaría que ambos se conocieran , por lo menos por un tiempo. El no se negó.    Ambos acordaron una visita, era algo incomodó, al principio, distintas crianzas, sueños y experiencias, y el hecho que ninguno sabia de la existencia del otro. También acordaron los arreglos fúnebres, su madre les pidió perdón por sus errores, y que no tenían que preocuparse si después de su muerte perdían el contacto. Pero si parecía feliz que se llevaran bien.   Demasiado bien.   

¿Por que en primer roce no partieron en caminos distintos? ¿Por que simplemente no odiaban el existir del otro? ¿Como pasas esa linea que te impone la sangre?

  Si al principio sintieron dudas y remordimiento, pero al pasar el tiempo eso que los anclaba se disipó y después de todo. Nadie sabia de su parentesco, y lo suyo no pasaba de las paredes, testigo silencioso de todo.

  —Me iré a mi cuarto, trata de dormir ¿Si?— el mayor sello la ventana y salio.  

Suspiró. En total desnudez se dirigió al baño de su habitación, y lleno la tina. Se sumergió en ella mientras los distintos vapores y fragancias opacaban sus fosas nasales. Talló su piel blanca en espacial la zona de abajo, aun adolorida. Hizo una mueca. En alrededor de una hora, salió. Esta vez con un pijama, cambio las sabanas, en una nuevas se durmió, con tan deseada tranquilidad. 

  La misma que buscaba cuando despertaba de sus pesadillas, recordando todo lo de esa noche. La culpa y el miedo, ¿Por que no hizo nada? ¿Por que su hermano salio herido al intentar ayudar? Su cuerpo no reaccionaba. No lloraba.    ¿Asi moriré? Se preguntó.Solo era cuestión de tiempo que la bestia terminara de jugar con el cuerpo de la joven. Y sus ojos oscuros se posaran en ellos. Su hermano, con el mismo miedo, con el mismo dolor de ver a su amada muerta y destrozada, con todo lo que el podía sentir, o cualquiera, logro alzarse en duelo con la bestia. Pero era clara la desventaja, incluso cuando lo vio desmallado, con la leve imagen mental de la bestia clavando su mandíbula y sacando sus entrañas. No se movió.¿Era un cobarde? No hablemos como si fuéramos hecho lo contrario. Su hermano lo protegió. Y el lo agradece.              

 

                                        [........]  

 

 

 

Desperté unos minutos antes  que mi alarma sonara. Me quede aun en el abrigo cálido de mis sabanas. Pensado. No tuve ningún sueño.   

—Oye, Armin, el desayuno esta listo— la puerta se abrió, y el leve olor a panquecas me hizo levantarme. Estaba hambriento. Mi hermano me saludo con un beso en la mejilla. —Buenos Días—   

Lo ayudé a terminar de preparar el jugo, y ponerle mantequilla a las panquecas que iban saliendo. Y tratar de que no se comiera la masa en el proceso, y el echando me eso encima en el proceso, apropósito. Reiner a pesar de ser alguien estricto podía ser también un poco infantil. Mas solo conmigo sacaba esa parte, eso me hacia feliz, pues mostraba nuestra confianza. Claro,si ignoramos lo otro.  

Ambos nos sentamos en el comedor, uno al lado del otro.   —Rei, no tienes que ir, puedo ir yo otra vez y hablar con el Detective Ackerman.... — Vertí jugo de naranja en mi vaso, lo bebí sin apartar mi mirada de el, esperando su respuesta.  

—Armin, personalmente, quiero hacer esto, por lo que me constate , no parecía muy interesado en el caso. Y lo a demostrado, pues no hemos recibido noticia en dos meses....— el hizo una pausa para mirarme, pues la había mantenido en el plato— No quiero que te metas mucho en esto.... Además fue mi prometida quien murió, no tu. 

  Se levantó, tomando nuestros platos y cubiertos, llevándolos a la cocina. Tenia razon.Tome lo restante y lo deje en el fregadero. Y me fui a mi cuarto a alistarme.  

Odiaba cuando ponía esta distancia entre nosotros. Recordandome, mi lugar como su hermano. Que ella era su pareja, con la que podía tomarse de la mano, tener citas y todo lo demás. Yo soy su amante, cuando tiene pesadillas me busca, usa el calor de mi cuerpo para apaciguar su culpa.Cuando recapacita , me deja solo. Como su hermano, al que debe cuidar y no aprovecharse de  el.   Pero ¿Por que me siento mal? Es verdad, no tendremos una relación normal.

No es que yo quiera una.Supongo, que no quiero quedarme solo.   Llene la tina y me sumergió en ella, esta vez sin aromas y fragancias. Solo agua y jabón. Deje que las lágrimas bajaran por mi mejillas. Hasta que me sentí bien. Quiero decir, hasta que me picaban los ojos.  

