Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Como el día y la noche por Luna Levoh

[Reviews - 3]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

- Estoy muy cansado, la gira acabó con mis últimas reservas de energía - dijo Shuichi Shindou mientras caminaba lentamente al departamento. Había tenido la esperanza de que Hiro lo llevase a casa, pero, al ver a Ayaka tan feliz por recibirlo al bajar del avión, habiéndole preparado un enorme cartel de bienvenida después de la gira de dos semanas, no había tenido corazón para interrumpir aquel hermoso encuentro. Shuichi ya sabía cómo iban a ser las cosas, pero, había buscado con la mirada entre el mar de gente a cierto rubio, Yuki nunca iba a recogerlo después de las giras, pero, Shuichi nunca perdía las esperanzas de verlo en el aeropuerto. Así que, después de firmar algunos autógrafos, se escabulló entre la gente y se puso los lentes oscuros para evitar que lo siguieran. A pesar que Suguro se ofreció en llevarlo a casa en su nuevo auto, Shuichi declinó la oferta porque no se sentía con muchos ánimos de charlar con nadie, prefería caminar hasta el departamento.

 

Las calles estaban tranquilas, era domingo y no había mucha gente en el exterior. Shuichi tendría un mes de vacaciones y planeaba pasarlo con Yuki, tenía muchos planes para ir a varios lugares con él, quizás podrían viajar juntos a algún lugar en especial. Sabía que Yuki también tendría un descanso por aquellos días, por lo que se sentía animado a pesar de todo. Esperaba al menos poder cenar con él, por eso apresuró el paso porque anhelaba verlo después de esas dos semanas de trabajo.

 

Cuando Shuichi llegó al departamento, encontró todas las luces apagadas. Al principio creyó que Yuki se habría quedado dormido por haber estado trabajando hasta tarde, pero, al encender las luces y buscarlo por todos lados, se dio cuenta que el rubio no estaba en casa. Por un minuto, creyó que tal vez lo habría ido a buscar al aeropuerto, pero, descartó rápidamente esa opción cuando notó que el traje que Yuki solía usar para reuniones importantes no estaba en su armario. Shuichi respiró profundamente, sabía que Yuki era un escritor reconocido y solía tener reuniones a menudo, pero, se sintió algo contrariado porque en su última llamada él no le mencionó nada acerca de una reunión. Intentando pensar en otras cosas, Shuichi se dio un largo baño y luego fue a buscar algo para comer en la cocina, lo único que pudo encontrar fue leche y cereales, los cuales se sirvió en un tazón con la intención de ver la televisión hasta que Yuki regresara. Pero, después de dos largas horas y a punto de ser las once de la noche, Shuichi no había podido tocar nada del tazón con cereales por la espera y la ansiedad. En esos momentos, se estaba quedando dormido sobre el sofá, cuando escuchó la puerta abriéndose y vio a Yuki entrando con una cara aburrida.

 

- Así que ya volviste - dijo secamente al darse cuenta de su presencia.

 

- Sí, pero, tengo vacaciones por todo un mes…

 

- Que bueno…

 

- Esperaba cenar contigo, te he extrañado mucho Yuki… ¿tuviste reunión de última hora?

 

- No, esto estaba planeado desde hace una semana.

 

- Ya veo…

 

- Estoy muy cansado, voy a darme una ducha y a dormir.

 

- Yuki, pensé que podríamos hacer algo estos días, sé que tienes tiempo libre y yo también, tal vez, podríamos viajar… ¿qué te parece?

 

- ¿Estás loco? No puedo estar paseando por ahí, tengo que adelantar los escritos - dijo Yuki mirándolo como si hubiera dicho algo sin sentido.

 

- Pero, Yuki… te he extrañado mucho, ¿no podríamos irnos unos días al menos? Por favor - dijo Shuichi levantándose y tratando de acercarse a él.

 

- No gracias, no vengas con tus melosidades ahora. No tengo humor para eso.

 

- Yuki por favor…

 

- ¿Puedes dejar de decir tonterías?, ¿qué te pasó en ese viaje? Has venido más insoportable que nunca - dijo Yuki tirando el saco al sofá y aflojándose la corbata de malas maneras.

 

Shuichi se quedó parado en medio de la sala, Yuki solía regresar de mal humor después de las reuniones con la editorial, pero al final ambos se arreglaban y Yuki terminaba llevando a Shuichi a la cama. Por eso, Shuichi trató de hacer lo que siempre hacía y se acercó a Yuki para abrazarlo por la espalda. Pensaba disculparse y hablar del viaje más adelante, pero ya no presionaría a Yuki al menos por esa noche para hacer otras cosas, no obstante, el rubio reaccionó de mala manera y le dio tal empujón que casi lo hace perder el equilibrio.

