Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El secreto de Evan por yuniwalker

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El aire húmedo comenzó a llenarle los pulmones.

El olor a humedad, mezclado con el aroma a barro, penetró profundamente en sus fosas nasales hasta que Kyle pensó que podría comenzar a llover pronto. El suelo húmedo, que estaba más blando debido al ambiente, se desmoronó suavemente con cada una de sus pisadas.

Lo que hizo que el pie del joven, que caminaba por el sendero, se detuviera de pronto, fue un sonido tenue que pudo escuchar desde su dirección.

Fue un ruido extraño.

"Grrr"

"¿Qué es eso?"

Era más bajo que el sonido de una paloma, pero estaba mezclado con un montón de leves gruñiditos. Algo como un chirrido combinado con pisadas.

Kyle se detuvo y miró a su alrededor. A pesar de que era mediodía, el cielo estaba tan nublado que hacía ver como si el bosque estuviera completamente oscuro también. El hombre estaba de pie en un lugar donde no habría ni pensado en caminar si no hubiese sido absolutamente necesario.

"Ugh, uh, grrr."

"¿Qué?"

Se quedó quieto y giró la cabeza hacía el lugar de donde venía ese sonido. Era ruidoso, así que entendió que algo raro estaba comenzando a suceder.

Kyle supo que la fuente del sonido estaba en la hierba, a unos 20 pasos de donde estaba él y sobre las raíces de un árbol viejo.
Con mucho cuidado, se inclinó y apartó el césped utilizando las manos...

Había... Pequeños mechones de cabello, mojados y temblorosos.

"Esto..."

La pequeña bestia tenía barro por todo el cuerpo, lo que dificultaba conocer con exactitud qué tipo de animal era. Kyle, quien sintió el agua goteando por su nariz, levantó la cabeza y notó que la tormenta estaba comenzando de nuevo. Le preocupaba el hecho de llevar a una bestia desconocida dentro de su mansión y además, recordaba que había leído en alguna parte que los animales que perdían a sus madres no debían ser manipulados o movidos de su sitio. Pero incluso con esa vocecita en su cabeza, lo ignoró y sostuvo al animal entre sus brazos igual a si fuera lo más valioso para él. Era como si esa pequeña bestia estuviese muy hambrienta. Como si no hubiera comido durante varios días. Incluso estaba haciendo un sonido ahogado con una voz muy baja.

"..."

Kyle alargó la mano con cautela y tocó un mechón de su cabello. La pequeña criaturita pareció temblar con el calor de sus manos y pudo incluso sentir como su cuerpo comenzaba a hacerse una pequeña bolita entre sus dedos. Si fuera un animal herido, lo mordería o se mostraría más sigiloso. No pareció tener la fuerza suficiente como para hacer eso así que Kyle, que se quedó muy quieto y reflexionó durante mucho tiempo sobre el asunto, finalmente abrazó con cuidado al animal y le ofreció su pecho como refugio. No le importaba mancharse la camisa con barro. La lluvia se estaba volviendo un poco más fuerte y para evitar que el pequeño animal se mojara más de la cuenta, lo tomó bajo su ropa y corrió por el camino con todas sus fuerzas.

Definitivamente podía sentir su cálido cuerpo temblar contra él.

"Grrr..."

Pero la carrera se detuvo rápidamente. Era como si tuviera un cuchillo enterrado en los pulmones incluso aunque no hubiera corrido por tanto tiempo. Su pecho palpitaba de dolor, su estómago estaba punzando y sus dedos habían comenzado a adormecerse. Aún así, aunque Kyle se quedó sin aliento, no dejó de caminar jamás. Le temblaron las piernas y sus zapatos se atoraron en el barro. Estaba mojado y estropeado. Su cabello rojo estaba empapado por la lluvia y se le pegaba a la frente y las mejillas cada vez que intentaba respirar.

"¡Joven maestro!"

El sirviente, que esperaba al joven que había salió a caminar sin paraguas, gritó al verlo caminar frente a él todo mojado por la tormenta. La figura de Kyle, sosteniendo un bulto de piel sucia entre sus brazos, fue algo lamentable. Más aún porque caminar en este tipo de clima era peligroso para alguien con un cuerpo tan débil como lo era el suyo. El mayordomo trató de reprenderlo de inmediato por no tomar ninguna medida extra contra la lluvia y ser tan descuidado consigo mismo, pero por ahora, estaba tan tembloroso que pensó que limpiarlo era la prioridad.