Me sequé en el baño, así que salí desnudó solo para vestirme. Me coloque un pantalón negro, tubito al final, una camiseta blanca, al igual que unos convers blanco. Y un suéter negro, con cierre abierto. Use crema para peinar y desenrede mi cabello.

  Ordene mi cama, y puse la ropa sucia en el cesto con el resto. Salí del cuarto, tome un vaso de agua, y me senté en el sillón pequeño de la sala, a esperar a mi hermano.    Unos minutos después salio. Vestía un bluejean y un suéter negro, el cual yo le había regalado, y unos convers oscuros. 

  Me miro por un rato

.   —¿Ya estas listo?...—  

—Si, vamonos...— me dio una pequeña sonrisa antes de abrir la puerta del departamento, espero a que saliera primero antes de cerrar con llave.              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                     

                                        [........]  

Ahora.. En la estación de policía local y otros.

  —¿Disculpe?— hablo el joven Armin a una de las secretarias, a la que no se encontraba hablando por teléfono. —Buenas Tardes, me gustaría saber si ¿El detective Ackerman se encuentra desocupado? Es el encargado de llevar nuestro caso, acordamos una cita con el.   

Después de chequear los datos de ambos hombres , y efectivamente había una cita pautada para las 2:30 de la tardé. La mujer los guío a una oficina bien cuidada y de buen parecer. A esperar la llegada de  Ackerman, se le hizo tarde por el transito, pues era el Día de la mujer, y había una marcha.  

—¿Crees que todo salga bien?— pregunto el de cabello lacio. —Digo siendo honesto, es poco creíble, todo esto...— dijo jugando un mechón de cabello.  

—No estoy seguro, ninguno de los dos lo creería de no haberlo visto, ni aunque lo confirmará el propio gobierno— Suspiro y luego puso esa sonrisa que le daba seguridad a cualquiera.— Pero, no significa que no hagamos algo al respecto, ¿Hallaron pruebas, no? Y tienen nuestro testimonio, es muy difícil que lo ignoren, y mas si no es la primera vez que sucede esto, no pueden callarlos a todos

.   Armin lo miro extrañado. ¿No pueden callarlos a todos? Iba a cuestionar pero la puerta se abrió dejando ver al ocupante de esa oficina. Con una expresión neutra, el hombre de ridícula estatura, se sentó al frente de ellos, cruzo las piernas, y sin apartar su mirada, hablo:

  —Bien, hagan que mi tiempo valga el sus palabras,señores.   

Relataron los hechos, tal cual sucedieron, sin duda en sus palabras, ni en las partes que no querían recordar, dueñas de su paz.                                                          

 

          [ .....]  

 

 

 

 

 

Los tres jóvenes trataban de armar sus carpas, digo trataban por que les parecía imposible. Si no se les salia algo , era por que falta algo o no esta fuera de su sitió. Hasta que optaron por leer las instrucciones, como había sugerido, desde un inicio, cierto rubio de ojos azules como mares, ponientes y temerosos.   Cuando ambas estructuras estuvieron, para su parecer, bien hechas. Metieron sus cosas, dejando solo lo que utilizarían para la fogata.  

—Armin,tenias razón, hubiéramos terminado mas rápido si solo seguíamos las instrucciones— hablo un la muchacha, de pelos castaños, amarrados en una coletacoleta

.   —Solo me pareció lo mas obvio—El rubio solo sonrío amable.

  —No seas modesto, es verdad— le dio un pequeño golpe en el hombro. — Eres listo, no dejes que nadie te haga sentir lo contrario, menos tu, Armin.

  Ambos sonrieron, para luego observar como el cielo se tenia de un suave rojo, anaranjado y amarillo, las nubes de un tono morado.   Reiner, encendio la fogata, para la anochecer, los tres jóvenes se sentaron alrededor de ella. Y comieron de la comida que ya traían preparada de casa.  

Hablaron de cosas triviales, recuerdos y bromas, también planes o cosas que querían probar por mera curiosidad.    Cuando no tuvieron mas tema de conversación, solo compartieron el silencio, cubierto por el sonido de las cigarras, y las hojas al ser arratras por el viento.  

Armin leía, mientras la pareja se unía en un cálido abrazó.   El fue el primero en acostarse, se había levantado mas temprano para verificar que llevaran todo, y el estar leyendo cansaba mas su vista.   

Luego, Reiner le siguio a su hermano, pues compartían carpa, y el no era de deveslarse mucho.   Sasha se quedó un rato mas, hacia mucho que no visitaba la naturaleza, entre el trabajo y la casa, era su rutina. Extraño el olor puro y frió del bosque, arboles tan altos como postes

. La luna, reina de todo, bañaba con su tenue luz todo, las estrellas tan brillantes como diamantes en el manto oscuro. Era precioso.   Volteo la cabeza al lugar donde las hojas crujían, unos ojos oscuros, rabiosos. Le miraban fijamente, entre espesura.

