Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dulce Venganza - Markjin por Yosca07

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Era ya entrada la mañana cuando Jinyoung regresó a su departamento. Se topó con un par de vecinos en el camino, pero ninguno pareció sorprenderle que llegara a esas horas, probablemente pensaban que tuvo turno nocturno en la clínica o incluso que se quedó con Jaebum, como había hecho otras veces. En realidad no tenían razón alguna para sospechar lo que estuvo haciendo toda la noche, pero el se sentía como si tuviera la palabra 'culpable' grabada en la frente.

Se sentía tremendamente cansado pero satisfecho. Durante todas las horas que estuvieron juntos, el y Mark se la pasaron haciendo el amor, tomando sólo algunos intervalos para descansar e incluso platicar de cosas triviales. Sólo de recordar lo que hicieron, lo que el le había hecho, lo que había dejado que él le hiciera, se sentía sonrojar.

Demasiado cansado como para preocuparse de colocar sus cosas en el lugar correcto, se limitó a aventar en una esquina de la entrada y se encaminó hasta su recámara para poder dormir un poco antes de que tuviera que regresar a la clínica.

  No se percato de la presencia de alguien más en su departamento hasta que casi con choca con el. Al ver frente a el a Jaebum no pudo evitar ponerse nervioso y desviar la mirada. Nunca esperó encontrárselo en aquel momento, en su casa, cuando regresaba de su encuentro con Mark.

Mark.

Por un momento tuvo el irracional pensamiento que el aroma del rubio aún estaba impregnado en su piel y Jaebum no tardaría en detectarlo y reconocerlo. Algo totalmente ridículo porque se había duchado a conciencia, sobre todo porque Mark y el jugaron por interminables minutos con el jabón bajo el chorro de agua de la ducha.

-Jaebum, que...sorpresa. No pensé que te vería en estos días, como dijiste que ésta semana no tendrías descanso...

Esperó notar en él algún signo de incomodidad, contrariedad o culpa, si era mucho pedir, pero en lugar de eso se encogió de hombros. ¿Cómo podía ser tan cínico?

-Así es, pero pensé en venir a saludarte

-Pues...gracias

-¿Dónde estuviste toda la noche? Vine a verte en la noche y no estabas, regreso temprano y tampoco estabas. Creo recordar que me habías dicho que tendrías dos días libres ¿Qué pasó?

Esa era la puntilla perfecta. La entrada perfecta para que le soltara lo que le había hecho, la manera en que se desquitó de su nuevo engaño, incluso, si se sentía lo suficientemente capaz, podría darle detalles que destruyeran su orgullo por completo. Su momento había llegado, sólo tenía que abrir la boca y decírselo

-Yo...

Pero dudó en el último minuto y las palabras deseadas se negaron a salir de sus labios. No entendía lo que le pasaba, pero en lugar de lo que planeó terminó diciendo —Estuve con BamBam. El también descansó así que me quedé a pasar la noche con el.

-Comprendo -el lugar se vio invadido por un tenso silencio, provocado por la confusión de Jinyoung por no poder expresar las palabras que tanto deseaba mientras que Jaebum estaba confundido por la actitud tan esquiva del joven

-¿Sabes? Estaba pensando que podría quedarme contigo por unas horas. Tengo un tiempo libre en la estación que podría pasar contigo. Hace mucho que no me quedo a dormir en tu casa ¿qué te parece?

"¿Qué qué me parece? ¡¿Espera que acepte gustosamente acostarme con él, cuando de seguro acaba de salir de la cama de ese...?!"
Claro que la situación también era compartida por su lado, pero el no tenía tan poco pudor como para pasar de una cama a otra con sólo unos minutos de diferencia. De hecho, además de esa situación, no sentía la menor excitación ante la perspectiva de irse a la cama con él. Si era sincero, le atraía mucho más la perspectiva de regresar a la cama de Mark.

-En realidad no me apetece. Vengo un poco cansado y prefiero irme a dormir.

La cara de Jaebum era todo un poema, tanto que le hubiera encantado a Jinyoung poder sacarle una foto. Evidentemente nunca se le ocurrió la posibilidad de que lo rechazara, como si sus cualidades hicieran de eso algo imposible.

Francamente estaba muy sobreestimado.
Se despidió con el mínimo de cortesía necesario y pasó a su lado en dirección a su recámara. Por si le quedaba duda alguna de la seriedad con la que hablaba cerró con seguro la puerta y el sonido del seguro fue perfectamente captado al otro lado.

