Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hell Girl y yo por Demidevi

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Una pequeña historia basada en el anime "Jigoku Shoujo" 

Notas del capitulo:

Todos conocen a Hell Girl o Chica infernal, todos saben lo seria que es, pero que pasará cuando ella conozca a quien podrá cambiar eso. ¿La chica infernal aceptará sus sentimientos por una humana a quien debió llevarse al infierno? 

 

Una cosa más la protagonista tendrá algo entre sus piernas que hará que las cosas se pongan interesantes, si saben a que me refiero 7w7

 

En una nota aparte quería preguntar: 

 

-¿Hay algo malo en como escribo? 

-¿Tengo que tener errores de ortografía? 

-Errores en mi grámatica 

 

Que hay de malo en cómo escribo? Acaso no les gusta una historia original y que esta escrita más o menos decente para su disfrute o que onda? Eso quiero saber 

Silvia  -Y de nuevo todas las miradas hacia una sola persona ¿qué carajos tiene esa idiota? -Me dije a mí misma mientras miraba como la mustia de Alexandra se iba acercando al salón. 

 

 Carmen -Tranquila, Silvia, ella no es ni la mitad de bonita que tú -dijo mi amiga que estaba a mi lado. 



Silvia  -Tienes razón, Carmen ella es solo una sombra, no es nada comparado con la reina de esta secundaria. Tendrían que estar agradecidos por que mi padre les da dinero para mantenerla abierta -mencioné con una sonrisa en mi bello rostro mirando como la zorrita de pelo negro entraba al salón vistiendo como lo que es. 



Marco -¡Por aquí lindura! -Le escuchó gritar al que es mi novio, el chico más codiciado por todas las mujerzuelas que van detrás de él. 



Silvia   -¿Hasta tu, Marco? -Susurre mirando en dirección del atleta de pelo rubio que levantaba su mano como un idiota intentando llamar a la chica nueva. 



Alex  -No me jodas, pedazo de mierda -le escuché decir mientras se detenía en medio del salón mirando a todos como si ella fuera superior a nosotros. -¿Acaso son idiotas o solo se hacen? No me interesa entablar amistad con alguno de ustedes sucios sacos de mierda 



-Ya harta de que le estuviera diciendo esas cosas a mi novio decidí ir por la perra que estaba allí parada sonriendo como si fuera la reina del lugar- 



Silvia  -¿Qué carajos te pasa? -Le grité enojada tomándola por la ropa. 



-Ella guardó silencio- 



Silvia  -¿Qué no escuchas lo que la gente te está diciendo? -Volví a gritarle. 



-Seguía en silencio- 



Silvia  -¡Vamos a dejar algo en claro de  una puta vez! ¡Tú solo eres una sirvienta aquí! ¡Solo una perra! -Volví a gritar pero esta vez levanté mi brazo para poder golpearla y ponerla en su lugar pero cuando estaba por hacerlo…. 



 

 Profesor  -¿Qué cree que está haciendo, Albarez? -Dijo el profesor que ya había entrado. estuve apunto de darle su merecido a esta perra pero tenía que ser detenida. 



-Las clases habían pasado rápidamente que no me había dado cuenta. En todo este tiempo estuve por alguna razón mirando a esa estúpida que se atrevía a faltarme el respeto. 

 

Tendría que estar agradecida que alguien como yo estuviera viéndola… Espera yo estoy viendo a esa estúpida de grandes pechos que deja ver a través de su camisa. ¿Cómo es que puede tenerlas más grandes que yo? No, ahora no me vengan molestar malditas hormonas, además no soy lesbiana. Quizás podría ser mi amiga pero yo no lo soy o eso creo yo- 





﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏

 

Ese día en la noche - Departamento de Alexandra 




Alex -Cómo siempre las cosas siempre van de mal en peor para mí, yo no le hice nada a ella y quiere golpearme. ¿Que diablos me importa que tenga un novio que es un idiota? 



 Emma Ai  -¿Quizás es porque eres demasiado amable? -Dijo una voz resonando en todo aquel lugar. 



Alex -Eso que tiene que ver con esto con todo lo que me ha pasado desde que llegué aquí -respondí a esa voz que provenía desde la oscuridad de mi cuarto, busqué con la vista y me encontré con un par de grandes ojos rojos pertenecientes a mi novia que me miraba con una sonrisa, esas sonrisas que solo muestra cuando estamos solas. 

