Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El Majutsu-Shi Itsushiro Saiko por ParingsShipping

[Reviews - 3]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

tarde pero segura

Tiempo Actual.


Ciudad de Domino, Japón.


-Me gustas-confiesa un joven de mechones rubios en su frente y largas puntas en la parte de atrás de su cabello de color negro con bordes amatistas, ojos del mismo color y de piel blanca con seriedad a un joven casi igual, solo que este trae unos mechones extras y en vez de bordes amatistas son de color rubí al igual que sus ojos y de piel morena.


Ambos estaban en un camarote y a bordo de un barco.


- ¿Estás seguro Aibou? -le contesta este último algo incómodo.


Yugi no dijo nada pero tenía una expresión segura en sus ojos y esa expresión le hizo a saber a Atem de que era verdad.


-Yugi...-trató de decirle el faraón de nombre Atem, sin embargo, las palabras no salían de su boca por la sencilla razón de que no sabía que decirle.


-Solo quería que lo supieras-confesó Yugi con el sentimiento de un casi rechazo inundando su corazón-Puedes ocupar mi cuerpo para que descanses esta noche antes de la batalla ceremonial, yo descansaré en mi cuarto del alma. Hasta mañana-.


Dicho esto, la forma traslucida de Yugi desapareció ante la atenta mirada de Atem.


En una habitación, por una ventana tipo tragaluz los rayos de sol se asoman dando de lleno en la cara al joven de nombre Yugi, quien al comprender que ya no va a poder dormir decide levantarse pensando en el sueño-recuerdo que acababa de tener.


"Hace mucho que no volvía a recordar ese suceso" pensó Yugi mientras se sentaba al borde de la cama después de terminar de despertar por completo "Hace 2 meses que fue el duelo contra Agamí, y cuando creí que perdería, apareció de nuevo él provocando que el sentimiento que creí superado volviera a surgir".


Una ráfaga de aire provoca que su ventana se abra, por lo que la cierra.


Decidiendo que no valía la pena pensar de nuevo en ello, se preparó para comenzar con su día.


Abajo estaban Ashita y Sugoroku.


Ashita estaba preparando el desayuno y Sugoroku estaba leyendo el periódico, como cada día.


-Buenos días-saluda Yugi cuando entra a la cocina y toma asiento en el comedor.


-Buenos días Yugi/hijo-saludan ambos mientras Ashita sirve el desayuno y después de dar las gracias comienzan a comer.


-Mama ¿crees que puede alguien reparar de nuevo la ventana de mi cuarto? –pregunto Yugi.


- ¿Se volvió a romper? –pregunto Ashita con ella y Sugoroku viéndose entre sí.


-Sí, ha estado haciendo demasiado viento y ya van 3 veces que se me descompone el pestillo de la ventana del cuarto por lo mismo-comento Yugi.


-Buscaré a alguien que se encargue de eso-dijo Ashita seria, aunque Yugi no lo noto ya que estaba entretenido desayunando- ¿Y ya viste opciones de universidades? -.


-Vi un par donde pueda estudiar arquitectura, pero quiero ver si puedo aplicar para entrar a la universidad de Tokio-comento Yugi llamando la atención de nuevo de su madre y su abuelo-Sé que en esa universidad piden solo excelencia en las calificaciones, pero estoy dispuesto a hacerlo si con eso logró entrar-.


-Sé que lo lograrás-dijo Ashita a su hijo haciendo que Yugi se sintiera confortado por esas palabras.


-Bueno me voy-se despidió Yugi después de que acabó de desayunar y despidiéndose de su mamá y su abuelo.


-Si está bien Yugi-se despidió su abuelo.


- ¿A dónde irás? –pregunto Ashita.


-Me hablo Mokuba, quiere que vaya a hacer unas pruebas para hacerle unas mejoras al disco de duelo que diseño Kaiba-dijo Yugi y al mencionar al hermano mayor de Kaiba, recordó donde estaba en estos momentos su rival en los duelos.


