Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Angra Mainyu por Mascayeta

[Reviews - 14]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Gracias por sus lecturas.

Maratón de capítulos, por hoy dos nuevos.

Gracias por sus lecturas.

Flikiers caminó por el corredor de lo que hasta hacía unas horas fue el área de cuidado de los detenidos de Azkaban en el hospital de San Mungo.

Los destrozos por lo que se reportó como una explosión de magia involuntaria de Draco Malfoy, en donde dos Autores que se encontraban con él dentro de la habitación, dejaron al Wizengamot sin la posibilidad de achacarle un intento de fuga y el ataque a servidor público, ya que los medimagos aseguraron que el muchacho en el estado que se hallaba, era imposible que agrediera a alguien, ya que estaba literalmente más muerto que vivo.

El Director de Azkaban terminó de dar el informe a sus superiores, para verificar los daños. Antes de hablaron con la medimaga de la prisión, visitó a Dowson y Murdock le confesaron que trataron de inyectar la poción del olvido como les ordenó, y que el muchacho no pudiese decir nada de lo ocurrido, fueron expulsados por la magia de Malfoy, algo similar al incidente antes de los EXTASIS.

Flikiers estaba preocupado, quedaban unas dieciocho horas para el juicio, uno con doble intención, dar a conocer la fecha de finalización de su primera condena de seis años, y la audiencia previa para juzgarlo por la muerte de Blaise Zabini.

El Auror revisó los escombros d la habitación, el corredor y el boquete en la pared que involucró varias alcobas, en ese instante rogó que Zabini apareciera, ahora no quería ver a ningún Malfoy más en su vida.

Siguiendo el protocolo, recorrió el lugar buscando la firma mágica de otro mago o bruja que quisiera ayudar a escapar a Draco, encontrando sólo la del platinado. La voz de la medibruja Emilia Lancaster, junto a la del abogado Sigmund Maxwell, el encargado de comunicarse con ellos cuando la esposa del heredero Black quería algo en particular.

Al verlos entrar se preguntó por primera vez en lo que llevaba recibiendo dinero de ese hombre, ¿Por qué se había metido en semejante lío? Después del ataque de los Dementores se propuso aislar a Draco, retirabdose del trato, pero una fuerte cantidad de galones, y el rumor de que se daría una recompensa especial a quien logrará asesinarlo, creo un pandemónium del cual se libró cuando al fin aceptó de nuevo hacerse cargo de desaparecer al hijo de Lucius. Exhaló decepcionado de su elección, mientras actuó de manera individual logró mucho más de su venganza, que cuando comenzó a trabajar para Ginevra Weasley.

Saludo a la pareja que aguardaba por él en lo que fue una puerta, escuchó las razones de la presencia del abogado, por lo visto, ahora venían directamente de Harry Potter. Se perdió un poco en sus pensamientos dejandolos de escuchar, no comprendía que ganaba él Salvador del Mundo Mágico con recluir de por vida a Draco, lo que si tenía claro es que él, al igual que Emilia y el medimago francés Phillippe Durant, eran fichas de un juego más grande.

—No puede ser sentenciado a morir con el beso del Dementor, por eso el testimonio de ustedes debe ser bueno para que se le condene a cadena perpetua.

—Maxwell ¿Cuál es el interés de que Malfoy se pudra en Azkaban?

El jurista se tensó de inmediato, si supiera que negociarán con la vida de Scorpius Malfoy Greengrass la fortuna de la única familia cien por ciento pura de los Sagrados Veintiocho, estaría seguro que Flikiers se retiraría del trato, en esos meses había visto un cambio de actitud en el mago, más como el cansancio de lidiar con un problema del que se pudo deshacer hace tiempo.

—Es una cuestión de honor, tiene demasiados pendientes con mi cliente.

—¿Con cuál? ¿Con la señora Ginevra o con su esposo?

Maxwell abrió la boca para cerrarla sin pronunciar palabra. Desde que comenzó en Black & Red, sus funciones dependían de la señora Potter, la única directriz que él emitió fue la de evitar que Draco Malfoy recibiera el beso del Dementor.

—Tengo entendido que un 75% de lo que fueron las arcas de Lucius y Narcissa ahora le pertenecen a ellos —habló Flikiers buscando una respuesta a lo que ya sospechaba—, lo que les queda es la Inversora, ni siquiera Harry Potter ha logrado con su fama las conexiones que poseen los Malfoy en casi todos los lugares del planeta con magia.