Poco a poco se dejo ver, con un tamaño grande y exagerado, pelaje oscuro, claro avellana en los rayos del sol, orejas gachas, cola enrollada, colmillos filozos como cuchillas, sobresalían de su mandíbula, a pesar de estar cerrada.  

La joven, oía su corazón latir a mil, miro a la carpa donde dormían sus compañeros, esta alejada pero apostando a la delgada complexión del animal, debía ser rápido. Hací que dirigió de nuevo la mirada hacia aquella cosa. Con temor, miro a su alrededor, hasta que sus ojos chocaron con un cuchillo, que solo tuvo el uso de picar unas manzanas. Estiro su brazo con lentitud, sin dejar de mirarlo.  

La yema de sus dedos solo tuvieron con que rozar  con el mango   del cuchillo, cuando la bestia a grandes zancadas se avanlazo sobre ella, con mandíbula abierta. Ella en reacción, corto el pómulo del animal. Solo seria una pequeña cicatriz, de allí no paso, ella lo sabia. Uso su brazon como escudo, hasta tratar de alcanzar otra vez el arma.    Pero no sirvió mucho, cuando los colmillos se clavaron en lo mas profundo de su brazo, alcanzado el hueso, con una sacudía, arrancándolo.  

Grito, tras otro. Clavo sus garras en sus glúteos, y jalo, dejando lineas abiertas, extrañas, llenas de sangre. Junto con pedazos de ropa. Mordió y rollio sus talones, tomándose el tiempo de exponer el huezo.   La muchacha en su agonía, se sacudía tratando de apartarle, pero este ,molesto.

Rasgo desde el seno izquierdo hasta el estomago. Dejando en una apariencia extraña el pezón y el ombligo. Sangre escuria de su boca, como vino. 

  No es divertido si sedes, querida.  

Con un sumo cuidado, que extraño. Rompió lo que quedaba del pantalón. Al igual que la ropa interior, paso su lengua, caliente y ensangrentada, por  la intimidad expuesta de la joven y sollozos se dejaron oír, la muchacha a mas no poder temblaba de miedo, sentía frió, mucho frío.  

Luego, y para su final. Mordió su intimidad, arrancado la piel suave de adentro. Derramando mas sangre. Por un hueco,ahora. Dejando escapar un grito.  

No es divertido si se calla.  

El animal metió su legua por la boca de la joven. Esta sintió que se ahogaba, en sangre y saliva.

    Hasta este entonces. Ambos hermanos observaban la escena. Inmóviles desde el principio hasta el final de este espectáculo. Apreciaron como el animal, mordió el cuello de la chica, ya matándola.   La criatura abrió su estomago, sacando todo. Y con una lentitud, como si explorara cada órgano.  

El mayor de lis chicos no aguanto mas, y salió. Con un hacha, y enfrentó a la bestia. Dispuesto . ataco, araño en pecho del rubio    Haciéndole caer hacia atrás, mandando a volar el arma. Armin sintió que su alma abando naba su cuerpo, con la imagen de la criatura clavando su mandíbula en el estomago de su hermano. Pero esta se detuvo,  corrió desapareciendo por donde vino.

  Había amanecido.                      

                                  [.....]

 

  —Luego llegaron la policía y una ambulancia. Parecía que unos practicantes de guardabosques que patrullaban en la zona oyeron los gritos de Sasha. Fueron a donde estábamos y apreciaron lo mismo que nosotros, solo que ellos pidieron ayuda— Concluyó Reiner.  

El pelinegro dio un sorbo a su café. 

  —Pero eso ya lo saben— hablo Armin, quien se mantuvo callado.  

—Así es, pero quería oírlo de  ustedes, otra vez— contestó. — Sigo sin tratarme el cuento, y el por que me asignaron a esta mierda.   

—¿Quiere decir...?  

—Que no me haré cargo de este casó.  

—¡¿Que?! ¿Por que razón? Tiene las pruebas, nuestro testimonio  y el de esos chicos.¡¿Que mas quiere?!— Exclamo Reiner, exasperado. Levantándose y golpeando la mesa, tumbando el café que reposaba y manchando el escritorio.

  El dectective se levantó, mirando fijamente la mancha y luego a los dos.  