Volvió a aparecer fuego en una de las hornillas de la estufa llamando la atención de los tres.


- ¿Se te volvió a olvidar apagar la hornilla? -pregunta Yugi.


-Al parecer si-dijo Ashita pensativamente.


-Bueno-se puso de pie Sugoroku-Yo iré a abrir la tienda de juegos-.


-Si está bien Sugoroku-dijo Ashita.


-Regreso más tarde-se volvió a despedir Yugi de su mama.


- ¿Cómo? -pregunto Ashita- ¿No vendrás a comer? -.


-Comeré con Ryou y Marik-contesto Yugi con una mano en la puerta.


- ¿Llevas suficiente dinero? -pregunto Ashita.


-Si-contesto Yugi ya afuera-Adiós abuelo-.


-Adiós Yugi-se despidió Sugoroku quien estaba barriendo la calle mientras Ashita salía a la puerta de la casa y ambos veían a Yugi irse a lo lejos.


-Llegó el momento de llamarlos y darle aviso -dijo Sugoroku a Ashita.


-Sí, llegó el momento-dijo Ashita-Mas tarde llamaré a Jin para decirle-.


Tokio, Japón.


Casa de Hiro y Amaya Muto.


Estaban en el comedor tomando el desayuno Hiro, su esposa Amaya, quien tiene pelo largo de color azul y ojos verdes, Atsuko quien ahora tiene 19 años, sus hijos; el primero de nombre Yamato de 18 años con pelo de color blanco y ojos azules y Taiki de 17 años de pelo de color rubio y ojos negros.


De un momento para otro a Yamato se le comienzan a poner los ojos en blanco al mismo tiempo que se cae de la silla y se desmaya.


- ¡Yamato! -gritan todos preocupados.


-Está teniendo una visión, acomodémoslo en el sillón-ordeno Hiro y entre él y Taiki lo acomodaron.


Después de unos minutos en silencio, con todos esperando, Yamato despierta con una exhalación.


- ¿Qué viste Yamato? -pregunto Amaya.


-Yugi...-revela agotado Yamato-Yugi ya despertó sus poderes, llegó el momento de que sepa quién es en realidad-.


-Tranquilo hijo, descansa un rato-dijo Hiro a Yamato a lo que este cerro los ojos-Voy a avisarle a Jin-.


Los demás asintieron.


Domino, Japón.


- ¿Todo bien Yugi? -pregunto Mokuba a Yugi cuando este salía del cuarto de pruebas.


-Si-dijo Yugi-La programación falla un poco, pero de ahí en más está perfecto-.


-Me alegra contar con tu opinión para estas cosas-dijo Mokuba-Y también me alegro de haber estado con Seto cuando diseño este nuevo disco de duelo, ya que no estando él, soy yo quien tiene que asegurarse de que todo salga bien antes de que salga al mercado-.


-Lo extrañas ¿no es así? –pregunta Yugi.


-Sí, normalmente cuando viajaba siempre sabía cuándo regresaría, pero esta vez no hay forma de saberlo-dijo Mokuba.


-Bueno, me voy que quede de verme con Marik y Ryou para comer-dijo Yugi-Me avisas si quieres que te ayude a hacer más pruebas-.


-Claro Yugi y gracias-se despidió Mokuba- ¡Diles que les mando saludos! -.


Yugi solo asintió mientras se iba.


-Entonces los poderes de Yugi ya se están manifestando-dijo Jin mientras hablaba con Ashita por teléfono, desde su oficina en Tokio y después de que esta le platicará los sucesos relacionados con los poderes de Yugi.


-No suenas sorprendido-dijo Ashita.


-Yamato lo adivino-dijo Jin-Hiro me lo dijo antes de que me llamarás-.


- ¿Cómo están mis hijos? –pregunto Ashita.