Permaneció apoyado contra la puerta hasta que finalmente escuchó la puerta de la entrada ser cerrada con fuerza, evidentemente no le cayó muy bien el rechazo del que acababa de ser objeto, pero a el no le importaba.
Luego de quitarse la ropa se acostó, listo para dormir. Pero para su mala suerte, a pesar del cansancio que lo invadía, se vio incapaz de pegar los ojos o relajarse lo suficiente como para poder dormir. En lugar de eso su mente estaba ocupada tratando de descifrar por qué no le confesó nada a Jaebum


/-/-/-/-/-/-/-/-/-



Aquella tarde, ya en su trabajo, Jinyoung seguía de excelente humor. Luego de que finalmente pudiera quedarse dormido y descansara unas horas, se sentía completamente exultante y relajado. De hecho en aquellos momentos canturreaba una canción de amor, moviendo la cabeza al compás de la canción o silbándola cuando olvidaba la letra.

Cuando en medio de un paso de baile se giró en dirección a la puerta, los papeles que sostenía se cayeron al suelo y se quedó con la boca congelada por la sorpresa al ver que no estaba solo. Su querido amigo BamBam estaba de pie, a un lado de la puerta, y a juzgar por su sonrisa era claro que llevaba rato observándolo.

Con toda la seriedad posible, recogió los papeles que se le habían escapado y caminó hasta ponerse detrás del escritorio.

-Vaya vaya. Estás tremendamente feliz el día de hoy, frenton

-Oh...pasé una buena noche "Una noche magnífica sería una mejor descripción"

-Se nota -dijo el rubio con un marcado deje de picardía -¿Sabes lo que parece? Tienes cara de haber pasado toda la noche con otro hombre, no mejor dicho con un macho entre las piernas...y haberlo disfrutado. Cada segundo -el sonrojo del aludido fue suficientemente elocuente como para requerir otra respuesta, por lo que BamBam estalló en una escandalosa carcajada mientras se sentaba en el borde del escritorio, para poder observar de cerca a su amigo.

-¿Por qué sales a veces con esos comentarios...vulgares?

-Nada nada, no intentes regresarme la pelota. Supongo que terminaste perdonando a Jaebum por su...desliz y celebraron la reconciliación. Aunque...

-¿Si?

-Nunca te había visto esa expresión de satisfacción en el rostro. Si no te conociera hasta podría jurar que pasaste la noche con otra persona.-convencido de la ridiculez de su idea, nuevamente se echó a reír

-Algo así -murmuró Jinyoung para si mismo, pero el oído hipersensible del rubio logró captarlo sin problemas

-¿Qué dijiste?

Jinyoung se puso rígido y miró en dirección a la puerta, tratando de calcular si podría huir del lugar y del interrogatorio al que su amigo estaba dispuesto a someterlo. Como si BamBam hubiera leído su mente, rápidamente se colocó frente a el, bloqueándole su posibilidad de escape.

-Ol...olvida lo que te dije. Estaba bromeando

-No, no bromeabas. Tienes una expresión tan culpable como el pecado mismo. Así que vas a explicármelo todo. Con detalles

-Sólo olvídalo -suplicó Jinyoung, aunque en el fondo sabía que no tenía escapatoria

-Debes estar loco si crees que voy a dejar pasar un comentario como ese. Y si me conoces tan bien como creo, sabrás que cuando algo me interesa tengo la determinación de un perro de caza. Así que no voy a soltarte hasta que me lo expliques todo.

Sabiendo que no habría poder humano que lo salvara, Jinyoung suspiró con resignación y se sentó en el borde del escritorio, tal como había estado BamBam momentos atrás

-Lo que pasa es que... cuando logré recuperarme de la impresión causada por enterarme del último engaño de Jaebum, tomé una decisión

-¿Cuál?

-Quería, quiero venganza. Quiero regresarle el golpe y que sepa lo que se siente ser traicionado de esa manera por la persona en la que confiabas

-¿Así que tú...? -dejó la frase colgada, para darle a Jinyoung la entrada y que empezara a explicarme de que iba todo

-Decidí... que tendría una aventura, una noche de pasión con alguien y luego se lo contaría a Jaebum. Moría de ganas por ver su cara en cuanto se entere de lo que hice -detuvo su relato con un poco de reserva, indeciso de qué decir a continuación, pero tras penarlo un poco tomó una decisión y continuó -Así que...me fui a un bar, conocía a alguien que me ayudó en mi plan.

BamBam no pronunció una sola palabra. Simplemente miraba fijamente a su amigo, sumido en sus propios pensamientos, intentado asimilar las palabras de Jinyoung, que coincidían mínimamente con el concepto que tenía de el.