—No hay pruebas, se perdieron. ¿Y que tal? Esos chicos desaparecieron también, puede ser por que se estaban drogando cuando paso lo que supuestamente paso. Así que su testimonio no es confiable, casi inexistente..— camino alrededor de los chicos, como un gato cazando una presa—. Saben lo que pienso realmente. Que te atrajo la chica, tan linda que era¿ no?, pero te rechazo. Así que la secuestraste con la ayuda de este — mirando a Armin, sin parar de caminar—  la violaron, la chica intento escapar, así que la mataron, he intentaron desacerse de su cuerpo, pero como no lograron descuartizarla, hicieron parecer que la ataco  una supuesta bestia, y le causaste esas heridas para tratar de corroborar la fachada.  

Ambos estaban sorprendidos ¿En serio eso era lo que parecía?  

Aprovechando el silencio de ambos, siglo hablando.

  —Pero, si conseguimos cosas de la difunta en tu casa, Señor Braun, así que si aclara que eran pareja. Así que se me ocurre otra cosa. Que el Señor Arlert tenia sentimiento por ella, así que aprovechando que iban a un lugar apartado, mientras usted dormía , perjudico a la joven y la mato. Usted se percato de todo, y como era su único familiar, lo ayudo a armar este montaje.— sentándose otra vez en su asiento— ¿Que no fue usted, Señor Arlert, quien sugirió una visita al bosque? 

  Era cierto, el planeo todo lo del viaje.

  —¡Basta! El no hizo nada, ni yo tampoco. Así que, se lo suplico, si no tiene pruebas de algo así, no vuelva a decir semejante disparate, como que matamos a nuestra Sasha.— Hablo Reiner, disgustado por lo dicho y mas cuando metió a Armin es eso, ese chico era demasiado bueno y que alguien pensara o insinuar  que seria capaz de  violar y matar a la prometía, y mejor amiga, debía de ser un verdadero desgraciado.

—Ahora, si  nos disculpa, nos retiramos, gracias por su tiempo— el pelinegro los miro curioso,mientras salían de la oficina, pero fue leve. Ahora se ocupaba de buscar artículos para borrar la mancha de café.              

                       

      [....]  

 

 

 

 

Ahora caminaban de regreso al de apartamento de Armin.   —

Oye, gracias por defenderme, realmente me sorprendió lo que dijo el detective, me sentí avergonzado de no haberlo suponido antes, no pude decir nada en contra....— hablo Armin, saliendo por fin de sus pensamientos.  

—No es nada, somos hermanos después de todo. — respondió encogiéndose de hombros Reiner— Simplemente pensamos que nos creerían, aunque, si pareciera mas lo que comento ese. Tendría mas sentido para el ojo común, con sus fallas y todo...

  —Para ellos es mas fácil culparnos a nosotros, y no lanzarse a este fondo vacío de la especulación...— concluyo, un decepcionado Armin, por la justicia local y la comprensión de la gente a lo desconocido.  

—Si pero ya, dejemos el tema por hoy..— dijo el mayor, fastidiado.— ¿Quieres comer algo?— Renovando su estado a uno mas dispuesto.

  El menor lo pensó por un momento. Seria bueno pensar en otra cosa, así quitarse el mal sabor de boca que le dejo la conversacioncita con el pelinegro.  

Desde cuando no sale ¿Uno o dos meses?. Bueno, tampoco era que le gustara, prefería mas estar en casa, leer o ver documentales o series. Osea, ocupar cualquier actividad que evitara salir o hablar con personas.   Si antes salia, era solo si era estrictamente necesario o por que Reiner y Sasha lo fastidiaban tanto que no les dejaba otra opción que aceptar salir con ellos.

Pero tenia que admitir que si lograban que la pasara bien.    ¿Por que no podía ser como antes? Daría lo que fuera por ver a la castaña suplicarle que salieran juntos, y si eso no bastaba lo obligara.En serio, la extrañaba.

  No noto que había dejado de caminar y de la lágrima que bajo por su mejilla.

  —¡Hey!, ¿Todo bien?— pregunto el mayor, quien se  detuvo al no notarlo a su lado.

— Mira, que si quieres nos vamos al departamento y yo te preparo algo— lo tomo de los hombros — Se que estar con muchas personas te pone nervioso. Pero es que hace mucho que no vamos a otro lado... Me preocupas.  

El de cabello lacio salio de su trance, bajo la mirada preocupada de su hermano, seco sus lágrimas. Y puso su mejor sonrisa.  

—Si, todo esta bien. Perdona. Tienes razón hace mucho que no salimos juntos, no dejes que estropee tu animo, ven y muestrame el mejor restaurante de comida Italiana que conozcas, Rei.— dijo eso para luego tomar su mano y obligarlo a caminar. 

  El susodicho daba las indicaciones hacia donde el supuesto restaurante  mientras que el de menor estatura, lo guiaba, aun tomando de su mano, volteaba de ven en cuanto a verlo, soltando varias risillas traviesas. 

  Olvidando, por un momento, lo que a pasado en estos dos meses.     

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).