Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Había una vez un Rey bajo la Montaña que se encariñó demasiado con su Saqueador por YamilSarqueloth

[Reviews - 101]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Gracias a quienes lo han leido. De verdad, gracias!! Si me dejarán un review, me harían MUY feliz xD.
De todas maneras... Disfrutad la lectura!

Costó de los mil diablos poder reunir de nuevo a los Poneys, estaban aun muy asustados y sólo Ori lograba calmarlos un poco. Gandalf y Thorin habían encontrado la cueva colina arriba, la verdad, no había sido difícil de encontrar con todos esos troncos arrancados y partidos.  No todos entraron a indagar qué había allí adentro, por ejemplo, Bilbo prefirió esperar afuera junto a Fili y Kili, quienes no paraban de murmurar algo entre dientes y solo para ellos.

 

Pronto salieron de la cueva, Thorin y Gandalf con un par de magnificas espadas.  Y el resto, bueno, el resto cargaba a duras penas un montón de cofres (llenos de oro y joyas)y barriles (de Cerveza), que esconderían en el bosque o vaciarían en sus gargantas.

 

–¡En el nombre de Durin! ¡Ayúdenme con esto! – Gritó Gloin cargando a duras penas tres cofres y un par de barriles.

 

Ni Fili ni Kili parecieron tener la menor  intención de ayudar al pelirrojo barbón, así que Bilbo corrió en su auxilio descubriendo que a duras penas podía sostener un barril (ni hablar de cargar uno de los cofres). Thorin caminaba detrás de todo el grupo, solo, y no reprimió la sonrisa que se dibujó en su rostro al ver como el Hobbit se iba de bruces con el barril a cuestas, mientras Bofur y Balin iban en su ayuda. El Rey Bajo la Montaña estaba seguro que nadie le había visto, pero ambos sobrinos quedaron mirándolo como idiotas al ver esa sonrisa.

 

–Sé que te dije que el plan no funcionaría, pero creo que me equivoqué, hermano. – Confesó por lo bajo Fili a Kili.

 

Kili estuvo a punto de contestar, no obstante, Thorin notó las miradas de ambos y su sonrisa se desdibujo tan rápido que pareció nunca haber existido.

 

–¡Fili! ¡Kili! ¡Tenemos que hablar! – Llamó enérgico.

–¿Crees que ha notado lo que planeamos? – Preguntó nervioso, Kili.

–Mi querido hermano. Tú sólo debes fingir inocencia en TODO momento. Ninguno sabe nada ni planeamos nada.

 

Thorin, hijo de Thrain, se llevó a sus sobrinos a un lugar apartado del resto y esperó a que ambos tuvieran algo que decir, pues ambos estaban actuando muy raro desde la mañana. Ninguno dijo nada, por ende, el mayor habló (Gritó, depende del punto de vista).

 

­–¿Se puede saber a quién de ustedes, genios, se le ocurrió mandar al hobbit contra tres trolls de las montañas? – Ninguno dijo nada, ni siquiera un reproche ¡Esos dos estaban actuando demasiado raro! – ¿Nadie? ¿Qué? ¿Acaso el  hobbit decidió ir por su cuenta? ¿¡O se atrevieron a gastarle una broma macabra!?

–¡Pero tío! – Protestó Kili.

–¡Pero nada! –Thorin tomó aire y dijo algo, más controlado, pero igual de molesto – ¡Pudieron haber matado al mediano!

 

Ambos jóvenes se quedaron callados y quietos,  y valla que les costó aguantarse la sonrisa que querían dejar libre, más que mal, parte de su plan había comenzado a andar sin que ellos movieran un solo dedo.

 

–¿Nada que decir?

–No, tío. No arriesgaremos más a tu Saqueador. – Exclamaron al unísono, Thorin se quedó mirándolos algo desconcertado.

 

Oh, Dios. ¿Esos dos habían dicho que el mediano era SU saqueador? No era SU saqueador, era el saqueador de la compañía. Thorin guardó demasiado silencio como para poder rebatirles algo y cuando habló, tuvo la desgracia de ser oído no solo por sus sobrinos, sino por el hobbit también.

 

–No les digo que el inútil mediano no deba arriesgarse o que debemos andar cuidándolo, es sólo que con lo torpe e incompetente que es, se puede lastimar con cualquier estupidez… ¡Y lo necesitaremos en La Montaña Solitaria!

 

El líder Enano notó rápidamente que ambos chicos miraban algo detrás de él y se giró raudamente solo para encontrarse con Bilbo mirándole con rotundo enojo.

 

–El Señor Balin dice que el Desayuno-almuerzo estará listo en unos minutos y me mandó a avisar. – Anunció Bilbo con la voz ronca y los dientes apretados. Fili intentó darle las gracias pero el mediano se fue indignado y tan rápido como había aparecido, estaba realmente furioso ¿Y quién no lo estaría?

