Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Princes Of Death por Jesskebede

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Ser alguien transexual, bisexual, homosexual, no binario, asexual etc debe ser algo natural y sin perjuicios, nada es enfermedad y nosotros podemos apoyarlos. 

 2.  - Be Femme (Aphrodite) 
 
 
 
" Dime. ¿No crees que deberías de ser más masculino? A nadie le gustan los... Tú sabes... Los chicos que se ven demasiado femeninos."
 
Las personas son un caso un poco curioso. 
 
Muchas veces suelen dar una hermosa y dulce cara a la sociedad, en dónde cada uno de los presentes, puedan ver que son lo mejor de lo mejor de la misma. 
 
Lo cuál representan con un orgullo enfermizo. 
 
Siempre deseosos por mayor atención y admiración de los demás. 
 
Aunque todo era más curioso. Pues en cuánto más quieran representar la humildad, belleza y felicidad como virtudes propios, no dejamos de ser la plaga más tóxica que pueda existir sobre la faz de la tierra. 
 
Simplemente, solemos dañarnos a nosotros mismos como a los demás, sin remordimientos de por medio, sin miedos al que dirán, si es que nadie mira la mala acción. 
 
El daño causado. 
 
Somos demasiado patéticos pidiendo perdón, cuando el daño ya está hecho y el mundo puede ver por fin lo verdaderamente asqueroso que es el prójimo al cuál admiró un día. 
 
  - Tu cabello luce hermoso. Adoro cómo lo cuidas. - Una chica de caballera corta, rojiza, me regaló una sonrisa que no sé cómo responder. 
 
Es bastante linda. Tiene unas facciones y una forma de hablar, simplemente dulces. 
 
  - Gracias. - Simplemente me limitó a agradecer sin más. 
 
La mirada de la misma se torna un poco agria, pareciera que buscará decirme algo o simplemente me viera con curiosidad. 
 
Es un sentimiento o reacción que regularmente provocaba al paso que daba en la calle. 
 
Algo me decía y casi me aseguraba, que llevar botas altas de tacón y una falta larga color negra, como un top azul marino desmagado, también llamaba la atención puestos en un chico biologicamente hablando. 
 
  - ¿Necesitas algo?. - Pregunto incómodo. 
 
La chica únicamente me miraba incomoda ahora. 
 
  - ¿No crees que siendo más masculino, serias más guapo o llamarías más la atención? 
 
La miró molesto. Odiaba tanto esa pregunta, pero es algo que no podría evitar jamás de parte de los demás. 
 
  - ¿No crees que llama más la atención un maricón de cabello teñido, trasvestido y con una forma de caminar que casi nadie tiene?. - Demasiado rudo, aunque no me importaba demasiado. 
 
Sonrió por última vez y tomó mi mochila, antes de salir caminando con calma del salón de Historia. 
 
Era mi última clase y no tomarla no era algo que me fuera a doler demasiado. 
 
  - ¡Vaya! No sabía que los maricones como tú, les dolía tanto que les dijeran la verdad. Son tan llorones y débiles mentales. - Suspiró y giro a verla. 
 
Se encontraba apoyada en el marco de la puerta, con el ceño fruncido, con varios ojos curiosos viéndonos desde dentro del aula. 
 
Desde que tenía 14 años. Desde comencé a vestirme y sentirme como yo quería sentirme, había oído demasiados insultos e insinuaciones mucho más dolorosas. 
 
Las había tragado cada una de ellas y las había ignorado, pero ahora con 18 años y con orgullo, era algo que no iba a dejar pasar. 
 
  - Mira. Ni siquiera te diré nada. De verdad me duele la cabeza por estar oyendo tantas idioteces en un día. 
 
  - ¡Tú no me vas a estar llamado idiota! 
 
Bostezo. 
 
  - Jamás dije que lo eras. Yo no suelo insultar chiquillas insolentes que creen que debo respetarlas cuando ellas no hacen lo mismo. Creo ciegamente en el karma. 
 
Suspiro agotado. 
 
  - Angelo sólo te ve como una hermosa muñeca, con la que puede jugar y llenar con su pene. Pero cuando ya no le intereses te dejará por una mujer de verdad, tu puto afeminado.
 