Gritó que trajeran unas toallas y cuando las mucamas se las entregaron, Kyle las ocupó entonces para envolver con ellas al pequeño animalito que sostenía entre sus manos. El mayordomo frunció el ceño al ver que la toalla blanca se mojaba con agua tan fangosa:

"¿De dónde recogiste esa cosa tan extraña? ¿No te dije que iba a llover?"

"Es que... No podía dejarlo. Tal vez debería comprobar si está herido o no."

"Si te hubieras lastimado, sabes muy bien las consecuencias que eso podría tener para tu salud ¡Pudiste hasta morir!"

"... Pero me necesita. No puedo dejarlo solo".

Ante la insistencia de Kyle, el mayordomo dejó escapar un suspiro largo y luego negó varias veces con la cabeza como para decir que "no había de otra". Le pidió que se acercara, se quejó diciendo que no lo comprendía e igual comenzó a limpiar su pelito con la misma toalla que estaba humedecida.
Así, después de un tiempo, se reveló que su apariencia original era la de un cachorrito flaco y feo. Al menos no pareció ser un perro salvaje. El mayordomo chasqueó la lengua.

Mientras tanto, después de entrar a la casa y cambiarse de ropa, Kyle comenzó a correr alrededor del hombre para que le dejara ver a la criaturita que había traído. Le preguntó si pensaba que estuviera enfermo o cansado y bajó las escaleras para calentarle algo de leche.

"Debes estar cansado, ve a acostarte."

"Todavía estoy bien. Es demasiado temprano para irse a la cama. Pensé que tenía hambre así que por eso calenté leche."

"Puedo hacer eso por usted."

"Yo lo traje. No quiero darte a ti esa responsabilidad."

Kyle, quien insistió en que podía cuidarse solo, le dio leche a un perro negro del que ni siquiera sabía dónde estaban sus ojos. El cachorro, que olió la comida, olfateó una y otra vez hasta que finalmente pudo encontrar por su cuenta donde estaba el cuenco. Sin embargo, no pareció lo suficientemente capaz de beberla utilizando el hocico por lo que Kyle sumergió su mano en leche y se la puso en la punta de la nariz. Entonces finalmente lamió su dedo:

"Debes haber tenido mucha hambre".

El joven, enternecido por el sonido del pequeño animal llorando, colocó el cuenco frente a él y negó con la cabeza. Incluso pareció que su pelito encrespado había estimulado mucho más el instinto protector que Kyle tenía por este perro. El mayordomo, que esperaba sacarlo a la calle, siguió pensando en cómo decirle que no era apropiado que se lo quedara. No era bueno que criara animales de ese estilo porque estaba enfermo y esperando recuperación.

"Creo que perdió a su madre..."

"No es posible."

"Todavía no has escuchado lo que voy a decir".

"No lo puedes tener ¿Crees poder asumir la responsabilidad de caminar todos los días para ejercitarlo? Y su cabello es largo por lo que va a volar por la casa y definitivamente tendrá un efecto negativo en tus bronquios".

"Pero no puedo tirarlo de nuevo. Se ha estado muriendo de hambre durante tanto tiempo".

"No."

El mayordomo argumentó sobre todos los problemas que le causaría, pero Kyle no pudo evitar seguir intentando. Después de todo, había pasado casi la mitad de su vida en esta mansión, solo y sin amigos, sin mascotas. El sirviente dijo que cuando este perro creciera, el interior de la casa estaría estrecho y no podría moverse como antes.

"Entonces, como ahora es un bebé, significa que puedo cuidarlo dentro de la casa sin problemas. Cuando sea mayor haré que se quede afuera".

"... Joven maestro."

Al final, el mayordomo fue derrotado por un jovencito que continuaba hablando y hablando hasta que pasó el tiempo para irse a dormir. Era cierto que no había nadie con quien pudiera vincularse emocionalmente y si estos días de soledad continuaban justo así, era un hecho que eventualmente todo esto afectaría negativamente a su salud emocional y repercutiría en su cuerpo. Sin embargo, no sabía si tenía gérmenes o enfermedades contagiosas, así que primero lo lavo y limpio, cortó sus uñas y revisó que no tuviera pulgas.

Solo entonces, sin amenazas de tirarlo, Kyle subió a su habitación.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).