-De modo que tú...buscaste a un desconocido, lo sedujiste...y tuviste sexo con él.

-Si

-Hay algo que no me cuadra, frenton. ¿O debería decir que nada me cuadra, pero hay algo que me resulta intensamente?

-¿De qué se trata?

-Todo eso que me cuentas, no es algo que coincida contigo, con tu personalidad y con tu forma de ver... la intimidad entre la pareja; por esa misma razón no te imagino acudiendo a un bar y seduciendo al primero que se te cruzara en tu camino. Tú no eres así. ¿Sabes lo que creo? Que tu... aventura la tuviste con alguien cercano a tu círculo

Jinyoung sudó frío. Si quería mantener la identidad de Mark en secreto, lo mejor era que la menor cantidad de personas lo supieran, pero tenía el presentimiento de que su rubio y metiche amigo no tardaría en sospechar la identidad del susodicho.

-No... no seas tonto cerdo ¿a quién podría haberle pedido eso?

-Dímelo tú -pero Jinyoung guardó silencio, así que BamBam se resignó a que tendría que obligarlo a que aceptara la verdad -Fue Mark ¿verdad?

Eso si que sorprendió a Jinyoung ¿Cómo lo sabía? ¿Cómo pudo deducirlo? Pensó en seguirlo negando, pero la expresión de BamBam dejaba claro que estaba completamente convencido y nada ni nadie la sacaría de su idea.

-¿Po...por qué piensas que fue Mark?

-Porque te conozco. Tú no te arriesgarías a ir y acostarte con una persona que ni siquiera conoces. En cambio Mark....

-¿Qué con él?

-Pues que no estarás enamorado de él, pero es tu amigo y confías plenamente en él. Hay un lazo afectivo que los une, tú no habrías hecho el amor con alguien por quien no sintieras un mínimo de aprecio

-No...no fue 'hacer el amor', fue sexo

-Realmente Jinyoung, no creo que tú puedas tener simplemente sexo. Volviendo al punto de Mark ¿estoy en lo cierto?

-Si -reconoció con resignación -Seguí tu consejo

-¿Mi qué? -exclamó el rubio, atónito por verse inmiscuido de aquella manera cuando NO tenía nada que ver

-Me hablaste de tu relación con Yoongi, de cómo eran...'amigos con derechos' y lo bien que les funcionaba. Pensé que podría hacer lo mismo con Mark

-¿Estás loco?

-¿Eh? ¿Por qué? Tú puedes hacerlo

-Si, pero tú y yo no somos iguales. Tú eres incapaz de separar el acto de hacer el amor de los sentimientos

-Si puedo

-No, no es así. Tú no ves esto como una frivolidad o algo de lo que puedas distanciarte emocionalmente, así no eres tú. Si tratas de convencerte a ti mismo de que lo eres, eso ya es otra cosa

-Puedo hacerlo. En verdad puedo manejar esta situación sin implicarme emocionalmente en ello, estoy seguro.

-Si tú lo dices -dijo el rubio, sin sonar para nada convencido

-De todas maneras, quiero pedirte un favor

-¿De qué se trata?

-Por favor, no le digas esto a nadie. No sólo lo digo por mi, sino por Mark; le he prometido que Jaebum nunca se enterará que fue con él con quien lo engañé. Una cosa así rompería definitivamente la amistad entre ellos

-No te preocupes, no diré una sola palabra de esto -guardó silencio, pero al cabo de unos instantes le dijo a su amigo con picardía -Pero a cambio de mi silencio, deberás contestarme algo

-¿Qué cosa?

-¿Qué tan cierta es la fama de Mark en la cama? Todas las personas que han salido con él, aseguran que es un dios del sexo ¿es cierto?

Aquella pregunta atrajo a su mente todo tipo de imágenes que corroboraban la fama bien merecida de Mark, pero no pensaba ir por ahí, hablando abiertamente de algo tan íntimo.

-¿Po...por qué te interesa? Ya tienes a Yugye...bueno a Yoongi

-¿Y eso? ¿No puedo tener curiosidad? Pero déjame decirte una cosa, frenton. Ese sonrojo tuyo, aunado al hehco de que intentaras cambiar de tema es una respuesta suficientemente elocuente

-¿Eh?

-Por lo visto su fama es cierta. Pufff. ¿Nunca has oído el rumor sobre una ex novia suya?

-¿Ex...novia? Ni siquiera sabía que tuvo novia, jamás nos ha presentado a una, realmente jamás nos ha presentado a nadie.