-Están bien-dijo Jin mientras recordaba el suceso de esta mañana-Todos estábamos reunidos cuando Hiro me dijo lo de Yamato y su visión, así que ya sabrás como están todos de ansiosos y emocionados por ver a Yugi-.


-Me imagino-dijo Ashita un poco preocupada.


- ¿Pasa algo? –pregunto Jin al notar lo preocupada que su esposa estaba.


-Temo como reaccione Yugi-dijo Ashita-No va ser fácil para él enterarse que la vida que ha vivido todos estos años no fue la verdadera-.


-Puede ser, sin embargo, no vivió tan ajeno a la magia debido a las experiencias que me contaste que ha vivido debido al rompecabezas egipcio que mi papa le regaló-dijo Jin-Tengo esperanza de que, gracias a eso, lo comprenda-.


-Ojalá que si-dijo Ashita- ¿Quiénes vendrán contigo? -.


-Yue y Himeko desde hoy ya dijeron que me van a acompañar y sinceramente no creo que sea mala idea ya que pienso que su presencia ayudará a "aligerar" las cosas para Yugi-dijo Jin-También irán Hiroki, Kimura, Aneko y Yamato. Terminaré los pendientes que tengo para poder partir hoy en la noche y estar en Domino mañana en la noche-.


-Bien, mañana los espero-dijo Ashita-Te quiero, le diré a Yugi que vendrás mañana con algunos invitados ya que no quiero revelarle que son sus hermanos, lo mejor es esperar a que lleguen y explicarle todo con calma-.


-Es lo mejor-dijo Jin-Y yo también te quiero, hasta mañana-.


-Hasta mañana-se despidió Ashita.


- ¿Estabas hablando con Jin? -pregunto Sugoroku entrando a la casa después de que cerrará la tienda por horario de comida.


-Si-dijo Ashita aún con teléfono en mano-Ya sabía lo de Yugi antes de que se lo mencionara-.


- ¿Cómo se enteró? -pregunto Sugoroku.


-Yamato tuvo una visión hoy en la mañana acerca de esto-dijo Ashita-Me dijo que con el vendrán Yue, Himeko, Hiroki, Kimura, Aneko y Yamato, llegarán mañana por la noche-.


-Ashita, te quiero como una hija y puedo ver qué algo te preocupa-dijo Sugoroku al notar la actitud de Ashita.


- ¿Crees que Yugi reaccione bien? -pregunto Ashita.


-Al principio puede que sea un shock para él, pero conocemos a mi nieto, así como también el gran corazón que tiene-dijo Sugoroku-No nos guardara rencor ni nada-.


-Tienes razón-dijo Ashita ya más tranquila.


Mientras tanto, Marik, Ryou y Yugi decidieron comer en un restaurante yakiniku, sin embargo, tenían problemas para encender el fuego.


- ¿No has tenido noticias de Jou, Honda o Anzu? -pregunto Ryou.


-No-contesto Yugi-Desde que me enteré que Jou y Honda se fueron a Estados Unidos, les he mandado correos a los tres y no me han respondido-.


-Tal vez han estado ocupados o no han podido coincidir contigo-contesto Ryou.


-Si tienen tiempo y si hemos coincidido-dijo Yugi-Tal vez ellos ya no quieran hablar conmigo, eso es todo-.


Hace dos meses Yugi fue a la casa de Jou y Honda y se enteró, en el caso de Jou por su mamá y en el caso de Honda por su papá, que ambos se habían ido a los Estados Unidos.


Yugi se sintió confundido y herido de que no le mencionaran nada, pero lo dejo pasar ya que supuso que los tres podrían seguir en contacto, ya que también Anzu se encontraba en Estados Unidos, pero ya pasó 1 mes desde el segundo correo y no ha recibido repuesta.


Pensar en esto lo hizo sentir triste y al mismo tiempo la parrilla de su mesa pudo encender después de varios intentos.