—Alguien que buscaba vengarse de Lucius Malfoy por acusarlo de ladrón, no creo que esté en condiciones de reclamar nada.

Flikiers agarró al hombre por las solapas de la túnica que llevaba, era cierto, en un momento decidió ejercer todo su poder contra Draco, sin embargo, él supo que tenía la batalla perdida hace mucho tiempo, además, la misma vida se encargó de cobrarle a Lucius su soberbia dejándolo casi en la ruina y al borde de la muerte, mucho antes de que Potter y su familia interfirieran.

—¡Autor Flikiers! —intervinó Emilia deteniendo la discusión—. Quiero que vean al paciente, sea lo que sea que ustedes deseen hacer, es mejor que tomen decisiones después de eso.

—¿Despertó? —cuestionó el abogado a la bruja que negó con la cabeza—. Si muere tendremos al Ministro en la nuca, y la carrera de ambos se irá por el caño, ya que nadie podrá relacionarlos con mi cliente.

—Nosotros seguimos órdenes —puntualizó Emilia indignada por la amenaza, ella y Flikiers se jugaron el pellejo al permitir la tortura y condición médica de Malfoy y de otros mortífagos—. Los delincuentes fueron trasladados a un pabellón especial, por favor siganme.

San Mungo era muy similar al Ministerio en cuanto a la distribución de sus espacios. El ala sur que estuvo hasta hace unas horas destinada a los prisioneros del Ministerio y de Azkaban, se encontraba inservible, la magia hubiese podido reconstruirla en horas, pero antes los Inefables querían investigar que sucedió, ya que el reporte de los testigos determinaba la presencia de Dementores alrededor del hospital, sin embargo, en ese instante no se veían en ningún lado.

Flikiers se extrañó cuando salieron de la construcción principal para ingresar a la parte del reclusorio de enfermedades mentales. Conocía el lugar porque muchos de los que fueron atacados por los mortífagos se encontraban internados desde la primera guerra mágica, entre ellos los Longbottom. En la medida que avanzaban se dio cuenta que los pisos estaban determinados por la gravedad de las enfermedades, tomaron un ascensor y la medibruja los llevó al sótano.

Al abrirse las puertas se encontraron con una jaula y en medio de esta lo que parecía un capullo de energía que era rodeado por varios Inefables que se turnaban en mantener, al igual que sucedió en Azkaban, un Patronus.

—¿Está con vida?

—La pregunta es si Mañana podrá estar en el juicio —corrigió Maxwell a Flikiers.

—Es difícil decirlo, el capullo lo mantiene con vida, no hemos podido ingresar y cuando tratamos de tocarlo el resultado fue ver a uno de tus hombres perder el brazo por congelamiento.

—El juicio comienza a las 10:00 de la mañana, presente o no, se leerá su sentencia, cuando lo declaren culpable, regresará a Azkaban, para que viva sus últimas horas.

—Flikiers la orden es mantenerlo con vida.

—Dígale a su jefe que tiene una semana, téngalo por seguro que el Wizengamot no esperará más para ejecutarlo.

—Los Dementores no son una opción —mencionó con un susurro Lancaster.

—Pero el Avada kedavra si.

Fue la respuesta de Flikiers dando media vuelta para salir del lugar, quería dormir unas horas, tan pronto se cerrará el caso de Draco Malfoy, seguiría los pasos del medimago Durant, desaparecer con su familia y desentenderse de los Potter, si iban a hundirse por su arrogancia, él no estaría presente.

 

«El juicio del mortífago más joven del grupo del antiguo Lord Tenebroso, será hoy.

Lectores de El Profeta a las diez de la mañana el Wizengamot abre sus puertas al juicio público de Draco Lucius Malfoy Black, para decirle el día en que saldrá libre de su primera condena, y conocer si es culpable o no de la desaparición del heredero de la fortuna Zabini.

Mientras esta servidora esperará en primera fila por la impresión que tendrá en el unigénito Malfoy al ver a su padre y madre, quienes no han podido hablar con su hijo desde hace cinco años, tiempo donde les ha ocurrido demasiadas situaciones, siendo la más grave el envenenamiento del que fue víctima el patriarca en Francia donde supuestamente llevaba su tratamiento para curarse.

Cómo lo leen, el medimago que atendía a Lucius Malfoy lo estaba envenenado, trató de despojarlo del Palacete Malfoy aprovechando la desesperación de Narcissa Malfoy, a la que mantuvo retenida para que firmase la cesión de su poca riqueza (sigue el relato del "Hurto a los Malfoy" en la página 18).