Angelo. 
 
Sonrió molesto. 
 
Varios chicos se habían acercado ya hacía nosotros dos. Se veían asombrados y hasta entretenidos por la discusión de dos gritonas. 
 
  - Mira. Ni siquiera sé cómo te llamas. Ni me interesa, si te soy sincero. Pero te diré una cosa. ¿No es menos doloroso evitar decir, que un maricón como yo, como dices, haya llamado más la atención de él en lugar que tú? 
 
  - Soy Marín y soy una mujer real que puede contigo. 
 
Me mira con furia, acercándose a mi con la mano en alto lista para golpearme. 
 
Nadie se mueve, ni chicos ni chicas. 
 
Excelente. 
 
  - Te diré... - Habló, al momento que detengo con suma facilidad la mano de la menor. 
 
  - Marín. Si aprecias tener manos, no vuelvas en tu vida, a levantarlas contra de mi. 
 
Sonrió, cuando ella torce la cara por el dolor, se ve llena de miedo. 
 
  - No me amenaces, puto maricón. - Grita asustada. 
 
Por un momento veo como un par de chicos se quieren meter, pero se detienen cuando un chico de cabellera larga y de color negro, los detiene en silencio. 
 
  - Sigo siendo hombre. Sigo siendo un varón que puede romperte ambas manos si quiere, pero no lo haré. - Con voz baja, la acerco más a mi, viendo como la gente nos mira fijamente, pero sin oír bien la discusión ya. 
 
  - Ahora que sé tu nombre, sé quien eres. Conozco a gente que puede pagar bien por hacerte pagar por todo lo que has hecho. 
 
Su cara pierde el color. 
 
Shiryu que aún detiene a ambos chicos, sonríe viéndonos a ambos. 
 
  - Así que si no quieres todos los que te odian, te hagan pagar por simplemente existir en el momento equivocado y con las personas equivocadas, haciendo cosas erróneas. Te iras lentamente y me dejaras en paz. 
 
En menos de un minuto, después de soltarla, la pelirroja corría con miedo mientras la gente nos veía aún con los ojos bien abiertos. 
 
  - Deberíamos irnos. Angelo quiere verte y no va a estar muy contento, si se entera que Marín te quiso humillar. 
 
Asiento, mientras me voy sujeto del brazo con un sereno Shiryu, quién llevaba con caballerosidad mi mochila con su brazo libre. 
 
 
 
 
Mensaje de Texto: Seiya: 
 
 
Estamos en el jardín enfrente de la escuela. Ven, iremos a comer algo al centro comercial. 
 
Aquí esta Angelo. ¿Ya te encontró Shiryu? 
 
 
 
Contestación: 
 
 
Ahora voy. Aquí viene conmigo. 
 
 
 
 
  - ¿Crees que Shaina este aún interesada en querer darle un puñetazo a Marín? 
 
Preguntó ligeramente emocionado, mientras caminamos con calma hacia el jardín frontal de la escuela. 
 
En ese momento la gente se disipó y comenzó a entrar a sus aulas, mientras ambos nos saltamos ambas clases. 
 
  - Tengo algunos conocidos que quieren verla llorar, si es que me entiendes. - Sonrió emocionado. Pues sé bien, de quienes están hablando. 
 
  - Deberías pensarlo bien. Sería demasiado sospechoso que algo le pasara a la Mariposita, después de este show. 
 
Suena vil y eso en cierto modo, me excita. 
 
La gente siempre me miraba mal. Desde los 14 años en que dije que me gustaba ser femenino, aun siendo un hombre. 
 
Me gustaban tanto usar las prendas sin importar si eran consideradas femeninas o masculinas, la ropa jamás tuvo un género. 
 
Ser alguien no binario, nunca debería un pecado. 
 
 
 
 
 
 
 
Continuará. 
 
 
Notas finales:

Hugaceo Crujiente es una drag queen no binaria que me ha llamado tanto la atención de como puede ser la vida de una persona no binaria que quise plasmarla aquí, igual que Sailor Fag una cantante youtuber.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).