-Ya encendió-dijo Marik aliviado después de varios intentos y centrando su atención en Yugi-Aun no pierdas la esperanza, quizás más tarde recibas respuesta-.


-Tienes razón Marik-dijo Yugi "Tal vez ya la estoy perdiendo" pensó Yugi un poco desanimados.


-Esta muy alto el fuego, creo que mejor esperamos a que baje poquito-comento Ryou a Marik al ver que el fuego creció de intensidad.


-Esta bien-le dio la razón Marik, "aunque yo ya tengo hambre" pensó muy a su pesar.


Después de unos segundos pudieron comer y al terminar cada uno se fueron a sus casas.


-Ya llegué-saludo Yugi al entrar por la puerta de su casa.


-Bienvenido-saludaron Ashita y Sugoroku.


-Estaré en mi habitación un rato-dijo Yugi.


-Te hablaré en un momento para que me ayudes a poner la mesa para la cena-dijo Ashita mientras Yugi iba subiendo las escaleras.


-Si-contesto Yugi.


Llegó a su habitación y prendió el ordenador portátil que compro hace dos meses.


Fue a su bandeja de correo y seguía igual.


Sin ninguna noticia de los chicos.


Con un suspiró, decide dejarlo de lado.


"Tal vez ya es momento de aceptar que la amistad entre nosotros se acabó" pensó Yugi desanimado "No lo sé, probablemente con la partida de Atem era cuestión de tiempo para que todos tomáramos caminos diferentes, pero, aun así, no deja de doler".


Algunas lágrimas se le escaparon pero las borro rápidamente y mejor prefirió dormirse un rato.


No sabía cuánto tiempo pasaría, pero unos golpes en la puerta lo despertaron.


- ¿Si? -pregunto Yugi tratando que su voz sonara normal.


- ¿Estas bien? -se escucha la voz de su mama al otro lado de la puerta.


-Sí, solo estaba dormido, eso es todo-dijo Yugi soltando un suspiro para relajarse.


-Bien, ya vamos a cenar así que baja para que me ayudes a poner la mesa-dice Ashita.


-Ya bajo, solo dame un momento-dice Yugi.


-Esta bien-dice Ashita y se oyen que sus pasos se alejan.


Cuando está seguro que su mama esta abajo, sale de su habitación y va directamente al cuarto donde está el baño para mirarse al espejo.


-Bien, tienes que continuar con tu vida Yugi-se dice a sí mismo y con ese mantra en su cabeza se dirige a la cocina para ayudarle a su mama a poner la mesa.


Después de unos minutos, los tres estaban cenando.


Sugoroku le recuerda a Ashita con la mirada sobre lo de Jin y los "invitados".


-Yugi-le habla Ashita a su hijo haciendo que este le pusiera atención-Mañana viene tu papa por la noche y traerá a unos invitados por lo que ocuparía que me ayudarás a limpiar la casa por la mañana y por la tarde, que vayas a comprar las cosas para preparar la cena-.


-Si está bien-dijo Yugi un poco confuso-Pero normalmente siempre viene 2 veces al año ¿Porque ahora va a venir una tercera vez? -.


-Dice que le dieron varios días libre en su trabajo-dijo Sugoroku-Y quiso aprovechar para venir a vernos-.


-Está bien-dijo Yugi conforme con esa explicación.


Ya en su cama para descansar, le fue inevitable recordar lo que sucedió después del duelo ceremonial.


Ya estaba hecho.


Había ganado.


Había conseguido la victoria, pero era una amarga ya que Atem cruzaría al otro lado para nunca más volverlo a ver.


En el transcurso de la despedida, Atem no menciono nada sobre su confesión de amor la noche anterior y sinceramente fue lo mejor, ya que lo suyo no tenía fututo alguno.


Pero aun con esa certeza, sentía el corazón abandonado y destrozado.


"Fue lo mejor" pensó Yugi ya con el sueño llamándolo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).