Le pregunto a la comunidad mágica después de casi ocho años del final de la Guerra Mágica, ¿Vale la pena seguir culpando a quienes se les demostró que fueron también víctimas? ¿Debemos continuar con una venganza que dista mucho de lo que el Salvador del Mundo Mágico ha predicado en sus múltiples discursos? ¿Cuántos Magos de la Luz están libres y cometen actos demenciales en nombre de la justicia? Vean las estadísticas, en el último año 125 sangre pura han muerto, 376 familias han migrado por amenazas, ¿Qué pasará a la magia por este desequilibrio en nuestra ciudad?

Esperemos que hoy el heredero Black se pronuncie ya que él se quedó con gran parte de la fortuna Malfoy, además, porque nos hemos enterado que su mejor amigo Ronald Weasley renunció al cargo que desempeñaba en Black & Red, ¿Tendrá que ver con el divorcio de la pareja que desde la Batalla de Hogwarts lo unió con Hermione Granger?

Por fuentes confiables, también sabemos que Ronald Weasley se divorciaron, se quedó con la custodia legal y mágica del niño próximo a nacer, es decir, el bebé no tiene ningún vínculo con los muggle y nacer como un Weasley Prewett (si quiere saber más de la historia de "La asistente del Ministro y el menor de los Weasley", siga en la página 25).

Nos vemos en el juicio.

Rita Skeeter»

 

A las nueve y cincuenta las puertas de la sala del Wizengamot se abrieron dando ingreso a los curiosos y a varios periodistas, en primera fila, detrás de Pansy Parkinson que asumió el papel de abogada defensora de Draco, Narcissa y Lucius esperaban por la llegada de su hijo. A las diez de la mañana el presidente del Tribunal con una sonrisa que demostraba la satisfacción de poder hundir el apellido Malfoy habló a la concurrencia.

—Pido silencio, me informan desde San Mungo que el señor Draco Malfoy ha muerto por causas vinculadas a su deseo de mantenerse sin comer y...

El ruido de unas cadenas interrumpió el discurso, Flikiers arrastraba a un joven platinado en un claro estado de desnutrición, pero que daba signos de estar en sus cinco sentidos.

—¿Qué es esto? ¿Quién es este hombre? Auror Flikiers explíquese.

—No sé quién le dio la noticia señor presidente, porque como puede ver Draco Malfoy se encuentra vivo y dispuesto a oír lo que a bien decida este juzgado.

El murmullo fue generalizado, el Tribunal indicó al Presidente que debía continuar con la sesión.

—Será materia de investigación tan pronto salgamos de aqui el porqué de semejante mensaje.

Durante la primera hora Draco escuchó lo sucedido en esos seis años, aclarando que en los ocho meses previos al juicio no se tuvo ningún contacto porque se aseguró que el joven Malfoy así lo había decidido.

—Bien, siendo que el acusado cumplió a cabalidad con su condena, el Wizengamot declara que hoy 31 de julio del año en curso, salé libre y con la posibilidad de unirse totalmente a la comunidad mágica, sin restricción en la utilización de su magia, con la capacidad de trabajar y disfrutar de sus bienes y fortuna.

Narcissa sonrió, en una semana su hijo estaba libre, otra vez estarían juntos, y con la capacidad para buscar a Scorpius.

—Se hará un receso de quince minutos, y se dará inicio al juicio contra Draco Lucius Malfoy Black por el asesinato y desaparición de Blaise Zabini.

Hasta ese instante Draco pareció tomar conciencia del lugar en que se encontraba, llegó ahí más por los insultos y amenazas de Flikiers a su familia que porque su cuerpo reaccionara a la perfección.

Sonrió a Pansy y está le señaló a las dos personas que más amaba en el mundo, quería decirles tanto, sin embargo, las opciones de salir libre del nuevo cargo que le imputaron eran nulas si su amigo de colegio no aparecía, y la expresión de la pelinegra le confirmó que esa era la realidad.

A las 11:30 de la mañana comenzó un nuevo juicio, testigos que reconoció como antiguos compañeros de Hogwarts lo acusaban de algo que nunca hizo, más porque Zabini no estuvo en la Batalla contra Voldemort.

El fiscal disfrutaba su triunfo, aunque decían que habían venido Veritaserum, Draco y Pansy se preguntaban cómo eran capaces de mentir sobre algo que desconocían, tanto en el interrogatorio de ella como de su contraparte.