-Pues ha tenido sus relaciones por ahí, que me he enterado de muy buenas fuentes

"Yugyeom" dedujo el peli negro, pero lo que en verdad lo intrigaba era la identidad de aquella chica...además del rumor que comentaba su amigo

-Y... ¿qué dice ese rumor?

-Dicen las malas lenguas que cuando Mark la mandó a volar, ella se tiró al drama y se deprimió a tal punto que no dejaba de llorar ni salió de su casa en dos semanas. Dicen que ha salido con otros chicos pero que no dura nada, cuentan que todo eso es porque no puede olvidarlo. Ese rumor no hizo otra cosa que aumentar la fama de Mark en la cama. Así que tú eres mi confirmación más aproximada ¿Los rumores se acercan a la realidad?

-Pues...él...tiene una técnica más que adecuada

Que pobre sonaba eso en comparación con la realidad. Pero el no era de andar divulgando esas cosas... ¡y menos ante BamBam!
Quería mucho a su amigo, pero no pensaba darle un solo motivo para que se le antojara seducirlo. Bastante tenía con Yoongi y Yugyeom, como para que aparte le gustara Mark.

En realidad aquella actitud lograba todo lo contrario, despertar la curiosidad de BamBam, pero por suerte para Jinyoung su amigo no se sentía tentado por Mark. Era muy guapo y todo, pero a el le gustaba llevar el control en una relación, ser el mandon como solía decirle Yoongi, y tenía la impresión que eso con Mark sería muy complicado. Él manejaba su vida como se antojaba y no le agradaba mucho estar sujeto a una autoridad que le dijera que hacer, en eso chocaban. Pero su amigo sería perfecto para dominarlo cuando quisiera.

La conversación de ambos, o mejor llamado interrogatorio de BamBam, fue interrumpido por unos suaves golpes en la puerta, a los que Jinyoung se apresuró a indicar que podían entrar. Lo que fuera con tal de desviar la atención de su amigo. Por la mirada que éste le lanzó, supo que el rubio adivinó sus intenciones.

En cuanto vio entrar a Mark se puso pálido de la impresión pero casi de inmediato se sintió enrojecer hasta las orejas, algo que no ayudaba a controlarlo era la sonrisita pícara que BamBam le dirigía.

-¿Estás ocupado, Jinyoung?

-No -respondió BamBam por el con una gran sonrisa -Tiene al menos una hora libre, así que los dejaré a solas -caminó hacia la puerta pero se detuvo al lado de Mark y le dijo de manera cómplice -Pueden cerrar la puerta si gustan, yo me encargaré de que nadie se acerque a éste lugar.

Si momentos antes estaba completamente rojo, en aquellos momentos podría freírse con facilidad un huevo en la frente de Jinyoung, expresión que parecía ser compartida por Mark, que también tenía la quijada zafada de la impresión.

Pero cuando Jinyoung captó la mirada de apreciación que su amigo le lanzaba al trasero de Mark antes de salir, experimentó un gran impulso de sacarlo a golpes del cuarto. Afortunadamente su condenado amigo salió, cerrando la puerta tras de si

-El...lo sabe

-Si. Pero no te preocupes, no dirá nada. Puede ser un chismoso de primera, pero sabe cuando debe guardar un secreto

-De acuerdo. Pero es precisamente de eso de lo que quiero hablar contigo

-Dime

-Hace rato...vi a Jaebum

-Oh -fue lo único que pudo decir Jinyoung y de inmediato se puso tenso y desvió la mirada

-En un primer momento...pensé que ya habías hablado y le contaste todo y que aún así fue a trabajar porque era demasiado orgulloso como para dejar que algo así le afectara demasiado. Pero después...cuando habló conmigo, aunque en un primer momento pensé que sabía mi participación en todo esto y quería ajustar cuentas conmigo, me di cuenta que en realidad él no sabe nada -guardó silencio, esperando que Jinyoung se explicara, pero al no obtener lo que deseaba continúo con su diálogo -¿Por qué no se lo dijiste? Sé que fue a verte en la mañana a tu casa así que tenías la oportunidad ¿Por qué no la aprovechaste?

-Yo...no pude

-¿Por qué?

¿Qué podía responder si ni el mismo tenía una respuesta clara? Pensó frenéticamente, tratando de encontrar la respuesta que su amigo exigía y a la vez merecía; pero cuando volteó a verlo creyó saber exactamente lo que pasaba con el

-No pude porque...porque no me pareció suficiente

-¿Qué?