 

 

 Emma Ai -Solo decía… -Dijo la dueña de mi corazón cuando se puso de pie de la cama donde estaba sentada. Sin quitar su sonrisa. Ella caminó hasta donde me encuentro para luego de haber recorrido unos cuantos metros llegando a mi encuentro rodea con sus brazos mi cuello. -Además no tienes que estar siempre al pendiente de lo que diga esa tal Silvia 



-Al escuchar esas palabras sonreía pasando mis manos alrededor de la cintura de mi linda novia de mirada carmín que seguía mirando mis ojos. Todavía no puedo creer que esto esté pasando si tan solo unas semanas antes era como la chica nueva sin amigos o una meta pero ahora…. 

 

 

﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏

 

Hace una semana atrás 

 

Escuela secundaria Victory Lotus 

 

 Profesor -Muy bien jóvenes, quieren guardar silencio -dijo el hombre de aspecto cansado mirando a los chicos que estaban armando alboroto. 

 

 Profesor -Si no quieren que les deje más tarea de la normal dejen de armar alboroto -esta vez el hombre elevó el volumen de su voz haciendo que los chicos presentes se quedaran en silencio. 

 

 Profesor -Muy bien, ya que tengo su atención quiero que le den un cordial saludo a nuestra nueva estudiante, ella viene de un país vecino. Espero que se lleven bien con ella. Ya puedes pasar 



-Tuve que entrar debido a la llamada del profesor, decir que estaba nerviosa era poco, sentía como mis piernas temblaban y las miradas de todos estaban puestas sobre mí persona. Desde pequeña nunca me gusto llamar la atención de nadie y menos de los hombres por eso mismo cuando cumplí los trece años me declaré como lesbiana. Tuve alguna que otra pareja pero ellas siempre fueron una mierda conmigo; cómo una tonta siempre les hacía caso, solo era un juguete. Incluso a mis siete años que fue mi primer beso pensé que era normal que pasen estas cosas aunque tarde me di cuenta de que estaba en un error que me llevó a cometer ciertas cosas por eso mismo llevo el brazo derecho vendado. entre al salón y cuando me paré en medio de la clase todos me miraban dejé escapar un pesado suspiro para poder presentarme como se debía: 




Alex -Mi nombre es Alexandra Rivera, pero pueden llamarme Alex, vengo de Argentina. Para ser exacta de una de sus tantas provincias. De Tucumán. 

 

Alex -Estoy aquí por el trabajo de mi madre, la han transferido a México y bueno.. Yo todavía soy menor de edad para decir lo que quiero hacer o dónde vivir, en fin mis gustos son simples, me gusta el anime, leer libros de todo tipo, el manga como el anime y el deporte que me gusta más es el fútbol -dije con una sonrisa mirando a todos que se habían quedado callados. 



Chico 1 -Vaya tenemos a una extranjera en nuestro país, además que tienes unas grandes tetas contigo 

 

Chico 2 -¿Y tienes novio, Alex? -Preguntó uno de los que empezó a hablar mientras sonreía tal como… 

 

Alex -vuelve a mencionar algo sobre mi cuerpo y juro te mato, maldito pedazo de mierda -dije mirando con odio al chico que inmediatamente se quedó en silencio.

 

Alex -Quiero dejar algo en claro. No vine a hacer amigos de modo que el que se meta en mi camino o intente algo quedará muy mal parado 



-Todos los que estaban en la clase e incluido el maestro se quedaron en silencio hasta que una rubia mal teñida tuvo que hablar- 



Silvia -¿Acaso eres lencha? Para decir esas cosas -dijo aquella chica de pelo rubio que a leguas se notaba que era de las que comúnmente se les llama “Fresas” 



Alex -Tienes algún problema con ello, rubia mal teñida -respondí sonriendo como siempre lo hacía. De una forma cínica mostrando mis dientes. 

 

Silvia -Los colores se hicieron presentes en su rostro, hasta que el color rojo por la ira se quedó en medio de su cara- 



-Todo lo que ocurrió después fue como dicen historia antigua. Para ser sincera ella trataba de hacerme sentir menos porque soy de un país que según para ella y sus amigos es poco para decir menos o no repetir lo que había dicho. 

 

Siempre intenté llevarme bien con las personas, ser amable, aunque lo soy con las personas que considero mis amigos hay veces que me comportó como una perra sin sentimientos, una verdadera perra en todo el sentido de la palabra, puedo verte llorando y lo que haré es reírme en tu cara gozando el dolor de la persona que está pasando por un mal momento. ¿Qué? Soy así, no es que tenga problemas mentales o alguna mierda como esa, solamente me siento bien haciendo eso. 



Me siento tan bien siendo mala… Pero también puedo fingir ser una chica buena. 

 

El saber como actuar me ha llevado cómo decirlo lejos, aunque las personas puedan llegar a pensar que soy sumisa, toda una pasiva, que hago lo que me dicen. Y en cierta forma puede que sí pero solamente lo hago para ganarme su confianza así ellos no me empiecen a joder con alguna de sus tantas mierdas. 