La última en pasar al estrado fue Ginevra Weasley, ahora Potter.

La pelirroja tomó asiento, bebió la poción y respondió con tranquilidad asegurando cómo vio a Draco apuntar con su varita a Blaise cuando esté trataba de escapar hacia las mazmorras.

—Tan pronto confirmó que estaba muerto, le quitó el anillo de la familia y se lo metió en el bolsillo recitando el juramento que lo convertía en el nuevo dueño de la fortuna Zabini.

—¿Puede decirnos en donde escondió el anillo ya que cuando fue capturado no se le encontró ni a él ni a sus padres?

La pregunta de Parkinson la hizo dudar por unos segundos, los ojos café miraron a la ex-Slytherin para con una sonrisa de suficiencia responder.

—Lo seguí por el corredor que llevaba a las cocinas, llamó a una elfa que sirvió a la familia Crouch, se lo dio para que lo guardara hasta que quedara libre.

—Para confirmar la versión de la señora Potter, debemos llamar a la elfa doméstica.

El Tribunal deliberó por unos minutos, al final no vieron necesidad porque la esposa del héroe no podía mentir.

Agradeciendo la intervención, se cuestionó si había más testimonios, para sorpresa de todos la que se levantó fue el fotógrafo de Rita Skeeter, un tal Bono que habían visto desde que la conocían, incluso cuando ella cayó en desgracia el mago se mantuvo a su lado. Sentándose en el lugar asignado para los testimonios, se presentó como testigo de la defensa.

Parkinson asintió con la procurando no reflejar la sorpresa de esa ayuda inesperada, y más porque no tenía ni idea que iba a decir ese hombre sobre el caso.

El fiscal por el contrario sí expresó su descontento, el testigo de la Defensa era una rueda suelta en el caso que tanto le costó armar con Maxwell.

—Su señoría nos hemos quedado sin Veritaserum, así que este caballero no podrá testificar.

—No hay problema, mi testimonio puedo darlo sin la poción —expresó el mago sin perder la calma—. A menos que el Tribunal esté en contra de que yo hablé como la única persona para dar la verdad de los hechos y comprobar que Draco Malfoy es inocente.

El fiscal miró al presidente del Wizengamot buscando su apoyo, al igual que él, Rubeus McHill solicitó ayuda en aquellos a los que tuvo que incluir en el montaje en contra de Malfoy, y con quienes dividió los galones que Sigmund Maxwell le pagó.

—No veo ningún inconveniente —habló Delora Odgen, la bruja fue secundada por otros miembros de la Junta—. Señor Bono, ¿Cómo podremos saber que lo que dice es la verdad?

Finite incantatem —el viejo ayudante de Rita Skeeter sonrió por la cara del fiscal—. Porque yo soy Blaise Zabini, y nunca estuve en la batalla de Hogwarts.

El silencio en la sala hizo que las cámaras voltearan a ver al fiscal, y en especial a Ginevra Weasley Potter, la voz de Parkinson se alzó triunfante sobre el estupor para dejar sin validez el caso.

—Ante la prueba y los recuerdos que el señor Zabini mostrará al Tribunal debido a que, al parecer, el fiscal dio algo que no era Veritaserum a los testigos, exijo la liberación de Draco Lucius Malfoy Black absuelto de todos los cargos.

Odgen y los demás miembros salieron por espacio de media hora, sin poder acercarse a Draco, Pansy hablaba con su amigo de escuela y veían a un destrozado platinado custodiado por Flikiers y dos Inefables. Al regresar McHill preguntó por los que estuviesen a favor de la moción, las manos de los cuarenta y nueve miembros fueron levantadas.

—Se aprueba la liberación inmediata del acusado, y se abre investigación en contra del fiscal, posteriormente se llamará, de ser necesario, a los que testificaron.

El martillo resonó en el lugar dando por finalizada la sesión.

Flikiers abrió la reja dejando salir a Draco, los ojos grises que lucían perdidos se enfocaron en las dos personas que durante años no había visto, los brazos de sus padres le rodearon para besar su cabeza. Unos minutos después Malfoy Manor daba la bienvenida a uno de sus dueños, y con él a dos Dementores que se apostaron en su habitación.

Ningún comentario salió de la familia, aparentemente no lo iban a atacar, eso sería algo que hablarían cuando Draco despertara.

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).