-Hace rato, cuando él fue a verme, pude darme cuenta de que venía de estar con su amante. Cuando pensé en su... romance con Youngjae lo imaginé como...un poco de sexo eventual, pero en ese momento me di cuenta de que era una cosa más seria, si es que se le puede dar ese calificativo

-¿A qué te refieres?

-No es el engaño de una noche, no fue una noche de locura en la que no estaba en sus sentidos, es un romance en toda regla a mis espaldas. Antier que fui a buscarte a la estación, casi todas las personas me miraban con lástima, todas ellas lo sabían...lo cual sólo pudo pasar si ésta situación ya lleva un tiempo ¿o me equivoco?

Mark parecía renuente a contestarle, pero al final se dio por vencido y dijo
-No. Llevan juntos un par de meses.

-¿Lo ves?

-No sé a dónde quieres llegar, Jinyoung

-Que...lo que le hice, palidece en cuestión a lo que él me ha hecho

-Entonces... ¿qué quieres hacer? ¿Ya no se lo vas a decir?

-Claro que lo haré. Pero cuando lo haga le habré dado un pretexto mucho mayor para sentirse herido en su orgullo. Quiero que...tú y yo...continuemos...viéndonos

Usó la intención correcta en la última palabra y por la expresión de Mark supo que lo captó sin ningún problema. No dijo una sola palabra al respecto y se limitó a caminar en círculos por la habitación, hasta que se detuvo y mirándolo con seriedad le dijo

-¿Te das cuenta que si hacemos lo que quieres, hay más posibilidades de que nos descubran y él sepa que fui yo?

-Lo sé

-Aún así... ¿quieres correr ese riesgo?

-Francamente Mark, eres tú quien más sale perdiendo si decides ayudarme en esto. Por eso ahora no hay presión ni chantaje, es absolutamente tu decisión; si decides ayudarme te estaré agradecido, pero si me rechazas...lo entenderé.

Mark desvió la mirada y preguntó al cabo de unos instantes -¿Durante cuánto tiempo sería eso?

Una sonrisa de excitación aforó en Jinyoung y caminó hacia él, hasta que sólo los separaba un paso

-Durante el tiempo que nos apetezca ¿qué dices?

-Creo que... sigo siendo tu hombre

Por unos momentos Jinyoung tuvo que controlar la necesidad física de besarlo, sobre todo porque ambos ya se habían fundido en un abrazado apasionado.

Estaban de llevar las cosas a otro nivel y acercarse a la mesa con claras intenciones, cuando unas voces provenientes de la puerta los alertaron de la urgencia de separarse. Una compañera enfermera entró en el lugar y su atención se dirigió inmediatamente a Mark, a quien sonrió con coquetería, pero no logró captar nada extraño en el ambiente. Luego de que Jinyoung se viera forzado a hacer las presentaciones, Mark se despidió de ambos y salió de la habitación.


/-/-/-/-/-/-/-/-/-


La estación policíaca de Seúl era un hervidero de actividad al medio día, sobre todo en el área de investigación, que era en la que se encontraba Jinyoung en aquellos momentos. Todo mundo parecía estar muy ocupado, enfrascados en el análisis de expedientes sobre los escritorios o hablando por teléfono.
También en la clínica estaban inundados de trabajo, pero Nayeon le pidió de favor que llevara el expediente de un criminal, recientemente capturado, que estaba bajo custodia y atención médica en la clínica.
La oficina del capitán Wooyoung a quien tenía que entregarle personalmente el expediente, estaba vacía y según su secretaría éste debía encontrarse revisando algún caso con alguno de sus subalternos. Recorrió con su mirada todo el área, intentando visualizarlo pero sin suerte.

Sin la atención puesta en sus pasos, su hombro chocó con otra persona y a punto estuvo de tirar el expediente al suelo. Afortunadamente logró activar sus reflejos a tiempo y atrapó el sobre en el aire e inmediatamente lo apretó contra el.

Contrariado por su descuido, se giró hacia la persona con la que chocó para darle una disculpa.

-Lo lamento

-No hay problema, yo también estaba distraído

Se trataba de un joven pelinegro con el rostro más inocente y añiñado qu haya visto antes y el cual le contestó con una sonrisa despreocupada.

