Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Solos tú y yo… y los demás por Paz

[Reviews - 41]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Aquí esta el primer capítulo de este nuevo fic... por si no lo he comentado serán capítulos cortos, pocos de ellos pasaran de las dos mil palabras. Adelantaré un poquito de que va la cosa. Este fic consta de dos partes en la primera de ellas trata acerca de Kaede y como se entrega a su obsesión, en la segunda, Hanamichi responde con la suya al conocer la que tiene su novio.

Lo mio no es la comedia, pero si habrá enredos amorosos, muchos y cada uno traera su correspondiente lemón.

Solos tú y yo... y los demás

Basado en Slam Dunk de Inoue Takehiko, cuyos derechos de autor le pertenecen

By Paz

I parte: Kaede

Capítulo I: No soy como creen

 

Aquella mañana comenzó como otra cualquiera, excepto que era su primer día en su nueva preparatoria.

Se registró en Shohoku porque escuchó que tenía equipo de basquetball, podía haber ido a Kainan o Ryonan que también tenían equipos y por lo que había averiguado eran  excelentes, pero le obligaba a tener que tomar el tren todos los días, por lo que debía madrugar más, y algo era en lo que fallaba era en eso, disfrutaba durmiendo, por ello se apuntó a la preparatoria que estaba más próxima a su casa, el trayecto en bicicleta no era excesivo y formaba parte de su entrenamiento, demás esta decir que también prefería un equipo donde fuera él quien destacara, no quería ser eclipsado como jugador por otros.

Tenía por costumbre quedarse dormido en mitad de las clases lo que motivaba que pasara más tiempo durmiendo en la terraza que asistiendo a las mismas.

Aquel primer día debió esforzarse en mantenerse despierto, más no lo consiguió y su profesor le echo fuera, pensó que empezaba mal,  y llevado por la costumbre acudió a la terraza como era su costumbre en la secundaria, fue allí donde unos matones le despertaron de malos modos y enfurecido no se dejo amilanar por ellos respondiendo a su violencia golpeándoles.

Había conseguido deshacerse de ellos, cuando en ese preciso instante la puerta de la terraza se abrió y apareció un nuevo grupo de chicos, al principio creyó que eran otros matones, pero enseguida notó que eran demasiado jóvenes. Uno de ellos, pelirrojo le dejo deslumbrado. No puedo evitar sentirse atraído por él, y aunque se le conoce por un chico frío todo él se estremece.

El pelirrojo se le acerca, ve admiración en su mirada y él siente que su corazón comienza a palpitar acelerado. Si hubiera estado solo le hubiera agarrado, besándole con pasión, hasta dejarle tembloroso en sus brazos lo suyo fue amor a primera vista, aunque luego el chico le moliera a golpes por su atrevimiento.

-Me llamó Sakuragi Hanamichi, ¿Y tú?

-Rukawa Kaede -le responde animoso, convencido de haber encontrado un amigo en esa preparatoria.

Vió como su mirada se ensombrecía al oír su nombre y su burbuja de felicidad le explotó en el rostro.

El rencor reemplazó su dulce mirada y pensó que alguien que le conocía debió de hablarle mal de él, pues no comprendía ese cambio tan radical, pasar de la admiración al odio, enseguida descartó esa idea, allí nadie le conocía, entonces, ¿a qué se debía esa metamorfosis?

Comenzaron a discutir y fue entonces que se presentó una niña reclamándole al pelirrojo por golpearle hasta hacerle sangre. La miró con desdén, preguntándose de donde había sacado esa conclusión errónea. Rechazó de malos modos el pañuelo que la chica le ofrecía, no fue su intención apartarla con brusquedad, al verla trastabillar hizo ademan de agarrarla, sin embargo, los chicos que acompañaban al pelirrojo se movieron más rápidos y uno de ellos pudo sujetarla, impidiendo que cayera.

Y fue entonces que se desató un torbellino de furia, el pelirrojo le golpeó y él no se quedo quieto respondiéndole. Solo cesaron cuando ensangrentados y cansados se miraron con rencor.

Se enderezó y con pasos firmes sin volver la mirada hacia atrás atravesó la puerta y descendió las escaleras con la clara intención de dirigirse a la enfermería a curarse, la sangre se deslizaba por su rostro y manchaba el cuello de su uniforme, pensó que iba a quedar inutilizado, porque no iba a ser capaz de quitarle las manchas de sangre.

-Pega fuerte -musito para sí, y aunque le dolían sus golpes no pudo evitar que su corazón latiera acelerado, murmuró su nombre- Sakuragi... ¿Por qué...?

****************************

A partir de aquella mañana, toda su vida se trastocó, y aunque no lo pareciera dejo de ser el chico insensible e impávido para anhelar tener un momento tranquilo con el pelirrojo, no pudo ser pero tampoco le importó, porque era lo más cerca que podía estar de él, dejo que transcurrieran los días y los meses en continuas peleas y reyertas en las que cada vez salían malparados.

Su paso por la enfermería era harto frecuente, al mismo tiempo que su amor crecía a pasos agigantados, ansiando sentir el calor de su contacto en su piel, el calor de sus caricias y la dulzura de sus besos, nunca rechazaba un reto y el pelirrojo era uno muy grande y si conseguía superarlo, tener su amor era lo que más deseaba, por eso, mientras no consiguiera tenerle, se conformaba con recibir y dar algunos golpes porque durante algunos minutos lo tenía solo para él, después en la enfermería los dos recibían el rezongo de la doctora que les atendía.

El tesón de Sakuragi para aprender a jugar, la llegada de Miyagi y luego la incorporación de Mitsui, convirtió al equipo de Shohoku en una fuerte barrera contra la que fueron estrellándose los diversos equipos a los que se enfrentaron cuando comenzaron las eliminatorias entre las preparatorias de Kanagawa para alcanzar la final del Campeonato Nacional, donde todos ellos mostraron su valía, donde dejaron claro que no estaban dispuestos a rendirse y fue entonces cuando jugando contra el Sannoh dieron todo de si, jugaron hasta la extenuación, sacando fuerza de flaqueza, dándose ánimos para acabar aquel partido, y cuando llegó el triunfo, y estrechó la mano de Sakuragi supo que tampoco se rendiría para conseguir que él le amara, lamentablemente Sakuragi se lesionó y a partir de ese instante tuvieron que sacarle de la duela en camilla.

Al día siguiente agotados perdieron su siguiente partido, quedando eliminados. Por ese año, su momento de gloria fue demostrar que Shohoku era un serio rival a tener en cuenta.

Continúa en el próximo capítulo...

Paz

Notas finales:

Como no me interesa contar lo que ya todos sabemos que pasa durante esos primeros años después de conocerse lo contaré muy por encima, para pasar a sus años universitarios que es donde realmente pueden lucir sus galanuras Hanamichi y Kaede.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).