 

- ¡Te dije que me dejaras en paz! ¿¡Qué carajos te pasa!?

 

- Yo… solo quería…

 

- ¡Eres insoportable!, ¡debí aceptar esa copa de whisky cuando pude!, al menos esa mujer se veía madura y libre de estas tonterías.

 

- ¿Qué? ¿Qué mujer? - dijo Shuichi poniéndose pálido de repente.

 

- Pues… una mujer hermosa que conocí en la reunión, quería que me quedase con ella, debí hacerle caso, ¿no crees?

 

- Yu… Yuki ¿qué estás diciendo? No te he visto en dos semanas, sabía que no irías por mí al aeropuerto pero, no me dijiste nada de esa reunión. Encima me estás hablando de una mujer como si nada… ¿acaso estas aburrido de mí?

 

- No seas exagerado, ya, dejemos esto así, quiero ir a descansar.

 

- ¡Yuki!

 

- ¿Qué quieres escuchar? Pues sí, me aburres, estoy harto de tus quejidos, de tus berrinches, ya no eres un mocoso, pero sigues con tus estúpidas melosidades. ¿Acaso pregunto qué haces en tus giras?, sé que tienes muchos fans y varios son hombres, no me sorprendería que tú hayas sido más "amable" con algunos.

 

- Yuki… estás insinuando que te he sido infiel. ¿Cómo puedes decirme eso? - dijo Shuichi sintiendo como gruesas lágrimas empezaban a caer por sus mejillas. - Yo solo tenía la esperanza de verte en el aeropuerto, te he echado tanto de menos… a pesar de eso, sabía que no irías por mí, pero, quería cenar contigo… no estoy en contra de tus reuniones, sabes que apoyo tu trabajo más que nadie, pero, si quedaron hace una semana me hubiera gustado que me avisaras, solo para saber… y encima, me hablas de una mujer, ¿por qué me hablas así?, yo solo quería verte Yuki.

 

- Déjate de dramas, ¿para eso regresaste?, por mí te puedes ir de gira un año si quieres. Me harías un gran favor y…

 

Pero, Yuki no terminó de hablar, porque en esos momentos Shuichi abrió la puerta y salió corriendo a la calle, el corazón le dolía demasiado, Yuki siempre lo fastidiaba pero esta vez se había pasado de la raya. El joven de cabello rosa corrió tan rápido como pudo, las lágrimas le nublaban la visión, realmente, amaba a Yuki Eiri, lo amaba más que a nadie en ese mundo, pero, si tan solo él fuese más amable, solo pedía eso, ni siquiera pedía que fuese cariñoso o como todas las parejas comunes, solo deseaba que sus palabras no fueran tan crueles. Shuichi sabía que él jamás lo seguiría, por un momento, disminuyó el ritmo y minutos después empezó a caminar, la idea era tranquilizarse y volver al departamento cuando estuviera más calmado.

 

Pero, algo sucedió… algo inesperado.

 

En esos instantes, Shuichi pudo ver el auto de Yuki muy cerca y luego lo vio descender del vehículo para mirarlo fijamente. En otro momento, hubiera estado muy feliz de que Yuki lo siguiera, pero, recordaba cada palabra que el rubio le había dicho. Si el desaparecía un año en una gira, de seguro Yuki estaría muy feliz…

 

Si él desapareciera…

 

Ojalá pudiera hacerlo…

 

En todo ese tiempo, nunca había querido alejarse de Yuki, siempre había soñado tener una vida tranquila junto a él. Pero, sus lágrimas volvieron a mojar sus mejillas, ¿hasta cuándo las cosas seguirían así?, ¿acaso Yuki lo amaba? ¿Acaso alguna vez había sentido algo por él? Shuichi sabía que Yuki estaba esperando que él se acercara al auto, y las cosas terminarían como siempre, como si nada hubiera sucedido. Pese a que le hubiera gustado regresar con él, sus piernas habían tomado el control y poco a poco empezó a retroceder. Iba a echar a correr nuevamente para llegar a casa de Hiro y refugiarse con él, pero, lo último que recordó ver fue aquella mirada fija y penetrante de Yuki viéndolo a la distancia, luego de eso, solo sintió un golpe tan violento y brusco que todo fue oscuridad después.

 

Continuará…


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).