En ese momento fue consciente de una cosa: la oficina estaba en absoluto silencio.
Tan solo unos segundos atrás la oficina estaba bulliciosa, con todo mundo atento a sus investigaciones, pero en aquel momento toda la atención estaba centrada en ellos. Las miradas estaban cargadas de expectación e incluso le parecía que algunos contenían el aliento, esperando algo. Entonces lo entendió

El era Youngjae

Debió hacer algún movimiento extraño o algo, porque escuchó con claridad como toda la oficina contenía el aliento. Probablemente muchos esperaban que el captara la identidad del chico y se enfrascaran en una pelea, por eso no les quitaban la mirada de encima.
Todo su cuerpo se puso en tensión y apretó el sobre contra el con todas sus fuerzas. No le importaba si arrugaba los papeles, suponía que eso era mejor que rodear el cuello de aquel joven con sus manos.

Por si aquella situación no fuera suficientemente estresante e incómoda, la actitud de su rival de amores no contribuía precisamente a calmarlo. Por su mirada y la sonrisa hipócrita que le lanzaba era bastante claro que sabía quién era...y que la situación no lo incomodaba en lo más mínimo. Probablemente por dentro se estaba burlando de el

"El muy puto"

Le hubiera encantado gritarle todos los insultos que se le ocurrieran, voltearle la cara de un golpe o al menos escupirle...pero debía calmarse. Todo mundo parecía estar esperando precisamente eso y el no tenía ganas de dar un escándalo público; además, de ceder a la tentación, Jaebum se enteraría de que el lo sabía todo y entonces su venganza dejaría de tener sentido.

Contó mentalmente hasta diez para lograr calmarse. Su truco resultó y logró esbozar una sonrisa a medias para tratar de lucir ignorante de la situación que se estaba desarrollando, a pesar de que odiaba pensar la cantidad de comentarios de lástima que despertaría. Ya podía sentir las miradas indulgentes dirigidas hacia el.

"Haré pagar por esto a Jaebum. Se va a arrepentir de ponerme en esta situación"

-Bueno...con permiso -dijo con los dientes ligeramente apretados

-Claro -el tono de su despedida estuvo a punto de convencerlo de olvidarse de la prudencia y estamparle un puño en la cara, así que se giró de prisa y se alejó de el, tratando de lucir una despreocupación que no sentía.

Media hora después estaba listo para retirarse. Entregó el encargo a Wooyoung e incluso se permitió platicar unos minutos con él, tiempo atrás tomó un curso con él así que cuando se encontraban se saludaban con alegría y platicaban un poco.

El incidente con Youngjae fue olvidado rápidamente por los testigos porque ni siquiera lo miraron cuando salió del lugar. Sentía ganas de buscar a Mark y platicar un poco con él, concretamente tenía que preguntarle algo, pero no estaba seguro de si estaba en la estación y ya no disponía de mucho tiempo como para buscarlo.

Pero, como si lo conjurara con la mente, pudo verlo a un par de metros de el, platicando con alguien. Se le acercó animadamente, pero se detuvo a unos pasos al ver quien era la persona con la que platicaba: Youngjae.
¿Por qué tenía que volver a toparse con el? Bastante trabajo le costó controlarse minutos atrás, para que se lo volviera a encontrar. Pensó en darse la vuelta y continuar su camino, sin saludar y mejor irlo a buscar a su casa, pero un movimiento lo dejó clavado en su lugar.

Youngjae se inclinó un poco hacia Mark, como si quisiera escucharlo mejor, al mismo tiempo que colocaba su mano en el antebrazo del rubio.

"¡Retira ese maldito brazo!" pensó con inusitada violencia al tiempo que apretaba los puños hasta poner blancos los nudillos.

Al muy... puto no parecía bastarle con tener a Jaebum, ¡sino que incluso le coqueteaba a Mark!

Se inclinó un poco más y le sonrió con evidente coquetería, era una invitación tan clara que Jinyoung se preguntó por qué no mejor Youngjae le señala un cuarto de almacén a Mark y se abría la ropa. Sería una invitación muy propia de un joven como el.
Se sentía tan furioso que no dudaría que estaba echando humo por las orejas.

Vio a Youngjae dar un paso al frente, reduciendo aún más el espacio que lo separaba de Mark, así como sonreírle con una clara connotación sexual.

En aquel momento dejó de importarle la posibilidad de dar un show, de que Jaebum se enterara de que había sido descubierto, no le importaba nada que no fuera arrancarle a ese hombre el brazo y estamparlo contra la pared.

Ciego de furia se encaminó hacia ellos, preparado para tomarlo con fuerza y tirarlo al suelo. Si le rompía siquiera un brazo serían puntos extras de satisfacción.

Estaba a punto de cumplir sus intenciones, cuando Mark desvió la mirada hacia el y le sonrió como bienvenida.