Aquellos días fueron un completo infierno pero no como el que les haré pasar a ellos cuando me hagan explotar. En fin al igual que todos los días desde que llegué aquí la fresa y sus amigas estaban sentadas en uno de los bancos que están afuera del establecimiento mirando a todos como si fueran simples moscas o insectos; siempre se metían con las chicas que eran según ellas menos, o las jodian por ser de escasos recursos. Por eso mismo siempre me terminaba metiendo en problemas ya que, nunca me ha gustado que personas así se metan con gente que no pueden defenderse. O que son muy tímidas para decir lo que piensan. Quizás por eso mismo me gane el corazón de algunas chicas.. Tampoco es para presumir ni tampoco es que me importe pero pasó así. Mis acciones, mi comportamiento con ellas o será por algo en mí que hizo que tuviera a más de una chica de mi salón cómo de los otros detrás de mí culo. 

 

No me molesta pero es a veces un poco molesto. Lo que me lleva al punto importante y es… Que las leyendas de cierta persona fueron más que simples palabras. A qué me refiero bien..Cierto día cuando terminó la escuela y no tenía actividades con las porristas. Cabe aclarar que ellas fueron las que me insistieron para que me uniera siendo tan débil ante la mirada de las chicas lindas decidí unirme. 

 

La verdad era divertido y me estaba gustando pero a cierta persona no le parecía para nada divertido que la persona que según para su diminuto cerebro le estuviera quitando presencia o mejor dicho le estuviera robando su popularidad. Por eso mismo creo yo hizo algo que hasta ahora fue una bendición más que una maldición. Tal como dije, hizo que la leyenda que pensé era una mentira se viera convertida en una realidad para mí, quién diría que una linda chica de pelo negro como la misma noche y ojos como dos rubíes estaría presente en mi cuarto todo para llevarme al infierno por pedido de una idiota. 





﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏﹏

 

Residencia de la familia Rivera - Interior - Cuarto de Alex 

 

Medianoche



¿? -Con que tu eres a quién debo llevar -dijo una chica de pelo negro que estaba parada en medio de mi cuarto mirándome con unos bellos aunque aterradores ojos color rojo. 

 

Alex -Me quedé callada observando con una sonrisa a la chica que estaba allí. 

 

¿? -Es hora de que vengas conmigo.. -No deje que terminará ya que me acerqué hasta invadir su espacio personal para tomarla de las manos y sonreír como una tonta ante la sorpresa de la chica de pelo negro. 



Alex  -Eres tú ¿cierto? Oh por todos los dioses, no puedo creerlo, no puedo creer que seas real y no solo una invención -dije tan rápido que la chica me quedó viendo como pensando que era simplemente otra idiota del montón. 



¿? -¿Disculpa? 



Alex -Perdón mi nombre es Alex es un gusto conocerte y perdón de nuevo por tomar tus manos. Pero en serio eres más linda en persona -dije sin pensar. 



-En ese momento pude ver como la chica de pelo negro esquivo mi mirada y algo que solo pueden soñar los fans de esta persona. La misma Jigoku Shoujo, Hell Girl, mejor dicho la misma Emma Ai estaba presente en mi cuarto y ella se había puesto roja ante mi comentario. Nunca pensé que esto pasaría. De verdad no cabía en mí por la felicidad solo hasta que ella volvió a hablar caí en cuenta de que venía a hacer conmigo… 




  Emma Ai  -Ya sabrás porque he venido -dijo luego de recuperar su seria mirada. 



Alex  -Lo sé muy bien, antes de que me lleves al infierno, ¿podría pedirte algo? 



 Emma Ai -¿Qué cosa? -Dijo ella con una seria mirada que podía decir que me estaba enamorando al mismo tiempo que intimidando. 



Alex  -Quiero.. bueno.. -Mis nervios empezaron a salir a flote. -Quiero pedirte un favor, ese mismo es.. Me dejarías darte un beso, sé que es algo extraño pero mi sueño fue conocerte y ahora que estás aquí no quiero desperdiciar esta oportunidad 




-Ante lo dicho la chica de pelo negro se quedó callada y volvió a pasar algo que nadie podría pensar que pasaría, ella se puso tan roja como una manzana, empezó a tartamudear y cuando me acerqué a ella se esfumó. Desapareció tan rápido como había aparecido en mi cuarto- 



 

Alex -Vaya, no puedo creer que la misma Hell Girl tuviera tan lindas expresiones cuando se pone nerviosa -dije antes de tirarme en mi cama boca arriba para mirar el techo con una boba sonrisa adornando mi rostro. 




Notas finales:

Espero que les guste y nos vemos pronto


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).