 

¿Cómo era posible que no hubiera escuchado sus pasos venir? Thorin estaba desconcertado, Bolsón había sido tan sigiloso que ninguno de ellos lo habría notado sin que lo hubieran visto. Dando por terminado el asunto, ambos hermanos se fueron veloces tras el hobbit dejando al Rey Bajo la Montaña con un nudo en la garganta y un peso en la conciencia que no creía merecer.

 

–Creo que te pasaste un poco de la raya con Bilbo. – Comentó Gandalf apareciendo de la nada detrás de un viejo pino.

–Cállate, Mago. Fue tú idea traer al debilucho.

 

Pero, sí. Creo que me pasé de la raya con él.  Pensó el moreno en silencio y caminando colina abajo hasta el campamento.

 .

 .

 .

Ya era de noche. Todos rodeaban la fogata donde se cocinaba la cena (con la comida que robaron de la cueva de los Trolls). Nuevamente Fili y Kili tuvieron que cuidar a los poneys, y esta vez, no se negaron pues estarían apartados de la compañía.

 

–Bien, Kili. ¿Estás seguro de intentar hacer algo así? Digo, la ira de Thorin me da más miedo que la de mamá y de Smaug juntos.

–Vamos, estoy casi seguro. ¿Viste esa cara? ¿Cuántas veces la has visto en él?

–Sólo cuando habla de Erebor, o de la Arkenstone… o cuando habla de joderse el maldito cadáver del insufrible dragón.

–¡Ves!

–Pero eso no dice mucho, hermanito. – Kili se quedó pensando.

–Tengo un plan. Incluye a Bofur.

–¿¡Qué!? ¿Qué mierda te hace creer que Bofur nos ayudará en algo como esto?

–Obviamente no nos ayudaría. Por eso no hay que decírselo, Fili.

–Kili, no te entiendo.

–Él no sabrá que “sin querer” nos ayuda. Thorin no podrá enojarse sin motivos con Bofur.

–No me convence.

–¡Da igual! Piénsalo. Fili, Thorin no se preocupa por nada más que por la misión, y sin embargo, la arriesgó completamente al rendirse ante los Trolls… ¡Y por el Hobbit! Además hacía AÑOS que no lo veía sonreír tanto y con tan poco.

–No lo sé, no creo que resulte – Se desanimó Fili.

–Bien, dame una sola oportunidad. Si antes que amanezca puedo lograr que nuestro tío se ponga celoso una vez ¡Me jurarás que me ayudarás!

–Está bien. Aunque aún encuentro raro que a Thorin le guste un Hobbit.

–¿Y no encuentras raro que sea un hombre? ¿Sólo te perturba que sea un hobbit?

–La verdad, no. Digo, nadie le conoce ninguna chica. Y el lampiño hobbit con lo atento que es, es casi una chica ¿No?

 

Ambos hermanos se miraron por un momento, analizando lo que estaban diciendo y luego se echaron a reír sin parar.

 .

 .

 .

La noche mostraba una hermosa luna, ya habían cenado y ahora era tiempo de contar disparates a la luz de la lumbre y beber cerveza hasta reventar. Balin contó leyendas antiguas y batallas épicas en las que los pueblos de la Tierra Media habían peleado como uno solo. Bombur habló de cenas interminables en bosques perdidos al sur del mundo. Bifur habló algo que sólo los Enanos entendieron, y entre jarro y jarro, Bilbo comenzó a ver borroso. No era que el Hobbit no tuviera aguante para beber ¡Era que nunca había bebido barril tras barril de esa manera! Ya era cerca de la medianoche cuando Fili y Kili habían vuelto de su vigilia (ahora estaban Ori y Nori vigilando a los condenados poneys) e incitaban al mediano a beber aún más. Kili se mostró muy cercano y cariñoso con el hobbit y esto pareció incomodar a Thorin, que estaba sentado algo apartado del grupo apoyado en una piedra y con ya su decima jarra de cerveza.

 

Al volver de la guardia, Ori y Nori debían ser sustituidos por otros dos. Fue entonces cuando el plan de Kili comenzó a funcionar.

 

Bofur aun estaba bien comparado al resto de los Enanos, también lo estaban Fili, Kili (aunque no lo pareciese), Gandalf, Oin y Thorin. El resto estaban casi descartados por completo. Dwalin bailaba a un lado del fuego junto a Bifur, mientras Dori, Gloin y Bombur cantaban alegres y Balin dormía plácidamente en un rincón, rememorando viejas aventuras, y Gandalf no cuenta porque al ser Mago, él no cuida poneys. Kili comenzó a corear que Bilbo debía ir (aunque con suerte el Hobbit podía enfocar la vista), de inmediato Thorin exclamó que no debía ir por su “condición”, es decir, su estado de ebriedad. Obviamente Bilbo Bolsón se indignó aun más con el Enano y cogiendo su bastón, se dirigió torpemente hacía los poneys. Thorin iba ir tras el Mediano cuando Bofur se levantó.