Sus intenciones homicidas se esfumaron de pronto y correspondió la sonrisa, aunque de manera temblorosa. Al darse cuenta que ya no tenía la atención del rubio, Youngjae se giró hacia el y por un breve momento pudo captar una mirada de fastidio antes de que lograra disfrazar su molestia con una sonrisa.

-Oh... nos volvemos a encontrar -saludó Jinyoung con el tono más ligero que pudo.

-Si

-Lamento interrumpirlos, pero me gustaría hablar a solas con Mark ¿Puedo?

-Claro -respondió Youngjae con visible molestia -Entonces me despido

Cuando el pelinegro se hubo alejado, Mark le dijo -¿Qué pasa Jinyoung? ¿Qué quieres decirme?

-Prefiero que lo hablemos en privado ¿se puede?

-Claro, acompáñame.

Lo guió hasta una oficina y luego que entrara el, cerró la puerta. Pensó en ponerle el seguro, pero aquello despertaría sospechas y comentarios que no les convenían a ninguno de los dos.

-Bueno Jinyoung ¿qué quieres decirme?

-Yo... te extraño. Sé que es ridículo porque hace poco nos vimos, hemos estado sin vernos mucho más tiempo que éste pero yo... te extraño

Mark pareció desconcertado por su declaración, pero de inmediato le sonrió.
El corazón de Jinyoung latió acelerado ante aquella sonrisa e incluso podía jurar que se había sonrojado. Desde aquella maravillosa noche que pasaron juntos el no podía pensar en él sin sentirse acalorado o tembloroso. Como en aquel momento.

Desvió la mirada de su sonrisa, que tan atractivo lo volvía, y se concentró en un punto indefinido entre su pierna y su mano. Mala idea. De inmediato aquellas manos atrajeron su atención y a su mente acudieron imágenes de lo expertas que eran sus manos y todo lo que le habían hecho aquella interminable y apasionada noche.

El ambiente se cargó de una inequívoca tensión sexual, la cual se incrementó en cuanto alzó la mirada y vio que Mark parecía encontrarse igual que el, al menos eso pensaba al notar que tenía fija su mirada en sus piernas.

La tentación de ponerle el seguro a la puerta y pedirle que lo tumbara sobre el escritorio era muy grande. Pero era un lugar público, y aunque la idea le estaba pareciendo perturbadoramente excitante, despertaría demasiadas sospechas que no tardarían en llegar a oídos de Jaebum

-Oh dios -susurró en medio de un gemido

-Lo sientes ¿verdad Jin? Estamos a solas y lo único en lo que podemos pensar es esa noche... y en lo fácil y maravilloso que sería repetirlo en este momento, sobre ese escritorio. Sobre el piso.

Cual si de un hechizo se tratara, su mente no hizo otra cosa que conjurar imágenes sobre las palabras de Mark. Tampoco lo ayudaba a recuperar el control el tono ronco y sexy que exhibía su voz. Sus rodillas estuvieron a punto de fallarle, así que apoyó su espalda contra la pared

-No sigas por favor. No sé que me pasa, pero me basta verte para desearte y recordar...

-Lo sé. Como te digo, yo también siento lo mismo. Esto ya te lo advertí, que sería difícil vernos y actuar como si no hubiera pasado nada. Como si no estuviera pasando nada.

Aquello lo sobresaltó y asustó, porque empezaba a darse cuenta de que tenía razón. ¿Las cosas siempre serían así? ¿Pasarían los años y el volvería a revivir sus momentos apasionados cada vez que lo viera? ¿No podría evitar desearlo y encerrarse con él en algún lugar, a pesar de que cada quien tuviera sus parejas?

La sola idea era demasiado inquietante y perturbadora como para analizarla en aquel momento

-Tienes razón. Lo cierto es que... sólo quería saludarte, ver cómo estabas, decirte algo importante...

-¿Y ahora?

-Ahora sólo quiero que me digas ¿cuándo podremos vernos?

-Esta noche -dijo apresuradamente, pero cuando Jinyoung sonreía emocionado por la noticia, Mark recordó algo y su actitud titubeó

-En realidad esta noche es imposible. Olvidé que tengo una... vigilancia asignada desde la semana pasada

-Oh...entiendo

-Tal vez mañana por la mañana

-No, tengo turno temprano. Si pidiera salirme despertaría sospechas

-Entonces será hasta mañana por la noche -el desánimo de Mark era un claro reflejo del suyo. La espera le parecía eterna

-Bueno, mejor cambiemos de tema para relajar el ambiente. ¿Qué eso tan importante que querías decirme?