 

–Tranquilo, Thorin. Yo iré con Bilbo. – Dijo Bofur y siguió al Hobbit.

 

Veréis, Kili y Fili se habían encargado de comunicarle a Bofur lo “incompetente” que le parecía el Mediano a su Rey, y ellos le imploraron que ayudara a Bilbo cada vez que pudiera para que así, Thorin no pudiera enojarse más con el único Saqueador que tenían. Y Bofur, con una voluntad de oro, decidió ayudarles. Pobre e inocente Enano, no tenía idea en lo que se estaba metiendo.

 

Thorin se sentó sin saber por qué estaba tan molesto, y Kili no perdió oportunidad de abrir heridas para demostrarle a Fili que su tío estimaba más de lo normal al Mediano.

 

–Oh, que pena… – Comentó Kili.

–¿Qué cosa? – Lo siguió su hermano.

–¿No crees que Bilbo se lleva mejor con Bofur que con todo el resto de nosotros?

–Sí, lo he notado. ¡Si hasta le llama Bilbo en vez de Bolsón!

–Es verdad.

–¿Qué insinúan par de idiotas? – Preguntó el hijo de Thrain, ebrio y ahora muy molesto.

–Nada. – Musitaron ambos jóvenes sin poder reprimir una tremenda sonrisa.

 .

 .

 .

Unas cuantas jarras más y ya no quedaban muchos Enanos en pie. Thorin esperó (ahora notoriamente ebrio) a que todos durmieran y se levantó decidido en dirección a los poneys. Sus sobrinos, que fingían estar dormidos, se sorprendieron tremendamente al verlo alejarse, y rieron por lo bajo.

 

Thorin llegó a duras penas hasta donde estaban Bilbo y Bofur. No tenía ni la menor idea de por qué le molestaba tanto aquella situación, y tampoco sabía a qué había ido exactamente ¿Qué esperaba encontrar? ¿Por qué sentía ese nudo en la garganta desde que había visto esos ojos llenos de resentimiento? ¡Espera! ¿¡Estaba pensando en el hobbit!? ¿Era por él que se sentía así? Unos pasos más y llegó al claro dónde tenían a sus poneys amarrados. Bofur fumaba tranquilo, mientras miraba al horizonte, en cambio, maese Bolsón yacía inconsciente a su lado.

 

–Buenas Noches, Thorin. ¿Qué te trae por aquí en esa condición? – Preguntó sin darle mucha importancia al asunto, con aquel exquisito acento que poseía. Thorin no se resistió a mirar al Hobbit ¡El pequeño sólo le traía problemas! – El pobre no aguantó mucho, bebió demasiado. Emmh, Thorin.

–Dime, Bofur. – Intentó parecer sobrio.

–¿Sabías lo mucho que te admira este tipo? – El comentario de Bofur le llegó como una cachetada a Thorin, quien se limitó a fingir indiferencia sin lograrlo del todo. – Desde que Balin se puso a narrar todas nuestras penurias en otros reinos, y de cómo específicamente te habías ganado nuestra Lealtad al batallar por la Minas de Moria, que Bilbo siente una profunda admiración por ti… y un rotundo rencor.

–¿Rencor? – Musitó algo más repuesto de su borrachera.

–¡Claro! Vives molestándolo.

–No digo nada que no sea verdad. Es un inútil.

–Y si es TAN inútil ¿Por qué arriesgaste tu vida, la de la compañía y nuestra misión por él?

–Bofur…

–Lo siento, Thorin. A veces cuando tengo mucho sueño comienzo a cavilar en tonterías ¿Te molestaría reemplazarme un par de horas? Solo será un poco, para reponerme rápido.

 

Thorin no alcanzó a decir nada, Bofur cogió su pipa y se fue con los otros, dejando a Thorin Escudo de Roble mirando fijamente al Mediano y preguntándose seriamente ¿Por qué protegía tanto a Bolsón si se había prometido no preocuparse por él? Y con toda la contradicción del mundo, tomó una manta de uno de los equipajes junto a los poneys y cubrió a Bilbo Bolsón de la Comarca.

 .

 .

Cuando Bofur volvió alegre a dormir un par de horas, ambos sobrinos notaron que su plan iba de maravilla y nuevamente rieron, pero esta vez acompañados de Gandalf, pues a un Mago nada se le escapa, ni siquiera los conflictos internos que tiene un Rey bajo la Montaña por culpa de su Saqueador.

Notas finales:

Espero lo hayan disfrutado!!!

Cualquier cosa, me la dicen.

Bye!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).