-Oh... pues...

Recordaba exactamente lo que quería decirle, el problema es que ya había perdido el valor. Sabía que lo que lo impulsaba a decirle lo que deseaba, estaba inspirado por los celos y la violencia que la presencia de Youngjae le inspiraba, así que decírselo cuando esas emociones se enfriaron y parecían tan distantes...

-Dímelo Jin -su actitud reticente no hacía otra cosa más que aumentar la curiosidad de Mark, que habló con tono infantil suplicante

-En realidad yo... me estaba preguntando ¿qué es lo que tienes con Youngjae?

-¿Cómo? -lucía genuinamente desconcertado, lo que aumentó la vergüenza del joven -¿Crees que tengo algo con Youngjae?

-Bueno...por la manera en que se comportaba contigo, me parece obvio que el se te estaba insinuando, probablemente no fuera la primera vez

Mark le sonrió con satisfacción y preguntó
-¿Estás celoso, Jin?

"¡Maldición si!"

-No, claro que no -la sonrisa de Mark era señal de que no sonó tan convincente -Es sólo que... el parecía muy interesado en ti

-No es lo que estás pensando

-¿Ah no?

-No. Youngjae se comporta así con casi todo el mundo

"Lo dicho, es un puto"

-Excepto con Jackson, ellos siempre se comportan como si se fueran a arrancar la cabeza de un momento a otro. La cuestión es que, aunque coquetee un poco conmigo, sólo tiene ojos para Jaebum. Dudo que alguna vez intentara, realmente, seducirme

-¿Estás seguro?

-Pues si. Además, el no es mi tipo

Estuvo a punto de preguntarle cuál era su tipo, pero de inmediato se dijo que eso no era de su incumbencia. Bueno tal vez si lo era, eran amigos a final de cuentas; pero no estaba seguro de querer escuchar su respuesta.

-Jin yo... -dejó la frase colgada, pero lo único que el podía pensar era en lo rápido que Mark se movió, en sólo unos segundos lo tenía a su lado a una distancia nada tranquilizadora.

El ambiente entre ambos se cargó de electricidad mientras se veían fijamente a los ojos. Pero el ambiente se rompió de golpe en cuanto escucharon que alguien giraba el pomo de la puerta para entrar, ambos se separaron rápidamente y tomaron una distancia prudencial

-Oye Mark... ¿Jinyoung?

Ninguno de los dos se movió un solo centímetro, completamente sorprendidos porque fuera precisamente ÉL quien los encontrara juntos en aquellos momentos.

Jaebum estaba en la puerta, afortunadamente no parecía haber visto u oído algo sospechoso, aún así ambos estaban nerviosos y expectantes.

Jinyoung estaba pálido. Si Jaebum hubiera entrado unos segundos después, probablemente los hubiera encontrado íntimamente juntos; tal vez no haciendo el amor tal y como deseaba, pero si fundidos en un abrazo que no dejaría ninguna duda del grado de intimidad que compartían. Afortunadamente él no parecía sospechar nada

"¿Qué se siente, eh? Como me va a encantar decirte lo que hice a tus espaldas. Aunque nunca te pueda decir todo y aunque ahora me sienta un poco nervioso por casi ser descubierto, me siento tremendamente poderoso pensando en lo que estaba a punto de pasar antes de que entraras"

-¿Qué pasa Jaebum? ¿Para qué me buscabas?

-¿Qué haces aquí Jinyoung? -preguntó el de piel canela, ignorando la pregunta de su amigo.

Jinyoung estaba seguro de que lo que motivaba aquella pregunta no era otra cosa que la preocupación de que se encontrara con Youngjae o escuchara algunos rumores al respecto. Si el tonto supiera que el ya estaba enterado

-Vine a entregar un expediente que Nayeon me encargó. Pero me encontré en el pasillo con Mark y quise saludar, además de platicar un poco con él.

-Ya veo

-Pero ahora tengo que retirarme. Hay mucho trabajo en la clínica y se suponía que no iba a tardarme -contuvo el impulso de hacer algo con Mark que despertara las sospechas de Jaebum, así que se limitó a sonreírle con cortesía -Tengo que irme, pero espero que podamos seguir esta... plática muy pronto, Mark

-Si, claro -respondió el aludido

-Nos vemos Jaebum

-De acuerdo

Cerró la puerta tras de si y mientras se alejaba una sonrisa perversa curvaba sus labios.

La sensación que lo invadía en aquellos momentos era...poderosa, emocionante, embriagante

La venganza era tan dulce 😋.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).